Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos



Colaboraciones

LA OCLOCRACIA


Nota

España está siendo gobernada por los peores, lo que representa una de las mayores degradaciones y deterioros del sistema. La democracia, cuando se pudre y es presa de sus propias debilidades, se transforma en oclocracia. La oclocracia es el poder de la turba insensata, parte de la cual se instala en los palacios y ministerios.

El que publicamos hoy es un artículo que ya ha circulado con éxito pero que, por su gran valor, he decidido publicarlo en Voto en Blanco, donde cumple perfectamente la misión de formar, enriquecer y fortalecer a los demócratas que luchamos por mejorar nuestro mundo y, especialmente, esta España vejada y maltratada por sus políticos y por su propio pueblo, esclavo y envilecido en gran parte.

El artículo que analiza la degeneración de la democracia, que trae consigo la transformación del ciudadano libre en vasallo de un Estado que ha caído en manos de políticos sin escrúpulos y bien dotados para el mal.
---



LA OCLOCRACIA
Hace un par de artículos nos referíamos a la diferencia entre un ciudadano y un vasallo. La cosa no es baladí, porque de la diferencia de ser lo uno o lo otro depende nuestra Democracia, pues si ésta es el “gobierno del Pueblo”, existe la Oclocracia como “Gobierno de la muchedumbre”; y, si el Pueblo responde a las raíces y a la razón, en cambio la muchedumbre lo hace por instinto de supervivencia.

No obstante, aunque el instinto es algo primitivo y espontáneo, la Oclocracia es un sistema pensado, planificado, puesto en marcha e impulsado por los demagogos, con el único fin de conseguir el poder que dan los votos y servirse de él (y de los ciudadanos) para sus intereses particulares o los de su grupo.

De esto surge la antigua paradoja de la Democracia que, si bien es bendecida como el menos malo de los sistemas políticos, sin embargo, por su propia naturaleza corre el riesgo -mientras más universal- de resultar más perversa; pues no es lo mismo, para el votante, estar informado que no estarlo, ser un ciudadano libre o un vasallo.

Al respecto, mi querido y admirado amigo el profesor Genaro Chic, me envió una serie de artículos muy interesantes, que me hicieron reflexionar largamente sobre las bondades y defectos de las democracias, conforme a la calidad de los políticos que las desarrollan y sus votantes.

Fue Polibio, hace ya dos mil doscientos años quien, para describir esta degeneración que puede sufrir la democracia, acuñó el término de OCLOCRACIA que define el “gobierno de la muchedumbre”. Una masa que, según el autor de “Historias”, a la hora de abordar los asuntos políticos “presenta una voluntad viciada, confusa o irracional, por lo que carece de capacidad de autogobierno…” El autor griego sigue afirmando sobre la Oclocracia: “es el fruto de la acción demagógica cuando, con el pasar del tiempo, la democracia se mancha de ilegalidad y violencias”

Por su parte, Jean Jacques Rousseau en “El contrato social”, define esta Oclocracia como la degeneración de la democracia; y el escocés James Mackintosh, lo hace como “la autoridad de un populacho corrompido y tumultuoso, el despotismo del tropel, nunca el gobierno de un pueblo”

Cuando presencio la invasión que sufrimos por la mediocridad y la ignorancia supina y atrevida de tantos votantes potenciales de nuestra Democracia, que sitúan Andalucía en Cáceres, a ésta en el norte de África o a Suárez en el Trono de España, me acuerdo de los filósofos que nos advirtieron del inmenso peligro de la Oclocracia. Pensadores como Aristóteles, Pericles, Juvenal, Lope, Shakespeare, Tocqueville u Ortega y Gasset que, aún habiendo vivido realidades tan dispares y tiempos tan distintos, nos aleccionaron sobre el interés de los oclócratas en mantener este sistema tan indeseable para ejercer el poder de forma corrupta, buscando su legitimidad a través de la manipulación del sector más ignorante de la sociedad –pero formado por votantes potenciales-, sobre el que vuelcan su atención, sus consignas y su propaganda.

Si queremos darnos cuenta, indicios de esta realidad la tenemos hasta en la sopa: es mucho más fácil manipular a un bachiller con una asignatura “no suficientemente aprobada”, que a quien se le exigió el aprobado y, mucho menos que a un catedrático de Derecho Constitucional. Sin embargo, sus votos valen exactamente lo mismo (e incluso, según la provincia donde residan, puede tener menos valor el voto del catedrático).

Por tanto, lo que más le interesa a estos políticos demagogos (su arma más efectiva) es la ignorancia de los ciudadanos, no los intereses generales. Su objetivo es conseguir y mantener un poder personal o de grupo y, para ello, el instrumento que utilizan es la demagogia aplicada sobre las emociones irracionales. De esta forma se provoca la reacción del instinto, que es una reacción inmediata, visceral, que responde ante los discursos imbuidos en discriminaciones y agravios o que fomentan los fanatismos, los miedos y las perspectivas de utopías inalcanzables.

Lógicamente, el procedimiento utilizado para conseguir todo esto, es la monopolización y control del Sistema Educación y de los medios de Comunicación. Con ello se consigue el dominio sobre la masa y, como consecuencia, el apoyo de una voluntad manipulada que, de esta forma, vicia el principio de la Democracia, pues la legitimidad que otorga el Pueblo puede acabar corrompida (recordemos a Hitler o a Chávez).

Para evitar todo esto, el mejor remedio pasa por implantar un buen sistema educativo y garantizar la independencia informativa, porque la Historia nos demuestra que, una vez instaurada la Oclocracia sólo se puede preservar la Democracia con un poder político fuerte que se imponga a la muchedumbre y su irracionalidad. Pero aquí surge el problema: ¿cuáles serían los límites de este poder para no caer en una tiranía que atente contra la verdadera soberanía popular? Una reacción así ha ocurrido muchas veces en la Historia; y en la nuestra, por ejemplo, la última Oclocracia dio lugar a la última Dictadura.

Deberíamos reflexionar sobre la situación a la que nos están abocando los que ahora nos enfrentan; y, una vez analizado el asunto, hacernos tres preguntas sencillas: ¿Cuánto de Oclocracia tiene actualmente nuestra Democracia? ¿Hacia dónde nos están conduciendo estos políticos de ahora? ¿Cómo deberíamos responder?

Por mi parte, desde estas humildes letras, propongo la implantación y el impulso de un buen Sistema Educativo y de unos medios de comunicación independientes y objetivos; y apelo (como siempre hago) al ciudadano libre que llevamos dentro.

Francisco J. Fernández-Pro

https://www.ciberecija.com/oclocracia-por-francisco-j-fernandez-pro/

- -
Viernes, 18 de Septiembre 2020
Artículo leído 1236 veces




Comentarios:

1.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 18/09/2020 10:35
La oclocracia en que desencadena la democracia es la perversión más malévola en que puede degenerar, sí, cierto. Pero hay que reconocer que el poder político siempre ha estado, está, y estará ejercido nunca por quién es el mejor, sino por quién lo ejerce por otro tipo de razones, que generalmente es una razón de tipo violento, porque el poder político es violencia por naturaleza. Violencia de todo tipo: física, económica, psicosocial (como ahora se usa mucho), o también por violencia derivada de la genética en los casos de poder político heredado de padres a hijos.
Ahora toca, como he dicho, la violencia psicosocial en el sentido de que el poder lo ejercen quienes tienen más capacidad para dominar psicológicamente, o como dice el escrito “…la demagogia aplicada sobre las emociones irracionales. De esta forma se provoca la reacción del instinto, que es una reacción inmediata, visceral, que responde ante los discursos imbuidos en discriminaciones y agravios o que fomentan los fanatismos, los miedos y las perspectivas de utopías inalcanzables.”.

Es decir, se domina violentamente, como siempre ha sido, utilizando los instintos emocionales, sean racionales o irracionales. Pero sobre todo se domina porque el dominado es cada vez más fácil de dominar sin usar la violencia física, porque asume muchas cosas que a lo largo de su vida les han sido imbuidas para que acepte todo lo que viene de ese poder. Sí, la educación es fundamental, pero más que ésta es necesario que nadie tenga al poder político (al Estado) como un semidiós, o para algunos un dios, que todo lo puede y todo lo soluciona y nos convierta en seres en donde nuestra vida esté toda programada y calculada, sin dejar opción a la libertad individual y más importante todavía a que seamos unos esclavos felices sin conocer apenas el significado de ese concepto de LIBERTAD. Asumir que no hay que pensar que detrás de todos nuestros actos está el Estado que los solucionará siempre, que no hay problema que quede sin resolver en nuestro propio beneficio y que nuestra vida es, como dice La Internacional…”la Tierra será el Paraíso…”., pero los paraísos no existen.

2.Publicado por vanlop el 18/09/2020 12:35

Empezaré hablando de dictadura. La dictadura es un mecanismo de la democracia para cuando esta se desliza hacia la demagogia o incluso hacia la oclocracia. Cuando los gobernantes se dedican a la demagogia es el momento de poner un dictador que devuelva la situación a su cauce.

El problema de la dictadura es que siempre necesita de la fuerza para mantenerse y los demagogos provocan situaciones que obligan al dictador a utilizar la fuerza, produciéndose una situación de retroalimentación y una espiral que al final conduce al desastre.

Por tanto, aunque la dictadura es uno más de los mecanismos de la democracia, en la práctica resulta contraproducente y se suele salir de la dictadura mucho peor que cuando se entró y eso ya lo denunciaba Platón, lo que nos indica que no es cosa de ahora. De hecho, en Roma, la dictadura dio paso al imperio, porque los intentos de volver a la democracia fracasaban.

Ciertamente los mandatos de Cincinato fueron una excepción, la excepción que confirma la regla.

En definitiva, lo que tenemos es que las cosas humanas evolucionan, curiosamente a peor y la democracia no es la excepción, incluso la democracia es la que más pronto degenera, porque requiere de una vigilancia constante y los ciudadanos no pueden ejercerla directamente. Se supone que están los distintos poderes que ejercen de contrapesos, pero basta un gobierno decidido para en pocos años apoderarse de los otros poderes, incluida la prensa.

Como dice el artículo, la dictadura y no voy a entrar en qué tipo de dictadura fue, apareció como reacción a una oclocracia, que además se dedicaba a matar a los adversarios políticos. La salida natural debía ser la democracia y era lo que todos esperaban, como se pudo comprobar en el entusiasmo de la gente durante la transición. Sin embargo lo que ocurrió fue un engaño absoluto y directamente se instauró una oclocracia sin pasar por la democracia.

Se hizo una constitución fraudulenta que no se sometió a debate público, ni siquiera se debatió en la Cortes. Y sobre esa constitución, viciada en origen, se construyó todo el tinglado. Y así nos va. En estos momentos no se asesina a los adversarios porque quedaría feo y porque es más efectiva la muerte civil, que se practica con profusión.

Es el gobierno del lanar, para el lanar y por el lanar. Porque es lanar el que pone y quita y es el lanar el que ocupa los puestos del gobierno, porque al fin y al cabo la chusma (y digo chusma, no como insulto sino como realidad, pues en otros tiempos estarían remando en las galeras) sale del lanar y sigue siendo lanar, un poco más listos y más lanzados, pero lanar al fin y al cabo.

La salida. Como vengo insistiendo, la salida no puede ser el mecanismo natural, que es la dictadura, porque ya vemos que las dictaduras siempre fracasan o se convierten en tiranías absolutas. La salida tiene que ser que la gente reaccione y abandone el rebaño y elija a gentes que trabajen por el pueblo. No hay otra. Cualquier otra posibilidad empeora las cosas. Desgraciadamente, saldremos de esta oclocracia, más bien coprocracia, a las bravas, con lo cual será pan para hoy y hambre para mañana.


Resulta que hace unos días salió una científica china, desertora, diciendo que el virus se había creado en el laboratorio de Wuhan, bajo el poder del gobierno chino y aportaba pruebas. Ayer salieron diciendo que la científica no era tal y que las pruebas eran falsas. Pura guerra informativa.

A estas alturas no necesitamos científicos desertores ni nada para tener el convencimiento que el virus es artificial. Lo que no sabemos es quién lo creó y lo más importante quién lo soltó.


3.Publicado por mentalmente el 18/09/2020 21:24
Buenas,

El planteamiento es interesante, y en parte estoy de acuerdo, pero creo que debería evitarse asociar el término democracia un sistema de gobierno de república representativa, liberal, partidista y electoralista.

Si mediante el razonamiento de que el incremento de la democracia se corrompe este sistema y si hemos definido anteriormente, que los errores de la partitocracia se resuelven con más democracia, entonces estamos contradiciéndonos.

En lenguaje debe tratar de ser preciso, para evitar lo tendencioso y contradictorio, porque entonces es precisamente, este lenguaje de doble significado es un arma de ingeniería social.

El doble significado hay que evitarlo.

Un saludo.

4.Publicado por FREE LANCE (periodismo libre). el 20/09/2020 19:24
Hoy en Londres, centenares de ciudadanos contra el fraude del Covid-19 han proclamado: ¡”SOMOS LA RESISTENCIA”!.
Mientras tanto en España, EL CORONAVIRUS es la nueva religión del rebaño de borregos, carneros y ovejas que con el bozal de perros tapándoles la boca son el símbolo de los fieles seguidores, Hijos de la Putísima Bestia.
¡Hijos de la puta Bestia!, tomen nota de esta valiente española que dice a los cuatro vientos lo que nuestros gobernantes son: https://youtu.be/vyVULfvnehc

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros