Voto en Blanco
Voto en Blanco
Voto en Blanco


Buscar en artículos:
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.

Información y Opinión

Puigdemont y la intolerable falta de exigencias a los políticos españoles


Nota

El hecho de que un personaje como Carlos Puigdemont, presunto delincuente y buscado por la Justicia para que responda de delitos muy graves, que podrían encarcelarle de por vida, pueda ser investido presidente revela, de manera dramática, la baja calidad de la democracia española y las casi nulas exigencias a los políticos, que se han blindado en una intolerable y antidemocrática burbuja de privilegios y ventajas. Para ser presidente de un gobierno español, sea nacional o autonómico, existen menos exigencias que para ser simple funcionario, policía o jardinero municipal.
---



Los políticos españoles se protegen unos a otros y se han empeñado, durante décadas, en situarse dentro de una burbuja privilegiada, donde las exigencias son mínimas, los controles casi inexistentes y las protecciones desmesuradas. Los aforamientos, las impunidades prácticas, los recursos a su alcance y otros privilegios los convierten casi en semidioses mimados por las leyes, situados a miles de kilómetros de distancia del ciudadano común y sin tener que cumplir el deber más importante en cualquier democracia: rendir cuentas ante los ciudadanos, a los que se les miente y se les hace creer que son los "soberanos" del sistema.

El hecho de que un tipo como Puigdemont, autor de un auténtico golpe de Estado y probable culpable de traición y rebelión, pueda presentarse a unas elecciones democráticas y ser investido como presidente de un gobierno regional es inconcebible y es una burda anomalía que se produce sólo porque los políticos españoles, que son los que hacen las leyes y diseñan el funcionamiento del sistema, rehuyen todo tipo de controles y exigencias, haciendo posible, en el colmo de las insensateces, que canallas, ladrones y delincuentes de todos los pelajes puedan alcanzar las más altas magistraturas de la nación.

Tan sólo por la falta de exigencias a los políticos y por la falta de verdaderos controles al poder, es lícito afirmar que España no es una democracia. Si además se tiene en cuenta que hay otras muchas carencias, como una ley que no es igual para todos, la inexistencia de separación de poderes, las facilidades para la corrupción, la incapacidad que tienen los ciudadanos para elegir realmente a sus representantes (son los partidos los que elaboran las listas electorales) y otras muchas, cabe afirmar, sin miedo a equivocarse, que el sistema vigente en España ni es una democracia ni algo medianamente decente, justo y ético.

En España se le exige menos a un candidato a la presidencia de la nación que a una secretaria de dirección. De hecho, un tipo que no sepa idiomas, que no tenga estudios superiores, sospechoso de delitos y con un comportamiento ciudadano nada recomendable puede ser presidente del gobierno, aunque no podría ser policía, funcionario o ser reclutado por empresas públicas o privadas.

La falta de exigencias a los políticos ha hecho posible que España sea un país plagado de mediocres con poder, de gente que ha triunfado en la política sin otra experiencia que la vida interna de los partidos, casi todos ellos sin otra meta que obtener privilegios, dinero y poder con muchas menos exigencias de las que tendrían que afrontar como profesionales en la sociedad y el mercado. España es una nación donde los corruptos gobiernan con una libertad sorprendente, tras haberse atrincherado en un Estado del que han expulsado al ciudadano y que ellos dominan en exclusiva. En la actualidad, hay ex presidentes españoles procesados por delitos graves y otros bajo sospechas muy solventes, mientras que otros, como el valenciano Camp, quizás se libren de la cárcel sólo porque sus delitos han prescrito.

Si España quiere ser respetada en el concierto de las naciones avanzadas o si simplemente quiere evitar un colapso institucional provocado por la corrupción y el desprecio de los ciudadanos a su clase política, tiene que regenerarse urgentemente y transformar la actual desvergüenza en una democracia equilibrada, con controles suficientes y donde el ciudadano y las leyes tengan el protagonismo que merecen en el sistema.

Francisco Rubiales


- -
Domingo, 28 de Enero 2018
Artículo leído 1018 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 28/01/2018 09:50

Siempre hemos dicho que la democracia es un sistema exigente con los ciudadanos, los ciudadanos tienen que trabajar al par que los políticos y su trabajo consiste en vigilar a los políticos para evitar que estos se conviertan en tiranos.

Desgraciadamente los ciudadanos han abandonado esa vigilancia, fundamentalmente por comodidad y también es cierto que por imposibilidad física, ya que cuando terminas de trabajar lo que menos apetece es ponerse a leer sobre los asuntos públicos.

Pero hay que pensar que en las 13 colonias la gente tenía menos tiempo y menos posibilidades para ejercer de ciudadanos y sin embargo se dio una brillante situación de democracia, que duró treinta o cuarenta años. Seguramente la clave estaba en que había personas que sí tenían tiempo para la cosa política y eran personas de suficiente prestigio como para que sus conciudadanos confiaran en ellos, no de forma ciega, pero sí de forma razonable, pensando que hay que colaborar con los que saben.

Ahora eso es impensable, no porque no haya personas capaces y honradas que nos puedan guiar para el control de los políticos, sino porque cada uno de nosotros nos hemos llenado de orgullo y soberbia pensando que nadie nos puede dar lecciones de nada y nos dedicamos a criticar a todos los que intentan encauzar la situación.

También es cierto que no existe una prensa libre, como entonces. Y una prensa libre no es necesario que sea independiente de todo, no hay problema que cada medio sea afín a algo o alguien, con tal que haya debate serio. Cuando el ciudadano sabe la ideología de cada medio, actúa en consecuencia. Pero lo que tenemos es una uniformidad en los medios para favorecer a la casta sin permitir que nadie se salga del pensamiento único.

Los medios modelan el pensamiento colectivo, la gente va cambiando de criterios conforme los medios se dicen. Si nos fijamos en el personaje de la foto, está acusado de varios delitos gravísimos, pero entre la dejadez del gobierno y la campaña en los medios, la cosa no queda muy clara y no sabemos exactamente si es un mártir o un delincuente. Pero es que incluso pensamos que su socio encarcelado debería salir o al menos atenuarle la prisión porque al fin y al cabo ha prometido ser bueno.

Esto nos indica que la sociedad está enferma porque no tiene claros los conceptos y los medios, que están para formar, informar y entretener, se dedican justo a lo contrario. Nadie nos explica, en realidad porque la filosofía del castigo penal cambió sin que nos diéramos cuenta, que la prisión está para prevenir y castigar y que ese castigo, aparte del aspecto disuasorio, tiene la función de resarcir moralmente a la sociedad por el daño que ha hecho el delincuente.

Por tanto, no basta prometer que no lo hará más, es necesario que pague su deuda. Siempre pongo el ejemplo del tipo que mata a la suegra. El tipo es una persona pacífica y no va a volver a matar a su suegra, porque es imposible, luego si está arrepentido, ¿por qué se le mantiene encerrado?

Desgraciadamente esta confusión mental del ciudadano se da, en parte por culpa de la casta y sus tentáculos, como los medios, pero también por culpa de unos ciudadanos que, conforme ha ido aumentando su nivel de renta, que no de vida, porque habría que analizar si se es más feliz ahora con mejor renta que antes con renta de subsistencia o menos, se han creído los amos del mundo y se consideran sabios capaces de juzgar el bien y el mal sin ayuda.

Esta falta de exigencia a los políticos empieza en la falta de exigencia con nosotros mismos y si no tenemos para con nosotros unas elevadas exigencias morales, malamente las vamos a tener con los demás.

2.Publicado por Anro Libertché el 28/01/2018 17:05
A LOS POLITICOS, ESPAÑOLES, SOLO LES EXIGEN FIDELIDAD, Y SEGUIDISMO A LOS LIDERES, NI SIQUIERA LEALTAD.

Las complicidades entre políticos rayan con las más inverosímiles de sus intenciones y buenos propósitos. Legislan siempre, bajo los primas de la autoprotección, creyéndose dioses del olimpo.

Que en España, tengamos que soportar, tantos bochornosos y repudiables espectáculos, de la casta política, no son más que las consecuencias, de toda una sociedad, frívola, cursi y aborregada. Con total ausencia de caracteres reivindicativos, compromisos y reclamaciones ciudadanas, y las debidas exigencias a los poderes políticos y económicos. Somos el único país, donde se abuchear y se silba a los símbolos patrios. Donde personajillos como el “molt honorable” Puigdemont, se cachondea de todo el Estado, y de los ciudadanos. Donde millones de ciudadanos, siguen votando a los mismos corruptos y perversos políticos a fe ciega. Creo que los psiquiatras en España, tienen un futuro prometedor, dado los cientos de miles de dirigentes políticos y sus asesores, enfermos de paranoias y desequilibrios esquizofrénicos y/o descerebrados conscientes. Y posiblemente a los millones de ciudadanos que les votan. Y efectivamente, en España se le exige menos a un político que a un aprendiz a tendero para atender al público.

Desde la pantomima y la inútil aplicación del art. 155, a la Autonomía Catalana y a su govern, seguidos de otros muchísimos esperpentos y show en las escenas políticas. La mayoría de las noticias y la actualidad en España, se circunscribe única y exclusivamente al conflicto egocéntrico, ensimismado y excluyente de los separatistas catalanes. Como si en España, no tuviéramos otros gravísimos problemas que resolver.

Y entre deliberaciones, informes legales, dictámenes, y consultas del gobierno, a los altos tribunales, fiscalías, abogados del Estado, y otras Instituciones como el consejo de Estado y otros, resulta, que el Sr. Puigdemont y sus adláteres, le siguen desafiando y echando un pulso, no solo al Gobierno sino al Estado mismo. Ni más ni menos.

El muy “importante” temeroso y ambiguo Sr. Rajoy. Importante, porque es un adjetivo que utiliza en exceso, y temeroso y ambiguo porque, es incapaz de dar un paso en firme para acabar de una vez por todas con el culebrón separatistas. Mientras el resto de los ciudadanos en España, empezamos a pasar de todo el culebrón, y damos ya por sentado, que este país, o se regenera, se transforma, y renueva con cambios y reformas legislativas, o seguiremos otras décadas más en los inmovilismos tenebrosos y oscuros que la historia nos enseñó, con un pasado belicista entre hermanos, que desde luego puede repetirse de formas y apariencias muy distintos a los que vivieron nuestros antepasados.

Un saludo



Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER

Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros