Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

España necesita muchos liberales y mucha justicia para curarse del sanchismo


Nota

Sin una Justicia independiente y fuerte, decidida a castigar a los corruptos, y sin toneladas de liberalismo, España no podrá curarse de la terrible enfermedad del sanchismo, aunque echemos a Sánchez del poder o lo metamos en la cárcel.

El liberalismo es la cara opuesta al sanchismo: libertad en lugar de sometimiento, democracia auténtica en lugar de tiranía disfrazada, la verdad sobre la mentira, el individuo delante de todo, los valores en la cima, el Estado y la política bajo control del pueblo y de la ley, impuestos justos y mínimos, mucha educación, familia, unidad, alegría, espíritu emprendedor y una prioridad de la virtud sobre todo lo demás.

La única vacuna capaz de librar a España de la ruina y la destrucción provocadas por el comunismo y el socialismo coaligados bajo Pedro Sánchez es el liberalismo. España necesita muchos liberales para salvarse y para regenerar los valores, las libertades, los derechos y conseguir una filosofía política que mantenga al Estado y a los corruptos partidos bajo estricto control.
---



El liberalismo nos libró del poder absoluto de los reyes y ahora tiene que librarnos del poder desmesurado de los parlamentos plagados de indecentes y de los líderes desalmados, disfrazados de demócratas.
El liberalismo nos libró del poder absoluto de los reyes y ahora tiene que librarnos del poder desmesurado de los parlamentos plagados de indecentes y de los líderes desalmados, disfrazados de demócratas.
El liberalismo es la doctrina que considera la libertad del individuo como el valor supremo del hombre. En torno a ese principio fundamental se organiza la vida económica y política de las sociedades para que los individuos desarrollen, sin trabas, todas sus potencialidades.

El liberalismo siempre defiende el sector público, pero lo sitúa bajo control de la sociedad civil. Rechaza, con contundencia, cualquier forma de concentración de poder económico público o privado y exige leyes estrictas antimonopolio. Se opone al "capitalismo salvaje" y a todo sistema que conlleve la indefensión y opresión del ciudadano. Al liberal le importa más el "ser" que el "tener", pero con un respeto profundo al hecho o al deseo de poseer, que es una tendencia natural del hombre.

Al liberalismo le debemos la democracia, el concepto pleno de la libertad individual, el Estado de Derecho, los derechos humanos y una conexión con Grecia, Roma y el Cristianismo que ha hecho posible la creación y prosperidad de Europa y su cultura.

El Estado debe ser fuerte, pero bajo control siempre, para evitar sus naturales tendencias opresoras. Debe ser un Estado mínimo, que sólo intervenga cuando es imprescindible y que sea experto en facilitar la vida, la convivencia y el trabajo a los humanos.

Ser liberal es oponerse a que un grupo organizado controle tu vida. Eso significa lo contrario del sanchismo, en cuyas escuelas se aprende a depender del Estado y a lucir una camiseta del Che Guevara, que fue uno de los peores asesinos en serie de la política mundial.

Un liberal defiende un Estado limitado o mínimo con un poder limitado de los gobiernos, sea cual sea su color. El verdadero poder debe pertenecer a los ciudadanos para que tomen las riendas de sus vidas y se hagan responsables de ellas.

No nos fiamos de quien dice hablar en nombre del pueblo porque detrás de él siempre hay un tirano. Ahí están decenas de experiencias para demostrarlo,. La de Pedro Sánchez es la más cercana y nociva para los españoles.

Las ideologías nos ponen los pelos de punta, sean las que sean, porque suelen ser caminos oscuros hacia la tiranía.

Los liberales creemos en lo que dijo Lord Acton: “El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Estamos en las antípodas de los sistemas que abogan porque el Estado lo controle todo, sobre todo del Comunismo y el Fascismo, dos totalitarismos casi gemelos que comparten más del 80% de sus ideas.

El liberalismo implica acabar con todas las millonarias subvenciones que reciben sindicatos, partidos políticos, patronal, empresas públicas, observatorios y miles de asociaciones cuyo único objetivo es el clientelismo y colocar amiguetes con altos sueldos.

Nuestro feminismo es el de Clara Campoamor, liberal autoproclamada que gritó desde la tribuna del Congreso: “Yo, señores diputados, me siento ciudadano antes que mujer”.

Los liberales estamos contra de la ley más machista de la democracia española, la de paridad, que sitúa a la mujer como un ser inferior a la que hay que ayudar para que llegue arriba, porque ella sola no puede.

Los socialistas y comunistas que dominan hoy España creen que el Estado es la solución de todos los problemas, pero la Historia demuestra justo lo contrario: que el Estado es el peor de los peligros y que cuanto más fuerte es más corrompe a las naciones y más esclaviza y empobrece a sus "súbditos".

Por desgracia hay demasiados españoles que desean un Estado que haga de padre y que solucione sus problemas, aunque a cambio exija sometimiento. Esas sociedades, preparadas para ser esclavas, suelen terminar siendo pobres, infelices, atrasadas y sometidas a tiranías desalmadas.

La única receta eficaz para erradicar el comunismo y el socialismo, doctrinas adoradoras del Estado que se han adueñado de España, es la resurrección de la ideología liberal. La falta de liberalismo ha hecho posible que España sea hoy un país basura, mal gobernada por personas de poca inteligencia y menos ética.

El avance del comunismo, que en muchos aspectos es la antítesis del liberalismo, sólo se explica porque el liberalismo, hoy más necesario que nunca, ha sido desterrado. No se trata de crear un partido liberal y de votarlo para que gobierne, sino de impregnar de liberalismo a los partidos y a la sociedad, lo que equivale a impregnarlos de libertad y democracia, ya que la democracia es un invento genuinamente liberal.

España necesita con urgencia extrema un rearme liberal que defienda al individuo frente al colectivismo y de los muchos abusos que está sufriendo a través de gobiernos invasivos y obsesionados con el poder, Sin ese rearme liberal. España está perdida.

Francisco Rubiales

- -
Viernes, 3 de Marzo 2023
Artículo leído 954 veces




Comentarios:

1.Publicado por Anro Libertché el 03/03/2023 07:40
No todo es licito y legitimo en el liberalismo bien entendido. El Estado es la unica Institucion para proteger con garantias los derechos sociales de los mas indefensos debiles y desfavorecidos. Bien es cierto, que la economia debe ser regulada de acuerdo con los mercados y las fuerzas productivas del trabajo. Y nunca intervenida.

Sin duda las ideas y los sistemas ultra liberales en la economia..no es hoy por hoy.. representativo en ningun pais. Ni siquera en los paises anglosajones..o Suiza u otros paises. Salvo en los pequeños paises paraisos fiscale.
EL Estado somos todos, y en consecuencia los gobiernos elegidos en las urnas sus administradores.

Distintas son las actitudes y formas de vida de los ciudadanos y las concepciones sobre libertades individuales y colectivas que se adopten.

No hay liberalismo si no hay Estados y gobiernos capaces de garantizar las maximas libertades a todos los niveles. Y con ello la economia productiva y eficiente regulada.

Saludos.

2.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 03/03/2023 09:54
España nunca ha sido liberal, lo poco de liberalismo que hubo terminó con los Cien Mil Hijos de San Luis, y después lo que hubo fue absolutismo, república cantonalista, monarquía turnista y desorden republicano en 1931. Y ahora, de liberalismo nada, un Estado pseudofederal donde los políticos campan a sus anchas en todos sitios.

No somos liberales los españoles, somos individualistas que procuramos aprovechar todo lo posible del Estado, de la teta pública, incluso algunos también incluidas las tetas de verdad.

3.Publicado por vanlop el 03/03/2023 10:26


No voy a extenderme mucho en el comentario porque le artículo lo dice todo o casi y de tanto fustigar a los tiranos, no he tenido tiempo de asimilar y analizar la esencia del liberalismo, que algún defecto tendrá.

Sin duda, el liberalismo es muchísimo mejor que cualquier cosa que haya en estos momentos en el mundo, pero, como dice Liberché, hay países que garantizan más o menos las libertades básicas, pero sin alcanzar el ideal liberal.

De todas formas, ya es un triunfo que un gobierno se dedique a garantizar las libertades, aunque ese gobierno no sea liberal estricto.



Ángela Rodríguez Pam vuelve a sorprender a todos con sus opiniones sobre sexualidad. En este caso se centra en algo que ella considera escandaloso: que un tanto por ciento muy alto, que ella cuantifica en el 75%, de las chicas españolas prefieren tener sexo con penetración a masturbarse.

Pero lo que quiero destacar es que los plumíferos ponen Pam sin comillas, en realidad se llama (como se puede ver en la noticia pinchando en el nombre) Ángela Rodríguez Martínez. ¿Eso lo hacen porque han recibido órdenes, porque su incultura es enciclopédica o porque para lo que les pagan no van a perder el tiempo contrastando?

https://www.libremercado.com/2023-03-02/diez-datos-inquietantes-sobre-el-mercado-de-baterias-ante-el-anunciado-fin-del-coche-de-gasolina-6991240/

El 75 % de las baterías las produce China, que controla el litio, pero aquí tenemos un yacimiento que está prohibido explotar. O el gobierno sabe algo o son tontos del antinfonario.

☝️Dinamarca espió a los dirigentes europeos por encargo de Estados Unidos.

https://mpr21.info/dinamarca-espio-a-los-dirigentes-europeos-por-encargo-de-estados-unidos/

☝️Los mayores de 16 años podrán modificar desde este jueves su sexo en el Registro Civil sin ningún requisito.

Pues me lo estoy pensando.

El Gobierno cierra 400 millones de euros con los grandes medios y agencias de noticias, y anuncia en paralelo que no hará pública la lista de diputados que hemos desgranado uno por uno aquí.

Pero como todo se sabe, ya circula una lista con unos cuantos y mañana más. En realidad da igual conocer unos nombres que no nos dicen nada, incluso para los ciudadanos de la provincia por la que se presentó ¿O alguien se acuerda de los nombres de la lista que votó?
Con que lo sepan los jueces vale.

☝️Once países de la UE lanzan una alianza para la energía nuclear en Europa.

Una reflexión personal.

Aparentemente nadie clama contra los sobornos de los árbitros, en un país que vive para el fútbol. ¿Nos podemos extrañar que a nadie preocupen los pucheros?


Pasmao

No es descartable el gobierno de gran coalición, ya sabe, por nuestro bien. Como vengo sosteniendo, se trata de aguantar cuatro años y luego… El diluvio porque ya estarán las cadenas colocadas. Y si una gran empresa se larga… Pongamos las barbas a remojar.

Es muy conveniente colocar las cosas en su sitio y el pueblo en cuestión es socialista ¿Y qué hago yo, aceitunero altivo, con una finca que no rinde y que me cuesta recoger la cosecha porque no hay gente?

Fíjense, las placas dan una renta de unos 1200 € por hectárea al año, si el dueño pone las placas es porque los olivos dan mucho menos y menos que van a dar. ¿Cuantas Has de olivos hay que tener para sacar una renta suficiente para vivir? Y ahí hay que meter los años sin cosecha, que suelen ser demasiado frecuentes.

No olvidemos que Marruecos ha plantado un millón de Has de olivos, que supongo serán de los modernos, puestos muy juntos y fáciles de recoger con maquinas, porque el problema de los olivos es la recogida, el cultivo es relativamente sencillo. Para que se hagan una idea, la recogida se hace al tercio, una parte para el dueño y dos para los trabajadores. No sé cuantas toneladas va a producir Marruecos, pero serán muchas y a menos de la mitad que aquí. ¿qué porvenir espera a los olivareros españoles?

Seguro que el dueño o los dueños de las fincas han hecho sus cuentas. Les aseguro que nadie arranca olivos por capricho, es muy duro tomar esa decisión, porque los olivos son como los hijos.

Y ante esto, que cada palo aguante su vela.

4.Publicado por mentalmente el 04/03/2023 02:59
Buenas a todos,

Creo que este es un gran artículo que bien desarrollado, cada una de las cuestiones, podría convertirse en un libro, y que además encontraría mucha gente interesada. Es una sugerencia.

Yo creo que la idea central, de hablar sobre el liberalismo hoy, es buscar una especie de "renacimiento cultural", recuperar la esencia conceptual que es la que motiva esa manera de pensar en el mundo.

Mucha gente cree que el liberalismo es solamente el libre mercado sin intermediarios, algo por cierto utópico, pero precisamente llegar al punto de aclarar que es lo que se pretende y por qué, es lo que importa. El liberalismo, lo que pretende es salvaguardar la libertad. Y, en ese camino, lo primero que nos encontramos, o al menos, yo percibo, es que para tener libertad el ser humano necesita desconfiar mutuamente, pero sobretodo más de los intermediarios sociales, tanto sean los que ya conoce desde siempre, como cualquiera de los nuevos que se presenten.

No importa si es el rey o es el parlamento, o el sistema que sea, ni el motivo es porque uno herede el poder y el otro lo reciba con el voto, el objetivo es salvaguardar la libertad, lo que no necesariamente implica estar en contra ni a favor de una cosa o la otra, ya que no necesariamente ninguno de esos sistemas en sí mismo ha sido garantía de libertad, pero tampoco no necesariamente ninguno de esos sistemas impide que haya libertad, obedece a necesidad de un todo que necesita funcionar en cierta manera armonizado conjuntamente con la sociedad.

La democracia ideal, como yo pienso, necesariamente se fundamenta sobre los principios del liberalismo. Como vemos, el liberalismo en sí mismo, el ideal, ya nos parece utópico, como para siquiera pararnos a pensar en la democracia, es todavía más utópica. Pero eso, es según como se mire.

Normalmente sucede que la democracia a-liberal, como ideología, es básicamente lo que entendemos por demagogia y populismo. Es engañar a la gente para que esta actúe políticamente en contra de sus intereses y a favor de una minoría, la que les vende esa democracia a-liberal.

Es una democracia "de una sola vez", el pueblo da el poder a una minoría populista, con un marketing exacerbado, en el que se estudian las debilidades del ciudadano y se les dice todo lo que quieren oír, ver y como. Y a partir de ahí, este por actuar pasivamente, pierde el poder que ha dado, y difícilmente lo recupera, entran en un círculo vicioso de dominación de esa clase dominante, que trata a la masa como una especie de ganado, usando todos sus medios a su alcance, y es muy difícil salir.

Y eso es, también, básicamente lo que se ofrece a la sociedad como "socialismo", y como "cultura woke". Normalmente, se suele oír la palabra democracia, con la intención política detrás de engañar al ciudadano para que de el poder al que dice la palabra.

El mundo entero en cierta manera siempre va a sufrir este mal en una u otras formas, y la solución es tener una "cultura robusta". Y en cierta manera el liberalismo no es tanto una ideología, porque abarca una manera de pensar, diría que es una cultura, o una mejora cultural sobre una cultura ya existente.

El liberalismo como una mejora cultural puede aplicarse en cualquier sociedad, de la cultura que sea, porque los fundamentos en los que se basa son universales, la gente mala hay en todas partes, delitos también hay en todas partes, hay ladrones, asesinos, y todo el mundo en cualquier parte siempre suele exigir el mismo tipo de derechos básicos, como la propiedad privada, la vida, y la libertad en muchos aspectos, decidir como quieren vivir, a qué dedicarse, etc.

Todo tiene que ver con el "autocontrol". Liberalismo es "autocontrol" del ser humano, enfocándose en los riesgos, sea eso que llamamos el "mal", como la "estupidez", o el caos simplemente que genera el ser humano, por el cual crea problemas accidentalmente donde podría evitarlos con facilidad de haberlos previsto con antelación.

El liberalismo como "mejora cultural" es semejante a las leyes de tráfico, en unos países puede haber unos límites de velocidad o conducir por una vía diferente, o vehículos diferentes, anchuras de vía diferente, y todos coinciden en que pretenden evitar los accidentes, todo aquello que "no se supone" que debería pasar. Y que todos, en esa sociedad, saben, o la mayoría. El liberalismo debe ser justamente eso, la cultura que se centra en evitar aquello que o bien el sentido común, todos o la gran mayoría, entendemos que se supone que no debería pasar.


La desconfianza por sistema lleva a reglas que paradójicamente llevan a aumentar la confianza del ciudadano en el sistema, y en el resto de la sociedad, ya que entre este ciudadano y el resto ya se ha establecido un contrato social, que es cultural con esa manera de respetarse, pero que con el liberalismo se hace formal y se llama "Constitución". La constitución es el fruto del liberalismo, y la constitución no tiene sentido para aquella persona que no comprende la esencia del liberalismo.

EL liberalismo no tiene enemigos verdaderos, solamente imaginarios, aquellos que defienden otras ideas, pensando que son contrarias al liberalismo, simplemente no han caído en la cuenta de que se están saltando un paso. Es como si alguien quiere conducir adonde quiere, pero no tiene el carnet de conducir. Y cree que solamente consiste en pisar el acelerador y dirección a donde quiere. Pero así se estrella o es un peligro para los demás. Por eso, es difícil encontrar que haya gente realmente contraria a los principios liberales.

Es un asunto técnico, autogestión de la especie humana, y cultura sobre esa autogestión, que finalmente lleva a reglas, y mejoras en dichas reglas, y sistemas, etc. y todo lo que la inteligencia humana o más pueda concebir como solución al problema.

El que está en contra de la propiedad privada, como el ejemplo más habitual, tiene propiedad privada, y no la regala, además, para defender su ideal, necesita convencer a la gente, o sea, tiene que negociar, para que les presten su apoyo, y si quiere la propiedad privada de los demás, o tiene que convencerlos (negociar) o hacer algo para quitársela por la fuerza, lo que como resultado produce que dicha propiedad termine siendo suya, ya que es quien decide si quiere repartirla o no, y si cuando la reparte en terceras personas, está comprando su favor, porque raramente lo haría gratis, después del esfuerzo que le ha llevado conseguirla, aunque sea robándola.

En todo el proceso es más que evidente que la propiedad privada existe y no se puede evitar, aunque se esté en contra, como mucho se puede cambiar de manos, y se puede violentar, pero nada más. Es como pretender ir en contra de la gravedad. Se puede hacer algo para volar, pero en ningún caso, hace que la gravedad en sí desaparezca. La propiedad privada siempre existirá incluso si fuese toda pública, sería la propiedad privada de un conjunto de personas. Lo público es lo privado de muchos. Mejor o peor gestionado.

El liberal solamente está aclarando que eso es un principio, y sobre ese principio se debe funcionar como sociedad, si queremos una utopía, algo que, suele querer todo el mundo en cierta manera, no se puede construir yendo en contra de la realidad, hay que construirla a partir de esta.

Finalmente, alguien que es un político o alguien que mueve la política, sin tener esa cultura prudencial, puede terminar siendo el vulgar estafador y tirano que todos conocemos, es un personaje habitual, incluso involuntariamente. De la misma manera, aquel que conduce adonde quiere sin carnet, termina provocando un accidente y puede que atropellando a alguien.

La desconfianza sistemática no pretende que todo el mundo tenga una visión negativa o pesimista del hombre, ni tampoco defiende el egoísmo, ni el individualismo, lo que pretende es evitar que el hombre lo sea, (corrupto, malvado, etc.) y para ello, se evita crear el ambiente propicio para que el mal en sus miles de maneras posibles encuentre un nicho donde proliferar. Eso puede traducirse, en hace dos siglos en redactar las constituciones del mundo.

Pero hoy, esa misma manera de pensar es necesaria, adonde nos lleva. Pues nos lleva a darnos cuenta poco a poco de la necesidad que tenemos de establecer nuevos elementos. Hoy en día se habla mucho de la "sostenibilidad". Pero raramente se refieren a la sostenibilidad de los sistemas sociales, políticos, etc. se refieren a otras cosas secundarias.

Si no podemos ser sostenibles nosotros mismos, entre nosotros, no podemos lograr ninguna otra sostenibilidad. No importa lo que sea. El objetivo que sea no se podrá lograr porque no tenemos el carnet de conducir. Los nuevos principios de mutua desconfianza aceptados por todos. No podemos salvar el mundo sin salvarnos a nosotros mismos. Y eso es adonde nos quieren llevar, a salvar el mundo, pero sin mundo, lo que va en contra de la realidad, y por tanto no servirá de nada.

¿Por qué necesitamos que haya libertad de expresión? Es lo mismo. Cuando no hay libertad de expresión, eso implica que alguien piensa por los demás, alguien o algo o muchos, y aunque sea de manera muy sutil, es así de simple. Eso ya en si mismo es un terreno fértil al mal, y a que eso empeore la sociedad de mil maneras. La falta de libertad de expresión es mala higiene a la que como especie estamos acostumbrados, al igual que los perros a las pulgas, o el ganado a las moscas. Y no importa si se trata de una censura de tipo dogmática religiosa, o del tipo posmoderna y políticamente correcta, es el mismo problema.

Como no importa si el que abusa de poder es un rey, o es un parlamento. Si es lo mismo, se trata de evitar el problema, evitar el desenlace final indeseado, no de evitar el formato. Uno puede tener fobia a la monarquía y otro puede gustarle muchísimo, lo mismo que fobia a los perros y a otros que le gusten. Porque una vez un perro te muerda, no significa que todos muerdan siempre. Así que el problema no es el perro, son muchas cosas que hacen que ocurre algo indeseado. Y como podemos resolverlo. Sea el sistema que sea no importa. Porque todos los seres humanos van a querer evitar los problemas, sean cuales sean, y la cultura que sea. Y si una cosa funciona, también puede funcionar otra, y se trata de hacer algo y que funcione.

Con la libertad de expresión, lo que importa es que, pase lo que pase, siempre se respete a cada persona, poder expresarse. No es lo que exprese hoy o mañana alguien, es un estado de la sociedad, un consenso cultural. Yo respeto la libertad de expresión, no porque me guste que me digan cosas que no quiero oír, si no porque estoy aún más interesado en que no haya represión. Más miedo me da la represión psicológica, y que no se digan cosas, a tener que oír cosas que no me gustan.

Tenemos derecho a ofendernos y a expresar. Y el derecho a expresar es prioritario a el deseo personal o masivo de evitar la incomodidad de no ofenderse, ante lo que otro pueda expresar. Uno siempre tiene que poder expresar. Y si se ataca eso de alguna forma, se cultivan malas hierbas, se crea la maldad del mañana.

Un saludo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros