Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

La injusta y miserable gestión del agua en España, gran fracaso de los políticos


Nota

La pésima gestión del agua en España es el mayor fracaso de la clase política española, junto con la decadencia que está destrozando el país.

Parte de España, sobre todo Andalucía y Cataluña, pasan sed y tienen su agricultura arruinada, mientras que muchos pantanos del centro y norte de España abren sus compuertas y tiran agua al mar porque están llenos.

Todos se acusan mutuamente del desastre del agua, pero lo cierto es que los políticos no han sabido solucionar el problema. El más ambicioso plan Hidrológico se lo cargó el presidente socialista Zapatero por miedo a contrariar a los nacionalistas egoístas del Ebro, que se negaban a ceder el agua que les sobraba.

Los políticos españoles, tanto de izquierda como de derechas y nacionalistas, han sido incapaces de solucionar el problema del agua, cuya escasez actual amenaza la agricultura, el turismo y hasta la vida cotidiana de los ciudadanos.

Zapatero se cargó como un inepto imbécil toda la ambición y las soluciones acertadas planteadas por fin en el Plan Hidrológico Nacional, un proyecto que interconectaba las cuencas ricas con las pobres y solucionaba el problema del agua en España.

Y el inepto Zapatero, mal gobernante, sigue cobrando una pensión de lujo, dando doctrina y pavoneándose por España, en lugar de estar en una prisión por los daños causados a la nación española.

Muchos de sus colegas de derecha y nacionalistas también merecen castigo por haber sido incapaces de distribuir el agua y permitir el desastre actual, pero en España nunca han triunfado los buenos y suele premiarse a los miserables.
---



Hay una España seca y una España húmeda. La lógica, la solidaridad y la razón obligan a los políticos a interconectar las cuencas para surtir de agua a todo el país. Pero los muy torpes, miserables y egoístas han sido incapaces de hacerlo.

A la cornisa del Cantábrica y a las cuencas del Ebro, Duero y a veces del Tajo y del Guadiana, les sobra agua, como lo demuestran hoy pantanos en Toledo, que abren sus compuertas y tiran agua al mar porque están a rebosar, mientras la cercana Andalucía tiene que racionar el consumo.

La pésima gestión de las aguas es hoy la mejor prueba del fracaso de la clase política española, merecedora de serios castigos por parte del pueblo y de la Historia.

En España, incluso en las peores sequías, como la actual, hay agua de sobra para que todas las regiones la tengan en abundancia, pero por culpa de los políticos, que ni siquiera han sido capaces en décadas de interconectar las cuencas, regiones como Andalucía y Cataluña están en riesgo de arruinarse por falta de agua y tener que renunciar a sus dos grandes fuentes de riqueza, la agricultura y el turismo.

El Franquismo, al llenar la geografía española de pantanos, hizo más por solucionar la tradicional sequía española que todos los políticos falsamente demócratas, desde que murió Franco hasta hoy.

Andalucía es la despensa de Europa porque produce en sus campos e invernaderos alimentos para toda la población europea, pero quizás ya no lo pueda seguir haciendo porque no tiene agua para regar, mientras en el centro y el norte de España los pantanos, a rebosar, ya están tirando agua al mar-

Y los políticos, miserables y fracasados, andan por ahí con la cabeza alta, mintiendo y ocultando sus miserias, sin recibir el castigo que merecen por ineptos, inútiles y fracasados.

Francisco Rubiales

- -
Domingo, 21 de Enero 2024
Artículo leído 1556 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 21/01/2024 08:55

Dice: La pésima gestión del agua en España es el mayor fracaso de la clase política española, junto con la decadencia que está destrozando el país.

Es que el objetivo principal es destrozar el país y gestionar el agua de mala manera es una forma muy interesante de hacerlo. Como dice, la falta de agua afecta a la agricultura y al turismo, dos de las principales fuentes de riqueza y las dos tienen un inconveniente que mientras se pueda suministrar lo que necesitan crecen, pero si un año se deja ese suministro se desploman y su recuperación e muy larga, es como empezar de nuevo. La industria y los servicios tienen ciclos de recuperación más cortos, si un año fracasan, el año siguiente hay empresas nuevas.

Así que si queremos destrozar el país para que la gente pase hambre y voten al que les da de comer, hay que destruir las fuentes de agua porque en un país seco, eso es lo más importante. Pero es que cuando la escasez llegue a las ciudades y especialmente los pueblos, la gente será aún más sumisa.

El otro día leí que el salario en Venezuela es de tres dólares, supongo que habrá gente que cobre mucho más, pero es un indicador de por donde va la cosa. Y a eso es a lo se quiere llegar. En Venezuela funciona y en otros países, con la ayuda de la represión, pero ahí van. En Argentina se libraron de la chusma y ahora enfrentan un nuevo camino, que será bueno o no, pero sin duda como estaban, la ruina era segura.

Aquí y en toda Uropa, se trata del empobrecimiento y para ello se utilizan diversas tácticas, variables en cada país. Aquí, una de las mejores es el agua, pero no es la única.

Gracias a blogueros independientes nos enteramos de la destrucción de presas. Cuando el escándalo fue insoportable el gobierno dijo que eran presas viejas que se estaban desmoronando y era mejor evitar riesgos. Pero como antes dijeron que había que restaurar los río a su situación primitiva por aquello de al fauna y tardaron más de un año en dar una explicación, esta no es creíble y además, podían haberlo dicho desde el principio, "vamos a demoler unas presas, tal y cual y se dan los nombres, porque están en mal estado" y la gente no hubiera dicho nada.

Los trasvases son complicados, porque el agua está en costa note y hay que subirla a la Meseta y luego bajarla hasta las regiones secas, pero como hay ríos en la Meseta que tienen algún exceso, se podría hacer algo y desde luego el trasvase del Ebro era fundamental. Por varios motivos, porque se vitarían las inundaciones y porque pagaba Uropa. Pero unos demagogos convencieron al presidente de entonces y se suspendió todo. Y ahí está ese tipo viviendo a cuerpo de rey en lugar de estar en prisión. Pero así es nuestra "democracia".


Mentalmente

Me ha gustado eso que el liberalismo es aquello que no debe hacerse. Es la primera vez que lo leo y me ha parecido una buena idea.

2.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 21/01/2024 10:43
Si aplicáramos la economía de mercado al bien del agua, no ocurriría esta sistemática escasez. Porque aunque algunos crean que el agua así sería más cara (puede que ocurriera), pero no habría falta de ella en ningún sitio, incluso ni en la agricultura. La prueba la tenemos en el mercado de la alimentación, cuando este mercado está en manos públicas (como ocurre en países de sistema socialista) siempre hay escasez, porque se sigue el sistema de reparto igualitario en vez del sistema de precios, lo que hace que el mercado no pueda surtir a todos porque no hay un incentivo por vender el producto, sin embargo en un sistema de economía de mercado (de libre competencia) todos los agentes económicos tienen interés en que haya productos tanto para vender como para comprar, y así satisfacer sus necesidades económicas.

Por tanto, con un mercado del agua privatizado, donde todos los agentes estén interesados en que haya volúmenes de agua tanto para vender como para comprar, entonces se haría todo lo posible (y lo imposible si acaso) por que haya agua para todos, para así todos poder tanto vender como comprar agua. Puede, como dije al principio, que el precio sea así quizás más caro, pero la competitividad empresarial es la que limita el precio de los productos.

Así, que no hay que tener miedo a la privatización del mercado del agua, en la alimentación es así, y funciona, no hay escasez y los precios son los justos que establece el mercado.

3.Publicado por mentalmente el 21/01/2024 12:24
Buenas a todos,

Aunque es algo escrito en otros comentarios he dejado cosas en el tintero que creo que son importantes.

Los colectivismos se desean porque el ser humano desea el bien, y por tanto, quiere vivir en armonía en sociedad. Quiere vivir la utopía.

Pero la inteligencia es individual. La libertad es individual. Y como pretendo mostrar, la moral también es individual. El deseo de bien necesita ser perseguido libremente.

Entre el deseo de bien, y la conciencia sobre la naturaleza humana, nace la conciencia de libertad.

A partir de aquí existe un camino entre una cosa y la otra. La libertad es ese camino. Pero no todo el mundo tiene conciencia de libertad.

Nosotros la tenemos porque la heredamos tanto por la cultura cristiana, la antigua filosofía griega, la estructura política y leyes romanas y el liberalismo.

La utopía será posible mientras defendamos la libertad. Es una manera simple de decirlo pero más o menos eso lo resume.

El colectivismo pretende obrar una realidad social de bien y de utopía a partir de un deseo colectivo con mucha fuerza y multitud. El colectivismo pretende saltarse el paso que hay en medio entre el deseo y la realidad. Y el deseo, igualmente, también podría estar equivocado. Pero el problema no es si el deseo es equivocado, es que el método de realizarlo es destructivo de la humanidad misma.

El motivo por el cual el liberalismo ha proporcionado tanta riqueza y progreso en el mundo. Es porque es una ideología que se mueve en el entorno de lo que hay en medio entre el deseo y la realidad. Sea cual sea el deseo de bien que cada uno tenga.

Resulta mucho más fácil poner de acuerdo a distintas personas en aquello que está mal. Que ponerlas de acuerdo en lo que está bien. Por ejemplo, caerse de un precipicio está mal, universalmente.

Pero lo que debe hacerse, el bien que debe hacerse, al seguir con vida por no caerse de un precipicio, eso depende de cada persona porque cada persona es diferente y vivirá de manera diferente.

Por esto mismo, los colectivismos son como si quisiéramos obligar a cada persona a vivir, pensar, actuar, de una manera concreta. Como si hubiera algo concreto que debe hacer alguien que evita un previpicio con su vida, y sea lo mismo para todos. Eso es una locura y se convierte en una atrocidad paso a paso.

Todo el mundo hace el bien con el mero hecho de afrontar la vida. Y eso específicamente es algo distinto para cada persona que no puede reducirse a una ley. La libre elección es parte del bien. Es irracional.

La vida es un ente irracional que no es reductible a leyes su propósito, pero la muerte sí se reduce a ley para evitarla.

Evitar el mal es racional y hacer el bien, muchas veces es irracional, es algo que obedece a un impulso que no siempre se puede explicar.

Pues lo que hace el liberalismo es centrarse mucho en ese aspecto racional. Y que es fácil de colectivizar. Evitar el error conocido, evitar la muerte, evitar lo negativo, prevenir la corrupción del poder con estructuras y leyes específicas. Evitar que los derechos de uno aplasten a los de otro. Es fácil que todo el mundo esté de acuerdo en esto.

Las cosas se complican cuando se busca desesperadamente algo más allá, y se aplasta con todo.

El liberalismo tiene claro que la persecución de la utopía no le atañe directamente, o es un problema, o algo que debe esperar, o un proyecto a muy largo plazo. O que simplemente depende de la sociedad, no del gobierno.

Mi visión de esto, es que la utopía necesita previamente de la colectivización de la libertad e inteligencia humanas. Dicho de otra manera, necesita que haya democracia. O algo que también solucione definitivamente el problema entre el deseo y la realidad, por una vía alternativa.

La democracia requiere que pueblo que gobierna, exista como un ente en si mismo, dotado de inteligencia y libertad propias.

Este ente sería una superposición creada y mantenida voluntariamente por cada uno de los ciudadanos, que siendo libres e inteligentes individualmente, también deciden imbuir y mantener esa superposición a partir de contribuir a las decisiones colectivas, propias de la democracia.

Evitar el mal es un propósito colectivo naturalmente, y perseguir el bien es un propósito individual que puede ser distinto para cada persona. Pero aunque sea distinto no significa que no se pueda hacer nada para tratar de llevarlo a alimentar un proceso de inteligencia colectiva.

Para evitar el mal, simples leyes y gobiernos tradicionales pueden bastar, siempre que tengan estructuras anticorrupción, como la separación de poderes, entre otras.

Pero si solo existen estos gobiernos que evitan el mal, la sociedad se vería abocada igualmente a un desastre, si no es capaz de evolucionar a una forma en la que haya derechos positivos, que permitan a la humanidad solucionar los grandes problemas, que están fuera del alcance de cualquier estructura de poder tradicional.

Toda ideología colectivista está condenada a desaparecer y debería ser reemplazada por ideología pro-democracia, que incluso estaría mejor haciendo la democracia sin entrar en los gobiernos, pues no hace falta, y el querer entrar en ellos puede a veces ser un engaño.

Las ideologías colectivistas persiguen el bien sin evitar el mal.

Se introducen, en el área privada de la mente de las personas, no es su competencia. Así pues no solo no evitan el mal, hacen el mal sistemáticamente. Hasta pervertir tanto a la sociedad que pierda toda noción de humanidad.

El bien que persiguen justifica todos los males posibles y por haber. Esto no tiene un recorrido útil. Es algo que se debe abandonar.

El control que persiguen estos colectivismos de la mente del ciudadano, es una ilusión y es una pérdida de tiempo.

El mayor bien que puede perseguir un gobierno tradicional legítimamente es la evitación del mal.

Pues el bien absoluto como tal, es competencia de todos, y para que se introduzca políticamente tiene que haber una colectivización efectiva de la libertad e inteligencia humana. Libre de interferencias.

Porque no existe un bien absoluto que no incluya la libre participación humana en él.Para que haya bien, todo el mundo tiene que poder perseguirlo y darle la forma que desea afín a sí mismo.

La democracia real y quizás otras formas de gobierno harían innecesarios los colectivismos. Si existe una estructura política que permite canalizar el deseo de bien, nadie estará diseñando nuevas ideologías colectivistas que pretendan imponer una perspectiva de buen de una parte o una muchedumbre.

Un saludo

4.Publicado por Victor el 04/02/2024 16:46
" El más ambicioso plan Hidrológico se lo cargó el presidente socialista Zapatero por miedo a contrariar a los nacionalistas egoístas del Ebro, que se negaban a ceder el agua que les sobraba "

Es que el plan hidrológico no tocaba solo el Ebro, sino otros lugares de España, el de las cuencas donde había excedencia de agua; además, tocaba otros palos, por ejemplo la reforestación del pais, para a largo plazo, recuperar las cuencas deficitarias, El plan hidrológico era muchas más cosas que las que el inútil de Zapatero (junto a Sánchez, la peor escoria que ha pisado el pais desde Fernando VII) pensba que era, o que le querían hacer creer

El caso es que, lejos de buscar un consenso nacional con otros partidos (en aquel momento, el PP) y garantizar el futuro de nuestro pais, por puro partidismo y electoralismo lo echó abajo. PP y PSOE, estos dos partidos han sido y siguen siendo una auténtica desgracia para nuestro pais, pero todo ha empeorado desde que llegaron los social-comunistas de la mano de Zapatero en 2004. Esto ha sido desastre trás desastre, no solo economicamente, sino socialmente, juridicamente, etc, que es lo que ocurre cuando esta gentuza toca el poder

5.Publicado por Victor el 04/02/2024 16:47
Tampoco te explicas como es posible que Rajoy, teniendo mayoría absoluta, fuera incapaz de hacer esto

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros