Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

EL NAZI-FASCISMO Y EL SOCIAL-COMUNISMO SON LAS DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA


Nota

Fascismo y socialismo son las dos fauces de la misma fiera liberticida, salvaje e inhumana.

Todo socialismo, cuando evoluciona, se transforma en un tipo de fascismo. Así ocurrió con Hitler, Mussolini y otros muchos.

Nuestro artículo de hoy demuestra que Hitler y Stalin eran almas gemelas y que el fascismo es siempre una evolución perversa del socialismo.
—-



Adolf Hitler pensaba que sus diferencias con los comunistas eran más tácticas que ideológicas.

Pese a que una grandísima mayoría de personas lo ignoren, el tradicional enfrentamiento -la ignorancia incita al miedo, el miedo al odio y el odio a la violencia- y el tremendo rechazo que se profesan los partidarios de una u otra forma de totalitarismo liberticida, la confrontación entre nazifascismo y marxismo en sus múltiples formas es como las guerras de religión, sean cuales sean las diversas religiones suelen ser muy afines (aunque sus dirigentes lo nieguen) y lo que hay siempre en disputa son sus potenciales clientes… Cuando uno logra hacerse oír entre los unos o los otros, inmediatamente se descolocan y perturban. ¿Cómo voy a ser igual que mi enemigo?, se preguntan, y arremeterán rabiosos contra quien los desenmascare, acusándole de agente encubierto de la secta contraria y le lanzarán todo tipo de improperios no importándoles si son zafiedades. Lo que nunca puede uno esperar de ellos es que traten de rebatir con argumentos medianamente racionales; obviamente recurrirán a la falacia ad hominen y similares…

Pues sí, hablar del nazifascismo hace inevitable hablar de Hitler. ¿Fue realmente socialista? Hermann Rauschning, -autor de «Conversaciones con Hitler»– que coqueteó mucho tiempo con el nazismo para luego abandonarlo y denunciarlo, conoció bien a Hitler antes de 1933 y cuenta cómo éste se sentía en deuda con la tradición marxista. Hitler leyó y estudió bien los textos marxistas como estudiante antes de la I Guerra Mundial. Llegó a creer, según sus palabras, que el error de la República de Weimar era que sus políticos no conocían a Marx.

Pensar que el nazismo era contrario al socialismo porque los socialistas y comunistas formaban parte de otros partidos, es lo mismo que pensar que dos tendencias opuestas deno de un mismo partido representan ideologías opuestas. Obviamente, puede haber múltiples partidos con una ideología igual o semejante, existiendo matices o diferencias que en lo fundamental no cambian esta afirmación. Hitler pensaba que sus diferencias con los comunistas eran más tácticas que ideológicas. Él creía que era su nacional socialismo, que “sólo competía con el marxismo en su propio terreno”, el encargado de llevar a la práctica la mayoría de sus ideas.

La limpieza étnica que fue parte esencial del programa nazi también lo era de la ideología socialista marxista. Bernard Shaw dio la bienvenida a la política de exterminios de la Unión Soviética. La socialista británica Beatrice Webb hizo exactamente lo mismo refiriéndose al genocidio soviético cuando remarcó que «no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos». En 1935, el gobierno sueco socialista comenzó un programa eugenésico de esterilización. Hitler era consciente de la profunda inclinación del socialismo por el exterminio, y así en 1920 afirmó en Múnich que “¿Cómo, siendo socialista, puedes no ser antisemita?”. Desde la época de Engels hasta aquel entonces todos los defensores del genocidio se autotitulaban socialistas.

Mussolini llegó a decir de uno de los mayores economistas para los políticos socialistas, John Maynard Keynes, que “el fascismo está enteramente de acuerdo con el pequeño libro de Keynes El final del Laissez-Faire, y que podría servir como una introducción a la economía fascista. Hay poco que cuestionar de éste y mucho que aplaudir”.

El Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes, el partido nazi alemán, fue realmente un pionero en implantar programas políticos y económicos socialistas. En 1933 Hitler encargó a Erich Hilgenfeldt la prohibición de organizaciones de caridad privada para que el Estado asumiera en exclusiva toda la labor de ayuda a los necesitados. El Bienestar Nacional Socialista del Pueblo (NSV), la organización encargada de desarrollar e implantar los programas de ‘bienestar socialista’ fue en realidad quizás la más importante dentro del partido nazi. Así, los nazis crearon seguros estatales para personas mayores, complementos salariales para alquiler, para desempleados, para personas con discapacidades, seguros sanitarios, residencias para ancianos… Dentro de la NSV destacaba, por ejemplo, la Oficina para Bienestar Especial e Institucional que ayudaba desde el Estado a ancianos, alcohólicos y personas sin hogar. Incluso había una Oficina también para ayudar a los jóvenes. Todos los programas socialistas nazis se vieron como un intento de reforzar la idea de colectivo y dejar atrás el individualismo y libertad de los regímenes liberales.

No está de más recordarles a las víctimas de las leyes educativas “progresistas” y demás desinformados e analfabetos que, las diversas formas de fascismo fueron vencidas el siglo pasado, en la segunda guerra mundial…

La gente de izquierda ve fascistas por todos lados, excepto cuando se miran al espejo.

Ya indicó George Orwell que, así denominan los izquierdistas a todo lo que les disgusta. Los que cuando hablan de sí mismos se hacen llamar “progresistas”, llaman fascista a quien diga algo que no les agrade, ya sea acerca del “calentamiento global”, acerca del feminismo, acerca de los homosexuales, acerca del Islam, acerca de… excepto “curiosamente” si alguien ataca a los judíos y al Estado de Israel.

Si alguien dice que es partidario de que la enseñanza no sea estatal, que sea libre y privada, entonces será llamado fascista, cuando el fascismo está a favor de la enseñanza institucionalizada, no privada.

Pero, si hay algo especialmente sorprendente (producto de la ignorancia, claro) es que los progres digan que el fascismo y el nazismo son de derechas.

Fascistas y socialistas (y comunistas) pueden odiarse mutuamente, pero aunque parezca mentira es mucho más lo que los une que lo que los separa.

Para empezar, ambas doctrinas son antiliberales, son contrarias a la economía de libre mercado y a la democracia liberal.

La búsqueda de la “tercera vía” entre economía de libre mercado e intervencionismo estatal, aunque los progres lo presenten como algo novedoso, y como seña de identidad del socialismo, de la socialdemocracia, ya era una cuestión que planteaba el fascismo italiano en los años veinte y treinta del siglo pasado. Y si hablamos de campañas “progresistas” contra el consumo de tabaco, o la “defensa de los animales”, el llamado “animalismo” ya estaban incluidos en el credo y el proyecto de Adolf Hitler.

No existe ningún fascismo de derechas, liberal-conservador, todo fascismo es progresista, aunque al contrario que el comunismo no pretenda (tampoco la socialdemocracia) acabar plenamente con la economía de libre mercado, y no se plantee la eliminación de la propiedad privada de los medios de producción, sí persigue una economía intervenida por el estado, planificada y redistributiva, un régimen político y económico en el que los ciudadanos mantengan la propiedad y la libertad pero con grandes restricciones, y siempre supeditadas a la colectividad. No es casualidad el trasiego de fascistas hacia el socialismo, y viceversa. Tanto Mussolini como Hitler se declararon abiertamente “socialistas”, y partían de un diagnóstico claramente marxista. Lo mismo se puede decir del trasiego de socialistas hacia el falangismo en España, y viceversa.

El programa de gobierno fascista (también el nacionalsocialista) incluía limitar la jornada laboral, implantar salario mínimo interprofesional, enseñanza pública y laica, sanidad pública, reforma agraria, pensiones públicas y muchas más propuestas hoy llamadas progresista, derechos sociales, y propias del “estado de bienestar”.

También, el fascismo (y nacionalsocialismo) pretendían crear un “nuevo país”, un hombre –y una mujer- nuevos, una nueva sociedad.

No es de extrañar que Lenin mostrara públicamente sus simpatías hacia Benito Mussolini.

Tampoco podemos olvidar que Adolf Hitler era abiertamente anticapitalista, despreciaba a la burguesía. Y tanto los nazis como los fascistas alabaron al Roosevelt y su New Deal por sus políticas intervencionistas y antiliberales.

“En todas partes hay cosas artificiales, la comida está adulterada y repleta de ingredientes que supuestamente hacen que se conserve más tiempo, o tenga mejor aspecto o parezca enriquecida, o lo que sea que los anunciante quieran que creamos… Estamos en manos de las empresas de alimentación cuyo poder publicitario y económico les permite prescribir lo que podemos comer y lo que no podemos comer… tomaremos medidas enérgicas para impedir que la industria alimentaria destruya a nuestro pueblo”.

Estas palabras serían perfectamente subscritas por cualquier ecologista, progre, de la “izquierda alternativa” ¿Verdad?

Pues, son nada más y nada menos que de Heinrich Himmler, Ministro del Interior del régimen nazi, jefe de las SS, y de la Gestapo….

Hitler hubiera prohibido las corridas de toros, tal cual hizo con la caza del zorro, afirmando que en su “nueva Alemania” no cabía la crueldad hacia los animales.

Igual que los actuales izquierdistas, los fascistas y los nazis eran enemigos de la institución familiar y de la religión… en la misma dirección de la “corrección política” de la izquierda española.

Fascistas, comunistas, nacionalsocialistas, nacionalistas coinciden en supeditar al individuo, al ciudadano a la colectividad, al grupo, al “bien común”, puede que estén enfrentados los unos con los otros, pero todos coinciden una cuestión: son antiliberales, liberticidas, totalitarios. Muchos son los que han calificado a la socialdemocracia como característica de comunistas “con paciencia”, sin prisas.

Tal como indica Jonah Goldberg en su libro “Liberal Fascism”, traducido a la lengua española como “El fascismo progresista”, el nuevo progresista es un profundo estatista, representa un nuevo fascismo generado en una cultura política democrática pero con unos ingredientes ideológicos de izquierdas y alternativos (comunitarismo, sindicalismo, multiculturalismo, new age, buenismo, corrección política) que contribuyen a acentuar la sumisión o el conformismo progresista, integrador y autoritario. Lo más característico del progresismo fascista quizás sea “la creencia estridente de que cualquiera que defienda la superioridad de una concepción moral, forma de vida o tipo humano distintivos” ha de ser elitista, antidemocrático e inmoral.

Insisto: para quienes se ubican en la izquierda, fascista es casi todo aquel que no piensa como ellos.

Este vocablo lo utilizan para nombrar a gente de derechas, de extrema derecha e incluso en algunas ocasiones a terroristas de difícil ubicación “ideológica”, aunque ellos mismos se sitúen en la izquierda más irracional y fanática. Para un individuo “progresista” (palabra de la cual se han acabado apropiando) fascista es lo peor de lo peor, lo más malvado, mezquino, terrible que se puede ser (bueno, también están entre los malvados los pro-israelíes y pro-norteamericanos).

Por supuesto, la mayoría de quienes tienden a etiquetar de fascista a los que no piensan como ellos, ignoran todo o casi todo acerca de fascismo; por no saber, no saben quién fue Benito Mussolini, y menos que era un socialista italiano desencantado por la sumisión del socialismo europeo a la internacional pro-soviética y que, allá por 1.919 propugnaba un estado fuerte basado en la dictadura de un partido único (muy parecido a que lo que proponía el socialismo entonces, como en España el PSOE). Aunque no era partidario de la “dictadura del proletariado” que propone el marxismo-leninismo en sus múltiples variantes, su programa económico, sin embargo, era muy similar, y como el marxismo-leninismo proponía la creación de un estado fuerte, intervencionista, con grandes empresas públicas, banca nacionalizada, obras públicas a mansalva y emprender medidas para la protección de los trabajadores.

De estos mismos objetivos participaba también el partido fundado por un tal Adolfo Hitler con el nombre de Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes. Aunque, como bien sabe cualquiera que haya estudiado Historia del siglo XX, en el caso alemán además de la exaltación nacionalista se fomentó el racismo. Tanto el régimen de Mussolini como el de Adolf Hitler eran imperialistas, y cada cual por su cuenta acabó invadiendo diversos países: Abisinia, Checoslovaquia, Austria, Hungría y finalmente Polonia.

Los nazis y los fascistas no decidieron ser aliados hasta que Alemania invadió Francia. Cuando se inicia la Segunda Guerra Mundial, tras la invasión de Polonia por parte del ejército hitleriano la Alemania Nazi era aliada de la Rusia Comunista. Entre Hitler y Stalin se repartieron Polonia, y como consecuencia de esa invasión los rusos fusilaron en Katyn a varios miles de oficiales polacos y acabaron con la élite intelectual, empresarial, política de la Polonia de entonces…

Así que, a ver si os enteráis de una vez los desinformados, ignorantes y víctimas de las leyes educativas “progresistas”, y os queda claro que los únicos estados fascistas que han existido, fueron derrotados por democracias occidentales gobernadas en algunos casos por jefes de gobierno de derechas (como era el caso de Gran Bretaña, entonces gobernada por Winston Churchill).

Por supuesto, que no podemos olvidar la intervención rusa en esta guerra, pero ésta fue sobre todo defensiva hasta que la Unión Soviética acabó invadiendo Alemania en 1945…

Y ya para terminar: Si alguien que tilda a otra persona de “fascista” lo hace porque esa persona participa de la idea de que lo mejor es el libre mercado, la estricta separación de poderes, el gobierno limitado y la moralidad tradicional, incluyendo influencias religiosas, entonces está incurriendo en un absoluto error, una tremenda estupidez, pues los fascistas (como los nazis) se opusieron a todo ello, tal como hacen hoy quienes se hacen llamar de izquierdas.

No hay nada más alejado de la derecha, de ser liberal-conservador, que el fascismo.

Carlos Aurelio Caldito Aunión
(Artículo cedido por "Voz Ibérica" (Nueva Época)

- -
Lunes, 29 de Enero 2024
Artículo leído 1199 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 29/01/2024 11:43

Hoy no estoy muy fino y tal vez no lo haya visto, pero el artículo no tiene firma.

No me voy a extender mucho, porque como digo, no me encuentro bien, nada serio, pero sí lo suficiente como para estar un poco espeso.

Hace muchos años leí que la evolución del socialismo tiene dos vertientes: hacia el comunismo y hacia el fascismo. En ninguno de los dos casos dejan de ser socialistas.

Lo que despistó históricamente fue que las democracias liberales se unieron a los comunistas en la IIGM y eso ha conducido a pensar que son sistemas contrarios, cuando son dos caras del mismo sistema. Y luego está que los marxistas necesitaban alguien a quién odiar y los fascismos les resultaban perfectos, aparte que si los capitalistas pusieron el dinero para la revolución, no era cosa de criticarlos.

Los fascistas y los marxistas coinciden en muchas cosas, pero quizá la más característica sea como señala) el odio al liberalismo. Cosa natural pues el libre mercado choca frontalmente con sus ideas económicas y no económicas, pues a ambos sistemas les repugna la libertad del individuo. Lo más intolerable para ellos es que la persona piense lo que le dé la gana. Y de hecho el lavado de cerebro a que nos someten los medios, va en ese sentido.

De todas formas, la sociedad española está muy impregnada de socialismo o fascismo, tanto da. Sería muy interesante poner de manifiesto las creencias arraigadas de la gente y que no tienen más base que las ideas marxistas.


2.Publicado por mentalmente el 29/01/2024 11:56
Buenas a todos,

Una característica de los socialistas es su facilidad para cambiar de opinión. Esto se debe a que buscan un resultado, no les importa cómo llegar hasta él. En un momento piensan que les conviene decir o hacer una cosa y en otro, otra.

Esta es la principal diferencia con el liberalismo. El liberalismo defiende unos principios de orden social, que se pueden implantar inmediatamente. Mientras que el socialismo busca un resultado en la sociedad y que es a muy largo plazo.

Las diversas ideologías y formas de pensamiento en el mundo se pueden categorizar según una preponderancia de principios o de propósitos. Encajando mejor en una u otra tendencia.

Hay dos corrientes socialdemócratas, siendo una de raíces liberales y otra socialista. La historia demuestra que la que tiene preponderancia de raíces liberales ha demostrado más resultados positivos para la ciudadanía.

Esto apunta a que los fines que persigue el socialismo requieren, la ausencia de imposición y conspiración, como vienen haciendo todos los socialistas.

El progreso sucede cuando hay libertad y el ciudadano se expresa y asocia libremente, y no cuando se le impone un pensamiento, una elección y una asociación.

Por esto, yo tengo claro que los principios de orden social son más importantes políticamente que los resultados sociales a perseguir.

Los resultados son importantes socialmente y culturalmente, y los políticos ahí solo tienen la responsabilidad de evitar la ingeniería social, la intoxicación y la subvención dirigida. Cosa que no han hecho nunca ni unos ni otros.

Por cosas como está es que el liberalismo requiere una reforma, cuando no defiende las naciones de la presión migratoria ni de la ingeniería social, no defiende la libertad.

Las ideologías tienden a hacer daño porque se usan como excusas para el mal, un mundo sin ideologías es un mundo sin engaños. Los gobiernos deben defender aquellos elementos mínimos que el pueblo espera de ellos que están al margen de toda ideología. Como es la defensa de la patria.

Un saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros