Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

El PSOE ya es comunista


Nota

España está hoy gobernada por un partido comunista llamado PSOE, que ha cambiado su esencia ideológica bajo los mandatos de Zapatero y Pedro Sánchez. El objetivo de los socialistas no es ya aquel de la socialdemocracia que pretendía empujar la democracia hacia la izquierda dotándola de sentido social y amor a la igualdad, sino el de construir una sociedad nueva, que sustituya a la democracia, con predominio absoluto del Estado sobre el individuo y con una redefinición de las libertades y derechos individuales.

Es cierto que el socialismo español no ha asumido todos los rasgos del comunismo tradicional, como son la tiranía abierta, la supresión de la democracia, el control pleno del poder judicial y la liquidación de todas las libertades individuales, pero también es cierto que comparte los rasgos básicos del comunismo, desde la adoración del Estado al intervencionismo, el acoso a la libertad individual y de empresa, la prostitución de la democracia, la acaparación insaciable de dinero y poder por parte del gobierno y el firme propósito de acabar con el actual sistema para sustituirlo por otro diametralmente opuesto, donde el poder se concentre en el Estado y en un partido hegemónico, dueño permanente del poder.

Eso, aquí y en Pekín, es comunismo en construcción.
---



Las alianzas de Pedro Sánchez con los golpistas catalanes que odian a España, con los proetarras de BILDU y con los comunistas totalitarios de Podemos, sólo se explican porque el PSOE está infectado de comunistas y que esos comunistas, travestidos de socialdemócratas, han conseguido alejar al PSOE de la democracia. La transformación del PSOE ha sido tan profunda que hoy el peligro comunista no se identifica con el viejo PC, casi extinguido, sino con un socialismo que ha arrebatado a los viejos comunistas la hoz y el martillo. Si España fuera una democracia y el partido en el poder fuera democrático, las alianzas con los comunistas, los pro-terroristas y los que odian a España habrían sido imposibles. El aberrante gobierno Frankenstein actual es el resultado del asesinato de la socialdemocracia dentro del PSOE y del abrazo al comunismo.

El PSOE renunció formalmente al marxismo después del congreso de Suresnes, impulsado por Felipe González, pero muchos socialistas marxistas mantuvieron su ideología intacta pensando que la postura de González era un gesto electoral. El comunismo vivió larvado dentro del PSOE hasta que el nefasto José Luis Rodríguez Zapatero, sin reconocerlo oficialmente, abrazó de nuevo esa doctrina, considerada por la mayoría de los historiadores y expertos como la más fracasada, cruel y asesina de la Historia.

Con Pedro Sánchez, poseedor de los mismos rasgos ególatras y tiránicos que tuvieron Lenin, Stalin, Mao y otros líderes comunistas, el bautismo comunista del PSOE, aunque nunca reconocido oficialmente porque eso les restaría votos, la inmersión del socialismo español en el comunismo activo es una realidad. Bajo Sánchez, todo está al servicio del poder y de la transformación radical de España, cueste lo que cueste. El resto no cuenta o importa poco.

Nunca han existido diferencias sustanciales entre socialismo y comunismo. La única diferencia es el camino elegido para alcanzar el poder. El comunismo lo hace mediante un golpe de Estado o una toma del poder directa, mientras que el socialismo está obligado a lograr el poder a través de las urnas, lo que le obliga a disimular su verdadera naturaleza. Una vez alcanzado el poder, son la misma cosa: el dominio absoluto del Estado y el fin de la democracia y de las libertades y derechos básicos, sin otro poder de decisión que el de los líderes que se han apoderado del Estado.

El 25 de enero de 2006, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó la Resolución 1481, con el título “Necesidad de una condena internacional de los crímenes de los regímenes totalitarios comunistas“. La resolución señalaba una verdad objetiva: “Los regímenes comunistas totalitarios que gobernaron en Europa central y oriental en el siglo pasado y que todavía están en el poder en varios países del mundo, se han caracterizado, sin excepción, por violaciones masivas de los derechos humanos.” Con esta resolución la Asamblea también condenó “enérgicamente las violaciones masivas de derechos humanos cometidas por los regímenes comunistas totalitarios”, y expresó su “simpatía, comprensión y reconocimiento a las víctimas de estos crímenes”. La resolución fue aprobada con 99 votos a favor, 42 en contra y 12 abstenciones.

Lo sorprendente fue que el PSOE español, comandado entonces por Zapatero, alegó “falta de análisis” para negarse a condenar esos crímenes, una decisión que los medios más próximos al poder ocultaron.

El PSOE pasaba por ser un partido demócrata y constitucionalista sin tacha, pero sorprendió a la opinión pública española e internacional, con Pedro Sánchez como presidente, abrazando a los comunistas de Podemos como socios, apoyados por los golpistas catalanes llenos de odio a España, los proetarras de BILDU y oras fuerzas mercenarias y ávidas de dinero y privilegios, como el PNV vasco.

Ese revoltijo de partidos, llenos de odio, ajenos a la democracia y desprovistos de amor a España, está liderado por el sanchismo, que es marxista pragmático y no tiene más ideología que el ejercicio del poder, sin respeto a obstáculo alguno.

El 2 de abril de 2009, el Parlamento Europeo aprobó una resolución “sobre la conciencia europea y el totalitarismo”, que señalaba lo siguiente: “Europa no estará unida hasta que no sea capaz de establecer una visión común sobre su historia, que reconozca el nazismo y el estalinismo y los regímenes fascistas y comunistas como un legado común, y lleve a cabo un debate honesto y en profundidad sobre todos los crímenes perpetrados por todos estos regímenes en el siglo pasado”. El texto también afirmaba “su convencimiento de que el objetivo final de la divulgación y de la evaluación de los crímenes perpetrados por los regímenes totalitarios comunistas es la reconciliación”.

El PSOE, ya infiltrado por miles de comunistas, luchó por introducir un texto que borraba casi todas las menciones al comunismo. Apoyado por otros partidos socialistas, el PSOE luchó por aprobar una resolución alternativa que omitía casi todas las referencias al comunismo, incluso llegando a afirmar que “a pesar de ciertas analogías, el nazismo y el estalinismo tuvieron un carácter esencialmente distinto“. Finalmente, esta redacción alternativa decayó por falta de apoyos.

Pero no son estos ejemplos los únicos reflejos del deslizamiento del PSOE hacia el comunismo. La principal prueba es su pragmatismo feroz, alejado de todo respeto a la democracia, una doctrina que le ha llevado a la alianza con la parte más desleal y antiespañola del espectro político y a contraer con los partidos antiespañoles compromisos secretos que el propio Sánchez se niega a desvelar, alejándose de ese modo con lo que constituye la esencia de la socialdemocracia, que es el respeto inquebrantable a las leyes democráticas y el deber irrenunciable de someter a ella el socialismo.

El sanchismo avanza, como lo hace el comunismo, cobijado en un Estado fuerte que rechaza controles y límites, hacia la dictadura y el cambio drástico de la sociedad, sin respeto a los frenos y contrapesos que establece la democracia para cerrar el paso, precisamente, a los tiranos. Ni siquiera la Constitución parece ser freno eficaz para detener a los de Sánchez.

En Estados Unidos, cuyos servicios secretos tienen a España infiltrada hasta la médula porque conocen el valor estratégico y geopolítico de la tierra española, saben y han asumido que el sanchismo es tan comunista como los dictadores de Cuba o Venezuela y ya han tomado medidas para aislar a España y hacerle pagar caro su deslizamiento hacia el lado oscuro.

Tanto con Trump como con Biden, España es considerada por Estados Unidos como un país nada fiable y ajeno a los valores y principios comunes que rigen en el bloque occidental democrático.

Francisco Rubiales


- -
Lunes, 25 de Octubre 2021
Artículo leído 1489 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 25/10/2021 08:59

No es nuevo, el psoe siempre fue un partido comunista o tal vez, sea el socialismo el que fomenta la auténtica tiranía y el comunismo lo único que hace es tomar el poder o intentarlo, por métodos revolucionarios.

Durante la república el psoe fue un partido tan extremista como el comunista, que era más minoritario. La revolución de octubre fue cosa de los socialistas más que de los comunistas, porque en aquella época no le hacían ascos a la revolución.

En realidad nunca le han hecho ascos y si ahora pudieran la harían. No la hacen porque la sociedad no está para revoluciones y porque Uropa no les dejaría, pero no es por falta de ganas. Ganas que nunca dejaron, ni siquiera cuando el felipismo presumía de demócrata, que hizo lo que pudo, como por ejemplo, matar a Montesquieu. En realidad se trata de una revolución lenta, tras cuarenta años, aún no la han completado.

Algo que siempre me he preguntado es por qué el franquismo centró sus diatribas en los comunistas y dejó al margen a los socialistas, de forma que la transición nadie sabía nada de las formas tiránicas y los asesinatos de los socialistas, por eso fue tan fácil a Felipe sacar los votos, si la gente hubiera sabido que había muy poca diferencia entre ellos y el comunismo, no hubiera conseguido los votos, hubiera sido un partido marginal como el pc.

Debemos tener claro que le psoe no es más que otro partido totalitario disfrazado de demócrata, gracias a una propaganda muy bien hecha, pues si bien siempre han llevado a los países a la ruina, su propaganda es tan buena que la gente cree que eso han sido desgracias que no se volverán a repetir.

Felipe nos arruinó y la gente le votó a ese que ustedes saben, que también nos arruinó y volvieron a votar al psoe (¿o fue el ordenador? Terrible duda) y vemos como el doctor nos lleva a la ruina a pasos agigantados. Y seguramente, si aún queda España, la gente les volverá a votar una cuarta y una quinta... Para seguir alcanzando ruinas sucesivas.

Pero como de costumbre, el poder lo alcanzan ante la incapacidad de los otros, si observan, siempre suceden a a gobiernos incompetentes, nunca a gobiernos razonables. No hay más que ver la incompetencia de Suarez, Aznar y Rajoy y si cuando caiga el doctor, se monta un gobierno del pp, será más incompetente que los anteriores, tanto, que ganará las votaciones un inútil mucho mayor que este.

Y ante la sucesión de disparates durante estos más de cuarenta años, a uno le sale la vena conspiranoica y piensa si no será un plan alargo plazo para llevarnos al socialismo puro y duro, tipo países comunistas, como vemos en América y en otras partes. pero, insisto, si en esos países hay regímenes socialistas tiránicos, es porque antes hubo gobiernos de capitalistas despóticos que despreciaron al pueblo.

Que los países supuestamente demócratas nos marginen es irrelevante para los que mandan. Que los useños favorezcan a Marruecos como socio preferente, no perjudica al psoe, nos perjudica a nosotros, que queremos quitarnos esta pesadilla, pero gracias a los uropeos y useños, con políticas equivocadas o tal vez acertadas para conseguir lo que se pretende, no tenemos forma de lograrlo.

2.Publicado por José Antonio López Esteras el 25/10/2021 09:20
Paco. Llevo meses llamando a este gobierno no SocialComunista como suelen llamarle, sino Socios-Comunista

3.Publicado por mentalmente el 25/10/2021 12:11
Buenas a todos,

En la UE hay partidos comunistas, han llegado al gobierno en urnas, aunque en coalición con otros partidos de izquierda, como ocurrió en Grecia, la cuna de la democracia, y luego abandonaron el poder con urnas. Podría ser un caso puntual de comunistas que aceptan perder siendo que la democracia en Grecia es algo sagrado.

Lo que quiero decir con todo esto es que, la palabra "comunismo" debería usarse para describir el sistema ideal, utópico que describió Marx, pero también otros autores con otras palabras, y a las personas que creen en esa utopía, pero no para las personas que defienden las políticas del socialismo, crean o no en el comunismo, eso lo de menos.

Lo que une el socialismo con el comunismo es parte de la teoría del filósofo Marx. Es ahí donde debemos hacer incapié para dividir esos dos conceptos porque un concepto es el objetivo deseable, y el otro es el medio propuesto para alcanzarlo. Por tanto, no es conveniente comparar socialismo y comunismo como si fueran dos cosas comparables, ya que son parte de un mismo todo que tiene que ver con la filosofía de Marx, y con el marxismo, que no es lo mismo. Como dije en otras ocasiones, una tendencia ideológica establecida en la sociedad puede estar inspirada en una filosofía, pero implícitamente puede contradecirla completamente, por lo que no se deben confundir. El caso de Marx es un ejemplo, el propio filósofo no era marxista, así lo dijo. Marx hoy sería encarcelado por no ser marxista en una dictadura socialista marxista. Diría cosas que contradecirían todo lo que hacen estos gobiernos, porque estas dictaduras son destructivas de la humanidad, fanáticas, profundamente antifilosóficas, no son gobiernos respetables.

Para librarnos de la amenaza constante del socialismo en naciones libres, principalmente la gente corriente es la que tiene que llegar a comprender el núcleo del asunto, que ni mucho menos es fácil de explicarlo. Si bien hay dictaduras socialistas. Para llegar al estado de dictadura se puede ir por varios caminos. El de la violencia es uno. Pero también hay otro en la manipulación de masas.

Una serie de personas en la política hacen discursos en los que promete soluciones políticas para problemas de las personas en medio de una crisis o también aprovechando algún escándalo político.

Ese discurso se repite una y otra vez, hasta que mucha gente termina creyendo en eso, que si el gobierno que no es socialista no soluciona sus problemas es porque no quiere.

Si el socialismo llega al gobierno, seguirán haciendo el mismo discurso, como si no estuvieran gobernando. Mucha gente sigue creyendo que es cuestión de tiempo que cumplan sus promesas.

Empiezan a ayudar a algunas personas necesitadas, para lo cual sacan dinero de otras, y se quedan ellos con parte de ese dinero, aquí está la trampa del socialismo. La economía se hunde y se produce una crisis permanente. Cada vez hay más pobres que necesitan ayudas.

El gobierno se enriquece robando a los ciudadanos y comprando voluntades. Corrompen los medios, la justicia, la policía y el ejército.

La economía nunca sale adelante, cuando la ciudadanía se da cuenta del gran engaño, revertir el proceso es muy difícil, el socialismo ha llevado décadas y décadas adoctrinando a todos, controlando todo, censurando, modificando el lenguaje, puede que ni siquiera sea legal , o moralmente aceptable, en base a su adoctrinamiento, utilizar las palabras necesarias para señalar el problema. O señalar al propio gobierno.

En la fase de aplicación del socialismo, casos como Cuba o Corea del Norte, hay dictadura evidente y no se puede criticar al gobierno, o ni siquiera se puede salir del país libremente. Y todo sigue igual, el gobierno sigue enriqueciéndose a costa de explotar a la mayoría de ciudadanos.

Ese gobierno utiliza ese dinero robado, fruto de la esclavitud, para interferir con otros países libres, para intentar contagiarnos de socialismo. Partidos políticos, propaganda, falsas ONG, asociaciones, manifestaciones, financiadas, etc.

Como sea hay que evitar el socialismo, y el hecho de llamarlo comunismo es problemático porque la palabra comunismo además de ser el presunto objetivo final y deseable según una teoría filosófica, tiene una connotación inherentemente positiva, especialmente para toda la juventud que ha estudiado a Marx en el bachillerato, y también gente adulta, y sabe que comunismo es igual a utopía, es igual a libertad. Cualquier persona normal que haya estudiado estos conceptos querría vivir en un país comunista porque es un ideal. No en un país que es una dictadura socialista pero que se llama comunista.

Está claro que hay un error, bastante grave, en la teoría de Marx, al respecto de los medios y el objetivo final. Pero eso es otra cuestión, y no invalida por separado otros contenidos filosóficos de Marx. ¿Se puede llamar marxista a un economista que estudia a Marx que acepta las relaciones entre el trabajo y el capital? No.

El comunismo es una sociedad sin clases, sin estado, donde cada ciudadano es libre y rico, absolutamente democrática en esencia. Esta definición no va a cambiar por mucho que haya dictadores que se digan comunistas. La etimología siempre prevalece sobre la experiencia asociada a la palabra, al respecto del estudio.

No se debería utilizar como tratando de menoscabar a un gobierno que está intentando avanzar en una agenda socialista-marxista, esto suena a decir que es gente democrática que desean compartir el poder con el pueblo, y que este sea libre. Cuando todos sabemos que no es así, que son totalitarios, colectivistas, que quieren robar al pueblo, y hacerse ricos, empobrecer la economía, imponer por la fuerza toda clase de ideas, consignas, y límites. Y amenazar a todo el que piense distinto que ellos.

¿Puede haber algo más contrario al comunismo que eso?

La gente adulta que conoce el comunismo desde el punto de vista de la experiencia de estos gobiernos terribles que se dicen comunistas, tendría que evitar llamarlos así para no ayudarlos accidentalmente a difundir su engaño y especialmente no confundir a la juventud.

Un saludo

4.Publicado por vanlop el 25/10/2021 15:04

Sin duda el mundo se ha vuelto del revés. Nueva Zelanda tiene fama de país pacífico y muy democrático, pero al parecer eso no era más que una fachada, que funcionaba mientras le discurso oficial era aceptado, cuando la gente ha cuestionado algunas cosas, aparece la patita. Copio y pego:

Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern: "Rechaza cualquier información que no sea del gobierno, seguiremos siendo tu única fuente de la verdad".

Todo muy democrático, como ven.

Mentalmente

Creo que la distinción que hace es en el plano teórico, en la práctica, todos se apresuran a llamarse comunistas y a imponer la dictadura del proletariado.

Creo que la idea, en la práctica, ha quedado bien expresada: si se alcanza la dictadura del proletariado, se le llame como se le llame, por métodos más o menos pacíficos, aprovechando los fallos del sistema liberal democrático, es socialismo y si si es por revolución violenta, es comunismo.

Pero como señalado, esta gente se aprovecha de los fallos estructurales del sistema liberal o de sus errores en la práctica del gobierno de las naciones, por tanto, si el sistema liberal democrático fuera honrado, no se produciría el socialismo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros