Voto en Blanco
Voto en Blanco
Voto en Blanco


Buscar en artículos:
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.

Información y Opinión

Asambleas constituyentes populares


Nota

Si los ciudadanos dejan al PP y al PSOE que reformen la Constitución como les venga en gana, es probable que España perezca como nación en pocos años. Lo que el pueblo quiere y demanda es más democracia y menos poder para los políticos y para las autonomías, pero nuestros políticos pretenden hacer justo lo contrario. Cada día resulta más cierta aquella vieja sentencia que decía que "La política no tiene entrañas".

Los ciudadanos españoles, descontentos ante el excesivo poder de los partidos políticos, la marginación de la ciudadanía y la escasa calidad de la democracia española, temen que la reforma constitucional que fue pactada entre el PP y el PSOE sea un desastre que empeore las cosas. El temor responde a un razonamiento cargado de lógica: los mismos que han violado la actual Constitución y han construido sobre ella una partitocracia impresentable y un país agobiado por la corrupción, el abuso de poder, la injusticia, el desempleo y otros dramas no son los adecuados para una reforma constitucional que asuma la necesidad de regeneración.
---



Asambleas constituyentes populares
Los ciudadanos debemos impedir que la reforma constitucional sea una tarea exclusiva de los partidos políticos, ya que aceptar esa ruta representa aceptar que la Constitución reformada puede ser peor que la actual, con más poder para las autonomías y para los partidos, menos democracia auténtica, menos controles para el poder político y todavía más marginación para los ciudadanos.

La única manera eficaz de influir en la reforma constitucional consiste en la creación de cientos o quizás miles de asambleas populares constituyentes, grupos de ciudadanos que se reúnen para debatir los cambios necesarios, proponer ideas y redactar las propuestas, que deben ser elevadas para que sean tenidas en cuenta.

Se trata de un proceso genuinamente democrático de participación ciudadana que irrumpiría en un debate político del que, vergonzosamente, los partidos suelen expulsar a la ciudadanía, porque ellos, sin otra razón que el egoísmo y la arbitrariedad antidemocrática, se consideran como los únicos representantes del pueblo con autoridad para redactar una Constitución, negando a los ciudadanos el principio, básico en democracia, de que el pueblo es el auténtico soberano del sistema.

La Historia reciente de España y, sobre todo, la experiencia acumulada por los partidos políticos, demuestra que los partidos no son, precisamente, las organizaciones ideales para reformar la Constitución española y asumir el desafío de la regeneración de la política, que es de lo que se trata.

La Constitución Española no necesita reformarse para otorgar más poder a los partidos y a las autonomías, o para engordar todavía más el Estado, sino para erradicar la corrupción, incrementar los controles al poder, que son casi nulos en España, y para responder a las grandes exigencias de la democracia, olvidadas por la partitocracia española, y de la ciudadanía.

De las asambleas constituyentes populares deberían surgir ideas e iniciativas que respondan a la voluntad popular y que los partidos tengan que asumir, sin poder rechazarlas. Si el proceso es limpio y libre, el pueblo planteará demandas tan claras como las siguientes: reforma de la ley para que cada voto valga lo mismo, probablemente mediante la creación de un distrito electoral único; fin de la financiación de los partidos con dinero público; limitación de los mandatos de los políticos elegidos y altos cargos del Estado; adelgazamiento del Estado y jubilación anticipada para al menos la mitad de los políticos que viven en España a sueldo del Estado; garantía de que los poderes del Estado funcionarán con independencia y libertad; más participación de los ciudadanos en la vida política; limitación, por ley, del endeudamiento público y, sobre todo, fin del Estado de las autonomías, mediante la desaparición de los parlamentos autonómicos, los gobiernos fastuosos instalados en las taifas y la recuperación, por parte del Estado central, de la mayoría de las competencias cedidas a los gobiernos regionales, sobre todo las de educación, sanidad, policiales y fiscales.

Es precisamente ese poder de las asambleas populares lo que temen los partidos políticos españoles, que, en contra de la democracia y la decencia, quieren seguir manejando la política en régimen de monopolio, sin ciudadanos y sin otras ideas que las que se cuecen en sus poco recomendables hornos, ya alterados y degradados por la corrupción, el abuso de poder y la construcción de un país desigual, escaso de valores e incapaz de prestar servicios de calidad a los ciudadanos y de hacerlos felices.

Muchos de mis lectores, cuando leen a diario las oleadas de críticas y análisis en los que se destapan las miserias y arbitrariedades de la política española, me piden que haga propuestas. Pues bien, esta de las asambleas populares constituyentes es una propuesta de valor, una manera de doblegar la arrogancia y la ausencia de democracia de nuestros partidos políticos.

Francisco Rubiales


- -
Miércoles, 15 de Noviembre 2017
Artículo leído 1395 veces




Comentarios:

1.Publicado por yo la hubiera suscrito, hoy ya ni loco. el 15/11/2017 08:42
Sr Rubiales, hace 20 o 25 años yo hubiera suscrito su propuesta de mil amores.

Con la edad que tengo, y a la vista de lo que vienen votando el 75% de los españolitos, ni loco.
Conociendo el percal ni borracho.

Mi recuerdo de las asambleas es que el más bruto y demagógico es el que arrastra a la mayoría, y para eso ya tenemos lo que tenemos que viene a ser lo mismo.

Ahora bien, una cosa es que yo desconfíe cada vez más "der puevlo", y otra que su planteamiento no llegue a sustanciarse por una u otra vía.

La torticera intención de usar nuestra estupidez colectiva como coartada, ya está siendo implantada por los modernos invisibles dueños del mundo, que con la excusa electoral nos hacen participes de este teatro llamado "democracia" en el que los politicos-guiñoles son manipulados por los "verdaderosdueñosinvisibles del mundo", con la excusa de que los esclavos les hemos votado.

Lo que usted propone va en la misma dirección.... legitimar la voluntad de los no-pensantes para que el caos=arboles no permitan ver el bosque=la cara de los autenticos dueños del mundo= los nuevos omnimodos emperadores financieros.

Quizás la estupidez general se impongan en un par de decadas, pero no creo que sea a través de asambleas sino probabablemente a través de dictaduras teocráticas aclamadas y solicitadas por er puevlo.

Por algo los griegos en sus democracias no permitían que votaran todos, sino solo los "ciudadanos"

2.Publicado por Roger Español el 15/11/2017 08:47
La vida tiene estas ironías.

La palmaria prueba de la categoría de los mamporreros tenía que llevar como
apellido "español"

De momento este pobre hombre solo esta tuerto, como siga insistiendo acabará siendo sospechoso de terrorismo o delito de odio, por no besar la mano de quien lo ha dejado tuerto....
Roger.... pon la otra mejilla, no seas rencoroso. A tí que más te da si fue por el bien de mariano.

3.Publicado por Yanka el 15/11/2017 11:25
"Yo creo en el pueblo español (no en sus políticos), en su historia, en su grandeza y en su futuro. En como pueden cambiar para poder superarse y ser mejores cada día. Saben aprender de sus errores. ¡Sí señor, yo creo!" EL Rincón de Yanka

4.Publicado por vanlop el 15/11/2017 12:05

Coincido en que la reforma constitucional no se puede dejar en manos de la casta, pero lo de las asambleas populares no me parece práctico. Aún suponiendo que las asambleas fueran honradas y no estuvieran infiltradas por la casta, sería un guirigay de tal magnitud que nunca se pondrían de acuerdo.

Ni siquiera los useños dejaron que la constitución la elaborara el pueblo. No conozco mucho como lo hicieron, pero según leí, los artículos los elaboraban los personajes que nos cuenta la Historia y luego se debatían en la prensa, en concreto en el periódico El Federalista. Si alguien conoce el proceso , que lo cuente y nos podremos hacer una idea de como hacerlo nosotros.

Lo importante no es que haya asambleas constituyentes, lo importante es que los ciudadanos debatan y dado que lo que proponga la casta será un bodrio, rechazarlo y votar no. Cuando se vote no, el gobierno debería convocar elecciones, ya que la casta quedaría invalidada y cuando los nuevos propongan la nueva reforma, volver a votar no, hasta que lo hagan bien.

Pero eso es utópico, por lo que dije ayer de los tercios. Un tercio vota a favor de la casta, porque es su medio de vida, otro en contra y otro a lo que diga el gobierno, se trata que este último sea lo más pequeño posible, porque los que cambien de tercio, lo harán en contra de la casta.

Disponiendo de las redes y de los blogs, no habría mucho problema en hacer un debate serio y tras ese debate, votar en consecuencia. Pero hay un problema, la gente no está por la labor y hay muchas razones, entre las que se pueden destacar dos: que la gente no se mete en política y la más importante, que no hay tiempo para meterse en un blog y debatir. También influye mucho la falta de costumbre.

En definitiva, se trata de crear una conciencia general sobre lo que no puede convenir y obligar a los que mandan a seguir esa línea. Por ejemplo, exigir la eliminación del título VIII por completo y si no lo hacen, se vota no. También exigir que se vote artículo por artículo y si presentan lotes, votar no cuando haya algún punto que no guste. Es muy importante evitar el consenso, es decir, hay tres puntos que me gustan y dos que no, voto sí. Ahí es donde la casta hace de las suyas. los tres que te gustan son irrelevantes, mientras que los dos que no gustan son claves.

Pero no hay que olvidar que todo juega a favor del gobierno, por tanto conseguir rechazar una consulta es prácticamente imposible. Y siempre está el ordenador.


Corre por las redes una nota, con foto en la que se ven a la presentadora de A3, Susana Griso con su marido. La cosa más normal del mundo, aunque ahora que la gente no se casa, se va convirtiendo en rareza. Simplemente señalar que el marido es un separatista de pro. A3 es de Planeta, ¿sabe alguien si Planeta se ha mudado?

5.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 15/11/2017 12:06
Propuesta muy buena, si, quizás tendría que haberse realizado mucho tiempo antes, en la época de la llamada "Transición"; cuando todavía los partidos políticos no tenían el poder que tienen ahora. Hubiera sido una buena idea para hacer una Constitución en España en aquella época (1976 o 1977), pero no, hoy no sería posible porque los partidos políticos no tienen intención de soltar poder alguno, y eso de dárselo a la gente a través de asambleas de barrio, locales, provinciales o de región. Los partidos políticos se han convertido en los verdaderos detentores del poder y solo quieren a la gente para que vote, nada más.

Y también hay que tener mucho cuidado con ésto de las "asambleas populares", porque pueden estar manipuladas por algunos partidos y entonces estaríamos en las mismas. Esta idea de las asambleas populares es muy de izquierdas y dicen que lo aplican en Cuba y así están allí. Tampoco es muy fiable.

Es difícil establecer una solución al actual problema político-institucional que tenemos. Quizás lo mejor es que la gran mayoría de la gente se de cuenta que los partidos actuales están todos manchados por algún motivo y es mejor votar a otros que nadie conoce para que entre nueva gente a ver si tienen menos defectos que los actuales.

No veo otra alternativa.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros