Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Información y Opinión

España, un país sin normalidad democrática


Nota

Tiene razón el vicepresidente del gobierno español, Pablo Iglesias, cuando dice que no hay «normalidad democrática en España», pero no porque, como él dice "los golpistas están en prisión", sino por al menos un centenar de atentados y violaciones de la democracia que existen en el presente, entre ellas que un tipo como él, totalitario, comunista y anti demócrata, esté gobernando la nación.

Es fácil encontrar más de un centenar de razones y hechos que demuestran que España carece de "normalidad democrática", es decir, que no es una democracia, de las cuales mencionaré algunas decenas porque la lista completa sería insoportable en un artículo de prensa y necesitaría el espacio de varios libros.

El principal argumento y drama de todo los existentes es que España, como nación democrática de hombres y mujeres libres no existe por estar gobernada no por demócratas, sino por corruptos con peligrosos rasgos totalitarios, que ni conocen ni respetan las reglas, libertades y derechos que exige la democracia.
---



No se llevan bien y puede que hasta se odien, pero se necesitan mutuamente para gobernar y disfrutar del poder ¿Una unión mafiosa?
No se llevan bien y puede que hasta se odien, pero se necesitan mutuamente para gobernar y disfrutar del poder ¿Una unión mafiosa?
Precisamente que los golpistas catalanes estén en prisión, pagando su violación del orden constitucional, es uno de las escasas muestras de que todavía quedan algunos residuos de democracia en España. Pero que existan residuos no significa que exista democracia porque faltan elementos fundamentales como una ley igual para todos, elecciones realmente libres y limpias, separación de poderes básicos del Estado, controles democráticos fuertes al poder, una sociedad civil influyente, unos medios de comunicación libres, veraces e independientes, protagonismo ciudadano y un largo etcétera.

En España puede afirmarse sin temor a equivocarnos que no se cumple ni una sola de las exigencias básicas de la democracia. La mentira, el incumplimiento de las promesas electorales, las alianzas para gobernar contra natura, el engaño, la censura, el clientelismo, el reparto mafioso del dinero público, el despilfarro, la abundante financiación de los partidos con dinero de los impuestos, los mismos impuestos abusivos y confiscatorios y las nulas exigencias y controles a la clase política, blindada con aforamientos y privilegios que superan los de cualquier otra nación del mundo son rasgos españoles ajenos por completo a la democracia y a su alma cívica.

La democracia en España se ha reducido a votar cada cuatro años. Nada más que eso. La democracia, una vez que se conquista, hay que seguir defendiéndola cada día y es necesario luchar por ella si no la queremos perder. Cuando el pueblo se relaja en esa lucha, los políticos avanzan y configuran el sistema a su gusto, para poder mandar sin obstáculos, y convierten la democracia en tiranía, como ya advirtieron los clásicos griegos, con Platón a la cabeza. Es lo que ha ocurrido en España, donde los españoles dejamos a los políticos libres para remodelar el sistema y han convertido la democracia en basura autoritaria y en una posta de aterrizaje para el abuso y la corrupción.

Hasta en Europa empiezan a descubrir que España, mas que una democracia, es un vertedero de injusticias y abusos de poder en manos de una clase política ajena a la democracia y a sus valores y normas. Los numerosos dictámenes y fallos de los tribunales europeos contra España, como los que condenan la ley hipotecaria y algunos impuestos abusivos, como el de Sucesiones y donaciones, son síntomas de que los europeos están descubriendo por fin la tenebrosa verdad política sobre España. Hasta el que fue primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, acierta cuando afirma que en España existe una profunda relación entre déficit público y corrupción. El saqueo impune de las cajas de ahorro, el robo que se perpetra desde el poder, el enriquecimiento ilícito de miles de políticos y la concesión arbitraria y venal de contratos públicos, subvenciones, concesiones, ayudas y otros favores inconfesables agudizan el déficit público español y aceleran la ruina del país.

El alejamiento de la democracia no es un problema actual sino antiguo y consustancial al sistema político español, que fue diseñado por falsos demócratas con demasiada influencia autoritaria de los políticos y sus partidos y con vocación de engañar al pueblo para heredar el poder del franquismo agonizante. Desde entonces empezaron los males. La Constitución fue redactada en una cafetería por gente que desconocía la democracia, especialmente por dos sujetos como Abril Martorell y Alfonso Guerra, el primero un franquista mal reciclado y el segundo un trilero político con doble disfraz, el de socialista y el de demócrata. Felipe González fue el capitán de aquellos trileros y un maestro del engaño; Aznar fue un arrogante engreído que no tuvo agallas para ser de derechas, Zapatero fue un inútil con sonrisa de ángel, manipulador y mentiroso, Rajoy fue un falso manipulador, insensible, vago, corrupto y analfabeto en democracia. Pero ninguno de ellos supera en déficit democrático a Pedro Sánchez, un tipo con rasgos psicopáticos que no sólo no respeta la democracia sino que escupe en ella cada día, cuando mal gobierna España acompañado de comunistas, amigos del terrorismo, independentistas y golpistas llenos de odio.

Toda esta gente ha podrido el país y ha degradado el sistema hasta extremos sobrecogedores. Todos han convivido fácilmente con la corrupción y se aficionaron a la mentira. Cada uno de ellos se sintió con derecho a legislar y gobernar en contra de la voluntad popular y ni uno de ellos tuvo el más mínimo respeto a la democracia y al ciudadano, al que ignoraron y aplastaron.

Hay muchas leyes, normas y costumbres del sistema español que serían declaradas igualmente ajenas a la democracia y a la decencia elemental por cualquier tribunal democrático que las analizase, desde el diseño del Estado, irracional, monstruoso, insostenible y plagado de enchufados e inútiles familiares y amigos del poder hasta la generosa financiación pública de los partidos políticos y sindicatos, algo que el ciudadano odia y cuya supresión reclama a gritos sin que los arrogantes y anti demócratas políticos les hagan caso, sin olvidar que una parte importante del dinero de los impuestos los gastan los gobiernos en fortalecer su poder, en financiar el clientelismo y en comprar mafiosamente votos, voluntades y medios de comunicación.

Pero hay otros cientos de leyes y costumbres que son abiertamente contrarias a la democracia y que en España tienen una vigencia cruel y desalmada. Los impuestos abusivos, la desigualdad ante la ley, el nombramiento de jueces y magistrados por parte de los partidos políticos, la ausencia de democracia en la vida interna de los partidos, la tortura encubierta en comisarías y cuarteles, el acoso y persecución del adversario, las concesiones de contratos y subvenciones, muchas veces tramposas y trucadas, el cobro de comisiones, el urbanismo salvaje, el enriquecimiento ilícito de miles de políticos, el saqueo sistemático al que han sido sometidas las cajas de ahorro y otras instituciones públicas, la estafa masiva a los ciudadanos con las participaciones preferentes, realizada con permiso del Banco de España y de la clase política en general, que ha participado del expolio, las listas negras de empresarios y pensadores, el amiguismo el enchufismo, el nepotismo, las oposiciones a cargos públicos trucadas y mil otras tropelías, chapuzas, fechorías y delitos, además de todas las modalidades posibles de corrupción y chulería, vigentes en una España que se parece más a un gigantesco vertedero que a una verdadera democracia.

El pueblo español, que era el mas fiel e ilusionado con la democracia hace apenas dos décadas, es hoy un pueblo frustrado que desconfía de sus dirigentes y que repudia el sistema. Cuando le preguntan, responde que los políticos son el tercer gran problema del país y la corrupción pública el segundo. Solamente el drama de la economía hundida tiene más rechazo que los gobernantes que abusan y de los corruptos. Ese dato demoscópicos es suficientemente grave para provocar una refundación del sistema, la dimisión masiva de la clase política fracasada y el precintado de unos partidos políticos que, por el número de causas abiertas y en investigación por los tribunales, se parecen a bandas organizadas de malhechores. De hecho, desde la muerte de Franco, la única organización que ha protagonizado más delitos que el PSOE y el PP es la banda terrorista de ETA, pero en los últimos años, desde que los etarras dejaron de asesinar, no existe mayor concentración de degeneración, abuso y delito en España que la representada por los grandes partidos políticos de España.

Aunque la Europa actual, pilotada por una Alemania que huele a deslealtad y egoísmo, no es precisamente un modelo de democracia y decencia, debería obligar a los políticos españoles a que sean menos sádicos y que por lo menos disimulen más su sucia vocación opresora y anti ciudadana. Europa, a pesar de sus terribles carencias, no puede mantenerse por mas tiempo al margen del gran escándalo español, un país donde los poderes públicos han permitido que muchos de sus hijos, aplastados injustamente por el poder político y financiero, se suiciden arrojándose por las ventanas o quemándose delante de las instituciones bancarias, sin defensa posible y sometidos al imperio de la maldad política y económica de las élites. España, mas que un rescate económico, lo que necesita es que los actuales partidos políticos sean suprimidos y precintados y que el sistema se refunde, esta vez para crear una auténtica democracia, no la basara que ha construido la clase política española, probablemente la mas sucia y antidemocrática del continente europeo y de todo Occidente.

El riesgo de España es ahora máximo y mortal porque Europa, para combatir los estragos del coronavirus, que en España han sido los mayores de todo el mundo desarrollado, tanto en muertes por habitante como en retroceso de la economía, va a entregar una enorme masa de dinero, cifrada en unos 140.000 millones de euros, que si Dios o los ciudadanos no lo remediamos van a ser administrados y repartidos por Pedro Sánchez y su compinche Pablo Iglesias, los dos tipos probablemente más inmorales, desvergonzados, mentirosos y menos fiables ente los que han gobernado esta nación desde los tiempos de los Iberos y los Celtas.

Francisco Rubiales


- -
Martes, 9 de Febrero 2021
Artículo leído 1119 veces




Comentarios:

1.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 09/02/2021 08:15
Yo también opino que el coletas (Sr. Vicepresidente) tiene razón y estoy de acuerdo con él en que “España no es una democracia”. El problema es que creo que estaremos de acuerdo únicamente en eso, en la frase, porque en las causas ya no tanto.

Supongo que para él una democracia es aquella donde las decisiones se toman en asambleas locales, de barrio, esos círculos que ellos les llaman. El problema de esta forma de democracia es que como esas asambleas están todas dirigidas, manipuladas, gestionadas y organizadas por gente de su partido entonces sirven para que aquél que no esté con sus consignas pues ya está “señalado”, marcado por los partidarios suyos para saber quién está y quién no está con ellos, y así a la hora de tomar las decisiones pues esos que consideran “antisistemas”, "fachas", serán marginados de una forma u otra.

Las causas por las que España, el Estado de España, no es una democracia, es porque es ante todo una “partitocracia”. Un Estado donde son los partidos políticos y sus políticos los que tienen el poder sobre ese Estado, disfrazados de “demócratas” porque hay unas elecciones, más o menos manipuladas, cada cuatro años, y santas pascuas. Cuando hablo de manipulación de elecciones no me estoy refiriendo al clásico “pucherazo”, sino a que la propia ley electoral vigente favorece a ciertos partidos y a que las opciones políticas vencedoras (las que obtienen escaños) ya están más o menos definidas de antemano. Hay muchas formas de manipulación electoral.

Después, tampoco España es una democracia porque los poderes del Estado no son independientes unos de otros, sino que todos surgen de lo mismo: Los partidos políticos. Incluso hasta la Corona está sometida a ellos.

Tiene razón el Sr. Rubiales cuando habla de “relación mafiosa” la que hay entre el Sánchez y el coletas (Sr. Vicepresidente), ya que los partidos políticos donde se forman estos mandatarios de hoy en día son organizaciones “cuasimafiosas”, al estar dominadas por quién sabe mejor medrar, organizar camarillas de seguidores y acólitos, por quién sabe mejor convencer a los demás utilizando cualquier argucia,…y otras artimañas parecidas.

Además, si añadimos que la estructura territorial de poder no es igualitaria, sino que hay una diferencia de trato entre los distintos territorios, y encima algunos hasta se alzan en rebeldía contra la unidad del Estado sin que prácticamente pase nada, así tenemos todos los elementos para considerar a España y su Estado como una republiqueta de republiquetas dominado por un sector de la población: Los políticos.

Y el resto de la población a obedecer y callar.

2.Publicado por vanlop el 09/02/2021 12:52

El sistema está viciado en origen, ya que la constitución no establece la separación de poderes. El ejecutivo depende del legislativo y el judicial, depende en parte y si prospera la reforma, dependerá totalmente. Pero es que el legislativo tampoco es independiente, pues está sometido a las cúpulas de los partidos. En definitiva, que en España mandan cuatro o cinco y hoy día, posiblemente manden uno o dos, porque el pp está para ayudar ya vox no le hacen caso.

No voy a repetir lo que dice el artículo, aunque se podrían decir más cosas, creo que son suficientes y hasta de sobra, por tanto diré alguna cosa un poco la margen.

Uropa está mirando a otro lado, tal vez porque allí la democracia tampoco está en sus mejores momentos. Alemania, que es la que manda, es una tiranía que funciona porque hay dinero y nadie se complica la vida con la barriga llena. Lo mismo podemos decir de los países de esa zona. Francia hace tiempo que dejó la democracia, si es que alguna vez la tuvo y ahora se mueve ente una tiranía de partidos disfrazada de democracia, pero cada vez más alejada del pueblo. Como nadie dice nada, que sepamos, no podemos saber si en Uropa funcionan más o menos los pucheros, pero me da la impresión que ocurre como aquí, sale quién tiene que salir. Sólo que allí las diferencias entre los distintos partidos no son tan grandes como aquí. Tal vez por eso nadie proteste.

Si los uropeos no son democráticos, aunque sea por poco, no pueden hacer nada ante estos, aunque estos pisoteen la democracia. Y eso es un gran error, siempre y cuando tengan vocación de futuro. Porque si los uropeos lo que pretenden es lo mismo que estos, mantenerse en el poder para vivir del cuento, está claro que Uropa no va a durar mucho. Pero como decía aquel, después de mí, el diluvio.

Si miramos las votaciones en Cataluña, sin la pasión del momento, veremos que todo es una farsa y que los escaños están ya adjudicados y si las votaciones no sirven para nada, la democracia falla por la base y el resto ya es como más indiferente. Por ejemplo, si se mangonean las votaciones, no importa demasiado si se pone en la cúpula de la justicia a gente de partido.

Al final tendremos que ser nosotros los que nos saquemos las castañas del fuego, pero en este mundo corrupto, donde no existe la democracia, intentar montar un régimen democrático va a ser aun tarea imposible, por la cantidad de gente que se opondrá. Y no estoy mencionando a los que mandan.

Y dado que el lanar es feliz y que es la gente no abducida la que ve el problema y esa gente es mucho menos que le lanar, me temo de felicidad en felicidad iremos al desastre. Pero como dirá el lanar, ¡que nos quiten lo 'bailao'.

3.Publicado por vanlop el 09/02/2021 20:44

Me acabo de enterar de lo que ocurre en Andalucía y dado que D. Francisco es andaluz, pues lo pongo , si fuera castellano o de otro sitio, tal vez no lo pondría.

La primera es que el consejero y vice, Juan Marín, creo, ha presentado una ley para perseguir el fraude fiscal, que no electoral.

Mal asunto ese el hacer una ley para algo que se puede perseguir de sobra con las leyes actuales, indica que hay mucho fraude y que los defraudadores se van de rositas, lo que estimulará a otros a cometer fraude. Y no toco el tema de la justicia de los impuestos.

Otra muestra de la incapacidad de los que mandan, porque a la vista de esto, aquí no gobierna nadie.

En algunas partes de Andalucía llevan 15 días de encierro y no bajan los contagios, por tanto van a seguir encerrados.

Dice el dicho que es de tontos repetir una cosa sabiendo que fracasa. Pero estos se ve que nos e han enterado. Pero mientras el comercio y la hostelería a la ruina.

Si el periodo de incubación es de 10 días, con el encierro debería haber bajado el contagio mucho, si sigue o aumenta, es porque le encierro no sirve. Hay algo que falla.

Entre otras cosas no es lógico que no se pueda entrar en un comercio o en un bar y sin embargo la gente se apretuje en el metro o en el autobús.

Pero ellos mandan y el lanar obedece.

4.Publicado por Carlos RR el 16/02/2021 13:12
Quitar privilegios a políticos de izquierdas y derechas.
Poner mas profesionales en los ministerios, los políticos solo venden humo.
Corrupcion=inhabilitación de por vida en cargos públicos.
Con estas simples medidas, la gran mayoria ,viviriamos mejor.
Es simple:al haber privilegios hay corrupción.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros