Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos



Información y Opinión

No se necesita "más Estado", sino un "Estado más eficaz y decente"


Nota

Los totalitarios y depredadores de siempre están aprovechando la pandemia mortífera del coronavirus para argumentar que el mundo necesita "más Estado" para poder luchar contra situaciones de catástrofe o peligro intenso, pero el planteamiento, una vez más, está trucado y carece de ética y justicia porque lo que el mundo necesita no es "más Estado" sino un "Estado eficaz y decente".

¿De qué sirve tener un Estado más fuerte e intervencionista cuando ese Estado lo que hace es estimular las muertes, coordinar mal la lucha, comprar suministros de manera corrupta e ineficiente y utilizar los recursos de manera torpe y arbitraria?
---



Una de las muchas imágenes críticas contra la ineficacia del gobierno que circulan por la redes sociales españolas
Una de las muchas imágenes críticas contra la ineficacia del gobierno que circulan por la redes sociales españolas
España es un gran laboratorio donde puede estudiarse lo que necesita el mundo para hacer frente en el futuro a pandemias como la del coronavirus u otros dramas intensos y catástrofes. España, a pesar de tener el gobierno más intervencionista y autoritario de la Unión Europea, ha gestionado mal la pandemia y durante mucho tiempo fue el país con más muertos por habitante del mundo y en el que el virus estaba más desbocado. La fuerza del Estado no ha servido para salvar vidas sino para matar a ciudadanos españoles, mientras que el intervencionismo no ha evitado que más de 20.000 ancianos mueran en las residencias de mayores abandonados a su suerte, en soledad y sin recibir el tratamiento médico al que tenían derecho.

El gigantesco Estado español, lleno de políticos y asesores cargados de lujos y privilegios, no ha servido para combatir la crisis y lo que ha logrado ha sido acelerar e intensificar el drama. Durante décadas, el mundo endogámico de los políticos ha retrocedido, se ha degradado. se ha atiborrado de corrupción e ineficacia y sólo ha puesto énfasis en incrementar sus poderes, privvilegios y ventajas.

La experiencia económica española demuestra también que de lo que se trata no es de tener "más Estado" o de ser más intervencionista, sino de tener un "mejor Estado" y ser más decente y eficaz.

El mundo no puede permitirse que políticos sin preparación ni valores sean los que decidan en situaciones de alto riesgo. La experiencia española demuestra que con ese tipo de políticos al frente de un país, los daños aumentan en lugar de reducirse.

En el plano económico, los daños que está sufriendo España también son los mayores del mundo. La economía va a perder en torno al 20 por ciento del PIB por culpa no sólo del coronavirus sino también de la mala gestión de los recursos y de la toma de decisiones estúpidas y contraproducentes. Basta un ejemplo para que todo quede claro: España sube los impuestos cuando el resto de los países los baja para estimular la economía. La codicia irresponsable de un gobierno manirroto y despilfarrador está provocando que las empresas huyan y el capital se refugio en otros países, acelerando de ese modo la quiebra del país.

El problema, en España, no ha sido que existe un Estado débil, sino justo lo contrario, que existe un Estad demasiado fuerte, pero manejado por gente sin valores, sin acierto y alejados de la eficacia.

Valga el ejemplo del vicepresidente español Pablo Iglesias, un comunista lleno de ambición que sueña con construir un país nuevo sobre las cenizas del viejo. Este político, colocado en el alto poder por el inepto socialista Pedro Sánchez y enriquecido en pocos meses desde el poder, reclamó para sí la responsabilidad de todo el sector de las residencias de ancianos, precisamente el que peor ha funcionado y donde se han producido una hecatombe de muertes llenas de ineficacia y estupidez. Cuando el país se escandalizó ante la masacre de ancianos muertos en soledad, sin ni siquiera ser trasladados a hospitales, el tal Pablo Iglesias escurrió el bulto y dijo que la responsabilidad era de las comunidades autónomas no de él.

El intervencionista y casi comunista Estado español ha cometido demasiados errores y ha demostrado que los pueblos lo que necesitan no es más Estado, sino un Estado eficaz y decente, lo que no es lo mismo.

Por ineficacia e imbecilidad de los gobernantes, España ha comprado tarde y mal los suministros médicos, ha enviado a los sanitarios a luchar contra el virus sin mascarillas, sin guantes y sin trajes de protección, ha sufrido una inexplicable escasez de respiradores y de medicinas, ha ordenado el confinamiento tarde, ha permitido que llegaran a los aeropuertos vuelos infectados y ha logrado más sanitarios infectados y ciudadanos muertes que cualquier otro país de Europa, en relación con su población, y ha sufrido un daño económico mayor que cualquier otro miembro de la Unión Europea.

España ha demostrado con creces, al afrontar la pandemia, que contaba con un Estado enorme, pero pesado e ineficaz, costoso y torpe, poco decente y letal para el pueblo. Ese Estado, que es el que menos controles democráticos tiene en toda Europa y que tiene más políticos en activo que Francia, Alemania y Gran Bretaña juntos, ha fracasado y el mundo entero, además de los frustrados ciudadanos españoles, debe tomar nota y alcanzar la conclusión de que lo publico es interesante y debe reforzarse, pero para crecer y mejorar, no para hundir más el país.

Francisco Rubiales

- -
Sábado, 4 de Julio 2020
Artículo leído 882 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 04/07/2020 11:17

La cosa parece clara: menos estado. Cuanto más pequeño, mejor funciona el país. Eso ha sido así desde siempre. Y así eran los estados hasta que el socialismo, en sus diferentes versiones, aumentaron la burocracia y por tanto el estado, de forma que todo es estado. Incluso el fascismo, que endiosa al estado no llega a aumentar tanto el tamaño.

Esto tiene su lógica, cuanto mayor sea el estado más control se tiene sobre los ciudadanos, que el comunismo se convierten en proletarios, teóricos dueños del estado y más funcionarios, que son controlados mediante el miedo a perder el trabajo.

En los países como España, el aumento del funcionariado y de las subvenciones, crea una red clientelar de fidelidad absoluta, pues el que se mueve va al paro y en paro se pasa muy mal, especialmente si vienes de un lugar donde te pagan por hacer poco.

Por tanto hay que colocar a los adictos, pero como interinos y convocar pocas plazas de funcionario, porque una vez que son funcionarios, hacen lo que quieren y eso no conviene. Y cada puesto nuevo, son varios votos, pues toda la familia vota para que el niño o la niña, se mantenga y gane un sueldo, ya que es incapaz de ganarlo en otro sitio y además trabajaría mucho más.

Luego viene una crisis y nadie sabe como afrontarla, pero eso es irrelevante, paga el dinero público, que como se sabe, no es de nadie. Recordemos la crisis anterior, cómo despilfarraron miles de millones en obras innecesarias y en dispendios varios, que sirvieron para que algunos se enriquecieran más. porque lo constante a lo largo del tiempo es que los ricos, se enriquecen más a costa de la clase media, que debe desaparecer.

Todo el que se mete en un partido sueña con un cargo, el que sea, pero que permita cobrar sin trabajar mucho y muchos, aunque haya que trabajar, porque en otro sitio se cobra menos o no se cobra, que es lo que ocurre a bastantes.

El otro día hablaban de algún asesor que no tiene ni idea, pero cobra un buen sueldo. Hace tiempo que explicaron que los llamados pegacarteles, es decir los que tienen en el partido de traidores (trae esto, trae aquello), al final se les da un cargo y suele ser de asesor, que es una forma de no dar golpe y cobrar un dineral.

Y el estado engordando y engordando. Y así seguirá mientras quede clase media, cuando todos seamos proletarios, a ver que hacen, porque con los proletarios las revoluciones son posibles y cuando se monta la revolución, la masa suele cortar algunas cabezas. Pero mientras...

dicen que la aspiración de Coleta Morada es entrar en el consejo de estado, que es un órgano inútil, tal vez el más inútil de todos, pero que se cobra un dineral por ser un "jarrón chino" y sin tener que aconsejar nada. Pero con el escándalo que se ha montado, tal vez la cosa se le fastidie.

A pesar del silencio mediático, el culebrón Dina sigue y ya veremos donde llega.

Ayer oí que no se pueden subir los impuestos porque se recaudara menos. La razón es simple, al alcance hasta de un marxista, cerrarían muchos negocios, aumentaría el paro y aumentaría el fraude. Pero seguramente la Sra Montero (Marisú para sus amigos) seguramente no se enterará de algo tan simple y los subirá.

Y sin embargo hay mucha gente que le volverá a votar a los socialistas, aunque a los podemitas, cada vez menos.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros