Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

HUNDIR LA ISLA EN EL MAR ANTES DE PERDER EL PODER


Nota

Reproducimos hoy un artículo sobre el poder en Cuba, titulado "Hundir la Isla en el mar antes que perder el poder", que explica las maldades del comunismo y las desgracias padecidas por los cubanos desde que los barbudos de Fidel tomaron el poder, en enero de 1959.

Lo publicamos porque en España existe gran interés por los asuntos cubanos y gran cariño hacia esa isla, que un día fue parte de España, pero lo publicamos, sobre todo, porque España necesita conocer bien al comunismo y sus crímenes. No en vano España es el país de Europa mas infectado de comunistas, los cuales, por culpa del socialismo podrido y traidor de Pedro Sánchez, se sientan en el Consejo de Gobierno y están llevando a nuestro país hacia la ruina y la destrucción de las libertades y derechos humanos.
---



El autor, fundador y director de Voto en Blanco, Francisco Rubiales, con Fidel Castro, cuando era corresponsal de prensa en la Habana.
El autor, fundador y director de Voto en Blanco, Francisco Rubiales, con Fidel Castro, cuando era corresponsal de prensa en la Habana.
'La imposibilidad de esa elite de mantenerse ante su avanzado estado de descomposición, permite asegurar que Cuba está abocada a una salida violenta.'

La Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) en la sesión constitutiva de la X Legislatura, el pasado 19 de abril, designó a Miguel Díaz-Canel como presidente de Cuba por segunda vez y ratificó a la casi totalidad de los principales funcionarios del Estado y del Gobierno en sus cargos.

Lo ocurrido no fue sorpresa: es la conclusión de un proceso que la historia —herramienta imprescindible para entender e incidir en los fenómenos sociales— nos devela. El 16 de octubre de 1953, hace ya casi siete décadas, en el juicio seguido contra los asaltantes al cuartel Moncada, su líder, Fidel Castro, dijo: "nacimos en un país libre que nos legaron nuestros padres, y primero se hundirá la isla en el mar antes que consintamos en ser esclavos de nadie".

La frase, de corte numantino, expresada mucho antes de que el caudillo asumiera el poder, encubría un propósito estrechamente relacionado con lo ocurrido en la última sesión de la ANPP este 19 de abril: la pretensión de decidir sobre la vida y la muerte de los demás sin tener que consultarles.

Para realizar esa intención en un país dotado de libertades y derechos refrendados constitucionalmente, se requería de una premisa: desmontar la infraestructura política, económica, cívica e institucional fraguada durante el medio siglo de República que precedió al asalto, y que el propio Fidel Castro mismo describió en el citado alegato de 1953: "Os voy a referir una historia. Había una vez una República. Tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades; presidente, congreso, tribunales; todo el mundo podía reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El Gobierno no satisfacía al pueblo, pero el pueblo podía cambiarlo y ya solo faltaban unos días para hacerlo. Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos y en el pueblo palpitaba el entusiasmo".

Claro está que con esa infraestructura, aunque aún joven, ningún hombre o partido político podía determinar la suerte de Cuba. Se imponía su desmantelamiento, un proceso realizado esencialmente en los dos o tres primeros años de poder revolucionario.

La Constitución que tenía aquella República, la de 1940, en lugar de ser restablecida plenamente como se había anunciado en el discurso de defensa, fue sustituida en esos primeros años de revolución por la Ley Fundamental del Estado cubano, unos estatutos que eliminaron la división de los poderes públicos, declararon la no necesidad de realizar elecciones libres, concentraron los poderes de gobierno en un Consejo de Ministros presidido por el líder de la revolución, sustituyeron la diversidad de asociaciones cívicas por las llamadas organizaciones de masas, mientras el Estado monopolizaba la propiedad, la enseñanza, la cultura y los medios de comunicación, a la vez que erradicaba el pluralismo político: la figura del ciudadano desapareció, y el terreno quedó listo para el inmovilismo y la continuidad.

El retroceso sufrido en la agricultura, la industria, la energía eléctrica, el transporte, el sistema de salud y las finanzas; los millones de cubanos reducidos a la pobreza; la desnutrición; la elevada inflación; el aumento de la represión, y el éxodo masivo que solo hacia EEUU huyeron más de 270.000 cubanos en 2022, acumularon un descontento que se manifestó con fuerza en dos de los últimos hechos: las manifestaciones del 11 de julio de 2021 —un acontecimiento inédito en la historia política de Cuba por su extensión, magnitud y espontaneidad—, y la elevadísima abstención en las "elecciones" del 26 de marzo de 2023. Una situación que ubica a Cuba como Estado fallido, aunque aún conserve el control del territorio nacional.

La manifiesta decisión gubernamental de mantener el poder, que llevó al Gobierno a desestimar las oportunidades de cambiar gradualmente, ha conducido a una crisis sistémica profunda en la que ya ninguna reforma parcial puede revertir el proceso. Una reforma estructural, que es lo que se requiere, conducirá inevitablemente, en el corto o mediano plazo, a lo que la oligarquía totalitaria no está dispuesta: la pérdida del poder; de ahí el peligro del atrincheramiento de la elite que controla al Partido-Estado-Gobierno.

La continuidad del deterioro que representan públicamente el presidente Díaz-Canel y los funcionarios ratificados en sus cargos, se corresponde palmo a palmo con lo manifestado por Fidel Castro el 16 de octubre de 1953: disponer la suerte de un pueblo sin su consentimiento; ahora con una diferencia sustantiva: el Partido-Estado-Gobierno —estructura creada por el caudillo para perpetuar el mando—, no solo actúa sin el consentimiento del pueblo, sino contra su voluntad soberana, manifestada en las protestas populares, las "elecciones" y el éxodo.

Los que ocuparon el poder, al clausurar todos los caminos cívicos para el cambio, son responsables de lo ocurrido en más de seis décadas decidiendo el destino de Cuba con la balanza inclinada hacia el retroceso, un tiempo en el que han contraído intereses económicos —concentrados esencialmente en el holding GAESA, como ha demostrado la Asociación Cuba Siglo XXI— que el grupo gobernante está decidido a defender. Esto ha llevado a esta devenida elite oligárquica, a tratar de copiar el modelo más cercano a sus intereses: el poder oligárquico encabezado por Vladimir Putin en Rusia.

La imposibilidad de esa elite de mantenerse ante su avanzado estado de descomposición, permite asegurar que Cuba está abocada a una salida violenta, bien por una crisis al interior del poder, bien por una nueva oleada de manifestaciones masivas, circunstancias en la que todos seríamos perdedores, y cuya responsabilidad, de producirse, recaerá únicamente en quienes decidieron que primero se hundiría la Isla en el mar —y esclavizaron, eso sí, a todo un pueblo— antes de perder el poder.

Por Dimas Castellanos. La Habana, 23 abril 2023. Diario de Cuba.

- -
Lunes, 24 de Abril 2023
Artículo leído 867 veces




Comentarios:

1.Publicado por F. Rubiales el 24/04/2023 07:31
Conocer lo que ocurre en Cuba es anticiparse a lo que puede ocurrir en España si continúan gobernando los socialistas y comunistas.

Blogger

2.Publicado por vanlop el 24/04/2023 09:36


Cuando veo esa foto, me recuerda que por esa época estaban de moda las patillas y que como no tenía una barba poblada, nunca pude tenerlas y me hubiera gustado mucho. Ha sido la única moda capilar que hubiera seguido y no pude, las demás nunca me gustaron, especialmente el pelo largo.

El artículo no nos dice nada nuevo a los que seguimos más o menos los acontecimientos de la Isla, al fin y al cabo fue España durante cuatro siglos y tenemos una relación especial de hermandad, aunque los comunistas siempre se empeñaron en destruirla. Pero el artículo muestra las cosas a los que están desentendidos de esto.

En efecto, el gobierno de Cuba está derivando cada vez más hacia una posición numantina, tampoco es que tengan muchas opciones, si quieren mantener el poder.

La salida la saben de sobra, pero la cosa es mantenerse mientras se pueda. Un buen día, un militar se sublevará y echará al gobierno. Luego, con ayuda useña, mantendrá la dictadura o evolucionará a una democracia sumisa.

La actitud de los dirigentes cubanos es la misma que la del doctor y compañía. Si ellos prefieren que se hunda la Isla, estos prefieren que se hunda la Península y bien que se empeñan en lograrlo, sólo que los españoles tenemos mucho aguante.

Ayer, precisamente, me contaba una lituana que conoció el comunismo, que aquí vamos por ese camino, la situación es muy parecida y la evolución va en ese camino.

Se ve que es la tendencia mundial, evolucionar hacia formas de gobierno tiránicas, mandados por una oligarquía que ni se molesta en explicar nada al pueblo, que cada vez está más sometido.

Podemos mirar a Cuba o a Venezuela, que es más reciente y prácticamente estamos siguiendo en directo lo que ocurre, para saber lo que nos espera, porque esto parece imparable, no hay más que ver la evolución de los países americanos. No vamos a ser distintos, especialmente si Uropa también evoluciona en ese sentido, sólo que de forma más moderada, pero no menos efectiva.

El artículo menciona al régimen de Rusia. Cierto que es un tanto dictatorial, pero los gobernantes están al servicio del pueblo y seguramente se enriquecen, pero el pueblo prospera. ¿Porque de qué nos sirven unas formas democráticas, más o menos impecables, si el gobierno arruina al pueblo? Mientras se enriquece, claro.

La asociación de Rusia con toda esa gentuza americana es la parte que no entiendo, porque al final, eso da la razón a la propaganda occidental, que acusa al gobierno ruso de tiránico.

Esperemos que todas estas tiranías, la cubana, las americanas en general y las uropeas, especialmente la que no toca, duren poco.


3.Publicado por mentalmente el 24/04/2023 23:12
Buenas a todos,

Cualquier persona puede caer en las redes del socialismo, especialmente gente joven, inmadura, sin experiencia, etc.

El socialismo no es una broma, es algo que hunde miserablemente la vida de millones de personas, atrapándolas en una trampa psicológica. Y que una vez llegado a cierto punto es muy difícil solucionar. Véase el caso de Cuba.

Lo que se trata es de estudiar por qué algunas personas son capaces de superarlo y otras no.

Y deberíamos observar concretamente también en nuestro caso, qué estamos haciendo mal en España, para tener este problema peor que en otros países del entorno.

Algo hacemos peor en nuestra cultura como sociedad para, o bien facilitar la entrada a esto, o bien dificultar la salida de esto.

Una de las cosas que produce que alguien crea en el socialismo es la sensación de impotencia de la gente que le rodea, de no poder hacer nada para ayudar a esas personas.

Y después de eso viene el miedo a lo que estas personas pueden hacer contra uno u otras personas de bien, en función de esa creencia. Y la sensación de indefensión, porque están tan convencidas de lo que hacen que no se pueden frenar.

Es una patología social que a día de hoy no tiene una clara solución. Se dicen muchas cosas, se pero a efectos prácticos, todavía nadie ha sido capaz de dar con la clave.

Pero algunas cosas he aprendido, no sirve de mucho refutar racionalmente o con datos dicha creencia, porque no es realmente racional. Es otra cosa más compleja, y que requiere una solución fuera del marco de referencia.

Normalmente, la persona que cree en socialismo o algo similar, está siendo usada, aprovechándose de corromper y tergiversar sus aspiraciones naturales, a una causa de poder/económica.

El elemento común siempre es el engaño o autoengaño de la víctima, partiendo de una estructura mediática, historias, mitos y un argumentario falaz de soporte, dedicado a obtener el apoyo fanático de la masa, y cuando no llega a eso, logra su permisividad.

La solución en la que yo creo, fuera del marco de referencia, es la democracia. Estoy convencido al 100% de que una sociedad que solo empieza a ser democrática, la enfermedad se vuelve inviable.

La enfermedad necesita hacer creer a sus víctimas que necesita un intermediario al que debe apoyar ciegamente para que este le produzca toda clase de beneficios.

Si ese intermediario no puede capitalizar su función de intermediación, si no puede hacer que gane poder, riquezas u otros bienes personales, siendo no otra cosa que un servidor contratado por el pueblo, y que puede ser sustituido fácilmente y rápidamente, a voluntad del puebll. Entonces el socialismo como enfermedad, como sistema de poder, de opresión de engaño, etc. sería imposible desde la raíz.

Un saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros