Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos



Información y Opinión

Luchar contra el tirano


Nota

La Historia está llena de pensadores que justifican la lucha contra el tirano. Quizás el que lo ha hecho con más intensidad y fuerza ha sido el Padre Juan de Mariana, pensador jesuita español que se inspira nada menos que en Santo Tomás de Aquino. Mariana justifica el asesinato del tirano cuando este maltrata a su pueblo y comete injusticias.

Es obvio que estoy en contra del asesinato, incluso el de los peores tiranos, pero también estoy en contra de la mansedumbre esclava que permite que un déspota sin entrañas destruya una nación y esparza la desgracia y la infelicidad sin que pague por sus actos. Si en España se hubieran alzado los demócratas contra los tiranos que nos han gobernado en los últimos siglos, sean de derecha o de izquierdas, militares o civiles, republicanos o manárquicos, tendríamos otra España más libre, decente, prospera y prestigiosa que la que hoy tenemos, muy deteriorada y destrozada por sus políticos.

En estos tiempos modernos, matar al tirano sólo se justificaría en situaciones extremas, cuando se tiene a un asesino patológico al frente de una nación. La filosofía moderna, la civilización, la democracia y el humanismo nos obligan a sustituir el asesinato por la detención y sometimiento del déspota a un juicio justo y severo que cumpla tres objetivos: "retirarlo del poder" para que no haga más daño, "hacerle pagar por sus delitos, abusos y crímenes" y "establecer un ejemplo que disuada a otros tiranos que se sientan tentados a usar los mismos métodos".

Hoy, en lugar de escribir mi habitual artículo, le cedo es espacio con esperanza a Porfirio Cristaldo, que el 5 de junio de 2017 publicó el artículo "Juan de Mariana: Sobre el tiranicidio", que reproduzco con la ilusión de que anime a los demócratas españoles a oponerse con todas sus fuerzas a los que desde el poder quieran arruinar nuestra nación y someternos a la tiranía y esclavitud.
---



La ejecución del tirano rumano Ceucescu y de su mujer es un ejemplo claro de la legitimidad de tiranicidio
La ejecución del tirano rumano Ceucescu y de su mujer es un ejemplo claro de la legitimidad de tiranicidio
Juan de Mariana. Sobre el tiranicidio

“En cuanto a las pirámides (de Gizeh, Egipto), no hay nada por lo que asombrarse tanto como del hecho de que pudiera haber tantos hombres degradados para gastar sus vidas en construir la tumba de un bobo ambicioso, que habría sido más sabio y viril ahogar en el Nilo, y arrojar luego su cuerpo a los perros.” –Henry D. Thoreau en su obra Walden (1854)

“Especial importancia tiene el desarrollo de la doctrina sobre la legitimidad del tiranicidio que Mariana desarrolla en su libro De rege et regis institutione publicado en 1599. Mariana califica de tiranos a figuras históricas como Alejandro Magno o Julio César, y argumenta que está justificado que cualquier ciudadano asesine al que tiranice a la sociedad civil, considerando actos de tiranía, entre otros, el establecer impuestos sin el consentimiento del pueblo, o impedir que se reúna un parlamento libremente elegido. Otras muestras típicas del actuar de un tirano son, para Mariana, la construcción de obras públicas faraónicas que, como las pirámides de Egipto, siempre se financian esclavizando y explotando a los súbditos, o la creación de policías secretas para impedir que los ciudadanos se quejen y expresen libremente.” -Fragmento de Liberalismo, del profesor Jesús Huerta de Soto sobre el padre Juan de Mariana (1536-1623).

Cualquiera de nosotros puede generar conmoción al exhortar a eliminar a un presidente, dirigente o dictador totalitario o criminal. La ley y la opinión pública pueden mostrarte como criminal por “incitar al magnicidio”. Pero magnicidio no es lo mismo que tiranicidio o asesinato de un gobernante convertido en tirano. El tiranicidio está basado en sólidos principios morales desarrollados durante el Siglo de Oro Español por los monjes escolásticos que enseñaban ética y teología en la Universidad de Salamanca. Los tiempos cambiaron, pero la moral es la misma.

El padre jesuita Juan de Mariana, en su obra De rege et regis institutione “Sobre el rey y la institución real” (1598), considera el tiranicidio como un derecho natural de las personas. Cualquier ciudadano –explicaba– puede con justicia asesinar a aquel rey que se convierta en tirano por imponer impuestos a los ciudadanos sin su consentimiento, expropiarles injustamente su propiedad o impedir que se reúna un parlamento democrático. Esta doctrina fue utilizada para justificar el asesinato de los reyes tiranos franceses Enrique III y Enrique IV.

No sorprende que el libro de Mariana fuera quemado en Paris por orden del gobierno. Los monarcas españoles tampoco estaban muy complacidos con la doctrina del tiranicidio, pero no prohibieron el libro porque estaba escrito en latín, lo que dificultaba la popularización de sus radicales ideas. El tirano que “sustrae la propiedad de los particulares y la saquea…”, como lo describía Mariana, no era muy diferente a los dictadores y caudillos de hoy. Los tiranos –dice– intentan perjudicar y arruinar a todo el mundo, pero dirigen sus ataques en especial contra los hombres ricos y justos.

El padre Mariana afirma que en ningún caso puede el gobernante considerarse propietario de los bienes de los ciudadanos. No puede por ende imponer impuestos a los ciudadanos sin el acuerdo de los mismos, ni puede crear monopolios estatales, dado que las mismas no son sino entidades destinadas a imponer cargas tributarias. Tampoco puede devaluar la moneda (reduciendo el contenido de oro o plata de las mismas), lo que inevitablemente conduce al aumento de los precios. El tirano –decía– es el que “todo lo atropella y todo lo tiene por suyo”, en cambio, el rey justo restringe sus codicias dentro de la razón y la justicia.

En la misma tradición de los escolásticos, el filósofo inglés John Locke (1632-1704), en base al derecho natural desarrolló su teoría política sobre el origen de la legitimidad de los gobiernos, la propiedad y sobre todo, el derecho de resistencia a una autoridad injusta, y en última instancia, el derecho a hacer una revolución. El criminal –dice– al violar la ley de la naturaleza, muestra que se guía por reglas diferentes a la razón y la equidad, que Dios estableció para regular la acción humana.

El racionalismo lockeano asegura que todo asesino es un peligro para la humanidad, por lo que cualquier ciudadano tiene el derecho a eliminarlo, como a bestias salvajes entre las que el hombre no puede vivir. “Quién derrama la sangre de un hombre está sujeto a que otro hombre derrame la suya”. Para evitar la violencia entre los hombres surge el gobierno civil. Pero el tirano, que intenta poner a los hombres bajo su poder absoluto, se pone en una situación de guerra con la sociedad. Esto hace que sea legal el tiranicidio o que un hombre mate al tirano.

Los tiranos no han cambiado en los últimos 400 años. Siguen pisoteando la libertad de los ciudadanos y la libre expresión por temor a que aquellos a quienes oprime puedan intentar derrocarlo, como explicaba Mariana. Lo único que ha cambiado es que rara vez se considera al derecho natural como moralmente superior al poder del Estado. Eliminar a un tirano que exterminó y torturó a miles de personas, es considerado ilegal y políticamente incorrecto por los defensores de los derechos humanos de los déspotas.

No obstante, un gobernante –incluso electo democráticamente– que persigue, tortura y asesina a sus adversarios, sabe que está expuesto al tiranicidio. Pues, no cabe duda que para los pueblos es legítimo y moral destruir a los tiranos que los esclavizan, roban y matan, como ilustrara el jesuita Juan de Mariana.

Porfirio Cristaldo

- -
Domingo, 7 de Junio 2020
Artículo leído 949 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 07/06/2020 10:40

Interesante cuestión la que plantea, que en efecto, la trató el padre Mariana con maestría. Y no seremos nosotros los que discutamos lo que dijo hace cuatro siglos.

Sin embargo hay una cuestión, seguramente hay varias, que no quedan claras. Porque si bien es cierto que el tirano merece su eliminación, no podemos dejar en manos de un hombre la acusación de tirano a alguien. ¿Con qué motivos, sin duda para ellos muy sólidos, actuaron los asesinos de César? En seguida vinieron otros y demostraron con argumentos parecidos que fue un gran patriota y todo acabó en una guerra civil.

Esa es la parte que siempre me ha parecido que falla en el argumento del tiranicidio. Porque parece claro en el caso de Ceucescu, ya que era notorio que asesinaba a la gente según le parecía y encerraba a otros. También eran notorios los abusos de todo tipo, de forma que el país y su gente eran su propiedad. Otra razón para su ejecución fue evitar que sus partidarios se movieran y se llegara a la guerra civil.

Pero casos tan claros no son frecuentes, de hecho, de todos los países comunistas, sólo ejecutaron a este y en los demás, los tiranos se fueron a sus casas tranquilamente. Siempre existe el peligro de contragolpe y desde luego, si se trata de un asesino aislado, no se cambia mucho, como en el caso que cita de aquellos reyes de Francia.

El tirano debe ser juzgado por sus crímenes, con todas garantías y si tenemos que recurrir al asesinato para evitar la reacción de sus partidarios, es porque el tirano goza de las simpatías de parte del pueblo y entonces, los que se sublevan no tienen toda la razón o al menos, hay parte del pueblo que considera al tirano como un buen gobernante.

Los argumentos que da el padre Mariana hay que demostrarlos, no se puede llegar por las buenas y decir: Este es un tirano por estos argumentos y por eso lo quitamos. Hay que demostrar que hace todo lo que considera el padre Mariana que es propio de un tirano.

Pero claro, lo primero que hace el tirano es asegurarse que los jueces le son adictos. Nunca se puede estar seguro de nada, pero el tirano lo intenta y generalmente suele acertar. Por otra parte, si el tirano estuviera seguro completamente, no se produciría su derrocamiento. Ceucescu estaba seguro de su poder y control sobre todos.

En nuestro caso, la cosa es más sibilina que todo eso. Hay una parte de la población que considera al gobierno ilegítimo, que cosa distinta de legal. Recordemos que hay cosas perfectamente legales, pero que son ilegítimas, especialmente si las leyes son inicuas, que son las que están hechas para favorecer a determinados sectores. En estos momentos tenemos varias leyes de ese tipo, con lo que un gobierno que las sustenta y utiliza a su capricho, es un gobierno ilegítimo y debe ser derrocado y procesado.

Sin embargo, el sistema no es sólo de un gobierno corrupto, sino de una casta corrupta, ya que votamos a una gente que no se preocupa por clarificar las leyes ni se preocupa de denunciar los actos despóticos. Y volvemos al principio, despóticos a nuestro juicio, no a juicio de la casta. Casta que es votada por la gran mayoría del pueblo, con conocimiento o sin él, pero ahí están los votos y tenemos un aparte sustanciosa de gente que opina que no hemos llegado al punto necesario para el tiranicidio.

Así que las ideas están muy claras, pero su aplicación, en estricta justicia, que es la forma de encaminar al país hacia un gobierno justo, no está tan clara.


Pasmao

Lo que dice sobre vox es lo más sensato. Y lo suscribo totalmente. Como vengo diciendo, no me casé con vox, así que votaré según me parezca lo más sensato o no votaré. Pero pensemos que aunque nos hayamos casado con alguien, existe el divorcio, así que el voto incondicional queda para el lanar.

Esto que dice, hay que repetirlo una y otra vez hasta que cale en la gente, porque parece que es necesario repetir varias veces o muchas, las cosas para que se piense en eso. Y no me refiero sólo al lanar.

2.Publicado por pasmao el 07/06/2020 16:27
Buenas tardes Don Francisco

Interesante post, nos obliga a rflexionar.

En muchos aspectos estoy con VANLOP. Pero aún iría mas lejos.

El problema es que en España no hay tiranos. Ni Pedro y ni Pablo son tiranos per se, ellos por si mismos nunca habrían llegado hasta donde han llegado sin un medio ambiente propicio. Ese medio ambiente que llamamos casta, aunque a mi me gusta mas lo de Nomenklatura.

El problema para juzgar a los Pedros y Pablos es que hacen falta Jueces de verdad. En Nuremberg tuvieron que ser jueces de las potencias vencedoras los que enviaran a la horca a esa basura nazi porque fue necesario que el régimen nazi colapsara, perdiendo la guerra, para que eso pasara.

Lo realmente valioso de Nuremberg es que los alemanes pudieron ver, mas bien oir (se escuchaba por la radio, aunque los testimonios gráficos sean muchos) cómo muchos en los que ellos habían depositado sus esperanzas y futuro quedaban retratados cómo la basura que eran.

Fue un juicio al nazismo mas que a los dirigientes nazis. Y muchos alemanes se tuvieron que tragar su orgullo y el pensar que que cómo eran raza aparte tenían derecho a todo, al oir lo que en el fondo sabían pero no habían querido admitir.

Eso fue lo mas importante.

En teoría deberían de haber condenado a la horca a 100.000 -200.000 nazis, por lo menos. Pero las potencias ocupantes se conformaron con unos pocos, pero que fueran representativos. A los de segundo nivel, pero con conocimeintos técnicos suficientes, como Von Brawn, se los retiró (operación "paper clip") a los USA. A otros se los dejó huir a Argentina, Brasil, Uruguay... y España. Y no se hizo mucho por encontrarlos.

El problema ahora es que para organizar un nuevo Nuremberg que juzgara al régimen, de tal manera que el lanar se reconociera cómo engañado y humillado por los Pedro/Pablos y se pudieran poner las bases para una sociedad mas sana, debería de perderse una guerra, y luego juzgarlos.

Y eso lo veo muy complicado. Dado el inmenso poder que tiene el globalismo, poder que no depende en absoluto de dictaduras bolivarianas de serie B (Cuba, Venezuela..) si no de potentes think tanks de lo mas granado del mundo académico USA (Fundaciones Ford, Rockefeller, Gates, ...) y de UK; entre otros. Y con la Iglesia hemos topado (este vez también de forma literal).

No me pidan una solución porque no la tengo.

Pero lo peor en estos casos es pensar que quitando un Tirano (o dos), aunque sea por métodos "express" podemos tener algo solucionado, de fondo.

Aunque el alegrón que nos daría, eso no lo puedo negar, nos vendría muy bien.

Probablemente se acabara el vino, la cerveza y el cava debido a las consiguientes celebraciones.

Un cordial saludo.

PS VANLOP

Lo que usted y yo comentamos sobre VOX, en mi caso lo digo, para ver si llega o bien a personas cn mas influencias, (Cinicinatos y demás) o bien a dirigentes de VOX cn dos dedos de frente y un poco de ambición.

Es obvo que es necesario repetirlo, pero debería de serlo desde altavoces mas potentes y en lugares diversos, para que no suene, o no se lo quiera hacer parecer, como una simple queja de un despechado de por ahí que no encontró acomodo (como cuota de VOX) en una comisioncilla de lo que fuere.

Que es cómo intentan vender (piensa el ladrón que todos son de su condición) los partidos estas "discrepancias".

Un muy cordial saludo también

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros