Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

Infamia y bajeza del sanchismo por incluir a amigos del terrorismo y a golpistas en la Comisión de Secretos Oficiales


Nota

La infamia y la bajeza del sanchismo parecen no tener límites. Pedro Sánchez va a permitir el acceso a los secretos del Estado a los herederos de ETA y a los golpistas catalanes, incluyéndolos en la Comisión de Secretos Oficiales.

En el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), habitáculo de los servicios de inteligencia del Estado y donde reside el corazón de la defensa de España, deben estar indignados ante la decisión del gobierno de Sánchez de incluir a golpistas catalanes y aliados de ETA en la Comisión de Secretos Oficiales, la que tiene acceso a los grandes secretos de la nación española.

¿El rey y los militares no dicen nada ante tamaña indecencia y brutal atentado contra la seguridad nacional?

El avance del sanchismo hacia la ignominia y la destrucción de España parece indetenible.
---



Batet, presidenta del Congreso, y Pedro Sánchez, son los principales responsables de la bajeza de incluir a golpistas catalanes y herederos del terrorismo vasco en la Comisión de Secretos Oficiales
Batet, presidenta del Congreso, y Pedro Sánchez, son los principales responsables de la bajeza de incluir a golpistas catalanes y herederos del terrorismo vasco en la Comisión de Secretos Oficiales
La nueva "fechoría" antiespañola del socialismo, probablemente la peor desde la Guerra Civil, se ha realizado en el Congreso, facilitada por la presidenta, la socialista Merichel Batet. La Comisión de secretos oficiales cambia la reglas sin los apoyos de PP, Vox y Ciudadanos, partidos que se han opuesto a suavizar las reglas para la constitución de la Comisión de secretos oficiales del Congreso, toda vez que el PSOE, Unidas Podemos, los partidos independentistas y los socios de investidura del Gobierno han apoyado rebajar la mayoría de tres quintos que obligaba a su creación.

Antes, para convocar esa comisión, se requería el acuerdo de dos tercios de los diputados, pero los sanchistas lo han rebajado y ahora basta con una simple mayoría, lo que permite convocarla y que ingresen en la comisión los enemigos de España.

De ese modo, cambiando las reglas del juego, el PSOE sanchista permite ue los enemigos de España penetren en el santuario del Estado, donde se conocen y debaten los grandes secretos y operaciones de defensa e inteligencia cuyo objetivo es cuidar la Seguridad Nacional. Esa violación de los espacios más sagrados del Estado permitiendo que en ellos penetren partidos políticos que pugnan por destruir España, país al que odian, es un paso más del sanchismo en su locura antidemocrática, sin otro motivo que mantenerse en el poder.

Los nacionalistas catalanes y vascos habían puesto en peligro la mayoría que apoya al gobierno, indignados porque algunos de sus dirigentes fueron espiados por los servicios secretos españoles, algo lógico si se tiene en cuenta el pasado golpista de esa gente, que nunca se ha arrepentido de sus fechorías y que, según sus propias declaraciones, estaban dispuestos a repetir el atentado contra la Constitución y la nación.

Nada más lógico y natural que los servicios de inteligencia españoles los vigilen de cerca para conocer sus movimientos y prevenir sus ataques a España.

Pero el sanchismo siempre lo sacrifica todo, incluso la esencia del Estado y el corazón del sistema, con tal de mantenerse en el poder.

Es difícil encontrar una bajeza semejante en la Historia de España, desde las matanzas de ciudadanos en la Guerra Civil.

Se ha abierto una nueva brecha en la seguridad del estado español, que provocará una nueva reacción internacional de rechazo a España, país del que ya no se fían sus aliados, que le han cerrado el grifo de la información sensible y ha dejado de ser convocado en los grandes foros donde se discuten los destinos del mundo por haber incluido a comunistas amigos de Putin en el Consejo de Gobierno.

Si los aliados antes no se fiaban de España al tener a comunistas en el gobierno, ahora se fiarán todavía menos por haber abierto las puertas de la seguridad nacional y los secretos de Estado a amigos del terrorismo y a golpistas catalanes cargados de odio.

Francisco Rubiales

- -
Miércoles, 27 de Abril 2022
Artículo leído 938 veces




Comentarios:

1.Publicado por pasmao el 27/04/2022 09:22
Buenos días Don Francisco

El problema es yo no tengo muy claro para quien trabaja y ha trabajado el CNI. Y si son tan "inteligentes" como debieran ser.

Porque vamos a ver. Si no veían venir lo que hay es que muy duchos no son.


Y llevamos así desde el 11M o mas.


A estas alturas del partido si desde el CNI se hubiera puesto de verdad, con los recursos suficientes y la determinación de usarlos, la proa contra separatistas y extrema izquierda variopinta; quiero creer que no estarían donde están. Habrían salido a la luz asuntos de cama, de drogas, etc.. problemas laborales diversos.. que no les habrían dejado prosperar. De la misma manera que no se dejó prosperar a los grupúsculos de verdadera extrema derecha postfranquista.

Pero no lo hizo.

¿Por qué? Esa es la cuestión. Porque si no sabemos la respuesta es posible que si de rebote en un día de suerte nos quitásemos a Antonio de encima y ganaran los buenos, ese mismo CNI en vez de aprovechar para que la situación actual no se volviese a dar seguiría persiguiendo fachas y trabajando para a saber quien ( y tengo la sensación de que es mas para los intereses globalistas que para los patrios)

Un saludo

2.Publicado por mentalmente el 27/04/2022 13:08
Buenas a todos,

Un día como hoy, el 27 de Abril, pero de 1961, el expresidente estadounidense Kennedy (asesinado en Dallas en circunstancias extrañas en ese mismo año) dió un discurso ante una asociación de periodistas, para tratar el tema del periodismo, en el que se refería al tema de los secretos de estado y también de las sociedades secretas.

https://www.jfklibrary.org/archives/other-resources/john-f-kennedy-speeches/american-newspaper-publishers-association-19610427

Recomiendo aprovechar la coincidencia sobre el tema y fecha en el calendario, su lectura de principio a fin, no lo he encontrado completo en español, así que me he puesto a traducirlo con el traductor de google y reparar algunas erratas de traducción, aquí está:

"El presidente y la prensa: discurso ante la Asociación Estadounidense de Editores de Periódicos, 27 de abril de 1961

Presidente John F Kennedy
Hotel Waldorf-Astoria, Nueva York
27 de abril de 1961

Señor Presidente, señoras y señores:

Aprecio mucho vuestra generosa invitación para estar aquí esta noche.

Ustedes tienen grandes responsabilidades en estos días y un artículo que leí hace algún tiempo me recordó cuán particularmente pesadas son las cargas de los acontecimientos actuales que pesan sobre su profesión.

Quizás recuerden que en 1851, el New York Herald Tribune, bajo el patrocinio y publicación de Horace Greeley, contrató como corresponsal en Londres a un oscuro periodista llamado Karl Marx.

Se nos dice que el corresponsal extranjero Marx, arruinado y con una familia enferma y desnutrida, apelaba constantemente a Greeley y al editor en jefe Charles Dana para que le aumentaran su generoso salario de cinco dólares por cuota, un salario que él y Engels calificaron desagradecidamente como el "La más pésima trampa pequeñoburguesa".

Pero cuando todas sus apelaciones financieras fueron rechazadas, Marx buscó otros medios de sustento y fama, finalmente terminó su relación con el Tribune y dedicó su talento a tiempo completo a la causa que legó al mundo las semillas del leninismo, el estalinismo, la revolución y La guerra fria.

Ojalá este periódico capitalista de Nueva York lo hubiera tratado con más amabilidad; si Marx hubiera seguido siendo un corresponsal en el extranjero, la historia podría haber sido diferente. Y espero que todos los editores tengan en cuenta esta lección la próxima vez que reciban un pedido de un pobre periodista para un pequeño aumento en la cuenta de gastos.

He seleccionado como título de mis comentarios de esta noche "El presidente y la prensa". Algunos pueden sugerir que esto se redactaría de manera más natural como "El presidente contra la prensa". Pero esos no son mis sentimientos esta noche.

Es cierto, sin embargo, que cuando un conocido diplomático de otro país exigió recientemente a nuestro Departamento de Estado que repudiara ciertos ataques periodísticos contra su colega, no fue necesario que respondiéramos que esta Administración no era responsable de la prensa, ya que la prensa ya había dejado claro que no era responsable de esta Administración.

Sin embargo, mi propósito aquí esta noche no es dar el ataque habitual a la llamada “prensa de un solo partido”. Por el contrario, en los últimos meses rara vez he escuchado quejas sobre parcialidad política en la prensa, excepto por parte de algunos republicanos. Tampoco es mi propósito esta noche discutir o defender la transmisión por televisión de conferencias de prensa presidenciales. Creo que es muy beneficioso que unos 20.000.000 de estadounidenses asistan regularmente a estas conferencias para observar, si se me permite decirlo, las cualidades incisivas, inteligentes y corteses que muestran sus corresponsales en Washington.

Tampoco, finalmente, estas declaraciones pretenden examinar el grado adecuado de privacidad que la prensa debe permitir a cualquier presidente y su familia.

Si en los últimos meses sus reporteros y fotógrafos de la Casa Blanca han estado asistiendo a los servicios religiosos con regularidad, eso seguramente no les ha hecho ningún daño.

Por otro lado, me doy cuenta de que su personal y los fotógrafos del servicio de cable pueden estar quejándose de que no disfrutan de los mismos privilegios verdes en los campos de golf locales que alguna vez tuvieron.

Es cierto que mi predecesor no se opuso como yo a las imágenes de la habilidad de jugar al golf en acción. Pero tampoco, por otro lado, nunca fue un hombre del Servicio Secreto.

Mi tema esta noche es más sobrio y preocupa tanto a los editores como a los editores.

Quiero hablar de nuestras responsabilidades comunes ante un peligro común. Los eventos de las últimas semanas pueden haber ayudado a iluminar ese desafío para algunos; pero las dimensiones de su amenaza han aparecido en el horizonte durante muchos años. Cualesquiera que sean nuestras esperanzas para el futuro, para reducir esta amenaza o vivir con ella, no hay forma de escapar ni de la gravedad ni de la totalidad de su desafío para nuestra supervivencia y nuestra seguridad, un desafío al que nos enfrentamos de maneras no acostumbradas. en todas las esferas de la actividad humana.

Este desafío mortal impone a nuestra sociedad dos requisitos de interés directo tanto para la prensa como para el presidente, dos requisitos que pueden parecer casi contradictorios en tono, pero que deben conciliarse y cumplirse si queremos hacer frente a este peligro nacional. Me refiero, primero, a la necesidad de una información pública mucho mayor; y, en segundo lugar, a la necesidad de un secreto oficial mucho mayor.

I

La misma palabra "secreto" es repugnante en una sociedad libre y abierta; y nosotros, como pueblo, somos inherente e históricamente opuestos a las sociedades secretas, a los juramentos secretos y a los procedimientos secretos. Hace mucho tiempo que decidimos que los peligros del ocultamiento excesivo e injustificado de hechos pertinentes superan con creces los peligros que se citan para justificarlo. Incluso hoy, tiene poco valor oponerse a la amenaza de una sociedad cerrada imitando sus restricciones arbitrarias. Incluso hoy, tiene poco valor asegurar la supervivencia de nuestra nación si nuestras tradiciones no sobreviven con ella. Y existe un peligro muy grave de que la anunciada necesidad de aumentar la seguridad sea aprovechada por quienes están ansiosos por ampliar su significado hasta los límites mismos de la censura y el ocultamiento oficiales. Que no pretendo permitir en la medida en que esté bajo mi control. Y ningún funcionario de mi Administración, sea de alto o bajo rango, civil o militar, debe interpretar mis palabras aquí esta noche como una excusa para censurar las noticias, sofocar la disidencia, encubrir nuestros errores o ocultar a la prensa y al públicos los hechos que merecen saber.

Pero sí pido a cada publicador, cada editor y cada periodista de la nación que reexamine sus propios estándares y que reconozca la naturaleza del peligro de nuestro país. En tiempos de guerra, el gobierno y la prensa se han unido habitualmente en un esfuerzo basado en gran medida en la autodisciplina, para evitar revelaciones no autorizadas al enemigo. En tiempos de "peligro claro y presente", los tribunales han sostenido que incluso los derechos privilegiados de la Primera Enmienda deben ceder ante la necesidad pública de seguridad nacional.

Hoy no se ha declarado ninguna guerra, y por muy feroz que sea la lucha, es posible que nunca se declare de la manera tradicional. Nuestra forma de vida está bajo ataque. Los que se hacen enemigos nuestros avanzan por todo el mundo. La supervivencia de nuestros amigos esta en peligro. Y, sin embargo, no se ha declarado la guerra, no se han cruzado fronteras con tropas en marcha, no se han disparado misiles.

Si la prensa está esperando una declaración de guerra antes de imponer la autodisciplina de las condiciones de combate, entonces solo puedo decir que ninguna guerra representó una amenaza mayor para nuestra seguridad. Si está esperando un hallazgo de "peligro claro y presente", entonces solo puedo decir que el peligro nunca ha sido más claro y su presencia nunca ha sido más inminente.

Requiere un cambio de perspectiva, un cambio de táctica, un cambio de misiones: por parte del gobierno, del pueblo, de cada empresario o líder sindical, y de cada periódico. Porque nos oponemos en todo el mundo a una conspiración monolítica y despiadada que se basa principalmente en medios encubiertos para expandir su esfera de influencia: en la infiltración en lugar de la invasión, en la subversión en lugar de las elecciones, en la intimidación en lugar de la libre elección, en las guerrillas nocturnas en lugar de ejércitos de día. Es un sistema que ha reclutado vastos recursos humanos y materiales en la construcción de una máquina altamente eficiente y estrechamente unida que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas.

Sus preparativos se ocultan, no se publican. Sus errores son enterrados, no titulado. Sus disidentes son silenciados, no elogiados. No se cuestiona ningún gasto, no se publica ningún rumor, no se revela ningún secreto. Dirige la Guerra Fría, en resumen, con una disciplina de tiempos de guerra que ninguna democracia esperaría ni desearía igualar.

Sin embargo, toda democracia reconoce las restricciones necesarias de la seguridad nacional, y la pregunta sigue siendo si esas restricciones deben observarse más estrictamente si vamos a oponernos a este tipo de ataque, así como a la invasión directa.

Porque los hechos del asunto son que los enemigos de esta nación se han jactado abiertamente de adquirir a través de nuestros periódicos información que de otro modo contratarían a agentes para adquirir mediante robo, soborno o espionaje; que los detalles de los preparativos encubiertos de esta nación para contrarrestar las operaciones encubiertas del enemigo han estado disponibles para todos los lectores de periódicos, amigos y enemigos por igual; que el tamaño, la fuerza, la ubicación y la naturaleza de nuestras fuerzas y armas, y nuestros planes y estrategia para su uso, han sido señalados en la prensa y otros medios de comunicación en un grado suficiente para satisfacer a cualquier potencia extranjera; y que, al menos en un caso, la publicación de detalles sobre un mecanismo secreto mediante el cual se seguían los satélites requirió su alteración a expensas de una cantidad considerable de tiempo y dinero.

Los periódicos que publicaron estas historias fueron leales, patrióticos, responsables y bien intencionados. Si hubiéramos estado involucrados en una guerra abierta, indudablemente no habrían publicado tales artículos. Pero en ausencia de una guerra abierta, reconocieron solo las pruebas del periodismo y no las pruebas de la seguridad nacional. Y mi pregunta esta noche es si no deberían adoptarse ahora pruebas adicionales.

La pregunta es para que usted solo responda. Ningún funcionario público debe responder por usted. Ningún plan gubernamental debe imponer sus restricciones en contra de su voluntad. Pero estaría faltando a mi deber para con la nación, al considerar todas las responsabilidades que ahora tenemos y todos los medios disponibles para cumplir con esas responsabilidades, si no recomendara este problema a su atención e insto a su consideración cuidadosa. .

En muchas ocasiones anteriores, he dicho, y sus periódicos lo han dicho constantemente, que estos son tiempos que apelan al sentido de sacrificio y autodisciplina de todos los ciudadanos. Llaman a cada ciudadano a sopesar sus derechos y comodidades frente a sus obligaciones para con el bien común. Ahora no puedo creer que aquellos ciudadanos que sirven en el negocio periodístico se consideren exentos de ese recurso.

No tengo intención de establecer una nueva Oficina de Información de Guerra para gobernar el flujo de noticias. No estoy sugiriendo nuevas formas de censura o nuevos tipos de clasificaciones de seguridad. No tengo una respuesta fácil al dilema que he planteado, y no buscaría imponerla si tuviera una. Pero pido a los miembros de la profesión periodística y de la industria de este país que reexaminen sus propias responsabilidades, que consideren el grado y la naturaleza del peligro actual y que presten atención al deber de moderación que ese peligro nos impone a todos. .

Cada periódico ahora se pregunta, con respecto a cada historia: "¿Es noticia?" Todo lo que sugiero es que agregue la pregunta: "¿Es en interés de la seguridad nacional?" Y espero que todos los grupos en Estados Unidos, sindicatos, empresarios y funcionarios públicos de todos los niveles, hagan la misma pregunta sobre sus esfuerzos y sometan sus acciones a las mismas pruebas exigentes.

Y si la prensa de Estados Unidos considera y recomienda la adopción voluntaria de nuevos pasos o mecanismos específicos, puedo asegurarles que cooperaremos de todo corazón con esas recomendaciones.

Quizás no habrá recomendaciones. Quizás no haya respuesta al dilema que enfrenta una sociedad libre y abierta en una guerra fría y secreta. En tiempos de paz, cualquier discusión sobre este tema, y cualquier acción que resulte, son dolorosas y sin precedentes. Pero este es un momento de paz y peligro que no conoce precedentes en la historia.

II

Es la naturaleza sin precedentes de este desafío lo que también da lugar a su segunda obligación, una obligación que comparto. Y esa es nuestra obligación de informar y alertar al pueblo estadounidense, para asegurarnos de que posean todos los datos que necesitan, y que también los entiendan, los peligros, las perspectivas, los propósitos de nuestro programa y las opciones que barajamos.

Ningún presidente debería temer del escrutinio público de su programa. Porque de ese escrutinio viene el entendimiento; y de esa comprensión viene el apoyo o la oposición. Y ambos son necesarios. No les pido a sus periódicos que apoyen a la Administración, pero les pido su ayuda en la tremenda tarea de informar y alertar al pueblo estadounidense. Porque tengo plena confianza en la respuesta y dedicación de nuestros ciudadanos siempre que estén plenamente informados.

No solo no podría sofocar la controversia entre sus lectores, sino que le doy la bienvenida. Esta Administración pretende ser cándida sobre sus errores; porque como dijo una vez un hombre sabio: "Un error no se convierte en un error hasta que te niegues a corregirlo". Tenemos la intención de aceptar toda la responsabilidad por nuestros errores; y esperamos que los señale cuando los cometemos.

Sin debate, sin crítica, ninguna administración ni ningún país puede tener éxito, y ninguna república puede sobrevivir. Por eso, el legislador ateniense Solón decretó como delito que cualquier ciudadano rehuyera la controversia. Y es por eso que nuestra prensa estaba protegida por la Primera Enmienda--el único negocio en Estados Unidos específicamente protegido por la Constitución--no principalmente para divertir y entretener, no para enfatizar lo trivial y lo sentimental, no para simplemente "dar al público lo que quiere", sino para informar, despertar, reflexionar, exponer nuestros peligros y nuestras oportunidades, señalar nuestras crisis y nuestras elecciones, guiar, moldear, educar y, a veces, incluso enojar a la opinión pública.

Esto significa una mayor cobertura y análisis de las noticias internacionales, ya que ya no son lejanas y extranjeras, sino cercanas y locales. Significa una mayor atención a una mejor comprensión de las noticias, así como una mejor transmisión. Y significa, finalmente, que el gobierno en todos los niveles debe cumplir con su obligación de brindarle la información más completa posible fuera de los límites más estrechos de la seguridad nacional, y tenemos la intención de hacerlo.

III

Fue a principios del siglo XVII cuando Francis Bacon comentó sobre tres inventos recientes que ya estaban transformando el mundo: la brújula, la pólvora y la imprenta. Ahora los vínculos entre las naciones forjados por primera vez por la brújula nos han convertido a todos en ciudadanos del mundo, las esperanzas y amenazas de uno se convierten en las esperanzas y amenazas de todos nosotros. En los esfuerzos de ese mundo por vivir juntos, la evolución de la pólvora hasta su último límite ha advertido a la humanidad de las terribles consecuencias de desastre.

Y así es a la imprenta -el registrador de los hechos del hombre, guardián de su conciencia, correo de sus noticias- a quien buscamos fuerza y ayuda, seguros de que con su ayuda el hombre será lo que nació para ser: libre e independiente."

Con haber leído el discurso ya es bastante, no quisiera aburrir diciendo lo que yo interpreto de esto. Pero quería anotar una cuestión, pensaba hablar sobre este discurso de Kennedy porque habla sobre la repugnancia de los secretos, aunque al mismo tiempo justifica que algunos secretos de estado tiene que haber, con ciertos límites.

Conforme buscaba el discurso finalmente caí en la cuenta que la fecha era la misma que el día de hoy. Ese detalle lo he descubierto mientras estaba haciendo esta búsqueda, ese tipo de coincidencias me gusta anotarlas.

Un saludo

3.Publicado por vanlop el 27/04/2022 14:14

Pasmao me ha ahorrado el comentario.

Porque si tan inteligentes son, como dice, ¿por qué no previeron esta situación? ¿Y por qué no tomaron medidas al respecto?

¿Para quién trabajan? Es más, ¿para quienes trabajan los políticos y los que no son políticos? Porque parece que España no les importa, es más actúan como si quisieran destruir España de una manera definitiva.

Porque el presidente es, aparentemente tonto, porque dar el nombre del barco que llevaba las armas, no se le ocurre a nadie. Y esta ignominia, tampoco. Pero no nos confiemos, parece tonto, pero seguramente no lo es. No es inteligente, es simplemente un listo que tiene su agenda y la cumple, caiga quién caiga. Suponiendo que la agenda sea suya.

De todas formas, le gobierno ya informa convenientemente a sus socios. De modo que como de costumbre, han montado una tormenta en un vaso de agua. Y los USA hace mucho que no confían en estos, así que por la parte internacional es indiferente.

Creo que la felicidad le va a durar muy poco a los chicos estos, porque el gobierno no va a aguantar y habrá votaciones muy pronto.


Y ya que he mencionado las votaciones, dicen las malas lenguas que la Sra Le Pen recibió 300 millones por reconocer la victoria de Lolito. Pero como son malas lenguas, no podemos fiarnos, pero también sabemos que las malas lenguas muchas veces dicen la verdad.


Mentalmente

De Rockefeller no puede venir nada bueno.

Es curioso como no recuerdo el día que mataron a Kennedy y sin embargo recuerdo perfectamente el momento en nos dieron la noticia. Yo estaba en un internado y os dieron la noticia en el comedor antes de la cena.

A Kennedy no lo mataron lo que nos dicen, lo mataron porque quiso eliminar la Reserva Federal. De hecho hay billetes impresos sin mencionar la Reserva Federal. Se pueden ver las fotos en internet. Ahora no lo encuentro, se ve que no hago la pregunta adecuada. Pero los vi.

4.Publicado por pasmao el 27/04/2022 15:25
Muy bien visto Mentalmente.

Curioso que coincida con esa "oportuna" extradcción de Assange a USA. Contraviniendo todas la leyes ad hoc. Las de USA y las de UK.

Pero el malo es Putin y en Rusia no existe estado de derecho. O mas bien deberñia haber escrito, tampoco existe estado de derecho.

Apreciado VANLOP, a Kennedy lo mataron a saber por qué, pero que se lo cargaron desde dentro está mas que claro. Oliver Stone ha scado un segundo documental al respecto con todos los datos desclasificados que no existían cuando hizo su primera película. El mismo Stone que dice que Putin de loco nada de nada (estuvo días con el haciendo otro documental).

Un cordial saludo.

5.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 27/04/2022 15:53
Los políticos que tenemos pretenden, y lo están consiguiendo, controlar todos los aspectos de la vida: No es que pretendan controlar la Justicia, el poder económico y social, y demás campos de la vida, sino que también pretenden controlar a quienes tienen que controlarlos a ellos para que no ejerzan actos contra el Estado. Si controlan el CNI, o cualquier institución que se supone debe defender el Estado contra quienes pretenden destruirlo o luchar contra él de cualquier forma (incluso la violencia), pues entonces como es el caso examinado en el escrito de hoy, resulta que llegará el día que los independentistas y enemigos del Estado de España terminen actuando contra él, contra los intereses de la mayoría de los españoles, y a saber en qué situación nos dejarán frente a los enemigos del Estado de España, que no son sólo los independentistas, sino otras naciones (como Marruecos, o también quizás Reino Unido).

En definitiva, los políticos, por tal de alcanzar poder y continuar en él hacen lo que sea, incluso "vender" la seguridad del Estado a quién los apoye. Y ésto es lo que pretenden realizar con dar cabida a los independentistas en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso. La única esperanza que nos queda es que el CNI no sean tan tonto, ya que en principio debe ser "inteligente", para suministrar datos comprometidos y cuyo uso por los políticos que están contra el Estado (los independentistas vascos y catalanes) no suponga ningún peligro.

6.Publicado por Julia Herrero el 27/04/2022 21:31
Es el mundo al revés. Tenemos toda la bazofia enemiga del pueblo Español chantajeando al asqueroso gobierno sanchista, formado por asquerosos chantajistas que odian a España, valga la redundancia. Es un círculo viciado que no desaparecerá hasta que no los expulsemos.
Hacía tiempo que no se hablaba de los separatas chantajistas, necesitaban lo del espionaje. Qué arcadas......

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros