Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

El Juicio de Residencia y la urgente necesidad de controlar y juzgar a los políticos


Nota

La raza humana se está suicidando y acabando con su hábitat y una de las principales razones de esa extinción constante es la baja calidad de la clase política. En algunos países, entre ellos España, la bajeza de sus políticos es de tal envergadura que llevan décadas destrozando el país y arrebatando a sus ciudadanos la prosperidad, la paz, la unidad, la felicidad y la esperanza.

Estamos siendo gobernados por torpes, miserables, mediocres, corruptos y hasta delincuentes y asesinos en serie. Entregar a los políticos tanto poder, sin que ni siquiera podamos pedirles cuentas de sus errores, desmanes y abusos, es un suicidio a escala mundial y una estupidez a la que se debe poner remedio con urgencia, si no queremos acabar con la civilización.

Si alguien cree que este diagnóstico es exagerado, que mire la guerra de Ucrania, las hambrunas de África, las guerras semiclandestinas que se están librando en el mundo, de las que apenas habla la prensa, los países esclavizados por el comunismo y otras doctrinas extremistas y sanguinarias, la destrucción de los valores, las amenazas a las libertades y derechos y los asesinatos impunes de disidentes y personas que molestan la poder.
---



Personajes como Pedro Sánchez y algunos de sus predecesores merecen ser juzgados a la vista de los abusos y daños causados a España.
Personajes como Pedro Sánchez y algunos de sus predecesores merecen ser juzgados a la vista de los abusos y daños causados a España.
Los políticos casi siempre han sido dañinos para los que les pagamos el sueldo, pero en el pasado al menos eran seres brillantes y sobresalientes. Ahora son una insoportable mezcla de basura, corrupción, miseria y estupidez que nos crispan, dividen y hacen infelices.

Una de las mentiras mejor montadas por el poder es el concepto de progreso. Ellos dicen que la Humanidad ha avanzado constantemente, conquistando derechos, libertades y bienestar, y llaman a eso "progreso", pero basta echar un vistazo a la Historia de la Humanidad para descubrir que en muchos aspectos, en lugar de avanzar retrocedemos y perdemos derechos y libertades que hace siglos estaban vigentes. Condenan el feudalismo y el absolutismo, pero ocultan que los gobiernos nunca acapararon tanto poder, privilegios y recursos como en el presente y que nunca antes se les exigió tan poco a los gobernantes.

Dos ejemplos: 1.- los hombres del pasado ejecutaban a los reyes y tiranos cuando no gobernaban bien, pero ahora son los tiranos los que ejecutan a sus adversarios y a los que ponen en peligro su dominio. 2.- Nunca antes, a lo largo de la Historia, el hombre pagó al gobierno tantos impuestos como en el presente.

En algunos países, como en España, esos impuestos superan el 50 por ciento de los ingresos y la cifra final es muy superior si se suman las tasas, el IVA y otros muchos tributos indirectos que nos cobra el poder político. En el Imperio Romano, el hombre pagaba menos del diez por ciento al emperador y el hombre medieval pagaba una décima parte de sus ingresos a la Iglesia y otro tanto a su señor, mucho menos que en el presente.

Las libertades y derechos adquiridos en las ciudades medievales por los artesanos y burgueses eran muy superiores a las actuales. A la guerra se iba casi siempre como voluntario, mientras que ahora vas o te fusilan y los tribunales gozaban de una independencia envidiable, comparados con los de ahora.

Si hablamos de las exigencias y controles al poder político, exceptuando la figura del rey, que era considerado, absurdamente y por culpa de la corrupta Iglesia Católica, como un "enviado de Dios", todos los demás poderes y señores estaban sometidos a leyes que no podían burlarse, leyes que defendían eficazmente a los débiles frente a los fuertes. Los que mandaban tenían que demostrar su valía y el camino hacia el poder, sin ser limpio e igualitario, era decenas de veces más decente que en la actualidad.

Los cargos políticos, en la democracia ateniense, duraban poco y eran todos voluntarios, Aristóteles aconsejaba que, para evitar la corrupción, los cargos durasen un día o, como mucho, usa semana, salvo los de generales supremos de la flota y del ejército, puestos especializados destinados a estrategas consumados, que duraban un año.

En Roma, para hacer carrera política, aunque fueras hijo de senador o de cónsul, tenías que alistarte en las legiones y combatir. Después, tras haber probado tu valor en la batalla, podías iniciar la carrera hacia el poder (Cursus honorum), en la que eras sometido a exámenes exhaustivos, por tribunales independientes, cada vez que ocupabas un cargo.

En el siglo XI (año 1072), Rodrigo Díaz de Vivar, un ciudadano que llegó a ser héroe con el nombre de Cid Campeador, obligó a Alfonso VI el Bravo, rey de León, a jurar que no había tomado parte en el asesinato de su propio hermano, el rey Sancho II de Castilla, quien fue asesinado ante los muros de la ciudad de Zamora, ciudad que se hallaba en manos de su hermana, la infanta Urraca de Zamora. ¿Alguien se imagina que un ciudadano de nuestros tiempos pueda obligar a jurar al rey Felipe VI o a Pedro Sánchez que no tuvieron nada que ver con la corrupción y que no la permitieron en su partido?

Pero quizás el ejemplo más notable de que en muchos aspectos retrocedemos y perdemos lo que fueron conquistas y derechos, hoy laminados por la actual clase política, que es, probablemente, la que menos controles ha padecido en toda la historia de la Humanidad, es la desaparición del llamado "Juicio de Residencia", un sistema férreo de control de políticos y funcionarios que seria providencial y urgente recuperar en estos tiempos de chorizos y sinvergüenzas en el poder para controlar a nuestros políticos actuales y evitar que los desalmados, delincuentes e ineptos lleguen al gobierno y tomen decisiones muchas veces corruptas y alocadas, como ha ocurrido y ocurre en el presente de España.

El Juicio de Residencia fue un procedimiento judicial del derecho castellano e indiano, que consistía en que al término del desempeño de un funcionario público se sometían a revisión sus actuaciones y se escuchaban todos los cargos que hubiese en su contra. El funcionario no podía abandonar el lugar donde había ejercido el cargo, ni asumir otro hasta que concluyese este procedimiento. Generalmente el encargado de dirigir el proceso, llamado juez de residencia, era la persona ya nombrada para sucederle en el cargo. Las sanciones eran variables, aunque frecuentemente consistían en multas.

El juicio de residencia tuvo en la administración indiana una gran importancia, y comprendía a toda clase de funcionarios, desde Virreyes y Presidentes de Audiencia hasta alcaldes y alguaciles.

Todos los virreyes debían pasar su juicio de residencia antes de que tomara posesión del cargo su sucesor, pero en el siglo XVIII estos juicios se realizaban una vez que había regresado a España. En este largo proceso se analizaba el grado de cumplimiento de las instrucciones recibidas a lo largo de su mandato y durante seis meses se investigaba su labor, reuniendo numerosa información a través de diferentes testigos. Otra de las fórmulas empleadas por la Corona para controlar a sus funcionarios, incluido el virrey en su calidad de presidente de la audiencia, era a través de la inspección conocida con el nombre de visita. Efectuada por un visitador, nombrado para el caso por el rey, tenía como fin conocer los abusos cometidos por las autoridades, proponiendo las reformas necesarias.

Toda autoridad que termina de ejercer su cargo debe ser sometida a un juicio de residencia, es decir, las autoridades no se pueden mover de su lugar físico mientras dure una investigación en relación del desempeño. Este juicio es sumario y público. Terminado el juicio, si era positivo, la autoridad podía ascender en el cargo; en cambio, si había cometido cargos, errores o ilegalidades, podía ser sancionado con una multa o la prohibición de por vida de un cargo.

Después de conocer la saludable práctica del "Juicio de Residencia", del que los mequetrefes gobernantes actuales se han librado porque les parecía indigno para una "autoridad" elegida por el pueblo, democráticamente, ¿avanzamos o retrocedemos? Tipos como Zapatero, Rajoy y Sánchez nunca habrían llegado tan lejos con esos juicios vigentes y tal vez tampoco la mayoría de nuestros actuales dirigentes en el planeta.

Francisco Rubiales

- -
Sábado, 26 de Noviembre 2022
Artículo leído 867 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 26/11/2022 11:14

Aunque no creo que sea la intención del artículo mencionar el asunto ecológico, sí que me detendré en él, pues la ecología y el respeto al medio y aunque parezca un contrasentido, fruto de la propaganda, viene de la mano del desarrollo económico.

No se puede pedir respeto al medio a gentes cuya única comida es lo que puedan cazar o calentarse con la leña que puedan conseguir. Eso en otros tiempos era irrelevante, pues la población era escasa, pero en estos tiempos con una población abundante, sí lo es. Y curiosamente vemos que en los países pobres es donde se destruye el medio, mientras que los ricos, se respeta mucho.

Los historiadores de dentro de unos siglos, se preguntarán asombrados como fuimos capaces de soportar y hasta elegir a mediocres de tal calado, es más, es que ni siquiera son mediocres, son directamente tontos con mala leche, que es la peor clase de tonto que existe. Y sin embargo ni siquiera nos hacemos la pregunta de por qué les permitimos la existencia.

Hay un libro de una autora francesa, es más bien un librito, pues creo que no supera las cien páginas y que se titula: Desmontando la Edad Media. Se puede encontrar en la red. En él se desmontan los mitos que nos han hecho tragar desde hace varios siglos, sobre aquellos años oscuros.

En realidad todo se complicó con el Renacimiento, que supuso un volver a la cultura «clásica», pero mostrando los historiadores posteriores las partes positivas o que a ellos les interesaban, dejando las negativas como residuo de la Edad Media. Eso, afortunadamente, en favor de la verdad, está empezando a cambiar. Y este disparate histórico que tenemos, tendrá que cambiar y poner las cosas en su sitio, pero eso ya no lo veremos, al menos los que tenemos algunos años.

El concepto sagrado del 10 % en los impuestos, que se mantiene escrupulosamente en los USA, se olvidó y se pasó a una presión fiscal creciente, justificada por una serie de falacias basadas en el bienestar, que a lo que conducen es al bienestar de la casta.

Los impuestos en Europa son escandalosos, no es de recibo que se pague la quinta parte de todo lo que se compra, en realidad es el 21 % y seguramente en algún país será algo más, frente al 6 % en USA. Luego están los impuestos progresivos a la renta, de forma que los «ricos» pagan casi la mitad de lo que ganan. Pero eso tienen truco, pues en realidad eso afecta a la clase media alta, porque los ricos ya tienen un montón de sistemas para no pagar y lo que pagan, lo cobran con creces a los pobres.

¿Y quienes son la clase media alta, esa que paga el máximo? Pues profesionales brillantes, que al final, acaban por irse a otros países con impuestos más bajos. Pero eso a la casta no le importa, lo compensan subiendo un poco a los de la clase media baja, que no puede huir.

Tengamos el famoso impuesto a la banca. En realidad es una ridiculez, pues creo que son 1 500 millones, que no es nada ante el billón y medio de deuda. ¿Pero acaso alguien piensa que eso lo van a pagar los accionistas de los bancos? Eso lo pagaremos entre todos, pues todos tenemos que usar los bancos, nos guste o no, bastará con subirnos a cada uno un céntimo por operación o así. El gobierno es muy bueno que hace pagar a los bancos. Pero eso lo han venido usando los gobernantes desde que se inventaron los impuestos, aunque el lanar, como de tantas cosas, no lo sabe.

Lo del juicio de residencia lo hemos tocado varias veces y sigo encontrando el mismo defecto: ¿donde encontrar al juzgador imparcial?

Un caso sería el millón que se ha gastado la ministro de igual da en tratar de desprestigiar a Pablo Motos. Y digo tratar porque el hombre la ha puesto en su sitio, es decir en ridículo. Con un buen juez, esa señora tendría que pagar el millón, más una fuerte indemnización y una multa. ¿Pero quién pone le cascabel al gato?



Acabo de cruzarme con la manifa feminista. No estaban todas las que cobran del momio, algunos hombres, pocos ciertamente. Eso sí, se desgañitaban con las consignas.

Por cierto dicen que la televisión de Moreno ha dedicado diez minutos a algo tan vital para la sociedad como es una manifa feminista. Y luego se quejarán si la gente no les vota.

https://www.hispanidad.com/politica/espana/pp-se-despena-por-feminismo-feijoo-se-suicida-por-centro-ibex-ya-busca-relevo_12038624_102.html

La idea es simple: entre un progre y otro progre de conveniencia, la gente votará al progre pata negra, es decir otros cuatro años de sanchismo.

Está bien que ibex busque recambio, pero si no lo encuentra, se conformarán con un gobierno del doctor. Y eso es muy malo, para nosotros, que a ellos les da igual.

https://www.hispanidad.com/politica/internacional/armenia-se-distancia-rusia-su-organizacion-tratado-seguridad-colectiva-la-otan-rusa_12038618_102.html

Esto habla de la dignidad de Armenia, que al no recibir apoyo, se sale del tratado. ¿Pero con quién se aliará ahora? Rusia ha dejado escapar una ocasión. Aunque creo recordar que Armenia coqueteaba con los USA.

Leo que Guinea Ecuatorial y otros países africanos están a la espera de golpes de estado. Lo menciono por lo de Guinea.


Pasmao

El enlace que puso es interesante, si no lo fuera no lo habría puesto, pero creo que las ideologías han muerto. Lo que tenemos son unas izquierdas que viven de un marxismo a la carta y cambiante según les convenga, mientras que las derechas viven en la utopía económica, presumiendo de buenos administradores, pero sin tener ninguna ideología. Con lo cual, los unos viven de una carroña desde que cayó el Muro y los otros ni siquiera se han molestado en hacer nada al respecto.

2.Publicado por mentalmente el 26/11/2022 17:05
Buenas a todos,

Muy interesantes los dos últimos artículos y los comentarios. No tengo nada que objetar al respecto.

Quiero tratar de explicar por qué me interesa tanto la democracia, y desprecio el resto de sistemas políticos. Para mí es como tratar de comparar dos mundos, dos realidades completamente distintas.

El tema, a mi modo de ver, visualmente simple, se complica a la hora de explicarlo con palabras. Y para eso se requiere mucho.

Un sistema no democrático siempre va a depender de un elemento externo o parcial de dicha sociedad. Dicho elemento es susceptible a modificaciones. La decisión corresponde a una parte, pequeña o grande, de la sociedad, y sin estar en pleno uso de sus capacidades, limitada por las circunstancias que obligan a determinadas estructuras de poder.

La consecuencia es que el poder fáctico siempre será algún tipo de jerarquía cambiante o más o menos estable, por lo que siempre será del mismo tipo: lo que yo llamo "un gobierno tradicional".

Y eso es inestable e incompatible a largo plazo con el mismo ecosistema natural.

El poder siempre se ha ejercido más o menos de la misma manera, y siempre minorías poderosas dominan en cierta manera a mayorías, por mucho que cambie el sistema. Las leyes, etc.

Todos los gobiernos que existen y han existido antes son tradicionales.

La democracia sin embargo, llevaría a un cambio significativo, porque lleva a querer cambiar el poder tradicional. Creando un poder nuevo basado en un tipo de conexión/comunicación nueva entre las personas. Uno a muchos y muchos a uno.

De este poder nuevo, nace de la intercomunicación útil e inteligente de las personas, como resultado, el resto de poderes de siempre: dinero, armas, miedo, manipulación, tentaciones,etc. quedan en un segundo plano, y además poco a poco dejan de interesarle a nadie.

Primero, porque no pueden llegar si quiera a rasguñar este nuevo poder.

Segundo, porque la gente tampoco quiere recurrir a ese poder. Esa nueva conexión entre el ciudadano y la masa, cambia también la manera de pensar, y se encuentra un camino más corto y satisfactorio a cualquier problema, empezando por los de ámbito general, pero afectando a muchos problemas particulares también.

Porque la solución a los problemas están en la organización. En el poder tradicional, hay una división entre el que ejerce el poder y el que le sirve. Esa división crea toda clase de elementos contradictorios, y residuos.

Hacer que coincida el gobierno con el gobernado crea posibilidades nuevas. No permite controlar lo que se decide a terceros, o a priori, pero aumenta la posibilidad de aplicación y efectiva, lo que se haya decidido.

Aquello que se decide se aplica con un sentido de identidad colectiva que es tangible y consciente, a diferencia del actual, que es un sentido de identidad aprendido, proyectado, fruto de las leyes, la cultura y la historia.

No cambia todo, la democracia no necesariamente cambia las estructuras políticas, lo más probable es que haga que funcionen distinto progresivamente, haciendo que ocupen funciones útiles dentro del enjambre de la toma de decisiones permanente.

No es un poder revolucionario que cambia las cosas de repente, no. Ni siquiera cambia las leyes o un gobierno directamente.

Lo que cambia, primero de todo, es a las personas, haciendo que sean conscientes colectivamente. Y eso luego se traduce en cambios en todo lo demás. Porque el camino a la resolución de problemas ha cambiado y por la comunicación, organización, libertad política, se logra un camino seguro y estable.

Es un poder blando, constituido por todo lo que ya es la sociedad, y que poco a poco se convierte en el poder fundamental. Nace de la comunicación. En esto se parece al orden social que establece la cultura, pero la cultura no se decide, es una herencia y se contribuye a ella. Y la cultura no puede decidir nada concreto por sí misma, no tiene un representante, no tiene un programa, etc. La cultura no hace nada por sí misma.

Podría hacerse un paralelismo, la democracia sería como si la cultura de un pueblo, de una nación, además de existir, tuviera capacidad de pensar y actuar. Cosa que hace a través de las personas como resultado de sus interacciones inteligentes con el grupo.

Un saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros