Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

El Voto en Blanco, solución contra la partitocracia y la degeneración democrática


Nota



El Voto en Blanco, solución contra la partitocracia y la degeneración democrática
Muchos de los lectores de este blog, verdaderos demócratas, se niegan a aceptar el Voto en Blanco como vía para regenerar la democracia y prefieren castigar al gobierno votando a la oposición. Se equivocan (y ellos lo saben) porque el problema no es el PSOE, el PP, IU o los nacionalistas, sino el sistema mismo, gravemente degenerado. Ignoran que la democracia ya no existe, que ha sido asesinada por los partidos políticos y por sus políticos profesionales, y que lo que nos rodea y gobierna es una vulgar partitocracia que no merece el respeto ciudadano y que en nada se parece a la noble democracia original.

Reproduzco a continuación unas palabras del premio nobel portugués José Saramago, que apoyan esta reflexión: "El sistema democrático -entre comillas- tiene una bomba, y la bomba es el voto en blanco. Un cambio democrático puede nacer del uso conciente, muy conciente, del voto en blanco. Eso sería darle un susto, un susto tremendo al sistema electoral. A mi me gustaría que la ciudadanía le diera un susto muy fuerte a la clase política con el voto en blanco. Así se tenga el 80 por ciento de abstención, el sistema seguirá funcionando, pero qué ocurriría, ¿qué haría un gobierno si se encuentra con un 80 por ciento de votos en blanco?"

El sentido común y la experiencia demuestran que votar a la derecha para castigar a la izquierda o a la izquierda para castigar a la derecha no es la solución. Fijaos lo que ocurrió cuando expulsamos a Felipe González de la Moncloa: sustituimos a un gobierno corrupto y gastado por uno arrogante. ¿Que hemos conseguido expulsando a Aznar de la Moncloa? Poner en su lugar a un inquietante y peligroso Zapatero que ha pervertido la democracia y la ha llevado hasta el borde del abismo.

¿Qué haremos en marzo de 2008? ¿Sustituir a Zapatero por Rajoy? ¿Por qué no afrontamos el núcleo del problema y forzamos a los políticos a que nos devuelvan la democracia que han secuestrado? ¿Por qué no recuperamos los ciudadanos el poder que el sistema nos otorga y que los políticos nos han arrebatado? ¿Por qué no sometemos la política al control de la ciudadanía, como exige la democracia?

El Voto en Blanco es el camino. No hay otro, aunque nos cueste trabajo asumirlo. Votar a un partido político es alimentar el problema porque el mayor obstáculo para la regeneración de la democracia es hoy la partitocracia.

Como dice Saramago, hay que darle un susto a la política corrupta e ineficiente que nos domina y a esos polítiicos profesionales que se han atrincherado en el privilegio y la ventaja. No existe otra manera de darle un susto a la corrupción y al abuso que con el Voto en Blanco.

A ellos (los políticos) sólo les interesa ganar y permanecer en el poder. Ahora el PSOE y el PP, sólo para ganar las elecciones, pretenden dar un "giro hacia el centro", ignorando que lo que deben dar es un giro hacia la decencia. Todos los partidos adaptan sus estrategias para obtener la victoria, pero no se regeneran y siguen siendo lo que son: implacables estructuras de poder y de dominio únicamente interesadas en controlar y beneficiarse der los recursos del Estado.

Aunque sea duro admitirlo, la primera verdad que debe asumir hoy un auténtico demócrata es que los partidos políticos son el principal obstáculo para la regeneración de la democracia y de la vida política.

Apliquemos dos axiomas infalibles en democracia: el primero dice que "la política es demasiado importante para dejarla en manos de los políticos", y el segundo dice que "todos los problemas de la democracia se resuelven con más democracia".

El Voto en Blanco masivo es la única terapia, el antivirus drástico que necesita este sistema enfermo.


   
Domingo, 9 de Diciembre 2007
Artículo leído 24855 veces




Comentarios:
Los más recientes primero | Los más antiguos primero

11.Publicado por Manuel Lissén el 09/12/2007 14:50
Contra más vueltas le doy al tema, más me reitero en mis pensamientos: lo que no se ha hecho durante cuatro años no se arregla una mañana y con una papeleta.

Votar o no votar en blanco no es la cuestión: es un debate interesante y desde luego que lo animo, pero qué importa el color de nuestra papeleta cuando nosotros mismos, como ciudadanos, descargamos en las urnas nuestra responsabilidad cívica, nuestra venganza partidista o nuestro repudio al sistema.

Por otra parte, debemos considerar que no sólo PP, PSOE, IU y nacionalistas son facciones en la lucha por el poder. En las próximas elecciones, también lo serán UPyD y C's, por ejemplo. ¿Qué hay de éstos? ¿Podemos esperar algo de ellos? ¿Dónde entroncan estos partidos en la crítica al sistema y la esperanza de cambio?

También me resultan significativas las cifras que proponemos en el debate para hacer importante al voto en blanco: se habla de un 80% y de un 50%. Para empezar, un partido al que votara el 50% de la población se convertiría inmediatamente en mayoría absoluta. Qué decir del 80%. Sinceramente, creo que estas cifras son inalcanzables, porque el voto en blanco no hace campaña de publicidad en televisión, ni tiene sus fanáticos ni ceporros que lo apoyen a pesar de todo, no pega carteles, ni reparte pasquines y, además, si se convirtiera en una fuerza significativa (por ejemplo, del 15%), muy probablemente el "mercado de partidos" se reordenaría para garantizar su supervivencia absorbiendo esta nueva cuña del mercado, como, de hecho, puede ocurrir con la aparición de los nuevos partidos.

Pero no sólo esto: cada votante en blanco procede de "otro lugar", que sólo se abandona tras una lucha dialéctica repetida hasta la saciedad, macerada interiormente y acompañada de unas circunstancias políticas concretas. No podemos pensar en una regla de tres del tipo "si en seis años semos el seis por ciento, en ochenta años seremos el ochenta", porque es falso y erróneo: igual que la abundancia y la estabilidad apaciguan a la clase obrera y desinflan el fantasma del radicalismo de izquierdas, un gobierno "medio serio" desinflaría el descontento ciudadano, porque, aceptémoslo, la gente es muy cómoda.

Para terminar, estoy seguro de algo: los políticos españoles saben perfectamente cuáles son las debilidades, amenazas y fortalezas del sistema político, no de ahora, sino desde hace 30 años. Si el juego del poder no ha cambiado en este tiempo no es porque no se den cuenta de que el sistema de listas cerradas es una tomadura de pelo, o porque no sean conscientes del abuso que supone la injerencia del legislativo en el judicial, o que un presidente de ejecutivo, candidato a la reelección, designe al presidente del legislativo antes de finalizar el mandato del que está todavía. El motivo por el cual no han hecho nada me parece bien sencillo: nadie les ha forzado a cambiar las cosas. Si existiera una fuerza independiente capaz de acusar públicamente a los políticos, entonces correrían a hacer las promesas necesarias para acallar a la masa. Pero la masa española está de mala leche con su vecino, con su jefe, con la niña del servicio técnico del internet y con el conductor de al lado, pero no con los auténticos culpables de su frustración. Como un estúpido toro llevado al ruedo, nos creemos estupendos porque meneamos los cuernos con mala leche y nos damos contra la madera del burladero, cuando la realidad es que el picador nos está tanteando y sabe perfectamente lo que tiene que hacer para meternos en la faena.

¿Y esto va a cambiarlo votar en blanco? Yo creo que el cambio debe darse antes de ir a votar. En cuyo caso, lo que votemos da lo mismo, porque ya habremos hecho lo mejor posible para cambiar las cosas.

Un saludo.

10.Publicado por F. Rubiales el 09/12/2007 12:57
Ciudadana:

Los votos en blanco no se suman al ganador. Se contabilizan como un capítulo, al igual que las abstenciones: tantos votos para el PSOE, tantos votos para el PP, tantos votos en blanco, tantos votos nulos, tantas abstenciones.

Lo importante, sin embargo, es la protesta que encierra el voto en blanco.


9.Publicado por Melbourne el 09/12/2007 12:54
¡Venga ya!

Lo suyo es una trampa para que no votemos a los mejores. Yo prefiero votar al PP porque quiero evitar que ZP nos lleve a la perdición. El PP no es perfecto, ni mucho menos, y hasta acepto que comparte la partitocracia, pero está a años luz de distancia de la vileza del PSOE.

8.Publicado por Hartos de ZPorky el 09/12/2007 10:37
Mire, a mi me tiene casi convencido, porque la verdad, visto lo visto nadie merece que le voten... Pero ¿no cree usted que les dará igual y que ellos seguirán a lo suyo?. Es más, hasta creo que dirán, es que el que calla otorga.

7.Publicado por fmreina el 09/12/2007 10:28
Lo que de verdad asusta a un político es perder el cargo y tener que ponerse a trabajar en el mundo real. El voto en blanco no hecha del poder, y aquí en España nadie se va por vergüenza.

Por ejemplo, volver a la enseñanza, que Anguita duró seis meses. Elecciones con listas abiertas y veras tú como la cosa se aclaraba.

6.Publicado por Proudhom el 09/12/2007 10:13
"Todo Estado, cualquiera que sea, es un opresor. Por eso yo soy anarquista"

Proudhom

5.Publicado por ciudadana el 09/12/2007 10:12
Pues yo tenía entendido que los votos en blanco se le suman al partido ganador ¿es así o estoy equivocada?

4.Publicado por Berlin el 09/12/2007 10:10
Comparto la idea de que "la política es demasiado importante para dejarla en manos de los políticos" y apuesto por una intervención ciudadana directa que desaloje del poder a las castas ineficientes que lo ocupan. Hay que devolver a la política el espíritu amateur que tenía en Checia y que los actuales políticos han tierado por la borda para aprovecharse de los dineros, privilegios y demás recursos púbñicos. No hay ya servicio o entrega alguna en la política, sino puro egoismo.


3.Publicado por Gómez el 09/12/2007 10:07
(Continuación)

Si se abstienen la mitad de los electores, los políticos pueden descalificarlos diciendo que han preferido irse a la playa o que no tienen interés cívico, pero ¿qué pueden decir con un 50 por ciento de ciudadanos que acuden a las urnas para decirles que no creen en ellos, ni en sus programas y propuestas?

Yo creo lo mismo que dice el autor: hay que darles un susto para que dejen de destruir la democracia y de mofarse de la ciudadanía.

2.Publicado por Gómez el 09/12/2007 10:05
Treintañero: aunque no tengan representación parlamentaria, como dice Saramago, los votos en blanco darán un susto a los políticos. Si se abstienen la mitad de los electores, los políticos pueden descalificarlos diciendo que han preferido irse a la playa o que no tienen interés cívico, pero ¿qué pueden decir con un 50 por ciento de ciudadanos que acuden a las urnas para decirles que no creen en ellos, ni en sus programas y propuestas?

Yo creo lo mismo que dice el autor: hay que darles un susto para que dejen de destruir la democracia y de mofarse de la ciudadanía.


1.Publicado por treintañero el 09/12/2007 09:46
A todos los que se abstienen por que pasan de la política por que estan aburridos de los políticos que hablan de cosas raras y no se les entiende, siempre les digo lo mismo, abstenerse es una perdida de tiempo si lo que quiere es que cambien las cosas, absteniendose no va a cambiar nada y ellos seguirán igual.

Voto en blanco lo veo mejor, pero no mucho mejor ¿Crees que servirá de algo dado que los votos en blanco no tienen representación parlamentaria?

1 2
Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros