Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

El Estado no es la solución; el Estado es el problema


Nota

Javier Milei, con su gran discurso en el Foro de Davos, ha situado en el centro del debate mundial la pregunta sobre si el socialismo libera o esclaviza a los pueblos, si crea riqueza o empobrece a las naciones.

Cientos de millones de ciudadanos creen que el Estado intervencionista y fuerte es la solución a los problemas del mundo, pero Milei dice lo contrario: "El Estado no es la solución, sino el problema".
---



Javier Milei, con su gran discurso en el Foro de Davos, ha situado en el centro del debate mundial la pregunta sobre si el socialismo libera o esclaviza a los pueblos, si crea riqueza o empobrece a las naciones. El líder argentino ha prestado un gran servicio al mundo por haberlo sacado bruscamente de la ensoñación socialista y obligarle a contemplar, con toda crudeza, la maldad y la bajeza inmensa del socialismo, el sistema intervencionista donde el Estado se impone al individuo y le arrebata el dinero, la libertad y la dignidad.

Argentina tiene más derecho a condenar el socialismo que ningún otro país del mundo. Es el gran ejemplo mundial de lo que el socialismo consigue cuando se apodera de los pueblos. Argentina era el país más rico del mundo a principios del siglo XX y su renta per cápita era igual o superior a la de Estados Unidos, pero entonces llegó el general Juan Domingo Perón e impuso el peronismo, que no es otra cosa que un colectivismo socialista, un Estado intervencionista que, poco a poco, acabó con la libertad, la prosperidad y la dignidad de los argentinos, una nación que pasó de ser la primera a la 140 del mundo en la escala de la riqueza.

El discurso de Milei en Davos sigue siendo visualizado por cientos de miles de personas días después de haberse pronunciado y ha sido el momento estelar de ese foro en su versión de 2024, eclipsando a la legión de portavoces y profetas del socialismo caducado y fracasado, entre los que figuraba el español Pedro Sánchez, prototipo mundial de las bajezas y miserias del socialismo, mentiroso, falso, antidemócrata y enemigo de la libertad.

El capitalismo controlado por un Estado fuerte e intervencionista, algo parecido a lo que hay en China, es el modelo que defienden los poderosos del mundo desde las sombras. El apoyo de los grandes capitalistas al Estado socialista es el fenómeno dominante en el planeta al iniciarse el siglo XXI. Desde la oscuridad, los grandes poderes apoyan a sicarios del socialismo, como Pedro Sánchez, mientras procuran que resurja en los países donde el pueblo los ha condenado a desparecer, como Italia, Francia y otros muchos. En Estados Unidos, esos poderes sombríos apoyan a los demócratas, que son la versión socialista en Norteamérica, y atacan a Donald Trump, que es el látigo que desenmascara la perversión de los estados que roban dinero y libertad al pueblo.

Muchos empresarios del mundo han abandonado el liberalismo, que fue el creador de la democracia y del mundo próspero moderno, para entregarse a la adoración del Estado intervencionista, casi siempre lo bastante corrupto para que pueda hacerse negocios fáciles con sus líderes.

Contra todo ese mundo corrompido que adora al Estado y odia la libertad y la democracia se ha alzado Milei con un mensaje que encandila a la parte más decente y noble de la Humanidad, a los demócratas, a los libertarios, a los liberales, a los que anteponen la libertad individual a los políticos acaparadores de poder y riqueza.

El grito de Milei "Viva la libertad, carajo", empieza a penetrar en las conciencias de la ciudadanía mundial, cansada de ser expoliada por impuestos innecesarios, de soportar a dirigentes mentirosos y corruptos y de contemplar sin hacer nada como sus naciones son conducidas hacia el fracaso, la esclavitud y la pobreza bajo las banderas rojas del socialismo.

Gritemos todos "Viva la libertad, carajo", mientras mandamos al desempleo a la chusma de autócratas y corruptos que se viste con los ropajes de la izquierda colectivista para destrozar el mundo y hacer a sus ciudadanos pobres y esclavos, súbditos de una casta de políticos ricos y ladrones, corrompidos y con todo el poder en sus manos.

Francisco Rubiales


- -
Sábado, 20 de Enero 2024
Artículo leído 1153 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 20/01/2024 09:26


Es muy agradable contemplar como lo que venimos sosteniendo en el blog desde hace tantos años se reflejan en las «alturas» y la gente lo descubre. El discurso de Milei, con los matices que se quieran, no es más que lo que venimos diciendo siempre y qie doce mucha gente por el mundo, pero que nadie se había atrevido a decirlo al mundo. Ese es el mérito de Milei, que lo ha clamado a los cuatro vientos y mucha gente se ha dado cuenta que el rey está desnudo.

Y no es fácil clamar esto en un aquelarre que sirve para cantar las bondades del socialismo, un contubernio para ir sometiendo a la población mundial a sus caprichos. Creo que ese es el gran mérito del discurso, aparte, claro, de decir lo que muchos estábamos esperando que dijera alguien y que otros se han enterado por primera vez y ha comprendido que lo que la casta nos vende no es el camino. También ha puesto de relieve que esa reunión de «fantasmas» no es más que un festival de autobombo y de lavado de cerebro.

El ideal es China, un régimen tiránico que tiene al pueblo sometido a los caprichos de la clase dirigente y donde esa casta vive muy bien y se enriquecen sin límite. Es natural que los empresarios compren eso que les garantiza grandes beneficios sin riesgos. Es que hasta los empresarios han caído en el marxismo cultural. Sin duda es lo mejor para ellos: nadar en la riqueza y el poder sin el menor riesgo.

Porque, al fin y al cabo, el marxismo cultural, como cualquier marxismo, es un sistema de ricos. Hay una casta en la cima que lo tiene todo y luego sucesivas castas, cada vez más inferiores, que medran en el sistema, estando al final la casta de los parias que malviven de las ayudas.

No sé si han leído la novela Un mundo feliz. En ella se plantea un mundo de felicidad absoluta, con una serie de castas muy definidas y que cuanto más altas, más privilegios, pero los inferiores se sienten felices de serlo. Al final, resulta que ese mundo no es tan feliz.

Y eso es lo que pretenden. Cuando lo tienes todo, ¿que te queda por conseguir? El domino absoluto de los demás. Y a eso es a lo que aspira la casta. Y les sale razonablemente bien. Recuerden como nos sometieron a base de leyes inconstitucionales durante la plandemia, como lo intentan con el cambio climático, que el lanar se ha tragado con anzuelo y todo y lo último es la supresión de la carne en 2025. Todo esto lo ha revuelto el discurso de Milei.

La lucha es larga y el fin no lo veremos muchos, pero creo que estamos al principio del fin dela casta o si quieren, al principio del principio de un mundo nuevo.

Si miramos una gráfica de víctimas de violencia de género observamos que en los últimos 20 años no han bajado de cincuenta, con más de 70 algunos años.

Si tomamos un indicador más amplio del concepto de abuso como es el número de órdenes de protección tomadas tras resolución judicial (medidas cautelares para proteger a la víctima en riesgo), la conclusión es la misma. En los últimos 15 años no se ha producido ninguna disminución clara, sino un comportamiento cíclico.

Pero estos progres son inasequibles al desaliento, siguen con las mismas políticas a pesar de no servir para nada. Y entonces uno piensa que hay gente que se lo lleva crudo y es mucho lo que se llevan.

https://astillasderealidad2.blogspot.com/2024/01/el-fracaso-de-la-lucha-contra-la.html#comment-form

Este es muy bueno:

https://es.sott.net/article/91741-Biden-reconoce-que-los-ataques-de-EEUU-contra-los-huties-no-han-sido-efectivos-pero-seguiran


2.Publicado por mentalmente el 20/01/2024 13:17
Buenas a todos,

¿Por qué fracasa el colectivismo?

Porque el ser humano es inteligente individualmente. Y colectivamente, no ha conseguido llegar a serlo.

¿Por qué existe el colectivismo?

Es una tendencia natural humana a resolver prácticamente todos sus conflictos y problemas en general. Porque es social por naturaleza, un ser humano viviendo solo, aunque puede, realmente no tiene sentido. Llegar a un grado de orden social superior en la que hay un máximo aprovechamiento de energía humana, es una aspiración natural de la humanidad.

¿Si el colectivismo es una tendencia natural, porque existen ideas contrarias, como el liberalismo?

Porque también es una tendencia humana el querer NO repetir errores conocidos y de esa manera aumentar la probabilidad de éxito en cualquier otra cosa que se vaya a hacer no repitiendo el error conocido. El liberalismo trata sobre lo que NO debe hacerse, no sobre lo que debe hacerse.

Explicado de esta forma, yo creo que se ve claro.

Los colectivismos metidos dentro de la política se convierten en ideologías odiosas, porque son packs que condicionan las decisiones políticas sin posibilidad de rectificación, no se puede cambiar ninguna idea del paquete, aunque socialmente esté obsoleta, a pesar de cometerse una y otra vez el mismo error.

Resulta difícil rectificar una idea obsoleta de un paquete de ideas porque cada vez que alguien la critica es enemigo de todas las demás, y el partido político, quizás aún estando de acuerdo con los críticos, está dentro de una tendencia alimentada por el resto del pack, de autoconservación, así tiende a no cambiar nada, el progreso es muy torpe y complicado.

Por otra parte, la libertad permite flexibilidad, y cada persona puede apoyar cada causa o idea que le parezca apropiada, de esa manera se puede progresar, aunque sea fuera de la política, como proponen los libertarios, aunque sea relativamente dificil así, porque el individuo parece estar "solo", es mejor para todos, y para el progreso, porque se puede cambiar cualquier cosa, aunque requiere de una dosis de voluntarismo. De ahí viene frases que muchos dicen sobre que la libertad es el motor del progreso.

Hay otros motivos que tienen que ver con como los gobiernos colectivistas justifican apropiarse del dinero de la sociedad ya que son ellos los que deciden en su nombre cual es el progreso. Pero esto fácilmente se convierte en una estructura de corrupción y punto, que están ahí y dicen lo que dicen solo por el dinero, por su interés personal y de casta política. Pero dejando esto a un lado.

Es que el liberalismo es la base del progreso, no es el final del camino, es el principio del progreso. Y los colectivismos lo estropean porque son paquetes que no deberían existir como algo dentro de la política, sino fuera de ella. En el liberalismo caben muchísimas cosas, es el marco verdadero del que se supone que existen en las democracias liberales, a pesar de estar contaminadas por colectivismos.

Los colectivismos es como si fueran religiones no reconocidas como tal, dentro de los gobiernos, así su tendencia es a que la religión corrompa el gobierno y el gobierno corrompa a la religión. Las ideas utópicas, e incluso las religiones, parecen muy buenas, hasta que los que las dirigen toman decisiones políticas, entonces son como el mal personificado. Es demasiado poder de distinto tipo que debería estar separado.

Los socialismos han aportado algo a la sociedad cuando han permanecido lejos de los gobiernos. Cuando los obreros influidos por ideas socialistas se han organizado en huelgas para pedir mejores condiciones laborales y estas luego se han hecho realidad en muchos países. Logrando negociaciones y por ejemplo las actuales leyes laborales, como las 8 horas de trabajo, que son leyes internacionales, aunque no se cumplen siempre, suponen un avance para la humanidad, pero se debería ir a más.

Solo que aquellos que quieren ir a más, no deberían estar en los gobiernos con esas propuestas, deberían buscar vías alternativas. El paquete de ideas lo estropea todo. Siempre que el ciudadano en gran medida no pueda tomar la decisión final, será un retroceso.

Por ejemplo, algo parecido a una renta básica debe pasar por un referéndum, donde deciden todos los que van a poner el dinero en ese servicio, no los que esperan recibirlo. El ciudadano que paga los servicios públicos es el que debería decidir por ellos. Otra cosa sería ejercer el principio de violencia, y la sociedad se fractura.

Mientras los colectivismos, como las religiones, prenden empujar a la humanidad a la cima, y hasta una utopía, pero el humano tiene la última palabra, este no se olvida de donde tiene los pies para no caerse, y necesita del uso de su libertad para que haya una elección y pueda ser ascendente. Este humano siempre tiene que poder decidir, si otro decide en su nombre, lo hunde, lo arruina, lo humilla e incluso lo mata.

Si el hombre no puede tomar la decisión, y la toma alguien relacionado con esto, sea con una religión o el colectivismo en su nombre, este intentando llegar a la cima salta o más bien, es empujado contra su voluntad hacia arriba, resbala y cae para abajo, cayendo cuesta abajo. Ya que solamente el escalador sabe donde debe poner el siguiente pie para subir, no pueden saberlo terceros.

Puede que haya una receta general, un objetivo, como es la cima, pero no se puede pretender que todo el mundo llegue ahí de un salto, como por arte de magia, cada persona se le debe presuponer su tendencia natural al progreso, y cuando no quiere algo que otros piensan que es el progreso, se debe respetar sin llamarle reaccionario, ya que esta persona seguramente tiene más probabilidades de progresar porque generalmente es alguien que medita y toma decisiones por su propio criterio, acertada o equivocadamente. No dejándose llevar por tendencias.

Es por esto que la insistencia becerril de los socialismos y otros colectivismos de hoy en día son ideologías de muerte, porque en su fanatismo, de una manera u otra, justifican el auto flagelamiento, el masoquismo, el ser más pobres, no tener hijos, el suicidio nacional, que nos ocupen otros, dividir el país respetando al que quiere dividirlo, el suicidio individual, dejar de existir y de reproducirse para no contaminar, aborto y eutanasia, etc. todo la tendencia va en contra de la vida, pretendiendo solucionar el problema del objetivo de la religión de manera anti-humana, pero así no se llega a ninguna parte. Es como remar contracorriente.

Remar a favor de la corriente es empezar respetando a los seres humanos, los propios, familiares, próximos, compatriotas, etc. respetar la libre decisión de cada personas, respetar su espacio, y el espacio colectivo de las familias y de las fronteras nacionales, su cultura común, hay que dar por hecho que naturalmente todos están orientados al progreso, aunque no lo parezcan, básicamente humildad.

Con todo esto, el orden que hace falta se da por sí mismo. No hay democracia en el mundo porque hay altísima escasez de humildad, entre otras cosas que contribuyen también, y no porque no sea posible.

Un saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros