Voto en Blanco
Voto en Blanco
Voto en Blanco


Buscar en artículos:
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.

Información y Opinión

El orgullo de ser liberal


Nota

Este blog lleva 16 años en el combate por una democracia auténtica y muy pocas veces ha reproducido artículos ajenos. El 99,9 por ciento es cosecha propia. Pero hoy haremos una excepción porque merece la pena. He visto un artículo que describe de manera genial que significa ser liberal y he decidido reproducirlo.

A los muchos que se extrañan de que en mis artículos fustigue la injusticia y el error tanto en la derecha como en la izquierda y que sienta un profundo rechazo ante los partidos políticos, los políticos profesionales y las actitudes autoritarias y totalitarias, hoy les confieso con orgullo que SOY LIBERAL.

Que les aproveche.
—-



¿Qué es ser liberal?

Si me preguntan a mí les diré que ser liberal es oponerse a que un grupo organizado controle tu vida. ¿Pero qué significa esto en un país donde el 90% de los estudiantes salen del instituto con la camiseta del Che Guevara y el pañuelo palestino al cuello, pero sin saber quién es Juan de Mariana? ¿Qué pueden saber de libertad así?

Lo primero que defiende un liberal es el estado limitado o estado mínimo, limitar el ámbito de poder del gobierno, sea cual sea su color, y devolver ese poder a los ciudadanos para que tomen las riendas de sus vidas y se hagan responsables de ellas.

No nos fiamos de quien dice hablar en nombre del pueblo, detrás de él siempre hay un tirano; en mi nombre prefiero hablar yo, y no permitimos que nos impongan ninguna ideología —ni política, ni de género, ni ostias—, más allá de la libertad individual que no agrede a terceros.

Es una obviedad que estamos en las antípodas de ser “fachas”, por mucho que se empeñe Pablo Iglesias, que imposibilitado de confrontarnos con argumentos, tira de descrédito populista porque sabe que seremos los primeros en denunciar la acumulación de poder que todos lo que son como él sin excepción se han procurado al llegar a gobernar a lo largo de la historia.

Lord Acton ya avisó: “El poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Todo lo anterior nos posiciona de facto en las antípodas de los sistemas que abogan porque el Estado lo controle todo, guiado por la arrogancia intelectual de unos pocos: Comunismo y Fascismo, que dicho sea de paso, comparten el 80% de su ideario político.

Decía Leonard Cohen que a veces uno sabe de qué lado estar, simplemente viendo quienes están del otro lado. Y ahí andamos, en el fuego cruzado de los esbirros del totalitarismo rojo y azul, de las ovejas que no saben recorrer el camino sin un pastor que las guíe, de los tontos del culo que no aprenden de las lecciones de la historia.

Los sueldazos

Intentar llegar al estado mínimo implica de facto acabar con todas las millonarias subvenciones que reciben sindicatos, partidos políticos, patronal, empresas públicas, observatorios y miles de asociaciones cuyo único objetivo es colocar amiguetes con sueldazos que jamás conseguirían obtener por sus propios méritos, y politizar todos los aspectos de la vida de los ciudadanos.

Hasta las oenegés tienen ya de ONG sólo la “O”. El Estado se ha apropiado también de la caridad, y desde que nos la impone a base de impuestos para pagar subvenciones, la gente ha perdido el espíritu cristiano de ayudar al prójimo, en la creencia de que ese es ya un papel que corresponde a papá estado.

Como era de esperar, la caridad impuesta se ha convertido en un negocio, cuyo bastardo reflejo son los altos cargos de Oxfam abusando de menores a las que se supone debían proteger, todos con sueldos estratosféricos.

El que quiera ayudar a los demás que lo haga altruístamente, si se pone un sueldo que depende de una partida presupuestaria del gobierno de turno, entonces las tragedias ajenas pasan a tener intereses políticos bastardos.

Además de la caridad, el Estado, a través de los diferentes gobiernos y de millones de euros gastados vía propaganda para obligarnos a todos a pensar igual, también se ha adueñado de otras causas como la sexualidad o el feminismo.

No se admiten disidencias, así que nosotros lo tenemos crudo, porque nuestro feminismo es el de Clara Campoamor, liberal autoproclamada que gritó desde la tribuna del Congreso: “Yo, señores diputados, me siento ciudadano antes que mujer”, lo que sintetiza el feminismo liberal de las que no se sienten víctimas de nada ni quieren ganar nada que no nazca de su propio esfuerzo, al contrario que el feminismo predominante hoy en día, el de la corriente marxista que preconiza la lucha de sexos, como también preconizó la de clases… siempre el odio de unos hacia otros como marca de identidad.

En resumen, que los liberales estamos en contra de la ley más machista de la democracia: la de paridad, que sitúa a la mujer como un ser inferior a la que hay que ayudar para que llegue arriba, porque ella sola no puede. Asqueroso.

Aquí sólo creemos en las personas, no en los sexos, y pedimos que arriba lleguen los mejores, independientemente del mal llamado “género”, porque hasta el lenguaje politizan, pervierten y utilizan para su propaganda política, y la propaganda es el lenguaje del poder.

Tampoco creemos que las lenguas tengan derechos, sólo sus hablantes los tienen; ni que los territorios tengan derechos, sólo sus habitantes los tienen. El individuo y su libertad antes que cualquier colectivo.

Lo siguiente que defiende un liberal es la propiedad privada y el ahorro como base para prosperar a través del libre comercio que da pie al capitalismo. Sólo hay anticapitalistas en el capitalismo, niños pijos que jamás pasaron hambre ni guerra tuiteando desde sus móviles de última generación contra un sistema económico que ha llevado a occidente a ser el único trozo de tierra del planeta donde se puede vivir con unos mínimos de dignidad.

Un lugar donde la clase media disfruta de los últimos avances tecnológicos, disfruta de cosas que hasta hace poco estaban reservadas a reyes y caciques. Y este disfrute no hay que agradecérselo a Zapatero ni a Rajoy, hay que agradecérselo a Juan Roig, que es una fábrica de hombres libres no dependientes del estado que es como los quieren los populistas.

Por eso los enemigos del comercio, los enemigos de la prosperidad, de la libertad, los amantes del igualitarismo ruinoso que hace a todos igual de pobres, lo detestan. No, el capitalismo no es el causante de que una persona duerma hoy debajo del puente en tu ciudad… el capitalismo es el causante de que sólo una persona duerma hoy debajo del puente en tu ciudad. La historia es testigo.

Por otro lado nada ha evitado más guerras sangrientas que el libre comercio. Hoy es impensable una guerra entre Inglaterra y Francia, algo habitual hasta hace poco. Los intereses comerciales mutuos en un espacio comercial libre como es la UE impiden que esa guerra sea rentable para los poderosos, y la aleja de los que más la sufren siempre, los más débiles.

Yo además de liberal tengo otra “tara”, que soy socio y uno de los coordinadores del Club de los Viernes en su delegación de Madrid, y estos del Club de los Viernes son unos tipos muy raros que van diciendo por ahí cosas como que los derechos de las mujeres no existen, que los derechos de los gays no existen, porque ninguna mujer ni ningún gay puede tener un solo derecho más que yo, por lo que los únicos derechos que existen son los derechos de las personas, de todas las personas independientemente de su credo, orientación sexual, sexo, raza, religión, etc.

Lo anterior te lo coge un podemita medio, tertuliano de baratillo, y te lo convierte en un tweet del tipo: “los liberales del Club de los Viernes dicen que las mujeres no tienen derechos”, y ya está montada, todas sus huestes desinformadas y bien adoctrinadas que no entienden nada porque tampoco tiene ningún interés en aprender te lo hacen trending topic en Twitter.

También hay que decirlo, somos rara avis en nuestra sociedad. ¿Por qué? Porque ser liberal exige un esfuerzo intelectual, no se aprende en la escuela, ni tampoco en la tele. Exige que tú vayas a las bibliotecas a descubrir a los escolásticos, a Jefferson o a Locke, todos ellos pioneros de la democracia liberal, pioneros de la libertad, de tu libertad, ninguneados por los eslóganes y las frases hechas de cuatro idiotas, el fast culture impuesto a través de vendedores de humo, cultura del Rincón del Vago y Wikipedia.

Libertad

En resumidas cuentas que no te metas en mi vida porque yo no me meto en la tuya, no me digas cómo tengo que pensar, hablar o en qué tengo que creer, no decidas por mi qué servicios necesito y luego me obligues a pagarlos al precio del despilfarro que tú estipulas.

Es difícil contrarrestar la propaganda del poder, quizá debiéramos salir más a la calle con banderas de Gadsden a gritar: “Don`t tread on me”.

Samuel Vázquez

Si deseas leer el artículo original, pulsa AQUÍ

- -
Viernes, 9 de Marzo 2018
Artículo leído 1876 veces




Comentarios:

1.Publicado por Blogger el 09/03/2018 09:39
Para mi, ser liberal es ocupar un sitio en la cúspide del pensamiento y la política. Ser liberal es ser generoso, desprendido, respetuoso, humilde, cumplidor y crítico hasta el extremo, siempre en busca de la perfección. El liberalismo garantiza el progreso porque sólo trabaja para conseguirlo, pero dentro del respeto al rey de la creación, al ser humano, sin tratarlo como ganado, sin oprimirlo y sin pastorearlo desde el poder. Solo por el hecho de colocarse en el lado contrario del totalitarismo, ya sea comunista o fascista, ser liberal merece la pena. Cuando eres liberal no tienen enemigos, aunque si contrarios. Tu sueño es el verdadero progreso humano, basado en la libertad y el esfuerzo, y el verdadero adversario es el abuso, corrupción y el sometimiento del hombre y la mujer. Los liberales creemos que someter al rey de la creación es el peor crimen, un crimen que cometen a diario el Estado y la inmensa mayoría de los políticos.Aunque a veces caigamos en el error, despreciamos el odio y estamos dispuestos a dar la vida por la libertad, por la propia y por la de los otros.

Francisco Rubiales

2.Publicado por Blogger el 09/03/2018 09:44
Me preguntan que hay que hacer para ser liberal y si hay que fundar un partido político que sea liberal. Le he respondido que para un verdadero liberal militar en un partido e, incluso, tomar el poder es embarazoso y muy complicado. Personalmente, creo, simplemente, que lo que tenemos que hacer es influir siendo ejemplarmente liberales. Todo lo demás llega solo porque, como ocurrió con el cristianismo, un liberal auténtico es levadura en la masa que crea proselitismo y expande la virtud y los valores. La semilla del cristianismo era tan acertada que cambió en gran parte el mundo.

Francisco Rubiales


3.Publicado por vanlop el 09/03/2018 11:38

Hoy sí es cierto, entre el artículo y los comentarios del bloger, no tengo nada que decir, si digo algo lo empeoro.


4.Publicado por javierito el 09/03/2018 12:19
Me ha encantado el artículo porque soy un minarquista, es decir, quiero un estado mínimo, y cuando digo mínimo quiero decir minúsculo ¿Por qué? Sencillo, siendo los políticos la peor peste del planeta, cuanto más pequeño sea el estado menos poder tendrán y menos daño podrán hacer la los ciudadanos.
Mucho estado = poca libertad. Esto es irrefutable.
Algunos críticos me dirán que en África hay estados muy pequeños y que por eso son un desastre. Error, en África lo que hay es señores de la guerra, donde no impera la ley ni la libertad ni el derecho.

5.Publicado por pasmao el 09/03/2018 12:32
Buenos días Don Francisco.

Extraordinario artículo en efecto. Cuanto miedo hay al liberalismo.

Tanto, que se ha tenido que "inventar" un palabrejo "neoliberalismo" para desacreditarlo, cómo si se tratara de echar agua bendita a un endemoniado, por el miedo que da que el lanar algún dia rebusque y alguien o alguienes muy poderosos se den un serio disgusto.

El neoliberalismo, que es lo mas opuesto que hay al liberalismo, ya que nace de una simbiosis entre las transnacionales y el marxismo, por paradójico que pueda parecer.

Donde los individuos pierden el poder, siendo éste arrebatado por esas oligarquías con un pie en los estados totalitarios y el know how que desarrollan para el control de la población (acabando con la familia cómo elemento sustentador y de apoyo del individuo), y el otro en esas transnacionales que lo que buscan es acabar con el Estado Nación clásico, por que detrás del Estado Nación está el Estado de Derecho, el Rule of Law de los gringos, que garantiza la igualdad ante la Ley de todos.

Me parece terrible la epidemia de presuntos liberales que tienen mas miedo a deunciar lo que en el fondo es el NEOliberalismo, que a meterse con marxistas culturales de serie B.

En mi opinión el marxismo cultural es la herramienta perfecta, la que hace que esos dos pies, esos dos apoyos en los que se cimenta ese NOM, tengan coordinación necesaria. Todas las cosntrucciones sociales artificiales de estos últimos 60-70 años responden a ese patrón.

Tan antagónicamente liberal.

dejo unos pocos links

http://davidnesher.com.ar/rockefeller-y-su-extrana-admiracion-mao/

“Sea cual sea el precio de la Revolución China, es obvio que ésta ha triunfado no sólo al producir una administración más eficiente y dedicada, sino también al promover una elevada moral y una comunidad de propósitos. El experimento social en China, bajo el liderazgo del presidente Mao, es uno de los más importantes y exitosos en la historia humana”
David Rockefeller, “From a China Traveler”,
en el The New York Times, el 10 de agosto de 1973.

http://www.alertadigital.com/2013/03/09/aaron-russo-rockefeller-creo-el-movimiento-feminista-para-impedir-que-los-ninos-se-criaran-con-sus-madres-y-consideraran-al-estado-su-padre/

“Lo hicimos nosotros, dijo Rockefeller, a través de la Fundación, por dos razones: Una, para sumar la mitad de la población al pago del impuesto sobre la renta y dos, para impedir que los niños se criaran con sus madres y consideraran al Estado, su padre”, reveló el cineasta."

Hay muchos links al respecto, he elegido estos como podía haber puesto otros.

La cuestión es que 2+2=4

Y es que hay fuerzas muy oscuras para quienes el liberalismo es un profundo inconveniente y en su estrategia para combatirlo la necesidad de confundir al personal es fundamental.

El lanar confundiendo el liberalismo con eso que llaman neoliberalismo, y al mismos tiempo esos llamados neoliberales jugando con el lanar, para que combatan al neoliberalismo, cuando en realidad lo que hacen es combatir al verdadero liberalismo, reforzando a quienes de verdad los menjan y enredan.

No es fácil de explicar, pero al menos lo he intentado.

un cordial saludo

6.Publicado por Mentalmente el 09/03/2018 21:31
El liberalismo tiene el problema de que en su defensa abstracta de los derechos del individuo, ignora que el ser humano es un animal social, y que esa realidad de lo social no se puede ignorar sin más en defensa de derechos abstractos.

Entonces porque ignora lo colectivo, para el liberal el estado-nación lo entiende como un lastre, y sin embargo el estado-nación es quien, precisamente es el colectivo que puede garantizar los derechos de esos individuos que dice defender, y quien puede resolver problemas de esos individuos, que tienen una causa en el todo de lo social.

Por eso el liberalismo necesita una reforma.

7.Publicado por Mentalmente el 10/03/2018 06:23
1. El individuo no puede tener ningún derecho si no es miembro de algún estado-nación que lo respalde.

2. Para que exista un estado-nación que otorgue derechos civiles a sus miembros es necesario que, al menos parte, de estos mismos miembros lo mantengan en funcionamiento.

3. Por tanto, para todos los miembros del estado-nación, en adelante, ciudadanos, ser parte del estado-nación y defender ese estado nación es una obligación.

4. Mientras un estado-nación no exista, o no sea funcional, o esté siendo amenazado, en la misma proporción los derechos individuales serán mermados y por tanto, existe la obligación de todo individuo de actuar para solventarlo.

5. Un estado-nación perfectamente funcional es aquel cuyas decisiones estén vinculadas a las de sus miembros, de tal manera que el ciudadano sea la realidad y expresión del estado-nación y el estado la realidad y expresión del ciudadano. (Estado-nación democrático)

8.Publicado por Blogger el 10/03/2018 07:08
Mentalmente:

Creo que es muy fácil responder a sus tesis. Para el liberal el Estado no es un lastre, sino algo necesario, siempre que sea limitado, esté controlado y funcione de manera eficaz y decente, dedicado a lo que realmente necesita la comunidad. El Estado actual se dedica a todo, incluso a lo que no es necesario, a aplastar, imponerse, decidirlo todo, cobrar más impuestos de los necesarios, aprobar leyes desiguales y a no proteger a los débiles sino a los poderosos. Tampoco es cierto que los derechos los garantice sólo el Estado. Los ciudadanos, si están educados en democracia, son los garantes de la libertad y de los derechos. El hombre está dotado para el autogobierno, pero el Estado lo embrutece para que se convierta en borrego desprotegido y deseoso de autoridad. Fíjese en los estragos que causan los estados, en sus asesinatos y en el mundo que han construido, lleno de corrupción, violencia, desigualdad y pobreza, y dejará de defenderlo, salvo que sea sometido por la ciudadanía y reducido hasta su nivel racional, para que cumpla obligaciones especiales como la defensa, el arbitraje y otras. No sabemos como sería un mundo organizado por los ciudadanos y orientado hacia el autogobierno porque los poderosos jamás han permitido que ese camino sea recorrido por la Humanidad. Ellos, simplemente, quieren el poder y lo han ocupado a costa de lo que sea, desde el principio de los tiempos. Considerar que eso es normal es una traición a la grandeza del ser humano.

F. Rubiales

9.Publicado por mentalmente el 11/03/2018 07:09
Francisco Rubiales:

Gracias por la respuesta.

Yo lo que digo es que el estado es parte de la sociedad.

Un estado sobredimensionado no necesariamente significa que viole derechos de sus miembros.

Hablamos de un estado corrupto porque sus ciudadanos no lo controlan. Y quienes controlan el estado lo usan para su beneficio.

El liberalismo que apoya un estado mínimo, usa la corrupción del estado sobredimensionado como argumento para reducirlo, pero de esta manera le quita también derechos políticos a sus ciudadanos de establecer mayores grados de vinculación social de los que beneficiarse.

Si el problema real es la corrupción sistémica y la falta de democracia y metodología que lo provoca.

Si respetamos los derechos del ciudadano, y el ciudadano quiere federar su libertad con el resto para tener más libertad, no se le puede negar.

Un estado mínimo por norma, implica la imposibilidad de la sociedad de ejercer su libertad política. Ya que si el estado es mínimo por norma, quiere decir, que al ciudadano se le prohíbe vivir como sociedad, solo se le permite asociarse hasta un mínimo.

Y con esta serie de ideas políticas se ha llegado hasta el neoliberalismo y partitocracia actual.

La ciudadanía no controla nada, no se le pregunta nada, y no tiene libertad política real. Pero, teóricamente, se respetan sus derechos. A excepción del más importante.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER

Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros