Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

Los partidos políticos se han pervertido en España y hoy son un grave problema


Nota

Los partidos políticos ya no son el cauce imprescindile para la participación del pueblo en la política, ni los instrumentos principales de la democracia porque se han pervertido y convertido en organizaciones mafiosas, obsesionadas en ganar votos y gestionar el poder. No son instrumentos para alcanzar el progreso, la Justicia y el bien común, sino agrupaciones que viven para repartirse el botín del poder y sus inmensos beneficios y ventajas, muchas veces delinquiendo e incumpliendo las leyes y la Constitución.

Las democracias, cuando son gestionadas por este tipo de partidos, se pudren y se hacen indecentes, inútiles y perversas, muchas veces peor que las dictaduras.

El efecto perverso de esos partidos corrompidos es claramente visible en España, donde cada día tienen más poder y cuentan con un Estado más nutrido de privilegios y cargos, sin que desaparezcan los problemas, sin que el país avance, ni sea más justo y decente. Toda lo política, en manos de los partidos, está al servicio de la clase política, nunca del ciudadano.
---



Los partidos políticos se han pervertido en España y hoy son un grave problema
Los principales partidos políticos españoles, a pesar de que cada día son más rechazados por los ciudadanos y que la supresión de las cuantiosas subvenciones públicas que reciben se ha convertido en un verdadero clamor popular, siguen blindándose, promoviendo la corrupción, practicando el abuso de poder, mintiendo, engalñando a los ciudadanos, incumpliendo sus promesas, recibiendo dinero público de manera masiva, negándose a ser controlados y funcionando al margen de la transparencia.

Muchos pensadores, analistas y expertos han acumulado pruebas suficientes para señalar a los grandes partidos políticos españoles, sobre todo a los que han gobernado desde la muerte de Franco, como "asociaciones de maleantes" por su peligrosidad y número de delitos y procesados registrados en sus filas.

Los medios de comunicación españoles, salvo algunas pocas y raras excepciones, no airean estas vergüenzas porque dependen también de los partidos políticos, que les inyectan subvenciones y dinero para publicidad, lo que constituye otro drama antidemocrático que afecta seriamente a la democracia española y a la libertad de los ciudadanos.

Nada dicen, por ejemplo, de que los partidos protagonizan una larga lista de comportamientos reprobables por los que nunca se ven sancionados, entre los que destacan:

- Esconden millone de euros al no entregar su contabilidad y consiguiendo la complicidad del sistema fiscal.

- Los partidos pueden recibir donaciones inmobiliarias o en especie sin límite alguno.

- Las entidades de crédito han perdonado cientos de millones de euros a los partidos, sin transparencia ni información, quizás porque esas condonaciones constituyen conductas abyectas y privilegios que rozan el delito.

- Las fundaciones y asociaciones vinculadas a los partidos son la parte menos transparente de toda la financiación. La Ley les exige aún menos supervisión que a los partidos políticos pese a que sus actividades comerciales reflejan lo interligadas que están ya que las fundaciones preparan actos y transpasan inmuebles a los partidos mientras reciben a cambio subvenciones, créditos y avales.

La triste verdad es que los partidos políticos españoles siguen subvencionándose masiva y generosamente del dinero que los españoles pagan con sus impuestos, que esas subvenciones se entregan a los partidos en contra de la voluntad popular mayoritaria, que reclama suprimirlas, y que los partidos políticos han eliminado y dinamitado todos los controles que la democracia establece para que el poder quede sujeto a la ley y no pueda avanzar por las vías del abuso y la injusticia. También es verdad que no existe voluntad alguna de regeneración en los partidos españoles, que lo primordial para ellos, antes que el bien común, es el poder y el disfrute de sus privilegios, y que esos partidos constituyen hoy el mayor obstáculo para que la democracia española se limpie, se dignifique y el país se convierta en decente.

Aunque han intentado cambiar la legislación y hacerla permisiva con la clase política, si los jueces aplicasen la ley con todo rigor, los grandes partidos políticos españoles podrían ser declarados ilegales y un peligro público por albergar en su seno a miles de delincuentes y por amparar, directa o indirectamente, miles de irregularidades y abusos de poder, todas ilícitas, execrables y contrarias a la decencia democrática, pero muchas de ellas también delictivas y suceptibles de ser castigadas con cárcel.

Las encuestas señalan, una y otra vez, a los partidos políticos como uno de los males mayores de España, pero esa opinión ciudadana no tiene efecto alguno en el mundo pervertido de la clase política, blindada, abonada al abuso de poder y cada día más enemiga de la democracia y de los ciudadanos a los que dice representar.

El dictador Franco supo plasmar con precisión de cirujano los daños que pueden causar en una sociedad como la española esas organizaciones llamadas "partidos", que se declaran "cauces y mecanismos de representación pública", pero que "en lugar de constituir un sistema de frenos morales y de auxiliares colaboradores del Gobierno, alimentan la posibilidad de socavar impunemente el principio de autoridad y orden social" y además engendran "una permanente guerra fría dentro del propio país".

Basta observar y analizar el papel de los partidos en la mal llamada "democracia" española para advertir que se han ajustado a lo que Franco pensaba de ellos y que más que actuar como fuerzas al servicio del progreso y de la convivencia, han operado como elementos de confrontación, de enfrentamiento, ruptura, corrupción e injusticia, dentro de una gran ineficacia e irresponsabilidad, generando también retroceso en muchos aspectos, incluyendo la sumisión a los grandes intereses mundiales, endeudamiento, desigualdad, despilfarro y falta de ilusión y de metas comunes entre los españoles.

En su mensaje de fin de año de 1959. Franco dijo "Cada día se acusa con mayor claridad en el mundo la ineficacia y el contrasentido de la democracia inorgánica formalista, que engendra en sus mismas entrañas una permanente guerra fría dentro del propio país; que divide y enfrenta a los ciudadanos de una misma comunidad; que inevitablemente alimenta los gérmenes que más tarde o temprano desencadenan la lucha de clases; que encienden la unidad nacional al disgregar en facciones beligerantes unas partes de la Nación contra las otras; que mecánica y fatalmente provocan con ritmo periódico la colisión entre las organizaciones que se dicen cauces y mecanismos de representación pública; que en lugar de constituir un sistema de frenos morales y de auxiliares colaboradores del Gobierno, alimentan la posibilidad de socavar impunemente el principio de Autoridad y orden social."


Francisco Rubiales

- -
Domingo, 9 de Abril 2023
Artículo leído 1760 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 09/04/2023 08:59


Creo que hay que distinguir ente los partidos y sus miembros, porque si bien los partidos son un foco de corrupción, sus miembros lo son más. Porque lo que dice de ellos es una gran estafa, pero es mucho peor lo que hacen sus miembros pues al fin y al cabo, robar para el partido tiene alguna disculpa, mínima, pero se puede alegar aquello de "es para el partido" y las cantidades son mucho menores que las tramas que tienen sus miembros, que lo hacen para enriquecerse personalmente.

Aunque también hay que tener en cuenta que en no todos los partidos ocurre en la misma intensidad y del mismo modo, pero corrupción al fin y al cabo.

En las izquierdas suelen ser más prácticos y buscan el enriquecimiento, mientras que en la derecha, buscan más bien el poder, sin olvidar, por supuesto, el enriquecimiento, pero es más secundario, tal vez por la educación recibida o por la familia en que se han criado.

El caso es que los partidos y sus miembros se han corrompido, no queda muy claro si los partidos, convertidos en organizaciones mafiosas, corrompen a sus miembros o son los miembros corruptos los que convierten al partido en una organización criminal. Sería objeto de un debate interesante.

La cuestión es que esto viene de antiguo y además, lejos de corregirse, se va aumentando con lo que hemos llegado a la situación de poner nuestras vidas en manso de delincuentes, lo que nos lleva a vivir cada vez peor y sin esperanza.

Porque si bien es cierto que lo que vemos o lo que se comenta de la corrupción es el llevarse el dinero, también es corrupción meterse en política para obtener un sueldo, aunque sea justificado o percibir subvenciones sin merecerlas. Y aquí podemos meter a los medios que reciben publicidad a cambio de favorecer al gobierno. Por eso digo que la corrupción personal es mucho mayor que la de los partidos, porque si bien es cierto que muchos partidos han defraudado millones, la suma de pequeños fraudes de millones de cargos y subvencionados, es mucho mayor.

La solución no puede venir de leyes más duras, que también, porque las leyes se retuercen con facilidad, ya saben aquello de "hecha la ley, hecha la trampa". La solución tiene que venir de la regeneración de la sociedad, una sociedad que haga más moral. Pero me temo que hemos pasado hace tiempo el punto de no retorno y la regeneración será traumática, porque lo que está claro es que esto no puede seguir así, con los delincuentes guiando el país.


Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros