Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos



Información y Opinión

Una parte importante de la juventud española es decepcionante, irresponsable y peligrosa


Nota

Entre el Estado y nosotros, padres y abuelos de hoy, hemos criado una juventud irresponsable, hedonista, reñida con el esfuerzo, más adicta al subsidio que al trabajo e incapaz de ser rigurosa y disciplinada. No toda la juventud española es un fracaso, pero sí lo es una parte importante de la misma, quizás la mayoría. Esa juventud es la que está realizando dos fechorías de gran calado que marcarán el destino de España y que tal vez la hundan en la pobreza: por una parte sostiene con sus votos el comunismo y el socialismo radical y antidemocrático que hoy está gobernando, y por otra está resucitando, con su indisciplina, botellones y falta de responsabilidad, al coronavirus, al que teníamos casi doblegado gracias al gran esfuerzo colectivo del confinamiento brutal y a la casi total parálisis de la economía.
---



Botellones y fiestas sin mascarillas, la nueva normalidad de los jóvenes descerebrados españoles
Botellones y fiestas sin mascarillas, la nueva normalidad de los jóvenes descerebrados españoles
El Estado y las familias, junto con esos jóvenes inmaduros y escasos de valores, son los culpables del desastre. El Estado, en manos de partidos políticos corruptos y plagados de mediocres y ladrones, ha procurado, desde hace décadas, embrutecer a las nuevas generaciones, privarlas de la capacidad de pensar y aborregarlas mediante un inmoral y sucio adoctrinamiento televisivo, al mismo tiempo que llenaba las escuelas, institutos y universidades de comisarios políticos que imponían una formación sin esfuerzo, la perdida de autoridad de los maestros y profesores y un ambiente que toleraba todos los excesos y que aprobaba a los alumnos sin exigirles demasiado. El objetivo bastardo y miserable de los gobiernos españoles ha sido criar borregos fáciles de dominar desde el poder, no a ciudadanos responsables capaces de pensar en libertad y de ser exigentes con el poder.

Las familias, por su parte, han colaborado eficientemente en ese profundo deterioro moral y educativos de las nuevas generaciones, a las que se ha mimado en exceso y no se les ha sabido inculcar y transmitir valores tan sólidos como la responsabilidad, el esfuerzo, la lealtad, el respeto y la libertad democrática, entendida como convivencia en paz y cooperación.

Esos jóvenes son los que llegaban a casa en la madrugada, en silencio, para sus padres no descubrieran que venían borrachos y cargados de drogas. Los padres colaboraban en ese deterioro, llenos de cobardía y sin enfrentarse a sus hijos, permitiendo que millones de jóvenes vivieran la noche y la madrugada en un ambiente libertino y descontrolado, en el que el alcohol, la droga y el sexo fácil tenían demasiado protagonismo.

El resultado de esa gran conspiración de políticos miserables y padres cobardes y permisivos ha sido letal. Generaciones de jóvenes que poseen títulos universitarios y oficios demasiado fáciles de conseguir, teóricamente preparados para competir en la vida, pero realmente llenos de deficiencias y carencias que los convirtieron en un ejercito de ineptos, inútiles y viciosos, preparados sobre todo para ser esclavos.

Muchos de esos jóvenes son expertos en botellones y trifulcas, los que reparten hamburguesas y hacen de camareros por toda Europa, muchos de ellos con títulos universitarios en el bolsillo, los que sueñan con ser funcionarios mejor que emprendedores, los que huyen del trabajo competitivo y los que en estos días están resucitando el coronavirus porque son incapaces de usar mascarillas, de guardar la distancia de seguridad y de cuidar a la sociedad de una pandemia que, por culpa de sus carencias y escaso valor cívico, vuelve a infectar a España, paralizando de nuevo la economía y conduciendo al país hacia la ruina y la muerte en masa.

Las generaciones de padres y abuelos de hoy se sienten orgullosas de haber protagonizado el despegue económico y la modernización de España, dentro de un sistema de libertades y derechos al que llamamos "democracia", pero también tenemos una cuota elevada de culpa por haber consentido y colaborado en la formación de multitudes de jóvenes capados y deficientes para la modernidad, fracasados en potencia, con escasa capacidad para ser libres, social y políticamente irresponsables, adictos a los sunsidios y ayudas del Estado y culpables de votar en las urnas a políticos tiranos y esclavizadores profesionales que nos conducen hacia la ruina y el fracaso como nación.

Francisco Rubiales


- -
Lunes, 20 de Julio 2020
Artículo leído 1335 veces




Comentarios:

1.Publicado por Arcoiris el 20/07/2020 09:27
Puedo estar equivocado, pero es lo cierto que se me enseñó, y mi práctica profesional nunca lo contradijo, que hay actitudes sociales y comportamientos que sólo se aprenden y asumen en los primeros meses de la vida y que, posteriormente, suelen rechazarse como insufribles. Ejemplos. la obediencia a los padres y sus equivalentes simbólicos (maestro, policía, jefe, etc.) De otra parte, tengo para mí que la familia "antigua", en contraposición a la "moderna" o "progre" de un único hijo, absolutista y heliocéntrico, casi inevitablemente, era una insustituible escuela para materias como el trabajo en común, el sacrificio, la empatía, el respeto para el otro sexo, el compromiso con el progreso del grupo, etc. No me trago que los padres sean los culpables sino, ellos a su vez, otras víctimas más del ¿cómo lo diríamos? ¿Estado? ¿Sistema? Por que ¿se ofrecen a las jóvenes parejas las condiciones para crear las familias e individuos más aptos para su felicidad personal y para el provecho de la colectividad o son otros los objetivos que mueven a esas grandes empresas de concesión de chollos en que se han convertido nuestros partidos políticos y sus lactantes profesionales?

2.Publicado por vanlop el 20/07/2020 09:42

Hay un hecho que se repite en todas partes. El abuelo se mata trabajando, el hijo disfruta de ese trabajo y el nieto es un perfecto inútil, que además no tiene dinero porque su padre se lo gastó. Y eso ocurre en todos los aspectos de la vida. Los abuelos son frugales y ordenados, los hijos ya se permiten ciertas licencias y los nietos, ya son incapaces de distinguir el bien del mal.

Pero para eso está la sociedad. La sociedad no puede permitirse gente que no tenga ciertos valores comunes y que la hacen viable y reprime a los disidentes. De todas formas, las sociedades se degradan y acaban hundiéndose, pero antes solían tardar siglos.

Pero si lo primero que nos inculcan es que debemos luchar contra la sociedad represiva, está claro que se eliminan los mecanismos que tiene para defenderse y en un par de generaciones, la sociedad colapsa.

Y eso es lo que se ha fomentado desde le poder, cierto que ya la sociedad, al enriquecerse tenía tendencias suicidas, pero desde el régimen se estimulaba el orden. Fueron los gobiernos de la 'democracia' los que han estimulado el hedonismo. Naturalmente es un mensaje que cala con facilidad ¿a quién no le gusta que le digan que trabajar es de tontos?

Ayer decía que uno no debe ser más grande de lo que es. Creo que la sociedad ha hecho lo contrario, Como dicen en mi pueblo, ha estirado la pata más lejos de donde llega. Tenemos unas universidades llenas de gente que no sabe lo que hace allí y luego salen con unos títulos que no sirven y tienen que recurrir a buscarse la vida donde pueden y en lo que pueden.

No es posible que el porcentaje de universitarios sea le más grande, con diferencia, de Europa y tal vez del mundo. Cierto que no hay muchos sitios donde un veinteañero pueda trabajar, pero eso es culpa de una sociedad que no quiere esfuerzos ni riesgos, empezando, naturalmente por los que mandan, que están ahí para orientar y dirigir. Pero también es culpa del común de la gente que no arriesga en montar empresas.

Cuando hice el servicio militar, conocí a mucha gente de Barcelona. El porcentaje de universitarios allí era mucho menor que de donde yo venía y es que el trabajo era muy fácil, todos los que llegaban a los 16 años podían trabajar con un sueldo decente, por tanto, a la universidad iban los que tenían gana y capacidad. Luego se desmanteló la industria y en Barcelona la gente fue a la universidad como en todas partes.

Tampoco debemos sorprendernos de la actitud de los jóvenes. Estamos en una sociedad permisiva e incluso estimulante del placer, entre otras cosas porque eso deja mucho dinero a cierta gente. La cosa empezó hace mucho. Los padres, que ya tenían dinero, le permitieron a sus hijos pequeños placeres que ellos no tuvieron, esos hijos permiten a los suyos todo lo que quieran, no sea que se traumaticen o algo.

¿Recuerdan la ruta del bakalao? Pues ahora tenemos los hijos de aquellos. No podemos pensar que los hijos puedan ser mejores que los padres.

Esta degeneración social es un caso típico de "entre todos la mataron y ella sola se murió".

La solución: la de siempre, un gran trauma, en donde la gente tenga que ser buena o morir y en muchos caso sólo morir.

Leí que un joven, no sé en qué país fue a contagiarse para ver como es la enfermedad. Y lo logró, pero no podrá contar su experiencia a nadie. No se ha perdido gran cosa.

Hace unos días ha terminado la selectividad o como se llame. Los interesados se han montado sus fiestas como siempre y los padres, se han mostrado comprensivos. Pero eso es un disparate, no por ellos, sino porque muchos conviven con los abuelos o incluso muchos padres son personal de riesgo. Ni ellos han pensado en eso ni los padres se han atrevido a decírselo.

Pues esto es lo que hay.


Pasmao

Solo insistir en lo que dice sobre Holanda, al respecto del tipo de sociedad que tienen y que no mencioné. Lo cierto es que debe ser bastante asquito vivir allí, especialmente si eres viejo sin familia. De hecho hay una cantidad grande de viejos que mueren en sus casas, solos y los encuentran a los varios días, porque al llegar a cierta edad ya no vas al hospital porque sabes que no vas a salir por tu pié, aunque vayas con un resfriado.

Sin embargo no hacen nada para corregir eso. Lo que no debe extrañarnos pues nosotros votamos a nuestros verdugos sin el menor empacho. Se trata de la austeridad calvinista. Son eficientes, hasta cierto punto, pues también tienen su déficit y su deuda, pero la sociedad es un asco para vivir.

3.Publicado por Arcoiris el 20/07/2020 18:19
Un señor que, para aliviarse un cuesco, toma un avión, que pagamos nosotros, le exige dinero, en aras a la empatía, a la solidaridad y a no sé qué otras alusiones laicas, a un PM que va a trabajar por su país en bicicleta. "Plat pays", de acuerdo, pero en bici. Queremos tener más trenes rápidos, más aves que nadie, más autopistas que todos los países del mundo mundial juntos, más obras públicas, que es de donde se puede zaplanear a modo (Mohamed, que por entonces tenía una cuadrilla de albañiles, calculaba que el metro cuadrado de las nuevas aceras de la plaza de Lesseps saldría por el millón de euros. "Si yo, que soy un pececito tan pequeño, me llevo tanto, ¿qué ganarán los peces gordos?", decía al volante de su furgoneta). En definitiva, queremos más pasta, que los platos rotos, la deuda pública, los pagarán nuestros fans, que tanto nos aman.Los países frugales son la peste, está claro.

4.Publicado por pasmao el 20/07/2020 18:26
Efectivamente Don Francisco

Hay algo sobre lo que no visto ninguna reflexión:

En los protocolos sanitarios esos, los triajes, donde se margina a las personas mayores y se prioriza a los jóvenes. Se sobrentiendo que se prioriza a los jóvenes porque van a tener mas años de vida y serán el futuro sostén de la sociedad.

Sólo que viendo el panorama a saber que vida van a tener esos jóvenes y que sostén de la sociedad van a suponer.

Por lo pronto se deberá de hacer una lista donde a todos los que pillarán haciendo botellones y similar:

- Que estuvieran los últimos (después del último señor de 90 años o mas) a la hora de ocupar camas de hospital o de UCIs. ¿Si no se cuidan ellos porque hay que priorizarlos en el sistema?

- Que se les retiren y denieguen cualquier tipo de ayudas, becas, etc

Por lo demás ya he visto la imagen de Pedro el sepulturero sin mascarilla, rodeado de líderes Uropeos (Merkell, Macrón, el de Holanda..) que si la llevaban. Si dicho personaje es capaz de hacer eso cuando va a auna reunión a pedir que no será cuando tenga el poder de repartir.

Deseo firmente que esas reuniones Uropeas no salga ni un € para España.

Es lo mejor que nos podría pasar.

Un cordial saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros