Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

"El fin justifica los medios", el principio más miserable y maligno del ser humano


Nota

El principio "El fin justifica los medios" ha sido el mayor causante de daños y desastres a lo largo de la Historia de la Humanidad. Bajo ese axioma maldito se han cometido asesinatos, se han exterminado pueblos enteros, se ha reprimido, oprimido y esclavizado a millones de seres, se ha empobrecido a miles de millones, se han declarado guerras sangrientas, se han destruido naciones y se ha esparcido por el mundo la división, la envidia, la infelicidad y la angustia.

Adoptado por la izquierda revolucionaria y convertido por los comunistas en el motor de la Historia, la aplicación de ese falso principio de que "El fin justifica los medios" ha sido y sigue siendo el mayor fracaso de la civilización.

Aunque parezca increíble, todavía hay izquierdistas y políticos de otros colores sueltos por el mundo que justifican esa terrible barbaridad inhumana de que "todo vale" si lo que se pretende se considera bueno.

Como muchos de mi generación, fui marxista en mis años jóvenes, pero tuve la suerte de curarme de esa terrible enfermedad cuando comprobé en Cuba, donde viví dos años como corresponsal de prensa, que ese axioma del "todo vale" si el objetivo es "la revolución", aplicado por el comunismo gobernante, destruía vidas, degradaba a los seres humanos, esclavizaba y generaba injusticia, desigualdades extremas, degradación, infelicidad y miseria.
---



El sanchismo representa en España la adopción maligna del nefasto principio de que "el fin justifica los medios". El fin es mantenerse en el poder y los medios justificados son gobernar con aliados indeseables, ser socios de traidores golpistas, totalitarios y amigos del terrorismo, repartir arbitrariamente los recursos públicos, beneficiando a los amigos y castigando a los enemigos, subir los impuestos hasta niveles esquilmadores, comprar votos y voluntades con dinero público, engañar y mentir hasta la saciedad.

El maldito axioma es el gran cáncer de los políticos y significa que cuando el objetivo final es considerado importante, cualquier medio para lograrlo es válido. ​

La frase es atribuida al filósofo político italiano Nicolás Maquiavelo, aunque en realidad la frase la escribió Napoleón Bonaparte en la última página de su ejemplar del libro "El príncipe", escrito por Maquiavelo en 1532.

Maquiavelo nunca escribió que “el fin justifica los medios”, un axioma que ha acabado resumiendo de forma simplista el pensamiento del gran intelectual italiano. El fin debe justificar los medios utilizados, pero el problema es que un buen fin no justifica unos medios malos, como el mismo Maquiavelo sugería al príncipe-líder. De hecho, en ‘El Príncipe’ el autor aclara que está loco quién cree que puede decir y hacer lo que quiere. En otras palabras, es un loco quién piensa que el fin justifica los medios.

El gran problema para la humanidad es que la izquierda marxista ha adoptado ese principio como bueno y como justificación de todos los males y desmanes, siempre que el objetivo a alcanzar sea bueno. Los bolcheviques de Lenin interpretaron el marxismo afirmando que el deber del verdadero revolucionario es intervenir para cambiar la historia y conducirla hacia la revolución. Si ese es el fin supremo, entonces todo vale para alcanzarlo. Como consecuencia, el comunismo soviético ha sido el gran asesino de la Historia humana, después del también comunismo chino.

Es cierto que la izquierda ha sido la que ha sacralizado y adoptado como ideología ese brutal y canalla axioma, pero la derecha, muchas veces contaminada de marxismo, también lo ha puesto en práctica y lo ha utilizado para justificar sus abusos, corrupciones y desmanes.

El axioma "El fin justifica los medios" es padre de las mayores crueldades y errores. El cuadro que ilustra este artículo habla de magnicidios de la izquierda, todos ellos inspirados en la idea de la revolución y en el "todo vale".

Si para alcanzar el bien se recurre al mal, todo se vuelve basura. Esa es la esencia del fracaso del comunismo allí donde ha puesto sus garras, desde la Unión Soviética a Cuba, donde sólo ha creado pobreza, violencia, esclavitud, hambre y muerte, a pesar de que el objetivo a alcanzar, según los criminales, era el bien supremo, el de la sociedad idílica.

Ningún fin puede justificar las guerras y matanzas, ni el terrorismo es aceptable, aunque persiga una sociedad mejor, ni un golpe de Estado sangriento merece aplausos aunque pretenda librar a los ciudadanos de un gobierno injusto. No es aceptable matar a los pobres para acabar con la pobreza, ni exterminar a los mendigos para erradicar la mendicidad, ni fumigar a los enfermos terminales para ahorrar dinero a la sociedad o aniquilar a los parados para mejorar la estadística de desempleados.

Del mismo modo, la democracia, que siempre tiene que ser ética, impide gobernar con el apoyo de partidos políticos miserables y promotores de la ruptura y el odio, como está ocurriendo en la España de Sánchez. El fin de mejorar España no justifica que se gobierne sometido a los caprichos de golpistas catalanes, independentistas vascos, amigos del terrorismo vasco y totalitarios dispuestos a aplastar a quien impida su control del poder absoluto.

Hay líneas rojas que no pueden sobrepasarse nunca y la principal de ellas es la libertad individual, un valor supremo que jamás respetan aquellos que se consideran a si mismos con derecho a intervenir sin límites para cambiar el mundo.

Francisco Rubiales

- -
Jueves, 4 de Noviembre 2021
Artículo leído 785 veces




Comentarios:

1.Publicado por Me ha convencido el 04/11/2021 07:18
Me ha convencido.

2.Publicado por pasmao el 04/11/2021 09:13
Buenos días Don Francisco

Interesante columna. El problema es que ahora, y no creo que sea por casualidad, está cada vez mas complicado diferenciar fines y medios.

Los fines son los medios y los medios los fines.

La ausencia de una verdadea educación moral hace que sea muy fácil convencr al personal. La ausencia de Dios en cualquier manifestación de lo social, algo derivado de lo anterior, también.

Estoy seguro que al personal hace 100 años, con mucha menos cultura y sofisticacion sabía distinguirlo mucho mejor y no se le podía engañar.Y si no matan cómo antes es porque no les hace falta. Y si les hace falta.. pues se tapa.

Un cordial saludo

3.Publicado por TONY el 04/11/2021 09:22
No hay que irse tan lejos con ELPSOE de Sánchez , POdemos y sus socos golpistas pro-etarras y sus medios de comunicación afines alientan a la violencia contra VOX y los que acuden a sus mitines, a lapidarlos, ya que por lo vistos actualmente no tienen bombas ni pistolas.

Sin no ha habido una desgracia humana ha sido gracias a las Fuerzas de Seguridad del Estado,estos cinicos despues se hacen las victímas y culpan a VOX están creando un clima de animadversión y de odio hacia VVox para que de esa manera alentar a los exaltados a cometer algun atentado

4.Publicado por Yorick el 04/11/2021 09:45
El caso del señor Rubiales ilustra un viejo apotegma: «El comunismo se previene viajando». En su caso, viajando al infierno castrista.

Otro apotegma de mi juventud decía: «El comunismo se previene leyendo». En mi caso, leyendo infame literatura marxista.

Pero, en líneas generales, soy pesimista con respecto a la evolución del mal: el patógeno comunista lleva consigo la vacuna, pero solo los medianamente informados, experimentados y bondadosos, amén de los devastados por el mal, adquieren la inmunidad. Además, es patógeno mutante (ahora lo llaman «progresismo»), y arruina en hijos y nietos lo que ya arruinó en padres y abuelos. Mal pronóstico.

5.Publicado por Yorick el 04/11/2021 09:52
Oscar Wilde hubiera dicho: «Los medios justifican el fin».

Y se hubiese quedado tan ancho, mientras sus interlocutores se rascaban la cabeza (que era lo que el bueno de Oscar pretendía, al fin y al cabo).

6.Publicado por vanlop el 04/11/2021 10:46

El todo vale es la forma de justificación mental que tienen los psicópatas y que extienden a toda la sociedad y la final todo el mundo piensa que el fin justifica los medios. Como falla la educación moral, tenemos que les resulta muy fácil convencer a la gente de esto, porque desgraciadamente no es sólo el lanar, hay mucha gente que piensa, aunque no demasiado, que acepta la premisa. Lo que no me queda muy claro es la identificación entre el fin y los medios, tendré que pensar en eso.

La mayoría de jóvenes coqueteamos con el marxismo, en mi caso, bien poco, pero sí algo. No tiene mucho mérito, ya que me crié en una casa donde se hablaba del comunismo y se contaban las maravillas sufridas por mis padres. Sin embargo nunca se mencionaba la socialismo, con lo cual me llevé una sorpresa al ver que Felipe sacó tantos votos y los comunistas muy pocos. Así que mis coqueteos fueron más bien con una socialdemocracia tipo europeo, que no sabíamos lo quera, sólo que en Europa vivían bien. Tampoco tenía muy claro lo que era el marxismo, porque la socialdemocracia de entonces no lo mencionaba.

Por lo demás, el artículo explica muy bien la idea. Si los medios son malos, el fin queda contaminado y es malo por sí mismo. Pero como digo, se trata de una forma de justificar las cosas por parte de un psicópata o por parte de tiranos en potencia, que piensan que una vez alcanzado el poder, someterán al pueblo a sus formas despóticas, pensando que este se someterá por la fuerza y todos vivirán felices en su palacios, disfrutando de las vidas de la plebe.

Y ya se ha visto que eso no funciona, pero como en el caso de los comunistas de a pié, piensan que no ha funcionado porque otras fuerzas, muy reaccionarias, se lo han impedido y que eliminando esas fuerzas alcanzarán el paraíso soñado. Pero eso sólo supo0ne la falta de inteligencia de esas personas, que desde sus pequeños rincones en la vida, piensan que la utopía marxista es posible y los proletarios vivirán felices. Y los tenemos aquí, que no ven como el gobiernos nos empobrece cada vez más. Espero que entre la subida de la luz y los carburantes se den cuenta que el paraíso socialista es más bien un infierno y que todos estamos en él y no que los fachas están en el infierno del socialismo y los buenos marxistas en el paraíso.

En estos momentos, las pistolas se han dejado a un lado, porque los fines se consiguen de forma suave. Y esto nos recuerda el tipo de paraíso vasco que quieren formar, basado en la sangre y así les va, viviendo de las rentas y soportando una corrupción enorme, de la que no se habla, pero que supone que le nivel de renta de los 70 ha descendido o al menos, no ha subido como debiera. Es decir, en el año 70, la renta de un vasco seguramente era equiparable a la de un francés, pongo por caso, ahora, la renta de un francés es mucho mayor. Y eso a pesar del parasitismo que tienen sobre el resto de España.

Pero no sólo los gobernantes aplican ese principio. Hubo en Barcelona una banda de asesinos profesionales que entre los 80 y 90 produjeron más de mil muertos, no sólo en Cataluña, sino en toda España. Esto se va sabiendo tímidamente en ciertos sitios de internet y lo cierto es que se ponen los pelos de punta y los datos que aportan sugieren que es cierto, pero los medios no tocan el tema pues, aparte de los altos cargos cómplices, estaría el descrédito de un Estado que no se enteró de eso y ahí quedarían en ridículo tanto el psoe como el pp. Los miembros de esa banda, que produjo más muertos que el terrorismo, debían pensar que el fin justifica los medios.

Tradicionalmente, esa idea ha sido cosa del marxismo, pero ahora la asumido la derecha. En todas partes hay psicópatas, pero la asunción por la gente normal, fundamentalmente se debe a la ascendencia de Dios. El ateísmo activo, conduce, de forma inadvertida a eso.

7.Publicado por mentalmente el 04/11/2021 18:07
Buenas a todos,

Quería ahondar sobre algo que suelo decir muchas veces sobre el marxismo, lo que he venido a decir tantas veces de que el marxismo no es lo mismo que la filosofía de Marx, que por cierto, aunque esto no aparece escrito en "Ponerología política" también puede deducirse al respecto de lo que se menciona, con más detalle aún.

Pongamos que la filosofía de Marx, que es muy presuntuosa al respecto de pretender ser ciencia de evolución de sociedades y predecir el futuro, es como la energía nuclear, o como un arma de fuego. Es algo peligroso en manos equivocadas.

La humanidad desde el principio de los tiempos como algo general son manos equivocadas. La gente será capaz de dar ciertos giros interesados a dicha filosofía e interpretarla, para llevar esa fascinación al respecto de como podría ser una utopía y el proceso para alcanzarla, a cualquier fin de captar apoyos en cualquier sociedad para la conquista del poder.

Lo que hace aún más peligroso hacerlo con esta ideología, es que esa acción queda camuflada, ya que dentro de la propia filosofía de Marx se habla de tomar el poder por la fuerza: "la dictadura del proletariado". Al menos una palabra es clave, la palabra "proletariado", para desmontar la farsa totalitaria marxista. Marx no es alguien con tacto y sensibilidad para preveer el inmediato uso para fines equivocados de sus ideas.

Por muy detallista que sea Marx, la mayoría de gente, el 99% de la gente no se va a leer al detalle a Marx, solo se va a quedar con la idea general y la que le transmitan otros. Quizás algo parecido a esto sucede con el islam, pero en el islam es todavía peor, porque en el Corán se habla claramente de perseguir y matar a quien no cree en Alá.

Aunque eso pueda parecer algo estancado en una época, mientras siga escrito y tomado al pie de la letra como la ley sagrada sin ser sometida a la libre elección y la razón individual, hace que todo el islam sea peligroso, no importa cual corriente sea, porque todas guardarán el Corán como fuente de conocimiento, que no se puede modificar, y cualquiera puede utilizar solo esa parte, para llevar la gente desesperada a la violencia y guerra fanática contra el otro.

Las estructuras básicas culturales de como funcionamos como humanos en el mundo, la tecnología que usamos, como la prensa por ejemplo, y las propias deficiencias, algunas de ellas genéticas, todo eso es de suma importancia para que la combinación de esas caracteristicas tecnológicas y culturales + defectos base humanidad, algunos poco estudiados como la psicopatía + crisis valores, sociedad, economía, etc. + filosofía Marx (sobretodo un exceso de porcentaje de intelectuales siguiendo estas ideas, en comparación con cualquiera de las otras posibles).

Da como resultado, el desastre que lleva a un tipo de histeria colectiva y patocracia. Y ese desastre se produce por muchos factores encadenados de manera compleja que relacionan todos los elementos anteriores de muchas maneras.

Si solo cambiaramos uno de los factores que inducen a la patocracia, seguramente no se produciría el mismo resultado. Si por ejemplo, como propongo yo, existiera de verdad, alguna manera de identificar y aislar a los psicópatas puros, aunque solo sea del poder político, aunque representen quizás menos del 1% en la sociedad, solamente ese cambio, ya estaríamos alterando el desenlance de una sociedad. Esa pequeña pieza de defecto de la humanidad, para la cual una nueva ciencia o tecnología pudiera afectar, podría cambiarlo todo mucho más de lo cabría esperar.

El poder de alterar la psique de los demás del psicopata esencial, tanto por el hecho de ser interpretado erróneamente como no-psicópata, como por que el psicopata interprete erróneamente a los no-psicópatas como si fueran iguales que él, produce cambios en el comportamiento de muchas más personas. Entre el psicópata y el no-psicópata hay puntos intermedios, compuestos por gente ligeramente psicopática, gente con algunas patologías, gente con otros problemas, etc. que sirven como un embudo, para canalizar ese cambio de comportamiento a toda la sociedad.

Porque el psicópata esencial, objeto teórico del interés de la ponerología política, es un encantador o fascinador de individuos débiles, por distintas causas distintas, que a su vez servirán para contagiar e influenciar al resto de individuos hasta los más sanos y más normales, que inevitablemente terminarán replicando y aceptando lo que es culturalmente correcto, la corrección política dominante, incluso sin darse cuenta de ello.


Un saludo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros