Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos



Información y Opinión

España ha fracasado y la ciencia debe ayudarnos a salir de pozo de basura creado por nuestros políticos


Nota

Más de 170.000 sanitarios españoles, ante el fracaso del país y de los políticos en la gestión del coronavirus, piden a las autoridades una respuesta "coordinada y basada en la ciencia" ante la pandemia. Pero esa exigencia debe alcanzar a otros sectores de la vida española que pueden estar tan dañados como la sanidad y cuyo estado real está siendo ocultado al pueblo por políticos miserables.

Numerosas fuentes infependientes y de prestigio internacional señalan a España como el país del mundo que peor ha gestionado la pandemia del coronavirus. Sus efectos sobre la población y la economía española están siendo terribles. España es de los países con más muertos por habitante y el que con más intensidad ha dañado su economía, además de haber soportado tragedias tan dolorosas que dejarán marcado el futuro, como la muerte de decenas de miles de ancianos, abandonados en sus residencias y sin recibir el trato médico y humano que merecían, por negligencia del gobierno y de los políticos en general.
---



El coronavirus nos ha hecho descubrir que vivíamos engañados. Nos decían que disfrutábamos de un sistema sanitario de los mejores del mundo y ahora resulta que es de los peores de Europa, donde ocupa el número 17, según las estadísticas, una sistema que ha exhibido de manera obscena sus carencias y dramas: escasez de profesionales, bajos sueldos, imprevisión, desorganización, escasez de materiales, descoordinación y una especie de dictadura interna de los políticos en los hospitales que ha resultado nefasta y enormemente dañina.

Nuestros hospitales ni siquiera han sido capaces de crear dos circuitos independientes y aislados, uno para el coronavirus y otro para el resto de los enfermos. Entrar en un hospital representa hoy un enorme riesgo de contagio porque todo puede estar mezclado e infectado. En algunos casos, los hospitales españoles han funcionado como centros de infección, peor que en los países más atrasados de África.

Para atender a los infectados por el coronavirus se han retrasado temerariamente miles de operaciones y se ha relegado a pacientes que necesitaban con urgencia atención, lo que se ha traducido en miles de muertes que podían haberse evitado de enfermos de cáncer, de corazón y de otras enfermedades graves.

Algunos médicos indignados denuncian sin éxito que el coronavirus está reflejando la estupidez el sistema sanitario y llenando también los cementerios españoles de muertos que podrían haber salvado la vida, donde las metástasis, los atascos en coronarias, las pancreatitis y otras muchas dolencias matan sin que el sistema sepa combatirlas.

Pero quizás lo importante, más que lamentarse por el fracaso del sistema y las mentiras, torpezas e imprevisiones de una clase política sin valores ni preparación, es urgente reconocer que sea por defectos del sistema o por mala gestión de los políticos, el sistema ha fracasado y no ha sabido hacer frente ni a la crisis del coronavirus ni al acoso de la enfermedad y la muerte.

La solución es una que la clase política es incapaz de proporcionar desde su bajeza y falta de decencia: el sistema debe estar regido y gestionado por la ciencia y el saber, sin interferencias de imbéciles que ocupan puestos de responsabilidad sólo porque sus partidos los designan. España, por culpa de los partidos políticos, es el reino de los idiotas con mando en plaza y así nos va, de fracaso en fracaso: en la medicina, en la economía, en la convivencia y en otros muchos sectores de la vida, muchos de los cuales no han exhibido su bajeza e ineficacia porque no han sido probados en una crisis real.

Si la política, que es la que rige el sistema, es un caos y una vergüenza infectada de corrupción y abuso de poder, ¿Cómo estarán de podridos el Ejercito, la Universidad, la Banca, la investigación, el mundo del derecho, la Justicia, la economía, la industria, el sector de los seguros, las telecomunicaciones, la gran empresa y otros muchos?

España, tras haber comprobado el fracaso de la sanidad, que era exhibida por los miserables políticos como buque insignia del sistema, tiene que auditar su realidad y comprobar desde sectores capaces de evaluar con independencia y precisión, lo que los políticos dan como verdad, supuestos que probablemente sean falsos y estén tan trucados y deteriorados como el famoso sistema sanitario español: ¿Cómo funcionarían las fuerzas armadas en caso de emergencia o guerra? ¿Qué pasaría con los seguros en caso de catástrofe? ¿Funciona la democracia? ¿Cumplen con sus funciones básicas la justicia y el Congreso? ¿Cómo está realmente la banca?

Hay muchos sectores y capítulos en España bajo sospecha y es lícito pensar que si los políticos nos han engañado con la Sanidad también lo hacen con otros sectores vitales.

Lo que es evidente es que si tenemos una clase política de las peores del mundo, todo lo que es responsabilidad de esa clase dirigente será una ciénaga llena de basura y escombros, eso si, envuelta en mentiras y marketing para engañar a los estafados ciudadanos de España.


Francisco Rubiales

- -
Domingo, 20 de Septiembre 2020
Artículo leído 1485 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 20/09/2020 09:11

Parece claro que si engañan en una cosa, engañarán en todas y está claro que engañan en varias cosas que sabemos de sobra y podemos comprobar cada día. Sabemos que la sanidad está fatal, en gran medida porque los hospitales los dirigen los más tontos, lo mismo que los centros educativos, porque ni siquiera es necesario tener hijos en edad escolar para saber que el sistema educativo es un desastre, produciendo titulados de muy baja calidad y también vemos que la justicia es un desastre.

Entonces nos preguntamos ¿y qué funciona bien? Pues seguramente nada, lo que pasa es que en ostras partes del Estado hay discreción, por su naturaleza o porque son organismos fuera de la vista del público y no se habla de ellos. Pero algo intuimos. Porque siempre existe ese papel que necesitamos y que tardan mucho tiempo en darlo y seguramente lo den mal. En julio solicité un informe a la hacienda taifal, pues aún no ha llegado, tengo que mirar las fechas, pero me da que me han hecho silencio administrativo, cosa prohibida, pero que se hace.

Pero también es cierto que en algunos sitios las cosas funcionan. Sin ir más lejos, en la sanidad hay partes que funcionan muy bien, supongo que son las partes de rutina, que una vez establecida la rutina, todo va bien. Habría que ver lo que ocurre si se rompe esa rutina. De todas maneras, aunque la cosa funciona, da la sensación que es una fábrica de producción en cadena, pero mientras funcione, nos damos por contentos.

Un punto importante es que cada vez exigimos menos. Mientras la cosa funcione, aunque sea mal y se cumplan las expectativas, nos conformamos. Entre otras cosas porque nadie nos escucha. Recuerdo que en los 90 un familiar necesitó un tratamiento urgente, no era vital, pero sí molesto lo que tenía. Le dieron cita para cuatro meses, no para el tratamiento, sino para darle cita. Pusimos una reclamación y nos mandaron como cinco o seis cartas dando explicaciones y en un mes recibió el tratamiento, no sirvió de mucho, pero lo recibió y que no funcionara ya no era culpa de nadie. Ahora pones una reclamación y ni siquiera te contestan.

Lo que pasa es que nos dedicamos a gritar y a criticar, es decir, a arreglar espala en la barra del bar, ahora con el encierro, ni eso, en lugar de votar en consecuencia. ¿Que en mi taifa la sanidad funciona mal? Le voto a otro, pero no de la casta, aunque el lanar no entiende de casta. Pero basta que el lanar cambien el voto y ya procurarán funcionar bien, no por el partido, que al fin y al cabo nada cambia, sino por la poltrona, que pasa a otro de la casta, pero que yo la pierdo.

Estoy dando vueltas a un artículo de portada, que tiene cierta relación con el tema de hoy. A ver si lo escribo pronto.

Pasamo

En efecto, Uropa es muy complaciente, excepto con los que se salen del tiesto, como los países del Este. Y ahora parece que le sientan mal nuestros despilfarros, pero no hacen mucho al respecto.



Hay que reconocer la coherencia de los marxistas y separatistas, mantiene sus ideas tras casi cien años. En cambio los maricomplejines y asimilados, las cambian cuando les parece bien. Por ejemplo, los marxistas y asimilados veneran a sus abuelos que hicieron la guerra, los maricompeljines escupieron obres sus tumbas hace tiempo y lo siguen haciendo.


2.Publicado por TONY el 20/09/2020 14:21

España es un pais que necesita grandes reformas y grandes debates donde ni laizquierda ni la derecha cobarde y acomplejada, quieren acometer, primero porque no quieren que sus miserias se saquen a la luz pública, despues estos debates y referomas afectarian a sus prebendas y privilegios.

Y las grandes redes clientelares,quese han creado que ha hechos que verdaderos inútiles estén hoy en puestos de responsabilidad que les caen grandes, el escenario no puede ser más catastrofico, y nadie quiere mover ficha ni el gobierno ni la opsición y ni te digo el pueblo, aquí se ha caido en un especie de corrupción moral silenciosa, DONDE EL POLITICO NO LE EXIGE AL PUEBLO Y EL PUEBLO NO LE EXIGE AL POLITICO, mientras tanto España se hunde, no hemos aprendido nada de la anterior crisis de la BURBUKA INMOBILIARIA, ni jemos aprendido de esta crisis del CORONVIRUS,y seguimos cayendoen los mismoserrores.

Mientras tanto para el pueblo el unico debate trascendental y existencial que existe es si Messi se va o se queda en el Barcelona,losproblemaspor mucho que se oculten, saldran maástarde que temprano con un gran carga de virulencia, y afectarán siempre a los mismos, mientras tanto la deuda pública no para de crecer, el para ascendiendo, la monarquia más debilitada gracias a los compartamientos ejemplares de sus miembros, los enemigos de España, más fuerte y más crecido que nunca, y los españoles en estado de atontamientoi esta es la cruda realidad, pero mientras noi se resuelva la gran CRISIS MORAL que subre este pais, lo demás no se resuelve

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros