Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

El gran embuste de la patria andaluza y su pretendido líder y «padre», el separatista e islamista Blas Infante.


Nota

Ayer, 28 de febrero, Andalucía celebró su fiesta. Con ese motivo, reproducimos hoy, por su interés y oportunidad, el artículo "El gran embuste de la patria andaluza y su pretendido líder y «padre», el separatista e islamista Blas Infante", artículo que publica Voz Ibérica y firma el seudónimo Pero Grullo de Absurdistán, donde se cuestiona el nacionalismo andaluz, los orígenes de la autonomía andaluza y la figura de Blas Infante, el ser controvertido , separatista y musulmán que, sin tener casi ningún rasgo propio de los andaluces, fue elegido por los políticos como padre de la patria andaluza.

El articulo publica datos y verdades sobre el proceso andaluz y sobre Blas Infante que los políticos ocultan, a pesar de que el pueblo siempre tiene derecho a conocer la verdad.

Por desgracia, no sólo los niños y jóvenes catalanes, vascos y gallegos reciben en las escuelas insanas dosis de nacionalismo separatista e historia falsificada. En Andalucía, los políticos corruptos y mediocres que han gobernado esta tierra en las últimas décadas también han sembrado en la juventud ideas falsas e insanas contrarias a nuestra cultura y raíces.
---



El gran embuste de la patria andaluza y su pretendido líder y «padre», el separatista e islamista Blas Infante.
Hoy, 28 de febrero de 2024, se celebra un nuevo «Día de Andalucía» pero, ¿Qué hay detrás de esta celebración exactamente? UN GRAN EMBUSTE.

Es hora de decir, alto y claro, que además del adoctrinamiento que han sufrido varias generaciones en lugares como Cataluña y Vascongadas, en el resto de las regiones españolas (ahora denominadas «comunidades autónomas») se ha realizado un lavado de cerebro muy semejante en los últimos cuarenta años. Hoy vamos a hablar del caso de Andalucía:

Desde hace 4 décadas se les inculca a los escolares, desde pequeñitos, que Andalucía es su Nación y su padre el separatista Blas Infante. Pero además, en ese adoctrinamiento va incluida la falsedad de que el andalucismo es algo inmemorial, arraigado en el tiempo, con el único objetivo de que algunos andaluces puedan seguir viviendo del cuento, o sea parasitando de nuestros impuestos.

El adoctrinamiento en la gran mentira parte de una premisa escandalosamente falsa: que se aprobó en referéndum la iniciativa para crear la Comunidad Autónoma andaluza.

Sólo hay que mirar el BOE nº 115, de 13-5-1980 (p. 10.346) para comprobar que en dicho referéndum por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto fue rechazada la ratificación de dicha iniciativa autonómica prevista en el artículo 151.1 CE, ya que en Almería sólo se alcanzó un 42,31 % de síes (necesitándose más de un 50%) para la creación de la gran Andalucía, frente al 57,69 % de noes y papeletas en blanco.

Pero hubo que añadir más mentiras para consumar la mentira suprema de Andalucía. Y nuevamente sólo hay que mirar el BOE nº 308, de 24-12-1980 (p. 28.373) para comprobar que se dictó una Ley Orgánica para anular la voluntad popular soberana de quienes mayoritariamente habían rechazado la creación de la autonomía andaluza, la Ley Orgánica 13/1980, de 16 de diciembre, de sustitución en la provincia de Almería de la iniciativa autonómica, cuyo artículo único confirma el pucherazo antidemocrático: «las Cortes Generales (…) declaran sustituida en esta provincia la iniciativa autonómica con objeto de que se incorpore al proceso autonómico de las otras provincias andaluzas». Increíble pero cierto… tanto como que, impugnadas las votaciones en Granada, Almería y Jaén, se dieron por buenos en la bochornosa sentencia de 12-4-1980 de la Audiencia Territorial de Granada los votos de jiennenses muertos, incapaces y sobres con 2 y 3 papeletas. Así de «democráticamente» comenzaba esta artificial «comunidad autónoma»» que ha traído a los andaluces más perjuicios que beneficios.

A estos embustes siguieron muchos más para seguir agrandando el mito de Andalucía, a la que por ejemplo, históricamente nunca ha pertenecido la Región de Granada. Y no es nostalgia nazarí, es realidad pura desde 1238 hasta la gran mentira de 1980.

Pues sí, el 28 de febrero de 1980, cinco años después de la muerte del General Francisco Franco, los andaluces fueron convocados para decidir en referendum si la región se constituía en «comunidad autónoma». En dicha consulta no se consiguió el apoyo mayoritario de los habitantes de Andalucía con derecho al voto, pues en la provincia de Almería fueron más los votos en contra que a favor… al año siguiente, el Estatuto de Autonomía de Andalucía fue ratificado por el Rey Don Juan Carlos I, el 30 de diciembre de 1981, … O sea que, la constitución de la región andaluza en «comunidad autónoma» no suscitó tanto entusiasmo como oficialmente se cuenta.

Según el Estatuto de Autonomía de Andalucía, el escudo, la bandera y el himno son los tres símbolos más característicos de la comunidad autónoma. En el primero, aparece la figura de Hércules entre dos columnas y domando a dos leones, mientras que por debajo se puede leer «Andalucía por sí, para España y la Humanidad».

La bandera, formada por tres franjas (verde, blanca y verde) fue aprobada en la Asamblea de Ronda de 1918. Sus colores evocan -dicen los «andalucistas»- los tonos del paisaje andaluz, además de simbolizar los valores de la pureza y la esperanza.

El himno de Andalucía, cuya letra escribió Blas Infante, tiene su origen en el ‘Santo Dios’, un canto religioso. Su melodía fue adaptada por el compositor José del Castillo en 1933, creando así una pieza que sigue sonando casi 100 después.

Bien, después de esta introducción a mi entender necesaria, hablemos del pretendido «padre de la patria andaluza», otra de las falsedades propagadas por los diversos gobiernos de la región durante casi medio siglo. Bueno es destacar que hasta el gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla la ha asumido con naturalidad y ha homenajeado a este personaje sin ni siquiera preguntarse por su negación de España, por sus teorías separatistas, o por sus anhelos panislámicos.

Blas Infante jugó en la misma liga que Companys y Sabino Arana, una nefasta liga separatista y contraria a España, y quiso ser presidente de Andalucía a toda costa a pesar de no conseguir nunca ni tan siquiera ser elegido en ningunas elecciones, por más que se presentó, ni contar tampoco con un pueblo que respaldase su quimérico proyecto.

BLAS INFANTE nació en Casares, provincia de Málaga, el 5 de julio de 1885, Blas Infante Pérez de Vargas recibió su primera instrucción en las Escuelas Pías de Archidona. Aunque su familia acusó los efectos de la guerra de 1898, el joven se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada en 1900, a la que sólo acudía para realizar los exámenes, pues Infante ya trabajaba en el juzgado de Casares. En estas condiciones, el joven Blas terminó estudios en 1906. Tres años después aprobó unas oposiciones y comenzó a trabajar como notario en Cantillana, lugar en el que contrajo matrimonio con Angustias García Parias, rica heredera de Peñaflor, en 1919. Para entonces, Infante ya frecuentaba el Ateneo de Sevilla y los ambientes regionalistas andaluces.

El primer fruto libresco de esos contactos fue su ensayo «La obra de Costa» (Joaquín Costa), dedicado al regeneracionista oscense, del que recibió unas influencias casi tan poderosas como las provenientes del krausismo que impregnó toda su obra. Al trabajo acerca de Joaquín Costa le siguió la que se considera su obra más importante, El ideal andaluz, que vio la luz en 1915. “Andalucía para sí, para España y para la Humanidad”. Para Infante los pueblos no son entes políticos sino culturales.

Convertido oficialmente en «Padre de la Patria andaluza», en una sesión plenaria celebrada el día 2 de noviembre de 2006 en el Parlamento de Andalucía, que rescataba la decisión tomada por esa misma institución en abril de 1983, Blas Infante es un producto del andalucismo que tiene como hito fundacional la Constitución de Antequera elaborada en 1883 por el Partido Republicano Democrático Federal.

De hecho, el notario asistió a la Asamblea de Ronda de 1918, que reivindicaba la citada Constitución. En el
curso de aquella asamblea, que precedió a la realizada un año más tarde en Córdoba, los andalucistas
propusieron una constitución para Andalucía, región susceptible de incorporarse a una república federal
española. Para ello, como paso previo, era imprescindible alcanzar la autonomía política para la región, que Infante concebía, en principio, como la suma de las ocho provincias en que se habían dividido en 1833 los antiguos reinos de Granada, Jaén y Sevilla.

Infante tuvo un importante protagonismo en Ronda, pues logró que se aprobaran los símbolos que
todavía hoy se identifican con una región convertida en comunidad autónoma por mor del desarrollo de
la Constitución de 1978: la bandera verdiblanca de inspiración islámica con el escudo en el que figura Hércules y una leyenda, «Andalucía para sí, para España y para la Humanidad» que los partidos andalucistas han trocado recientemente por un «Andalucía para sí, para los pueblos y para la Humanidad», que omite la palabra tabú.

A la asamblea rondeña le siguió la aparición, en enero de 1919, del Manifiesto andalucista de Córdoba, cuya autoría y primera firma se debieron a Blas Infante. En él se afirmaba que Andalucía es una «nacionalidad histórica», tesis alineada con los Catorce Puntos redactados por Woodrow Wilson y publicados después de la Gran Guerra, en los que se enuncia el principio de las nacionalidades y de su derecho a la autodeterminación.

En 1921, Infante publicó La Dictadura Pedagógica, obra en la que abogó por una sociedad universal regida por docentes y en la que se realizaba una crítica velada, ya presente en el propio título, de la Unión Soviética. En la Dictadura infantista se apuesta por un modelo de autogobierno político que debía ser encauzado por los hijos más cualificados de la sociedad: los «dictadores pedagogos», capaces de «tallar un Rey» en cada hombre.

Entre 1922 a 1931 Blas Infante trabajó como notario en la localidad onubense de Isla Cristina. Su hostilidad hacia al Directorio de Miguel Primo de Rivera tuvo como consecuencia el cierre de la revista «Andalucía», así como los Centros Andaluces fundados por él mismo en 1916. Ese periodo será crucial en su vida, pues en 1923, Blas Infante, al tiempo que se interesa por el conocimiento del esperanto, lee el Corán. Un año después de la lectura de un ejemplar que anotó cuidadosamente, Infante viajó a Agmhat para visitar la tumba de al-Mutamid, último rey de Sevilla, al que había dedicado una obra homónima que vio la luz en 1920 en la que recreó y preconizó una sociedad armónica frente a la barbarie europea, una sociedad que, no obstante, estaría tutelada por una elite intelectual. Motamid, último rey de Sevilla, precedió a un drama que permaneció inédito e inacabado, titulado Almanzor, en el que el de Casares cantó las glorias de su idealizado al-Andalus, que Infante identificaba con la nacionalidad andaluza perdida.

El 15 de septiembre de 1924, en Agmhat, Blas Infante se convirtió al islam ante dos testigos descendientes de moriscos. Tras la ceremonia, celebrada en una humilde mezquita, el casareño adoptó el nombre de Ahmad («el que pone en acto lo que estaba en potencia»).

Infante consideraba la reconstrucción de Andalucía como paso previo a la regeneración, por la vía islamizadora, de España e incluso de la humanidad. Su pensamiento estaba condensado en esta fórmula:

«Mi nacionalismo no se queda en el al-Andalus prosaico, casi zoológico, sino en el al-Andalus divino, que es el que permite esperar que al-Andalus real se convierta en la cabeza de un islam espiritual, universal, ecuménico y verdaderamente humano».

Al proyecto islamizador o, por mejor decir, reislamizador de Andalucía, ha de sumarse la circunstancia de que Infante consideraba que las esencias andaluzas se mantenían en el mundo rural, donde persistía el sustrato andalusí, oprimido por una burguesía urbana hegemónica desde los tiempos de la Reconquista. En consecuencia, los verdaderos andaluces habrían sido explotados durante siglos en su propia tierra.

Para Infante, miembro de la familia Pérez de Vargas (cristiano viejo), que tanta relevancia tuvo en la Reconquista, los moriscos, desplazados por los castellanos después de vivir una auténtica Edad de Oro, constituían el verdadero pueblo andaluz.

Las ensoñaciones historicistas de Blas Infante tuvieron continuidad después de su traslado a la localidad sevillana de Coria del Río, donde instaló su notaría. Allí se construyó una casa inspirada en la arquitectura islámica, a la que dio el nombre de Dar al-Farah -Casa de la Alegría-, convertida hoy en casa-museo. Políticamente activo, gracias a su impulso, en 1931 se articuló la Junta Liberalista de Andalucía. Ese mismo año, en su obra «La verdad sobre el complot de Tablada y el Estado libre de Andalucía», Infante, tras realizar una dura crítica al gobierno provisional de la II República, confesó su participación en una conspiración frustrada. En 1932, Blas Infante se hizo militante de Izquierda Radical Socialista, partido que, aun siendo de carácter nacional, defendía paralelamente su andalucismo.

Los reveses electorales sufridos no impidieron que Infante se presentase, sin éxito alguno, en las elecciones de noviembre de 1933, integrado en las listas de Izquierda Republicana Andaluza, coalición compuesta por el Partido Republicano Radical Socialista y la Izquierda Radical Socialista. Al nuevo fracaso en los comicios se unió el del anteproyecto del Estatuto de Autonomía de Andalucía, propuesto ese mismo año en la Asamblea de Córdoba. Ese mismo año de 1933, Infante le cambió la letra al canto religioso Santo Dios, para convertirlo en el que hoy es himno de Andalucía. Pese a la frecuente manipulación sufrida por su composición, Infante dejó estas reveladoras palabras: «Andalucía no puede ni podrá llegar a ser jamás separatista de España. La razón es obvia, ella es, y será siempre, la esencia de España». El notario, en definitiva, seguía anhelando un regreso a al-Andalus, pues consideraba, transido
de un romanticismo de incalculadas consecuencias, a Andalucía «la esencia de España».

Con la victoria del Frente Popular en febrero de 1936 el andalucismo recobró su pulso. En la Asamblea de Sevilla del 5 de julio, Blas Infante fue aclamado como presidente de honor de la Junta Regional de Andalucía. Sin embargo, con el comienzo de la Guerra Civil y el triunfo del alzamiento en Sevilla, Infante fue detenido y fusilado el 11 de agosto de ese mismo año. El 4 de mayo de 1940 el Tribunal de Responsabilidades Políticas le condenó a muerte y a sus familiares a una multa económica, por haber formado «parte de una candidatura de tendencia revolucionaria en las elecciones de 1931 y en los años sucesivos hasta 1936 se significó como propagandista de un partido andalucista o regionalista andaluz».

Las circunstancias de su asesinato han contribuido, sin duda, a la mitificación de la figura de Blas Infante,
ya reivindicado en los años 70 por un incipiente y renovado andalucismo que se vio favorecido, entre otras, por las actividades del Comité español del Congreso por la Libertad de la Cultura. A pesar de que la actual Constitución cristalizó dentro de un proceso de Transición, que no de ruptura, ajustado a la fórmula «de la ley a la ley», el paso del tiempo ha determinado, acaso para borrar las huellas de su germinación, la búsqueda de una serie de personajes a los que se les ha otorgado la paternidad de inexistentes patrias. Entre ellos figura, en un lugar destacado de Andalucía, Blas Infante.

VOZ IBÉRICA

- -
Jueves, 29 de Febrero 2024
Artículo leído 1359 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 29/02/2024 09:34


Todo esto es un montaje que interesó para crear la taifa y se buscaron alguien cuyo único mérito es que fue fusilado en los primeros momentos de la guerra. De no tratarse de unos momentos tan críticos, el buen hombre debió acabar sus días en un manicomio pues estaba loco.

Una de las pruebas de esto es que sus obras completas deberían ser de lectura obligada a los alumnos de secundaria y sin embargo no existen en ningún centro educativo.

Es curioso como se han establecido como «padres» de las taifas a orates de dudosa estabilidad mental. Caso de Infante, Arana, Casanova de Cataluña que ni siquiera fue separatista y no tengo datos fiables del correspondiente a Galicia

No hay mucho más que añadir a lo que dice el artículo, recalcar que la bandera andaluza es de inspiración islámica y no como nos cuentan y que todo entra dentro del montaje feliz de la casta para tener unos cuantos enchufes a costa de los andaluces, que siguen igual que antes, con las mismas colas o mayores en sanidad, aunque, eso sí, con un equipo móvil para realizar eutanasias, aunque con ese dinero se podrían contratar algunos médicos.

Pero en esta España de chorizos, Andalucía no se podía quedar atrás y ahí está muy autonomista, de momento, hasta que se convierta en separatista, con un futuro como provincia de Marruecos. Pero eso no importa a nadie, lo importante es la pasta.


Tony

La obediencia debida no es eximente, en los juicios de Nuremberg se estableció ese principio jurídico, lo único que puede servir es que el miedo a la represalia del que manda sea muy grande y exista riesgo cierto. Por ejemplo, si no matas a este, te mato yo.

En este caso existe riesgo de perder el empleo si se solicitan las órdenes por escrito. Cierto que no se trata de matar a agricultores o manifestantes pacíficos en Ferraz, así que habría que ver si perder el empleo es superior a dar un mal golpe a un anciano.

Mentalmente

Lo que dice me recuerda que hay un actor inesperado que puede dar mucha guerra y puede sacar a vox de su inanidad, es decir, que si vox no se pone las pilas, Alvise, que se presenta a las europeas le va a quitar unos cuantos votos y puede que algún que otro escaño. Ciertos votantes quieren más actividad y más imaginación.

Jomeca

Sería de agradecer que separe los párrafos en sus comentarios. Facilita la lectura.

2.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 29/02/2024 10:06
Puestos a hablar de Blas Infante: su nacionalismo, su islamismo, sus fantasias de un Al-Andalus nuevo, su negación de España como nación, etc, etc, habría que decir (que no cuenta el escrito), que llegó a entrevistarse con José Antonio Primo de Rivera (hijo) para una posible incorporación a Falange de su candidatura, pero sus enormes diferencias respecto a la idea de España frustró ese proyecto, aunque en principio sí que coincidían plenamente en una cosa: El rechazo al sistema político de partidos (la partitocracia), que Infante rechazó siempre porque no creía en ellos como base de la organización de un Estado. Él mas bien defendió que un Estado (un posible Estado de Andalucía) debería organizarse como "anfictionado", un sistema en el que la representación política no es a través de los partidos, sino de un sistema federal pleno de cada uno de los municipios que conforman un Estado, y como para Falange el Municipio es uno de los pilares básicos el Estado (Familia, Municipio y Sindicato), pues de ahí surgió esa base para un posible acuerdo.

Es decir, Infante no era partidario de un Parlamento partitocrático, algo que se ha demostrado no es eficiente y ni mucho menos defensor de los intereses del pueblo. Todo no iba a ser malo en Blas Infante, aparte de que Andalucía incluso sin sus ideas es, ha sido, y serà siempre, un territorio con sus propias particularidades respecto a los otros de la Península Ibérica. Ya incluso hasta Adriano, Trajano y Séneca, destacados personajes del Imperio Romano, se dice que hablaban latín seseando y ceceando. Así que esta tierrra tiene, ha tenido, y tendrà siempre su carácter propio, a pesar del nacionalismo español uniformante.

3.Publicado por mentalmente el 29/02/2024 10:47
Buenas a todos,

Sobre el tema de Andalucía, siempre me ha llamado la atención que se ensalce la figura de Blas Infante pero, durante casi 40 años de socialismo andaluz, que se dice pronto, no hayan dedicado ningún esfuerzo ni dinero público a tratar de encontrar sus restos mortales entre las fosas comunes y darle sepultura y sabiendo a ciencia cierta que está en algún sitio. Podrán poner cualquier excusa pero no es justificable en mi opinión.

Si es presuntamente el padre de la patria andaluza sus restos deberían estar buscados como poco, como si fuese el santo grial andaluz.

A lo mejor el PP sí lo hace, el PP nunca sabemos de qué va realmente, puede dar sorpresas.

A mí concretamente, que se dedique dinero público a desenterrar muertos de fosas comunes, me parece un dinero bien invertido, pues eso tiene un fin determinado y limitado, basta desenterrar, separar los restos y darles sepultura adecuada, con algún rito quizás, consensuado entre los políticos, y yo creo que con ello ayuda a reparar y enterrar el odio de la guerra civil.

Pero curiosamente, quizás sea por esto precisamente por lo que no se hace. Si se termina el odio, se termina al menos una parte del discurso divisivo que utiliza casi siempre la izquierda constantemente. Si se termina el dolor y el discurso de clase, se terminan motivos argumentales para apoyarles. Les conviene mantener heridas abiertas para crear bolsas de colectivos manipulables.

Igual que hacen con la pobreza, nunca tienen un interés real en acabar con ella si al mismo tiempo se benefician de la idea constante de que el pobre debe votar socialismo. Les conviene que haya más, pero sin que se den cuenta que lo son por su culpa.

Igual que hacen con el racismo, promueven políticas conflictivas con criminales de otras razas importados, o de discriminación positiva, con las que tratan de cultivar el racismo en una población que no lo es, y que es ignorante por su culpa también como para entender su manipulación. Después dirán que siempre lo fueron.

Igual que hacen con el machismo, también con políticas que buscan favorecer el conflicto entre hombre y mujer y también con discriminación positiva, para crear machismo artificial donde no lo había. Luego decir que siempre lo fueron.

No soy experto en marxismo como para entender exactamente por qué esta corriente filosófica se torna en movimientos políticos de tanta hipocresía, desastre y horror. Pues soy consciente que la gran mayoría de sus promotores no son malvados conscientemente, pero desde luego que sí son poco pensadores como para darse cuenta del engaño.

Hay que tener un mínimo de pensamiento crítico para que alguien por sus propios medios sea capaz de romper la burbuja de la manipulación y ver la verdad por sí mismo y no por el constante filtro y aprobación de terceros.

Creo que lo que defendía Blas Infante tenía cierta lógica para unir a los pueblos del sur de España entorno a un sentido de patria común, y de pertenencia a una más grande. Creo que se equivocó en defender el islam teniendo en cuenta los abusos y maltratos que estos cometían contra los que no querían convertirse en la península.

Además de todo lo demás, un culto que defiende someter a la fuerza, por amedrentamiento y miedo, creo que el único que defiende eso, y un paraíso relacionado con el deseo sexual, que resulta contradictorio y creo que tampoco existe nada parecido en los demás cultos masivos.

Por estas cosas cabría dejar de considerarlo una religión en mi opinión. Es un veneno que pretende ser una religión, pero para defender la muerte y destruir a la humanidad de arriba a abajo.

Las personas que consideran el islam una religión o lo dividen entre el islam pacífico y violento. Cometen el mismo error que las que acogen el socialismo dentro de la democracia liberal, y dividen entre socialismo bueno y malo, al cual a veces llaman comunismo. Pero son la misma cosa de distintas maneras.

No pretendo estar en posesión de la verdad. Pero solo señalo que la historia real del mundo, la evidencia empírica deja rotundamente probado ambas cosas en muchos sitios diferentes y en distintas épocas. La historia revela la verdad.

Un saludo

4.Publicado por tony el 29/02/2024 11:25
Dejar a los nacionalistas las competencias de educación y adoctrinamiento, es una verdadera bomba de relojeria, y una fabrica de independentistas en serie, no haber sabido por parte de los respectivos gobernos del PPSOE, cuando n, la comnivencia, con la propagacion de la epidamia de nacionalismo en comunidades como Euskadi y Cataluña.


España lo está pagando muy caro y es una de las fuentes de insolidaridad interterritorial, dandole siempre privilegios a estas dos comunidades, ojo que Franco también les dió muchos privilegios, en detrimento de Sur, el lobby catalan y vasco es muy importante y tiene mucha influencia en Madrid, estas dos comunidades son ya casi independientes.

Porqué no copiamos el modelo francés de recentralización, donde los nacionalistas no son tan importantes

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros