Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Colaboraciones

TRUCOS, ARTIMAÑAS Y SOFISMAS DE LA IZQUIERDA PROGRE


Nota

Publicamos hoy un extraordinario artículo de Miguel Ángel Quintana Paz, Director académico y profesor en el Instituto Superior de Sociología, Economía y Política (ISSEP) de Madrid, que consideramos imprescindible para conocer mejor a esta izquierda comunista y progre que está avanzando por todo el mundo, disfrazada de bondad y altruismo falso.

Es raro que Voto en Blanco publique artículos ya publicados en otros medios, pero lo hace cuando esos documentos son considerados imprescindibles para los miembros de la resistencia anticomunista y anti totalitaria, como son la inmensa mayoría de los lectores de este blog.

El presente artículo es brillante y muy útil para conocer mejor al enemigos, sus trucos y artimañas para engañar a los ciudadanos y obtener sus votos.
---



Fernando VII, el llamado "rey felón", fue otro maestro en mentiras y artimañas, como lo es la izquierda totalitaria del presente
Fernando VII, el llamado "rey felón", fue otro maestro en mentiras y artimañas, como lo es la izquierda totalitaria del presente
En estas páginas de The Objective ya hemos abordado algunas peculiaridades de esas personas que se consideran «de izquierdas». Hemos mostrado, por ejemplo, que suelen ser menos felices. O que tienen menor sentido del humor. También que su relación con el pasado es más traumática. Y, además, que sufren muchas más dificultades para entender a las personas “de derechas” de cuanto sucede a la inversa.

Ahora bien, más allá de estos datos, a menudo con fuerte soporte empírico, alguien podría preguntarse si cabe algún consejo práctico a la hora de lidiar en el día a día con gente aquejada de vicisitudes izquierdistas. Por ello me he decidido a ofrecer aquí tres pistas que acaso resulten útiles si de argumentar con una persona «progre» se trata. Naturalmente, son trucos que no funcionarán si el individuo en cuestión es abierto de mente, se deja llevar por los argumentos racionales y pone freno a sus emociones iracundas mientras dialoga con discrepantes. Corresponde al lector, pues, evaluar en cada caso la medida en qué su contertulio «progre» responde a estas salvedades o bien se aleja raudo de ellas cual alma que lleva el demonio (de la autosuficiencia moral).

Primer truco: plantee dilemas endiablados

Cuando, hace unas décadas, nuestra izquierda decidió abrazar todas las causas «identitarias» (mujeres, inmigrantes, gais, lesbianas, bisexuales, transexuales, etnias «minorizadas», nacionalismos «periféricos»…), adquirió una suculenta ventaja, pero también enterró una bomba de relojería bajo sus pies.

La ventaja residía en que, una vez que la clase obrera había ido prosperando durante el capitalismo de posguerra y, por tanto, había ido perdiendo deseos de abolirlo o transformarlo de raíz, la izquierda obtenía nuevas bolsas de voto. Sí, de acuerdo, quizá el empleado de Telefónica que podía permitirse dos utilitarios familiares, un apartamento en Torrevieja y 30 días de vacaciones para disfrutarlo no era ya exactamente el proletario «que no tenía nada que perder, salvo sus cadenas» sobre el cual Marx había fundado sus esperanzas de revolución. Pero, a cambio de esa pérdida, la izquierda se esforzó por demostrar que ella sí podía representar a todos los que padecieran cualquier otro tipo de «opresión», aunque anduviera lejos de ser económica. Y, así, defendería a Ana Patricia Botín por las opresiones sufridas debido a su feminidad; a la vez que a Bob Pop por todos los percances que le haya acarreado ser homosexual; y también a Mohamed, el inmigrante marroquí del quinto, por lo mal que lo pasa cuando sus vecinos no entienden del todo sus ideas islámicas sobre, precisamente, las mujeres y los gais.

Esta estrategia, como ya habrá colegido el lector, acarreaba empero lo que antes llamamos una bomba de relojería. Slavoj Žižek, en los años 90, ya lo vio venir. No es posible aunar todos los grupos «identitarios» bajo un mismo paraguas, por el sencillo motivo de que cada una de esas identidades a menudo posee ideas un tanto hostiles hacia sus compañeros de refugio pluvial.

En España vivimos ahora el apogeo de una de esas batallas previsibles: la que enfrenta a las feministas radicales y a las transexuales, deseosas las primeras de excluir a las segundas de la categoría («opresiva», y por tanto, a menudo ventajosa) de «mujer».

Con todo, la combinatoria de posibilidades de conflicto es abundante: también gais y feministas suelen discrepar sobre gestación subrogada; la legislación especial que reclaman para sí ciertas etnias no es del agrado de las citadas feministas, aquí aliadas a menudo del grupo LGBT; y un inmigrante que ansíe conservar en Europa su cultura de origen acabará colisionando con varios de los grupos que reclaman favoritismos por haber vivido desfavorecidos.

Y bien, todos estas contradicciones internas de la nueva izquierda nos ofrecen, sin embargo, a nosotros, los que no comulgamos con sus identidades de molino, una panoplia de recursos argumentativos. Escojamos, verbigracia, dos de los dogmas de la izquierda al azar. Por ejemplo:

1. El derecho de una mujer al aborto no debe restringirse nunca ni por ningún motivo, pues lo contrario sería patriarcal
2. No debe hacerse nada que dañe a un gay nunca ni por ningún motivo, pues lo contrario sería heteropatriarcal

Y planteemos un simple dilema que coloque, a los defensores a ultranza de esos dos principios, en la tesitura de no saber por dónde tirar. Por ejemplo:

3. Pongámonos en que existiera un método para detectar que la orientación sexual de un feto. En ese caso, si numerosas embarazadas, al conocer que sus hijos son homosexuales, decidieran por ese solo motivo abortarlos, ¿sería correcto permitírselo?

Hace unos años se me ocurrió plantear este mismo dilema en Twitter y las respuestas que obtuve fueron, en general, bastante desquiciadas. Cuando el progre no sabe qué responder a uno de los dilemas endiablados en que él se ha metido y tú le planteas, deduce que la culpa, por algún motivo, es tuya.

Pero lo importante es que el lector ejercite sus propios ejemplos de dilema endiablado para sus propios progres cotidianos. ¿Tal vez alguno que ponga en tensión su aprecio por las culturas foráneas y los derechos de las mujeres? ¿Quizá algún caso en que roce la protección de los gais y la aceptación de inmigrantes con ideas algo agresivas sobre el trato que merece quien no posea gustos heterosexuales? Las propias siglas «LGBTQ+» ofrecen múltiples conflictos encubiertos: lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, queer y demás no carecen de puntos de fricción.

Segundo truco: cuestione las conclusiones, pero no las premisas, del mal razonamiento

El pack de ideas (un tanto contradictorias) que hoy llamamos «izquierda» suele incluir premisas razonables («las mujeres no deben ser discriminadas», «un homosexual merece el mismo respeto que cualquier otra persona», «alguien proveniente de una cultura diferente a la nuestra no es por ello menos digno que tú o que yo»…) de las cuales, empero, el «progre» acostumbra a extraer conclusiones equivocadas.

Los ejemplos son numerosos. No hay vínculo lógico entre valorar igual a una mujer y un hombre y, de ahí, deducir que, durante un juicio penal, todo lo que denuncie alguien de sexo femenino contra un varón debe considerarse, ya solo por decirlo ella, verdadero. De hecho, esta conclusión es contradictoria con la premisa: que hombres y mujeres tenemos la misma dignidad y, por tanto, no debe minusvalorarse a priori lo que declare alguien por tener genes XY.

Tampoco hay vínculo lógico entre creer que un gay merece idénticos derechos que alguien que no lo sea y, de ahí, deducir que siempre y en cualquier lugar donde alguien blasone de su orientación homosexual ello resulta loable, útil u oportuno. De hecho, un autor como Douglas Murray (él mismo gay, por cierto) ha empezado a cuestionar hasta qué punto la insistencia machacona con que los medios de comunicación occidentales nos resaltan una y otra vez la homosexualidad de todo famoso, famosillo o infame, vaya a redundar de hecho en beneficios para los gais, y no en un hartazgo (y quizá réplica desagradable) ante tan cansina reiteración. ¿No hay lugares donde la homosexualidad está ya tan normalizada que seguir resaltándola a cada paso resulte inane en el mejor de los casos, contraproducente en el peor?

Preguntas como esta ponen de los nervios automáticamente al progre, que cree que existe un vínculo axiomático entre «no odio a los gais» y «deseo que se señale continuamente quién lo es». Un servidor ha tenido ocasión de vivirlo dentro, también, del intrincado mundo tuitero; en este caso, hace solo un par de días.

Ante las declaraciones famosas del nadador Tom Daley, «Soy gay y campeón olímpico», a uno le vino la necesidad de resaltar también su identidad zodiacal y comentar «Muy bien, y yo soy Aries». Seis palabras escépticas sobre la necesidad de que Daley salga del armario, como suele, cada quince días (lleva cuatro años casado y es padre por gestación subrogada, así que su homosexualidad es prácticamente tan sabida como sus dotes natatorias; de hecho le reporta pingües beneficios promocionales). Seis palabras, sin embargo, que bastaron a centenares de tuiteros exaltados para condenarme como reo de la más acerba homofobia, entre esputos de bilis y vómitos de bienpensante indignación.

Lo cual propicia que me pregunte qué otro crimen nefando se me habría endosado si, en vez de un «muy bien» de apoyo a la orientación sexual de Daley, las palabras iniciales de mi tuit hubiesen sido «muy mal».

Tercer truco: utilice matemáticamente los números

¿Resulta una tautología decir que los números deben emplearse «matemáticamente»? Sin duda lo sería en un mundo perfectamente lógico; pero nuestra izquierda ha conseguido que esto no sea así. Y, de este modo, su actual estrategia de apoyo a «las identidades» conduce a nuestros izquierdistas a manejarse con los números de forma bien poco ortodoxa. Tal vez Orwell no se equivocó al anunciarnos que cuando nos obliguen a pensar que 2 más 2 son 5 habremos alcanzado el grado más alto de despótica opresión.

¿Cuándo usa el «progre» los números de manera bien poco matemática? Por ejemplo, cuando desliza una y otra vez la especie de que la violencia machista constituya un problema más agudo en España que en la «civilizada» Europa, cuando los números muestran una y otra vez justo lo contrario. O también cuando tal violencia supera en varios órdenes de magnitud la atención mediática prestada frente a, por ejemplo, el suicidio; tragedia relegada pese a que, numéricamente, ofrezca cifras de fallecidos casi cien veces superiores y sea ya la principal causa de muerte entre nuestros jóvenes.

Un reciente estudio de D. Rozado, M. al -Gharbi y J. Halberstadt nos revela otro efecto numérico curioso. Durante los últimos años se ha multiplicado en los medios la aparición de palabras que denotan prejuicios (racismo, misoginia, homofobia, transfobia, islamofobia…). Aunque el fenómeno ha sido generalizado, a menudo han capitaneado tal eclosión medios izquierdistas (The New York Times, The Washington Post, The Guardian, Bloomberg…).

Y bien ¿qué ha ocurrido entre la audiencia de tales medios durante tal período? Pues que se ha incrementado, de modo paralelo, la impresión de que todos esos prejuicios han aumentado descomunalmente a nuestro alrededor. Los medios, lejos de reflejar la realidad, nos hacen creer cosas (sin sustento matemático) sobre ella.

La conclusión es que volver a las simples «mates» de toda la vida resulta una de las mayores provocaciones que hoy puede hacerse. Como es sabido, Platón exigía conocer geometría a todo el que se inscribiera en su Academia. Hoy manejar los números sin complejos sigue siendo un modo excelente de reivindicar esa misma razón humana que cautivó a tal ateniense, frente a los gritos de escándalo de la izquierda sofista, que te tildará de machista, homófobo o xenófobo si sacas a la luz números que a ella le resulta incómodo recordar.

Miguel Ángel Quintana Paz
Director académico y profesor en el Instituto Superior de Sociología, Economía y Política (ISSEP) de Madrid.

Si algún lector quiere acceder al artículo original, puede pulsar AQUÍ


- -
Viernes, 1 de Octubre 2021
Artículo leído 1011 veces




Comentarios:

1.Publicado por Para esto, mejor huerfano. el 01/10/2021 11:01
Los progres y los no progres, el nivel es nauseabundo.

Y pensar que la gente se atreve a elegir entre esta chusma a unos o a los de enfrente, para gobernarnos es sencillamente de locos, lo más parecido que hay a un suicidio colectivo.

Ayer vi fugazmente al despreciable inspector de hacienda ex presidente
hablando durante la convención del P€P€ del casado delante de el.

El desprecio manifiesto y el ninguneo con que hablaba la rata del candidato casado era asombroso.

Pero la cara de gili y la medio sonrisa con la que el niñato con perilla escuchaba a su padre putativo despreciarlo, era para colgar la secuencia en algun programa de videos comicos.

Y el fichaje del sakozy como fedatario del nuevo P€P€ el dia antes de publicarse la segunda condena del expresi gabacho por chorizo, es de cine.

A este paso acabaran excluyendo como candidato a presidir algo, a gualquiera que supere la media de inteligencia y concediendole a la border line de madrid algun nobel.

2.Publicado por mentalmente el 01/10/2021 21:08
Buenas Don Francisco y a todos,

No es que quisiera criticar algo, pero por decir algo al respecto, me parece interesante aunque la cuestión principal en mi opinión queda sin responder. No aclara de donde sale todo esto, por qué existen estas personas que actúan y piensan de esta manera.

Veo que existen las personas que hacen exactamente lo que describe el artículo, pero no creo que sean mayoritariamente ni representen a los votantes de partidos políticos de izquierdas. Representan más bien a cierto perfil de "activista" profesional, deportivo, o amateur. Hay algo patológico de la sociedad en general en todo esto. No veo que haya una solución.

Este perfil de personas también los hay "de derechas", y de muchas otras cosas, con la misma actitud, y veo que es un perfil de personalidad que resulta problemática en general. Que resultaría recomendable, en mi opinión, no hablar de nada, de algún tema, que pudiera hacer que estas personas siguieran en esa dinámica o se activaran en ese modo.

Porque eso es como una especie de modo que se activa. Esto es algo patológico de la sociedad en general, y que se manifiesta en ciertas personas que abren la boca sobre diversos asuntos como manera de descargar sus frustraciones, porque somos y vivimos en sociedades frustradas en muchas cosas.

Es como el alcohol para un alcohólico, no le puedes invitar a tomar una copa de vino a alguien que sabes que es alcohólico. A un "activista", hay que tratar de no invitarle a nada político. Se encienden y dejan de ser personas normales, cuanto menos tiempo estén estas personas en estos modos, mejor para todos.

No hay una solución o manera de tratar los temas de discusión que encienden a determinadas personas, en caso de que sea algo inevitable y necesario, se deben tomar todas las precauciones posibles, elegir muy bien las palabras, hablar despacio y por supuesto con respeto, como siempre, y el objetivo es lograr transmitir las propias ideas, no insistir ni intentar convencer sobre ellas, porque eso sería detectado como una agresión y podría encender a estas personas.

Hay problemas que no tienen solución, cuando las personas asocian parte de sus ideas sobre el mundo consigo mismos, cualquier mención a esas ideas será tomado como algo personal, y no se puede modificar porque define a la personalidad mientras que crea que lo define, especialmente si la persona que las menciona es de la misma cultura y habla el mismo idioma con el mismo acento y formas.

Porque es como si se creara un conflicto o juicio sobre su personalidad. Si fuera otro idioma, otro acento, otra cultura, etc. sería diferente porque se interpreta que es algo ajeno, aunque en verdad no sea completamente así, emocionalmente es diferente, y sería otro método para que las personas razonaran sobre temas conflictivos, que les afectan, colocando esos temas en personas de otro acento, idioma, cultura, etc. Pese a esto, no veo que haya ninguna solución de verdad, más que actuar con cautela, y tratar de minimizar los daños potenciales.

Un saludo

3.Publicado por vanlop el 01/10/2021 22:40

Sólo dar las buenas noches a todos. Cuando pueda leeré el artículo con detalle y veré si se puede comentar algo útil, porque el artículo se presta a pocos comentarios.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros