Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

La Sanidad Pública española se derrumba


Nota

Los políticos españoles, castrados por su orgía de privilegios y llenos de ineptitud y torpeza, están destruyendo lo que era el orgullo de España, su Sanidad Pública, que llegó a ser la envidia del mundo.

Han mantenido la sanidad pública universal y gratuita, sin adoptar las medidas necesarias para que el sistema afronte sin perecer la inundación de inmigrantes ilegales, extranjeros que vienen para disfrutar de médicos gratis, indeseables, inadaptados y hasta delincuentes. El sistema, tensionado hasta la locura, está ya en proceso de destrucción y ruina plena, sin que los políticos, que sí disfrutan de circuitos especiales de élite en los hospitales, sin colas, con los mejores médicos a su servicio y sin listas de espera, hagan nada por evitarlo. Es más, al estimular la actual huelga sanitaria de Madrid, con la intención de derrocar a Isabel Díaz Ayuso, a la que la izquierda teme porque les derrota fácilmente esgrimiendo verdades, las izquierdas sólo van a conseguir extender el conflicto a toda España, acelerar la fuga de médicos y enfermeros al extranjero y la destrucción del sistema sanitario.
---



La oposición de izquierda organiza, estimula y potencia la huelga sanitaria en Madrid
La oposición de izquierda organiza, estimula y potencia la huelga sanitaria en Madrid
En las filas del socialismo español y de Podemos abundan hoy los análisis que destacan con euforia que "hemos cogido a Ayuso en una trampa mortal", refiriéndose a la Huelga sanitaria que están propiciando y estimulando, con la que esperan debilitarla y derrotarla. Se trata de una actitud irresponsable y suicida porque la huelga no sólo afectará a Madrid sino al sistema sanitario español por completo, que se encuentra medios destrozado por la torpeza e ineptitud de la clase política gobernante.

La fuga de médicos españoles al extranjero, donde encuentran la valoración y la retribución que les corresponde por su valor y que los políticos españoles le niegan, y el derrumbe de la calidad sanitaria en España no son problemas que vayan a afectar solamente a la comunidad de Madrid, como pretende el gobierno de Sánchez y las tribus de la izquierda, que están estimulando la huelga sanitaria madrileña. El problema es de España entera y afecta al sistema sanitario completo, donde los políticos también han fracasado y han demostrado ser incapaces de conservar la "joya de la corona" española, que era una sanidad ejemplar y envidiada por todo el mundo.

Los políticos no han adoptado las medidas que necesitaba el sistema sanitario por miedo a perder votos, que es lo único que temen los miserables partidos políticos españoles. Han mantenido el concepto de sanidad gratuita universal sin apenas dotarla de nuevos recursos y sin introducir los cambios que demandaba la masificación, y han contemplado sin reaccionar que las urgencias y los hospitales se llenen de extranjeros, de inadaptados y de gente parásita que se aprovecha del sistema sin integrarse en la vida española y que ni trabajan, ni pretenden hacerlo y que ordeñan la sanidad pública sin haber cotizado ni aportado nunca nada en cotizaciones.

Ir a una urgencia pública los fines de semana es una tortura y una fuente dramática de indignación por la saturación, por la inundación de inmigrantes ilegales, tribus de gitanos e inadaptados de toda índole, incluyendo a delincuentes que generan miedo en las salas de espera. Los médicos de fin de semana suelen ser aprendices que no tienen más remedio que soportar ese maldito destino. Muchos usuarios españoles que necesitan ayuda sanitaria real llegan a ese infierno y huyen aterrados, convencidos que es mejor morirse en la propia casa.

La medicina privada, que también es víctima de deterioro y de masificación, vive y crece gracias al drama de la pública. Es un fenómeno que se conoce desde hace muchos años y al que nunca se le ha prestado atención desde la insensata y miserable política española.

Los políticos han preferido seguir exhibiendo una sanidad abierta a todos y gratuita a mantenerla saludable y vigorosa para que sirva a los españoles, que son los que la pagan y tienen derecho prioritario a disfrutarla.

La sanidad pública española, con sus sueldos bajos, horarios insoportables, escasa valoración de los profesionales y divisiones internas estimuladas sin escrúpulos desde los partidos políticos, es la última víctima del poder político español, que es el peor de Europa y uno de los más degradados e ineficientes del mundo.

Estamos cerca de perder nuestra valiosa sanidad pública, orgullo de los españoles hasta que llegaron para destruirla los gobiernos miserables del PSOE y del PP, ambos unidos por la torpeza, el egoísmo, la ineficacia y la corrupción. Hacia esa tropa de ineptos corruptos debe dirigirse el dedo acusador de los españoles y la rebelión ciudadana cuando el edificio sanitario, ya resquebrajado, se derrumbe.

Francisco Rubiales

- -
Jueves, 10 de Noviembre 2022
Artículo leído 1104 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 10/11/2022 08:52

La cosa es muy simple, la sanidad cuesta cada vez más dinero, me refiero a dinero por paciente, porque los medios de diagnóstico se encarecen mucho, las estancias en los hospitales también y todo es mucho más caro, pero el dinero no llega, el dinero llega para otras cosas.

Lo profesionales están mal pagados, es cierto y eso hace que los buenos se vayan a otros países donde se les valora y se les paga. Por otra parte la formación de un médico es muy larga y eso hace que muchos se planteen si merece la pena estudiar medicina. La vocación tiene que ser muy intensa para hacerlo. Cierto que en otras profesiones también hay que aguantar sapos y culebras, pero no tanto y se puede ascender y ganar sueldos acordes al trabajo.

Aparte de la invasión de extranjeros, que en buena parte, vienen a disfrutar del sistema, tenemos el enorme número de personas mayores que necesitan más atención. En los últimos años se han incorporado dos o tres millones de jubilados al sistema y eso supone mucha más atención que en le caso de los jóvenes. También hay que considerar que la gente no se muere, son así de malos y todo por fastidiar al gobierno, otro número, creciente, de usuarios que gastan más de la media.

La casta no ha asumido que la sanidad tiene un gasto creciente y unas necesidades de personal, también creciente y por tanto se dedica el mismo dinero o casi, de siempre, porque el dinero está para conseguir los votos.

Otro sector que sufre las mismas consecuencias es la obra pública, con carreteras que se quedaron chicas hace bastantes años o directamente son las mismas de siempre y encima, mal mantenidas. Pero la causa es la misma: no hay dinero.

La gente que puede, se va la sanidad privada, que también está en crisis pues está diseñada par un número muy inferior de usuarios. El problema es que las compañías sanitarias no pueden aumentar las plantillas y las instalaciones porque no se sabe si la crisis de la sanidad pública va a ser temporal o no. Y para rematar, la sanidad pública, cuando hay votaciones a la vista, deriva pacientes a la privada, con lo que el caos aumenta.

Curiosamente o no tanto, donde peor está la sanidad es las taifas socialistas, mientras que en las del pp la cosa se mantiene dentro de ciertos límites. Tenemos el ejemplo de Madrid, como mejor sanidad y el de Valencia como la peor, con hospitales como el de Torrevieja que se pone de ejemplo de lo que no debe ser un hospital. Sin embargo, hace unos ñaos este hospital era muy bueno.

Tampoco es que en todas las taifa pperas atan los perros con longaniza, al parecer la sanidad andaluza se va deteriorando, lentamente, pero es un deterioro, con aumento de las listas de espera y con consultas cada vez más saturadas.

La gestión directa de los hospitales seguramente tiene mucho que ver, porque los que tienen gestión empresarial funcionan mucho mejor, sin embargo no se amplía el modelo, tal vez porque las cuestiones políticas, como enchufar a los amigos en cargos directivos, pesen mucho. Los liberados sindicales también aportan su granito de arena al gasto.

La huelga de Madrid, seguramente, si la Sra Ayuso sabe jugar sus cartas, acabe beneficiándola y obtenga muchos mejores resultados, lo cual está muy bien, pues se elimina el problema de vox. Porque la izquierda, en cualquier caso, no tiene nada que hacer.

Tampoco debemos extrañarnos de esto, en una sociedad corrompida, todo es corrupto y la sanidad no va ser la excepción.

2.Publicado por tony el 10/11/2022 09:24
La Sanidad pública española ha sido de las mejores del mundo pero ahora está en una fase de degrasdación,no es póliticamente correcto decir, que esto está inundado de inmigración ilegal y que por el solo mero hecho de pisar tierra en España, con estancia ilegal sin pagar impuestos ya tiene todos los derechos adquiridos, eso como está sucediendo ahora, va a la quiebra. y ya se sabe que si dice las cosas por su nombre enseguida te tachan de xénofobo racista etc..

Pues nada ha seguir así viendo como esto se viene abajo, se está viendo que contra Aqyuso todo vale, y que hay que sabotear su gestión,hay mucha gente comprada y sobornada por el socialismo que no van a permitir que la gestión de Aqyuso llegue a buen puerto

3.Publicado por Pasmao el 10/11/2022 12:25
Buenos días Don Francisco

La sanidad pública lleva mucho tiempo derrumbada. Pero ahora se empieza ser consciente parte de la población. Lo grotesco es que sea en la CAM, para descabalgar a Díaz Ayuso, donde esté aflorando (via los medios de comunicación mercenario) el problema que en el resto de España es aún mayor.

El problema de la sanidad española es que hubo un tiempo en que si fue buena y tuvo cierta calidad. Básicamente porque el sistema MIR seleccionaba muy bien los médicos que trabajaban como esclavos.

Y la tentación de hacer política con ello, ayudado por las 17 Taifas y por unos médicos y ATS que comieron el cuento de los sindicatos sanitarios hizo el resto.

El problema presenta dos aspectos.

- El tema sanitario per se. Que usted ha tratado en su columna y sobre el que se podría extender mucho más. Pero su tiempo es limitado.

- El tema sanitario en Madrid. Sobre el que voy a incidir

El tema sanitario pasa por que el PP de Madrid es el enemigo dilecto del PP nacional y del PP de mucha de las otras Taifas. También ahora. Y el que no lo quiera entender no entiende nada. El PP nacional no quiere un PP fuerte en Madrid que pueda imponer un discurso diferente al de pactar con el PSOE como sea, para así participar de ese reparto de sillas.

Ello se vio antes con Esperanza Aguirre y se ve ahora con Díaz Ayuso.

El problema es que Díaz Ayuso no se atreve a plantear la posible solución:

- Recortar mucho gasto político en la CAM. Gasto ligado en general a proyectos ligados a la Agenda 2030. Y destinar ese ahorro a sanidad.

- Reorganizar la sanidad. Eliminando gasto político. También ligado a la Agenda.
Hay que tener en cuenta que en el PP no le han perdonado que descabalgara a todo un presidente (Casado). Y que un resultado decente en las autonómicas frente a un Núñez que no acaba de despegar, encendería muchas alarmas internas.

Cómo siempre en el PP de la CAM el peligro viene mucho más de dentro que de fuera. De ese PP nacional, que lo único que ambiciona es organizar su cuota de reparto de sillones. Copiando al PSOE en todo lo posible y que no tolera que se evidencie que hay otras maneras de hacer las cosas. Y dentro del PP madrileño, de esos cuatro gilis que se creen que porque el PP de Madrid es algo menos cretino que el nacional, estarán a salvo de las arremetidas de la izquierda buscando el amparo de lo políticamente correcto (también en la Agenda).

Lo que no entiende Ayuso es que su única salida va de la mano de VOX y lo que no entiende VOX es que si deja plantear un discurso solvente que vaya a lo que duele, no servirá de nada su existencia y el personal dejará de votarlo. Y por solvente entiendo que en su discurso debe de primar el contenido nacional y esa entrega a la OTAN o el agachar la cabeza con lo de Franco no es precisamente el camino.

Un saludo cordial

4.Publicado por Julia Herrero el 10/11/2022 19:57
Bueno, vamos a ver, ¿ustedes creen que con el ejemplo de estos políticos puede haber una sociedad cuerda?...i m p o s i b l e....i m p o s i b l e.....no funciona nada porque estos hipócritas han creado una sociedad estúpida, facilmente manipulable, ignorante. Una sociedad muy guay del paraguay que solo piensa en el placer que le produce el ocio. Una sociedad borreguil, es decir, que vive como le dicta el que manipula el rebaño al que pertenece. Pero, vamos a ver, si solo trabajan cuatro gatos para cuatrocientosmil subvencionados, mantenidos y vagos. Si yo me hago cruces, cada día que madrugo para ir al trabajo, como puede funcionar todavía este país al observar lo que veo a mi alrrededor, sinverguenzas por doquier....que hacen lo posible maltrabajando, o mejor dicho, haciendo como que trabajan. Cómo puede funcionar este país de mantenidos...explotando a los que trabajamos, exprimiéndonos, arracándonos la piel, ja, ja, ja, que nada tiene que ver con la piel que se dejan los hipócritas podemitas comunistas. Vamos, no seamos hipócritas también solo hay que observar lo que nos rodea todos los días, ahí muy cerquita. Trabajamos con voluntad y con ganas muy poquitos, señores.

5.Publicado por mentalmente el 10/11/2022 20:43
Buenas a todos,

Totalmente de acuerdo, la sanidad pública ha sido dañada seriamente por muchos motivos que se suman unos a otros, entre ellos por haber sido considerada un derecho civil, o incluso humano, siendo un servicio publico, siendo algo que, en definitiva, necesita trabajadores y se les tiene que pagar.

Por cierto, cometí un error en el comentario de ayer, donde dije medio siglo, quise decir medio milenio. La espectativa de que la libertad sea respetada por sí misma y ocupe el lugar que le corresponde en el centro de toda acción individual o colectiva, incluyendo la política.

Y tantos años es, por una intuición, pero razonando por qué tanto tiempo, tiene sentido teniendo en cuenta, muchas cosas que sería largo de detallar. Entre ellas, las infinitas distracciones, que nunca a casi nadie ni tampoco ahora le interesa demasiado, que es una idea quizás demasiado abstracta, que el futuro cercano está más orientado a la tecnología, que supondrá muchas mejoras pero al mismo tiempo distracciones de este asunto fundamental. Un gobierno, por ejemplo, podría estar muy bien administrado por una inteligencia artificial, o varias, pero, esa sociedad seguiría sin ser libre colectivamente, eso, aunque no se llegue a ver, supone un problema, que derivaría a otras cosas, y de ahí los 500 años.

Sin que las personas puedan identificarse en un lugar en la sociedad y en la acción colectiva ordenada de la misma, no podrá tener satisfecha una de sus máximas aspiraciones, y el ser humano seguirá siendo esclavo de su propia sombra, de su pasado, de los efectos incontrolables de la masa, como muchos otros efectos.

Ahora bien, volviendo al asunto de la sanidad, esto sí, algo más concreto, una idea bastante menos abstracta que la libertad, es todo aquello sobre lo que se sustenta, como dije antes, el respeto a la vida humana por sí misma y cierta prudencia y sentido común para el mejor orden en la sociedad. El "por sí mismo" es abstracto, pero el respeto a la ida no es abstracto, todo el mundo lo entiende como algo palpable.

Y la sanidad pública se relaciona con ese respeto. Por eso no sería difícil realmente lograr un servicio de salud público de calidad, pero hace falta arreglar muchas cosas que rodean el problema, como la economía, como la corrupción.

Y como la falta de un líder político fuerte, con un discurso impecable y que llegue a la gente, y con voluntad determinada de tomar todas las decisiones impopulares que hagan falta, pero realistas, simples, efectivas y necesarias para arreglar los problemas de la sociedad.

Convertir en derecho civil o humano, algo que requiere trabajo, significa maltratar al trabajador que lo produce. Además en este caso, también significa deterioro progresivo del servicio.

El asunto de la cobertura a ciudadanos no contributivos, eso se convierte en un problema cuando ese porcentaje es muy elevado, y tiene que ver con todo lo demás que está fallando debido a la misma mentalidad socialista.

No pasa nada porque el dinero de los contribuyentes ayude a los que no tienen, el problema es cuando en vez ayudar, se multiplican más y más, por estar corrupto el mecanismo de ayuda, la política, los intermediarios, la misma sociedad, los políticos, los periodistas, y no quieran contar la realidad, y sigan queriendo vender la irrealidad de la infinitud de todo.

El mundo es limitado en recursos, y casi todo bien, por muy necesario que sea, necesita que alguien lo produzca. Sea la sanidad, el agua, o cualquier cosa.

Hay pocas cosas que son gratis, pero estas no lo son, a la gente esto le tiene que entrar en la cabeza desde pequeñitos, y así dejen de apoyar a mamarrachos como los que tenemos en el gobierno.

Reparar el daño que el PSOE y otros como el PP que no han tenido el valor de plantarle cara, decir la verdad y corregir el daño, requiere tomar medidas impopulares que es difícil que ningún partido político quiera tomar.

Pero finalmente la misma sociedad se hace consciente y cómplice de la necesidad de ir por ese camino, así que en la desesperación, la gente empieza a atar cabos y a apoyar proyectos que tienen un ápice de realismo, y que puedan ayudar realmente a mejorar las cosas, pero siempre pasando por un periodo difícil de unos pocos años, donde se repara la dinámica destructiva.

Este es uno de los problemas de la partitocracia, el ciudadano al no suficientemente libre políticamente, en la mayoría de casos es incapaz de identificarse con su gobierno, como seguirá sucediendo.

Fruto de esa ausencia de percibirse a sí mismo en la acción y orden colectiva, se desentiende del mismo, pero, cuando se topa con un problema, solamente piensa en ese problema y que se lo solucionen. Esto abre la puerta a los mamarrachos del gobierno, como Sánchez y sus socios, y otros estafadores organizados, que solo buscan atrapar al incauto aprovechándose de su enajenación política para malvenderle una historia favorable.


La ausencia de algo que conecte todas las inquietudes políticas manifiestas y ocultas del conjunto soberano, creando una conciencia política colectiva, independiente de las instituciones.

Hace que cada ciudadano o familia o pequeño grupo social se comporte como un camello o manada de camellos que camina en el desierto en una dirección buscando un oasis.

Sin una conciencia política real, sacada de la misma sociedad, desprovista de interferencias. Es difícil que la gente deje de ser una simple presa en manos de bandas organizadas que quieren sacarle la sangre.

El partido político no necesariamente es una banda criminal pero todo ayuda a que lo sea, ya que si es honrado, tendrá que decir la verdad, y eso no va a gustar a la gente, la gente apoyará al mentiroso que le dice lo que quiere oír. Como veis es muy difícil para un político no ser corrupto en términos conceptuales políticos, porque la misma sociedad lo castigaría. De ahí a que también sea corrupto en otras cosas, metiendo la mano en la caja, hay un paso.

El ciudadano no es escuchado, nadie le pregunta, el ciudadano sabe que no está siendo escuchado y que nadie quiere saber lo que piensan los ciudadanos, salvo dos o tres cosas y de manera desordenada, e interesada para ajenos intereses, con lo que no se puede sacar nada en claro.

Con esta conciencia en la gran mayoría de ciudadanos, no se puede decir que es una democracia, aunque hayan decidido llamar así a este sistema para diferenciarlo de otros, no es la diferencia positiva, o negativa por comparación la que realmente aporta ese significado. No vale que algo se aproxime si no llega al significado nuclear, para justificar usar la palabra.

Lo que aporta es el valor o significado en sí mismo, que la democracia lo sea, en tanto a su definición y etimología y no como concepto comparativo. Que el pueblo gobierna. Y el pueblo no gobierna nunca, se desentiende desde el principio, y cuando no, no controla nada. El pueblo hipotéticamente podría gobernar porque la constitución se lo permite con la ley de partidos y el derecho de asociación y reunión. Pero todavía eso no se ha dado, que se cree un partido político que introduzca la democracia y luego gane las elecciones.

Podría ser una democracia pero todavía no lo es. Solamente es un sistema que teóricamente lo permite. Pero no sucede que el pueblo gobierne.

No es malo llamar a las cosas por su nombre, es necesario para fomentar el pensamiento crítico, al expulsar la falsedad del lenguaje popular.

Un saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros