Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

Se puede y se debe prescindir del Estado, que debe ser abolido


Nota

Cuando se plantea la necesidad de abolir el Estado por ser asesino, ineficaz, injusto, corrupto, derrochador y el gran obstáculo para el progreso y la justicia, surge siempre la misma falsa objeción: "Es imposible vivir sin Estado".

Los defensores del Estado, que son todavía una inmensa mayoría, aseguran que sin Estado la violencia se dispararía, las grandes empresas se volverán contra la pobre población, los Estados extranjeros invadirán los territorios libres; los vecinos opulentos saquearán a los indefensos y débiles, etc.. Todas esas objeciones son la consecuencia de milenios de propaganda de los dueños del mundo, que aseguran una y otra vez que sin la autoridad del Estado el mundo perecería.
---



Nosotros afirmamos que no sólo no perecería sino que funcionaría mejor en todos y cada uno de los capítulos y actividades. Los partidos políticos, considerados por muchos expertos como los mayores obstáculos para el progreso y el buen funcionamiento de la sociedad, no tendrían sentido porque ya no podrían cumplir su único objetivo real, que es repartirse el poder, los privilegios, el dinero y todo el botín del Estado, La economía iría mejor porque los pueblos no tendrían que financiar esos estados monstruosos e innecesarios que montan los partidos para colocar y premiar a los suyos, creando legiones enteras de funcionarios y contratado innecesarios, casi todos ociosos porque no son necesarios. Los impuestos bajarían y se reducirían hasta niveles que hoy parecerían increíbles, pero que la Historia ha demostrado que son posibles. En la misma España, el régimen de Franco demostró que un país puede prosperar a ritmo de vértigos, crecer año tras año y convertirse en la novena potencia industrial del mundo sin apenas cobrar impuestos.

En el ámbito de la Justicia seguiría habiendo crimen en una sociedad sin Estado, pero serían menos frecuentes, como John Lott ha demostrado reuniendo datos de los últimos 100 años de USA. Habida cuenta de que siempre existe gente mala, necesitamos un sistema de tribunales, pero los jueces dejarían de estar politizados y en lugar de servir a los partidos y a sus corruptelas y abusos, servirían a los ciudadanos y a la sociedad.

Las leyes serían las que el pueblo demandara y necesitara, no las que interesan a los partidos y a los políticos, como ocurre bajo el Estado.

La policía privada ha demostrado ser mucho más eficaz frente al crimen que la estatal. Las estadísticas en Estados Unidos son evidentes y en otros países también. Lo mismo curre con los militares. Dicen que hay que tener un Ejército pagado con nuestros impuestos para defendernos de países enemigos, que nos invadirían, pero los ejércitos son fácilmente sustituibles por compañías privadas, financiadas por el sistema de seguros, que cuidarían con eficacia de la nación.

Sin las licencias estatales, restricciones al comercio, regulaciones impuestas por el gobierno central y otros diques a los empresarios, habría más empresas para ofrecer servicios y para generar empleo y riqueza. Con los impuestos bajos y sin las trabas absurdas de los estados, la economía convertiría la prosperidad en su caldo de cultivo natural y permanente.

Suprimir el Estado es fácil, pero hay que desearlo y plasmarlo en unas pocas leyes. El concepto Estado sería sustituido por el de Comunidad y sería la propia comunidad la que se gobernaría, tras elegir a un número reducido de ciudadanos libres y de probadas virtudes y valores para que ejercieran como administradores, sin partidos políticos y sin compromisos y servidumbres, devolviendo a la política su perdido sentido de "servicio al pueblo".

No existe un sólo ámbito donde pueda demostrarse que el Estado es imprescindible y hay miles de razones y argumentos que prueban que el Estado, como está funcionando ahora, es tan absurdo, ineficaz y criminal que debe ser abolido con urgencia.

El punto de partida para abolir el Estado y sustituirlo por una comunidad de ciudadanos autogestionada es la suposición de que la gente es fundamentalmente buena, en lugar de creer que es "fundamentalmente mala", como hace el Estado, que gestiona el poder en base a castigos, sin jamás premiar la virtud, el acierto y los servicios prestados a la comunidad. Bastaría poner delante de nuestro actual mundo el cristal de que el hombre es bueno y puede aprender, con la ayuda de los demás, a ser mejor, para que se abriera un horizonte hermoso e ilusionante que nada tiene que ver con la pocilga de corrupciones, odias, envidias, revanchas, castigos, mentiras y miedos que constituyen la espina dorsal de ese monstruo asesino, manirroto, cruel y demente que nos congrega y gobierna, al que llaman "Estado".

Estoy convencido de que el Estado será abolido, aunque esa abolición plena necesitará algo de tiempo. Pero, para acelerar el proceso y acortar la espera, debemos realizar algunas tareas como educar a nuestros hujos en los valores y en el desprecio a la injusticia y el abuso de poder, diciéndoles siempre que algún día el mundo cambiará y que sin los que malgobiernan el mundo será mejor. Otra actuación es criticar al Estado actual, a sus gestores y a sus obras injustas y nocivas.

Francisco Rubiales

- -
Lunes, 11 de Octubre 2021
Artículo leído 909 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 11/10/2021 08:17

Ayer mandé un largo comentario que no ha aparecido. Son las 8:12.

No sé que decir al artículo de hoy. Es algo que no me he planteado, pues siempre he considerado que el Estado, aunque mínimo, debe existir.

Un estado reducido creo que es lo ideal, pero como no he meditado sobre lo que propone, no sé si la eliminación total sería buena o no.

Los distintos estamentos del estado se podrían sustituir por gerencias donde alguien que sabe, administre. Pero eso, de alguna manera es una forma de estado.

Tendré que meditar el asunto.

2.Publicado por TONY el 11/10/2021 09:36
Sin seguridad júridica no hay estado de derecho, España es un estado de desecho, la justicia no funciona y está manipulada por los politicos,, las normativas y el intervencionismo de los politicos asfixian a las empresas.

Hay muchas empresas que se están deslocalizando, la policia está desmoralizada porque se le ha perdido el respeto,los planes de estudios ya noi crean buenos profesionales, pero tampoco buenos ciudadanos, la maraña administrativa de cada autonomia, es como un laberinto, en este pais los grandes estamentos están desacreditados porque ninguno han cumplido con su obligacion de proteger al ciudadano, desde la Monarquia hasta el ultimo Ayutamiento todo está corrompido, los medios de comunicación no informan, desiforman y manipulan a los ciudadanos, el despilfarro.

Del dinero público es bestial , hay monton de chirínguitos creado para beneficiar a los politicos que todavia no han sido desmantelado, el crecimiento de la deuda publica es bestial y eso se le oculta a los ciudadanos, las puertas giratorias siguen funcionando para los politicos, y ya lo hemos visto ultimanete con el socialista Antonio Miguel Carmona, ficha por Enagas, esto es una democracia bananera, y nos falta mucho recorrido para tener una democracia limpia y homologable como la de otros paises y eso en gran medida depende del pueblo, y no veo que este esté por la labor

3.Publicado por Detox el 11/10/2021 16:05
Por desgracia los que mandan no tienen ni la mas mínima intención de perder poder si no acrecentarlo, quieren instaurar un Estado totalitario todopoderoso e indiscutible (NOM) fundamentado en una sarta de mentiras.

Una sociedad sin Estado y sin políticos seria lo mejor para el pueblo, pero la élite perdería mucho poder, es cierto que hay gente mala, ladrones, violadores y asesinos por eso seria necesario que hubieran servicios de seguridad mínimos (una policía y ejercito no controlados por la élite y jueces que no estuvieran subordinados a ningún poder político).

Una sociedad sin Estado es recomendada hasta por Dios mismo en la Biblia, Dios recomendó a los judíos que no instauraran a ningún rey, los judíos no hicieron caso a Dios e instauraron a un rey y a partir de ahí la mayoría de reyes fueron tiranos desalmados que provocaban una guerra tras otra sin tener el beneplácito de Dios, algunos reyes se corrompieron tanto que abandonaron al Dios Viviente y se fueron a adorar a falsos dioses.
En la sociedad sin Estado de los judíos el sistema estaba controlado por jueces siendo Dios el que los designaba.

Los diferentes tiranos han aprovechado la existencia del Estado para implantar sus sistemas, Hitler y Stalin se apoyaron en un Estado fuerte y grande para someter a sus propios pueblos, pero estos dos se quedaron cortos comparados con lo que quieren conseguir los que mandan que quieren una tecno-dictadura con una sola religión mundial (apoyada en algún embuste), una sola moneda mundial y un solo Estado mundial (compuesto por lo que ellos llaman "regiones"), y una reducción de la población mundial.

Vivir en comunidades estaría bien pero la mayoría de la gente son zombies conectados a una red de ordenadores que no quieren desconectarse del sistema.

4.Publicado por Julia Herrero el 11/10/2021 19:28
Mañana es el día de la Hispanidad y España es un Estado fallido por ese que Okupa de la Moncloa que, sin que nadie del pueblo le haya votado, está ahí...solo le han apoyado los que odian a los Españoles...es la mayor incongruencia de .nuestra historia más reciente. Pero ahí está con su prepotencia y además agotará la legislatura. No mediten el artículo de hoy....no creo que los españoles puedan salir airosos de una nación sin Estado. Perdonen mi ignorancia pero ¿eso no sería anarquía? ¿Se imaginan ustedes a los españoles viviendo así? ....yo no...qué horror con la chusma que se ha colado en las instituciones.....qué auténtico horror para todos.

5.Publicado por mentalmente el 11/10/2021 20:39
Buenas a todos,

Yo veo claramente que las cosas están yendo mal, que van a ir a peor, y después van a ir a mucho peor. Y no me refiero únicamente a un tema concreto como si va a haber más o menos corrupción, o presión fiscal de los gobiernos. Me refiero en todo el mundo en general y en la hispanidad, que incluye España, aún peor.

Refiriéndonos al caso hispano, pasa en la mayoría de países hispanos que los diálogos, los debates reales sobre los asuntos públicos que les afectan están muertos por intoxicación de lobbies ideológicos y una cultura permeable, cómoda y complaciente a la conducta irreflexiva y de manada.

Esta es la razón de fondo por la que estos lobbies tienen ese poder, porque se lo damos con nuestros defectos culturales que no estamos luchando en el presente para solucionarlos. Estos defectos tienen que ver muchas veces con "plantaciones" de fieles, por parte de élites en el poder a largo plazo, a través de la censura, desinformación, acoso, etc. el lavado de cerebro masivo.

Fuera de los ámbitos donde se plantea un hipotético debate de asuntos públicos, la mayoría de personas tampoco dedican tiempo suficiente a cuestionarse las cosas. Este tema es seguramente tan controvertido, que una cadena de televisión, o un político no podría poner encima de la mesa sin arriesgarse a perder una masa de dinero o de potenciales electores.

El contexto mundial no ayuda en nada ya que se están en dinámicas similares en las que se intentan suprimir libertades. La tendencia es dejarse llevar con emociones y no con razonamientos. Cuando eso no funciona, el acoso y la violencia. Como pasa en España al respecto de cualquier persona o discurso que suene a verdad y choque contra el marco de mentiras establecido.

Como los hispanos somos algo más emocionales, precisamente por eso, vamos a estar mucho peor, porque ese factor de la emocionalidad es un punto débil de nuestra cultura. Esto es algo que hay que tratar de compensar con esfuerzo consciente dirigido a plantearse racionalmente las cosas que en otras circunstancias se darían por sentado. Esta sería la manera para el común de la sociedad de ser parte del músculo que refuerza las estructuras del orden social.

Si nos dejamos llevar por emociones, prejuicios y por tendencia a precipitarse, seremos parte de la destrucción de nuestras naciones. La nación se destruirá si nadie hace nada por defenderla, y una vez destruída lo que queda es esclavitud y la ley de la selva.

Un saludo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros