Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

Sólo los jueces pueden salvarnos


Nota

Los jueces son el único obstáculo que se alza en España entre Pedro Sánchez y la tiranía. El resto de poderes e instituciones, desde las Cortes a la Monarquía y las Fuerzas Armadas, están paralizadas por el miedo o neutralizadas por el sátrapa Sánchez, sediento de poder absoluto.

Por eso es vital que Feijóo resista y mantenga el Consejo General del Poder Judicial lejos de las garras de Sánchez. Si los jueces caen, nada ni nadie nos va a salvar de la ignominia, la pobreza y la esclavitud que siempre traen consigo las dictaduras marxistas.
—-



Valioso discurso del Rey defendiendo la independencia judicial en momentos difíciles, cuando la Justicia es asaltada por el sanchismo
Valioso discurso del Rey defendiendo la independencia judicial en momentos difíciles, cuando la Justicia es asaltada por el sanchismo
Felipe VI ha defendido este miércoles, una vez más, la "independencia" de la Justicia como "esencia del Estado de derecho" y ha apelado al "respeto" a las resoluciones del Poder Judicial porque, ha recordado, tiene atribuida, en exclusiva, la función de juzgar como poder "independiente y plenamente separado" de los demás.

El rey se ha pronunciado así durante su intervención en la entrega de despachos a los jueces de la 78ª promoción, que reúne este miércoles a la cúpula judicial en Barcelona, un discurso que se produce tras el malestar suscitado en el Poder Judicial por las críticas a magistrados que investigan causas vinculadas con el 'procés' que afectan a la negociación de la ley de amnistía, y mientras persiste el bloqueo en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Por lo menos, con sus discursos, el Rey está apostando por la democracia y cuestionando el asalto a la Justicia que protagoniza el sanchismo en su indecente e inconstitucional camino hacia la amnistía para los políticos delincuentes de Cataluña.

No es demasiado frente a la tiranía desatada en el socialismo, pero algo es algo. Por lo menos el Rey parece que tiene claro que los jueces son los únicos que pueden salvar lo que queda de Estado de Derecho y democracia en España, que va siendo poco.

Muchos españoles saben que debemos a los jueces la libertad y la democracia que nos queda, que no es mucha, y que sólo el poder judicial se alza frente al sanchismo depredador, capaz de destrozar España con tal de mantenerse en el poder.

Hay que reconocer que quienes de verdad han mantenido el tono del Estado han sido los jueces y los fiscales que todos a una exclamaron el 1-O: «¡Hasta aquí hemos llegado!». De no haber sido por ellos a estas horas España no existiría. O no al menos como la conocemos desde hace 500 años.

Ya lo dijo la juez Natalia Velilla: "El Poder Judicial es la tabla de salvación de los ciudadanos". Por esta razón, los demócratas españoles están hoy al lado de los jueces, arropándolos en su resistencia al tirano.

Todos han sucumbido en España o están en un silencio indecente y cobarde, salvo los jueces, que constituyen la vanguardia en la defensa de la democracia, la libertad y el Estado de Derecho.

Si no fuera por el Poder Judicial español, Sánchez, probablemente, ya nos habría precipitado en la opresión marxista y gobernaría sin ningún tipo de freno.

La alianza de Sánchez para gobernar con comunistas, ex terroristas e independentistas llenos de odio a España abre el camino hacia la dictadura y la condena de las libertades y derechos. Esa alianza, de manera sorprendente, ha demostrado que las instituciones defensivas españolas no tienen fuerza suficiente para detener la tiranía que avanza, ni las Cortes, ni los partidos políticos, ni la Monarquía, ni las Fuerzas Armadas, ni los medios de prensa, ni la sociedad civil.

Sólo los jueces se han alzado para frenar el abuso y la iniquidad.

Por esa razón, España, como nación de hombres y mujeres libres, tiene una inmensa deuda de gratitud con esos jueces que resisten.

Francisco Rubiales

- -
Viernes, 16 de Febrero 2024
Artículo leído 866 veces




Comentarios:

1.Publicado por tony el 16/02/2024 09:20
La Monarquias deberia de dejar de ser papel couchet, dar un golpe en la mesa,y denunciar al traidor Sánchez, si quiere que la Monarquia vuelva a tener prestigio, tiene que hablar fuerte y claro

2.Publicado por vanlop el 16/02/2024 10:20


Tenemos lo que tenemos gracias a un sistema corrompido desde el principio. Si analizamos los poderes del estado, vemos que el legislativo depende del ejecutivo y que el rey, que queda independiente, no ha hecho nada para intentar frenar le evolución hacia la tiranía. ¿Por qué no hizo lo único que podía hacer? No lo sabemos, es posible que dentro de doscientos años se sepa, aunque no es seguro, pues hay cosas ocurridas hace doscientos años que no se saben, no porque no haya documentos, sino porque no interesa que se sepa.

El caso es que lo único que podía hacer el rey, no nombrar a nadie e ir a votaciones de nuevo, no lo hizo y ahora tenemos lo que tenemos. ¿Hubiera sido mejor no nombrar a nadie? Eso no podemos saberlo y queda como una incógnita.

La garantía que todo funcione está en la fuerzas armadas, pero durante muchos años los ascensos se han condicionado al fervor político y da igual si el fervor es socialista o ppero, porque son iguales a efectos de servir como un contrapeso de la política. Aparte del abandono en que se encuentran.

Nos queda el poder judicial. También muy mediatizado, porque la cúpula la eligen los políticos y si ahora están peleando, no es por conseguir una cúpula judicial lo mejor posible, sino por colocar a los suyos con vistas al futuro. Porque está cúpula no va a ir contra el sistema, pero sí puede ir contra algún listillo que se salga del guion.

Y mientras, los jueces cumplen con su trabajo más o menos, dentro de lo que les dejan y aplicando la ley, que una vez se pone en marcha, los pasos se suceden sinq ue nadie pueda impedirlo. De todas formas, lo que vemos no es más que una mínima parte de lo que deberíamos ver, porque hay muchos delitos que ni llegan a los jueces y otros que llegan y desaparecen. De todas formas, algo es algo y que haya gente de la casta procesada, indica que el resto tienen que actuar con cuidado, no sea que les pase a ellos.


3.Publicado por mentalmente el 16/02/2024 12:03
Buenas a todos,

Creo que la gente que critica al rey, con razón o sin ella, debería tener en cuenta que la monarquía es una de las pocas instituciones que todavía tiene algo de independencia de los partidos políticos, pues la misma persona y familia se mantiene con independencia de quien gobierno, para lo bueno como para lo malo.

A mí me gustaría que la monarquía tuviera más poder, quizás no tanto como el que tiene la de Marruecos, donde también hay partidos políticos, pero que tenga algún poder sobre algo, que pueda por ejemplo promover una iniciativa legislativa popular para llevarla a referéndum nacional, así aprobar leyes con el apoyo de la sociedad civil y el rey al margen de los partidos políticos.

La constitución española también debería estar sometida a la monarquía y no a la inversa. La constitución no es más garantía de defensa de la libertad e interés nacional que el rey. Ya que este es una persona real, y la constitución no está viva, no tiene conciencia.

Por eso las repúblicas son en mi opinión formas de gobierno defectuosas en su concepción. Las repúblicas son el imperio de la ley, y la ley no está viva ni tiene conciencia.

Al margen de los mecanismos de modificación de la ley, siempre debe haber una conciencia humana, una persona y no puede ser de otra forma sin una monarquía. Una aristocracia es un conjunto de personas, y como tal tampoco puede tener conciencia, tienen intereses comunes, que no es igual.

Como dije muchas veces la democracia como tal es utopía por el mismo motivo que la aristocracia, no existe aún la conciencia colectiva.

Sin una conciencia colectiva, todos dependemos en conciencias individuales. Y entre medias hay grupos de personas que se asocian para defender intereses comunes, pero ningún grupo de personas tiene conciencia, lo que tienen es una organización y una defensa común de un interés, pero no conciencia colectiva como tal. Y aunque pueda parecerlo, no es lo mismo.

Por eso, el imperio de la ley, en última instancia debe estar sometido a la aprobación de la conciencia de una persona humana. Al igual que el botón del arma nuclear depende de un ser humano. Por eso, una monarquía constitucional es teóricamente mejor que una república constitucional, porque es un concepto más fiel a la realidad, a la naturaleza de las cosas.

Una de las cosas que debería arreglar la monarquía constitucional es la ausencia de separación de poderes y el avasallamiento progresivo que hay de los partidos políticos o de poderes supranacionales a más y más instituciones así como medios de comunicación. La monarquía es por coherencia interesada natural en que haya lo más de democracia y libertad posible, aunque esto suene paradójico, que las elecciones sean limpias, porque su interés es que el sistema y la sociedad funcione sin necesidad de su intervención.

Las monarquías, algunas aun siendo corruptas, deberían ser las primeras interesadas en que existiera la conciencia colectiva, ya que las libraría de responsabilidades. En la vida real, la mayoría de la gente no querría tener la responsabilidad de un rey, quizás mucha gente quiera vivir cuidado, protegido y sin faltarle de nada, como un rey, pero desde luego casi nadie quiere tener su responsabilidad. A las buenas personas hay que obligarlas a gobernar en contra de su voluntad.

Muchos de los críticos también deben separar el rey de la monarquía. Porque si un rey se gana, por ejemplo, un rechazo popular masivo, se podría castigar o expulsar o cambiar de alguna manera, pero eso no tiene nada que ver con quitar la monarquía.

El siguiente heredero sería el rey, y si no queda nadie, tendría que iniciarse un proceso para comenzar una línea sucesoria nueva, quizás con un familiar más lejano y si no hay nadie, o nadie que el pueblo quiera, entonces se inicia una linea sucesoria nueva con una nueva persona que sea ejemplo de líder social y ejemplar como persona, intachable y de casi aceptación unánime entre el pueblo. Ya que esto es sobretodo un seguro nacional.

El pueblo español en un momento dado se podría ver en una tesitura similar, y lo que debe hacer es pedir responsabilidades, el castigo proporcional a la falta y la necesidad de que no se cometa de nuevo es lo que necesita el pueblo. Y no la amputación de instituciones.

Destruir la monarquía porque el rey suspende en aprobación popular es como destruir los colegios porque la educación es mala. Cuando el problema es la educación, no el colegio en sí. Habrá que castigar al ministerio de educación, al lobby internacional ideológico que defiende a ese gobierno, al partido político, o al profesor. Pero no al colegio en sí.

La monarquía es servicio y seguro nacional que es un derecho del pueblo con independencia de si hay o no alguien que ocupe a institución.

El rey es un soldado vitalicio, debe defender su país desde su nacimiento, lo que implica un sacrificio personal, y practicamente toda su intimidad. Como los soldados, cuando faltan a sus deberes, hay un procedimiento para juzgarlos, pero siempre habrá otro soldado que sí cumpla.

Lo que no se puede es quitar la policía porque la policía obedezca a un gobierno con el que no se está de acuerdo. Luego quejarse de que nadie mantiene el orden en las calles. Estas cosas ya han pasado.

O quitar al ejército, porque el ejército va a una guerra con la que no se está de acuerdo. Luego no hay ejército para defenderse de una invasión.

Hay que ir a la causa del problema. Que es la casta de poder fáctico que actúa desde las sombras, los manipuladores mediáticos a su servicio, así como los partidos políticos, que son directamente responsables porque acumulan el poder nacional con pocas restricciones.

El rey no se sirve del pueblo. Es el pueblo el que se sirve del rey. Más aún cuando es evidente que es una institución limitada y controlada por otros poderes hegemónicos, como son los partidos políticos, que son los que en la actualidad, realmente están siendo corruptos y sirviéndose del pueblo, en vez de servir al pueblo.

La monarquía, casa y familia real cumplen muchas funciones, entre otras cosas, ser una familia representativa, une al pueblo como una familia, el rey también es como un padre o madre de aquel ciudadano huérfano de padre o madre. Vigilante de los poderes públicos, representante del pueblo, diplomático. Pero sobreotodo es un seguro de vida colectivo para preservar la integridad nacional.

Ante el caso de una situación de anarquía, una situación de Estado fallido y vacío de poderes, todo el mundo necesitaría creer en un líder predeterminado que encabece un proceso para reconstituir el orden nacional. Lo que ocurriría de no existir el rey, es una lucha de poder quizas interminable, entre territorios, ideologías e intereses geopolíticos, como las guerras que hay en otros países. Y un rey serviría para reconducir la situación de nuevo evitando todo eso. Una monarquía es un seguro, es un colchón defensivo ante eso, y debería ser garantía de estabilidad y de defensa de la nación ante otros intereses ajenos a la misma.

Aunque en España eso no se está dando, pero para eso volvería al punto primero, la monarquía apenas tiene poder. Debería tener más poder para controlar a los otros poderes en cierta forma, para poder intervenir de manera legal, incluso aprobar leyes con referéndum, siempre centrándose en los deseos del pueblo que están más allá de tendencias políticas. Como puede ser la separación de poderes o la limpieza de las elecciones..

La función más importante de la monarquía es liderar al pueblo con la legitimidad preestablecida legalmente y por tradición, en la situación de vacío de poder del resto de instituciones.

Un saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros