Voto en Blanco
Voto en Blanco
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos

Colaboraciones

LA GUERRA DE RUSIA CONTRA EL ORDEN MUNDIAL LIBERAL


Nota

Si quiere entender lo que está ocurriendo en Ucrania y lo que esa guerra significa, escapando de la propaganda engañosa, lean este artículo de geopolítica de altura, firmado por Alexander Dugin. Saldrán de la lectura más sabios, perfectamente orientados y libres de manipulaciones.

La única gran carencia del análisis es que ignora un dato clave: Ucrania ha sido invadida y las únicas ciudades destruidas son las ucranianas.

La tesis del artículo es que no hay buenos ni malos en esta guerra. Sólo se enfrentan dos modelos: el globalismo liberal de Occidente, que empuja al mundo hacia el Nuevo Orden y el Gran Reseteo, y la lucha de resistencia de Putin, que quiere la victoria del mundo real, el de las naciones, las civilizaciones y los pueblos soberanos.

Lo que está ocurriendo hoy en Ucrania es "la guerra de Putin contra el orden liberal". Es una guerra contra Soros y Schwab, con el globalismo, con la hegemonía real y virtual, con el "Gran Reinicio".

Lo dice el artículo que hoy reproducimos en Voto en Blanco. Es lago, pero valioso y esclarecedor, imprescindible para entender la guerra de Ucrania, que es la guerra de Putin contra el globalismo y el Nuevo Orden Mundial liberal.

Pasen y disfruten.
---



Desde el punto de vista ideológico, el mundo sigue viviendo a la sombra de la polémica de los años 90 entre Francis Fukuyama y Samuel Huntington. Independientemente de las críticas que puedan hacerse a las tesis de ambos autores, su importancia no ha disminuido en absoluto, ya que el dilema sigue existiendo y, de hecho, sigue siendo el contenido principal de la política y la ideología mundiales.

Permítanme recordarles que tras el colapso del Pacto de Varsovia y luego de la URSS, el filósofo político estadounidense Francis Fukuyama formuló la tesis del "fin de la historia". Se reduce al hecho de que en el siglo XX, y especialmente después de la victoria sobre el fascismo, la lógica de la historia se redujo a una confrontación de dos ideologías: el liberalismo occidental y el comunismo soviético. El futuro, y por tanto el sentido de la historia, dependía del resultado de su enfrentamiento. Así, según Fukuyama, el futuro ha llegado, y este momento fue el colapso de la Unión Soviética en 1991 y la llegada al poder en Moscú de los liberales que reconocieron la supremacía ideológica de Occidente. De ahí la tesis del "fin de la historia". Según Fukuyama, la historia es una historia de guerras y enfrentamientos, fríos y calientes. En la segunda mitad del siglo XX, todos los enfrentamientos y guerras se limitaban a la oposición del Occidente capitalista-liberal contra el Oriente comunista. Cuando el Este se derrumbó, las contradicciones desaparecieron. Las guerras se detuvieron (como le pareció a Fukuyama). Y, en consecuencia, la historia terminó.

El fin de la historia - pospuesto, pero no rechazado

De hecho, esta teoría es la base de toda la ideología y la práctica del globalismo y la mundialización. Los liberales occidentales siguen guiándose por ella. Es la idea que defienden George Soros, Klaus Schwab, Bill Gates, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg, Barack Obama, Bernard Henri Levy, Hillary Clinton y... Joe Biden.

Los liberales admiten que no todo ha ido bien desde los años 90. El liberalismo y Occidente se han enfrentado a diversos problemas y nuevos retos (con el islam político, el nuevo ascenso de Rusia y China, el populismo -incluso en la propia América en forma de Trump y el trumpismo-, etc.), pero los globalistas están convencidos de que el fin de la historia se ha retrasado un poco, pero es inevitable y llegará muy pronto. Bajo el lema de un nuevo esfuerzo -para hacer realidad el fin de la historia y cimentar de forma irreversible el triunfo global del liberalismo- se llevó a cabo la campaña del globalista Joe Biden (Bild Back Better, que significa "Volver a la globalización, y esta vez con más éxito, habiendo construido nuestra retaguardia"), inscrita en el programa planetario Great Reset de Klaus Schwab. Es decir, no se ha descartado a Fukuyama y su tesis, sólo que se ha pospuesto la aplicación de este plan, ideológicamente impecable desde el punto de vista de la cosmovisión liberal en su conjunto. Sin embargo, el liberalismo ha seguido impregnando la sociedad durante los últimos 30 años: en la tecnología, los procesos sociales y culturales, la difusión de las políticas de género (LGBTQ+), la educación, la ciencia, el arte, los medios sociales, etc. Y esto no sólo ocurrió en los países occidentales, sino incluso en sociedades semicerradas como los países islámicos, China y Rusia.

El nuevo fenómeno de las civilizaciones

Ya en los años 90, otro autor estadounidense, Samuel Huntington, presentó una visión alternativa a Fukuyama sobre los procesos mundiales. Fukuyama era un liberal convencido, partidario del Gobierno Mundial, de la desnacionalización y de la progresiva anulación de los Estados tradicionales. Huntington, por su parte, se adhirió a la tradición del realismo en las Relaciones Internacionales, es decir, reconoció la soberanía como el principio más elevado. Pero a diferencia de otros realistas que pensaban en términos de Estados-nación, Huntington creía que tras el final de la Guerra Fría y la desaparición del bloque oriental y la URSS, no habría un fin de la historia, sino nuevos actores que competirían entre sí a escala planetaria. Por ello, denominó a las "civilizaciones" y predijo en su famoso artículo (Choque de Civilizaciones) su enfrentamiento entre ellas. Huntington partió de lo siguiente: los campos capitalista y socialista no se crearon en un vacío de planos ideológicos abstractos, sino sobre las bases culturales y de civilización muy definidas de los diferentes pueblos y territorios. Estos fundamentos se establecieron mucho antes de la Nueva Era y sus ideologías simplistas. Y cuando la disputa de las ideologías modernas llegue a su fin (y lo hizo con la desaparición de una de ellas, el comunismo), los contornos profundos de las antiguas culturas, cosmovisiones, religiones y civilizaciones emergerán de debajo del formato superficial.

Verdaderos y falsos enemigos del liberalismo global

La explicación de Huntington se hizo especialmente evidente en la década de 2000, cuando Occidente se enfrentó al islamismo radical. Para entonces el propio Huntington había muerto antes de disfrutar de su victoria teórica, mientras que Fukuyama admitió que se había precipitado en sus conclusiones, e incluso avanzó la tesis del "islamofascismo", cuya derrota traería "el fin de la historia", pero no antes.

Sin embargo, Huntington no sólo tenía razón sobre el Islam político. Además, el islam demostró ser tan heterogéneo en la práctica que no se fusionó en una fuerza unida contra Occidente. Y a los estrategas occidentales les convenía manipular hasta cierto punto el factor de la amenaza islámica y del fundamentalismo islámico para justificar su injerencia en la vida política de las sociedades islámicas de Oriente Medio o de Asia Central. Un proceso mucho más serio fue la búsqueda de la plena soberanía por parte de Rusia y China. Una vez más, ni Moscú ni Pekín contrastaron a los liberales y globalistas con ninguna ideología en particular (especialmente desde que el comunismo chino, tras las reformas de Deng Xiaoping, reconoció el liberalismo económico). Se trata de dos civilizaciones que se desarrollaron mucho antes de la Nueva Era. El propio Huntington las llamó civilización ortodoxa (cristiana oriental) en el caso de Rusia y civilización confuciana en el caso de China, reconociendo muy acertadamente en Rusia y China una conexión con culturas espirituales profundas. Estas culturas profundas se dieron a conocer justo cuando la confrontación ideológica entre el liberalismo y el comunismo terminó en una victoria formal, pero no real (¡!) de los globalistas. El comunismo desapareció, pero el Este, Eurasia, no.

Victoria en un mundo virtual

Pero los partidarios del fin de la historia no han sido complacientes. Están tan enredados en sus modelos fanáticos de globalización y liberalismo, que no reconocen ningún otro futuro. Y así empezaron a insistir cada vez más en un final virtual de la historia. Como, si no es real, hagamos que parezca real y todo el mundo lo creerá. En esencia, se está apostando por la política de control mental, a través de los recursos de información global, la tecnología de redes, la promoción de nuevos artilugios y el desarrollo de modelos de cohesión hombre-máquina. Se trata del Gran Reajuste enunciado por el creador del Foro de Davos, Klaus Schwab, y abrazado por el Partido Demócrata estadounidense y Joe Biden. La esencia de esta política es la siguiente: los globalistas no controlan la realidad, pero dominan completamente el mundo virtual. Poseen todas las tecnologías básicas de red, protocolos, servidores, etc. Por ello, apoyándose en la alucinación electrónica global y en el control total sobre la conciencia, comenzaron a crear una imagen del mundo en la que la historia ya había terminado. Era una imagen, nada más. Pero la cola decidió seriamente mover al perro.

Así que Fukuyama conservó su importancia, pero ya no como analista, sino como tecnólogo político global que trata de imponer percepciones rechazadas obstinadamente por gran parte de la humanidad.

La guerra de Putin contra el orden liberal

Por ello, la evaluación de Fukuyama sobre la operación militar especial en Ucrania tiene cierto interés. A primera vista, podría parecer que su análisis resulta entonces totalmente irrelevante, ya que se limita a repetir los clichés habituales de la propaganda anti-rusa occidental que no contienen nada nuevo ni convincente (al estilo del periodismo rusófobo banal). Pero si se examina más de cerca, el panorama cambia un poco si se ignora lo más llamativo: el odio rabioso a Rusia, a Putin y a todas las fuerzas que se oponen al fin de la historia.

En un artículo publicado en el “Financial Times”, Fukuyama expresa ya en el propio título la idea principal de sus afirmaciones contra Rusia: "La guerra de Putin contra el orden liberal". Y esta tesis en sí misma es absolutamente correcta. La operación militar especial en Ucrania es un acorde decisivo para establecer a Rusia como civilización, como polo soberano de un mundo multipolar. Esto encaja perfectamente con la teoría de Huntington, pero está completamente en desacuerdo con el "fin de la historia" de Fukuyama (o la sociedad abierta de Popper/Soros).

Sí, eso es exactamente: "la guerra contra el orden liberal".

El papel clave de Ucrania en la geopolítica mundial

La importancia de Ucrania para el resurgimiento de Rusia como potencia mundial plenamente independiente ha sido claramente reconocida por todas las generaciones de geopolíticos anglosajones, desde el fundador de esta ciencia Halford McKinder hasta Zbigniew Brzezinski. Anteriormente se formuló así: "Sin Ucrania, Rusia no es un Imperio, pero con Ucrania es un Imperio. Si pusiéramos el término "civilización" o "polo mundial multipolar" en lugar de "Imperio", el significado sería aún más transparente.

El Occidente global ha apostado por Ucrania como la Anti-Rusia y para ello ha dado luz verde de forma instrumental al nazismo ucraniano y a la rusofobia extrema. Cualquier medio era bueno para luchar contra la civilización ortodoxa y el mundo multipolar. Sin embargo, Putin no tomó este giro y entró en la batalla, pero no con Ucrania, sino con el globalismo, con la oligarquía mundial, con el Gran Reinicio, con el liberalismo y el fin de la historia.

Y aquí es donde surgió lo más importante. La operación militar especial está dirigida no sólo contra el nazismo (la desnazificación -junto con la desmilitarización- es su principal objetivo), sino aún más contra el liberalismo y el globalismo. Al fin y al cabo, fueron los liberales occidentales quienes hicieron posible el nazismo ucraniano, lo apoyaron, lo armaron y lo enfrentaron a Rusia, como el nuevo polo de un mundo multipolar. Incluso Mackinder llamó a las tierras de Rusia "el eje geográfico de la historia", ese fue el título de su famoso artículo. Para que la historia termine (la tesis globalista, el objetivo del "Gran Reinicio"), el eje de la historia debe ser roto, destruido. Rusia como polo, como actor soberano, como civilización simplemente no debe existir. Y el plan diabólico de los globalistas era socavar a Rusia en la zona más dolorosa, para enfrentar a los mismos eslavos orientales (es decir, a los mismos rusos), e incluso a los ortodoxos. Para ello, había que colocar a los ucranianos dentro de la matriz globalista, para conseguir el control de la conciencia de la sociedad con la ayuda de la propaganda informativa, las redes sociales y una gigantesca operación de control de la psique y la conciencia, de la que han sido víctimas millones de ucranianos en las últimas décadas. Los ucranianos han sido persuadidos de que forman parte del mundo occidental (global) y que los rusos no son hermanos, sino enemigos acérrimos. Y el nazismo ucraniano en tal estrategia coexistió perfectamente con el liberalismo, al que sirvió esencialmente de forma instrumental.

La guerra por un orden mundial multipolar

Esto es exactamente lo que Putin se empeñó en una lucha decisiva. No contra Ucrania, sino a favor de Ucrania. Fukuyama tiene toda la razón en este caso. Lo que está ocurriendo hoy en Ucrania es "la guerra de Putin contra el orden liberal". Es una guerra con el propio Fukuyama, con Soros y Schwab, con el "fin de la historia" y el globalismo, con la hegemonía real y virtual, con el "Gran Reinicio".

Los acontecimientos dramáticos - y este es un dilema universal. Ellos deciden el destino de lo que será el próximo orden mundial. ¿Se convertirá el mundo en verdaderamente multipolar, es decir, democrático y policéntrico, donde se dará voz a las diferentes civilizaciones (y esperamos que esto sea exactamente lo que ocurra, este es el significado de nuestra próxima victoria), o (¡Dios no lo quiera!) se hundirá finalmente en el abismo del globalismo, pero de una forma más abierta, donde el liberalismo ya no se enfrentará al nazismo y al racismo, sino que se fusionará inseparablemente con él. El liberalismo moderno, dispuesto a explotar el nazismo y a pasarlo por alto cuando se trata de los intereses de las naciones, es el verdadero mal. El mal absoluto. Es eso, y es contra lo que se está librando la guerra ahora.

12 tesis del Gauleiter Fukuyama, basadas en una falsa premisa

Otro texto reciente de Fukuyama, American Purpose (Propósito Americano), impreso en la publicación de los "neoconservadores" estadounidenses como representantes vocales del nazismo liberal, merece cierto interés. En él, Fukuyama propone 12 tesis de cómo, en su opinión, se desarrollarán los acontecimientos durante el conflicto en Ucrania. Los presentaremos en su totalidad. Digamos de inmediato que se trata de una completa desinformación y de propaganda enemiga, y es en esta calidad - noticias falsas - que citamos este texto.

"Rusia se dirige a la derrota total en Ucrania. La planificación rusa ha sido incompetente, basada en la suposición errónea de que los ucranianos son favorables a Rusia y que sus fuerzas armadas se derrumbarán inmediatamente después de la invasión. Obviamente, los soldados rusos llevaban uniformes de desfile para el Desfile de la Victoria en Kiev, no municiones ni raciones adicionales. En este momento, Putin ha comprometido a la mayor parte de sus Fuerzas Armadas en la operación, no hay grandes reservas a las que pueda recurrir para participar en la batalla. Las tropas rusas están atascadas en las afueras de las distintas ciudades ucranianas, donde se enfrentan a enormes problemas de abastecimiento y a constantes ataques ucranianos".

La primera frase es la más importante. "Rusia se dirige a la derrota total en Ucrania". Todo lo demás se basa en el hecho de que representa la verdad absoluta y no se cuestiona. Si se tratara de una analítica, comenzaría con un dilema: si los rusos ganan, entonces..., si los rusos pierden, entonces.... Pero aquí no existe tal cosa. "Los rusos perderán porque los rusos no pueden evitar perder, lo que significa que los rusos ya han perdido. Y no se consideran otras opciones, porque serán propaganda rusa". ¿Qué es? En esto consiste el nazismo liberal. Pura propaganda ideológica globalista, que sitúa al lector desde el principio en un mundo virtual donde "la historia ya ha terminado".

Entonces todo se vuelve predecible, lo que sólo aumenta la alucinación. Estamos ante un ejemplo de "psy-op", una "operación psicológica".

"El colapso de sus posiciones podría ser repentino y catastrófico, en lugar de producirse lentamente, en una guerra de desgaste. El ejército en el campo llegaría a un punto en el que no podría ser abastecido ni retirado y la moral se evaporaría. Esto es cierto al menos en el norte; los rusos lo están haciendo mejor en el sur, pero estas posiciones serán difíciles de mantener si el norte se derrumba".

No hay pruebas, son puros deseos. Los rusos deben ser perdedores porque son perdedores. Y esto lo escuchamos del perdedor ejemplar Fukuyama, todas sus predicciones han sido desmentidas de forma demostrable.

En general, se basa en la suposición de que Moscú se estaba preparando para una operación que iba a durar dos o tres días y que culminaría con un saludo victorioso con flores de una población liberada. Como si los rusos fueran tan idiotas que no se dieran cuenta de los treinta años de propaganda rusófoba, del entrenamiento por parte de Occidente de las formaciones neonazis y de un ejército enorme (para los estándares europeos) y bien armado (por el mismo Occidente) y entrenado en la época soviética (y el entrenamiento era serio entonces), que iba a iniciar una guerra en el Donbass y luego en Crimea. Y si una operación especial de los rusos en tal situación no se completó en quince días, es un "fracaso". Otra alucinación.

Occidente sacrificó a los ucranianos

Y luego Fukuyama pasa a decir una cosa bastante importante:

"Antes de que eso ocurra, no hay solución diplomática para la guerra. No hay ningún compromiso concebible que sea aceptable ni para Rusia ni para Ucrania, dadas las pérdidas que han sufrido hasta ahora".

Esto significa que Occidente sigue creyendo en su propia propaganda virtual y no va a comprometerse con Rusia y aplicar un control de la realidad. Si Occidente espera a que Rusia sea derrotada para iniciar las negociaciones, éstas nunca comenzarán.

"El Consejo de Seguridad de la ONU ha demostrado una vez más su inutilidad. Lo único útil ha sido la votación en la Asamblea General, que ayuda a identificar a los actores sin escrúpulos o evasivos en el mundo".

En esta tesis, Fukuyama se refiere a la necesidad de disolver la ONU y crear en su lugar una Liga de las Democracias, es decir, Estados completamente subordinados a Washington, que estén dispuestos a vivir bajo la ilusión del "fin de la historia". Este proyecto fue formulado por otro nazi liberal rusófobo, McCain, y ha comenzado a ser implementado por Joe Biden. Todo va según el plan del "Gran Reinicio".

"Las decisiones de la administración Biden de no declarar una zona de exclusión aérea y de no ayudar a entregar los MiG polacos fueron las correctas; mantuvieron la calma en un momento muy emotivo. Es mucho mejor que los ucranianos derroten a los rusos por sí mismos, privando a Moscú de la excusa de que la OTAN les atacó, y evitando todas las posibilidades obvias de escalada. Los MiG polacos, en particular, añadirían poco a las capacidades ucranianas. Mucho más importante es un suministro constante de Javelins, Stingers, TB2s, suministros médicos, comunicaciones y equipos de intercambio de inteligencia. Supongo que las fuerzas ucranianas ya están siendo dirigidas por la inteligencia de la OTAN que opera fuera de Ucrania".

En cuanto a la primera frase, en cambio, se puede estar de acuerdo con Fukuyama. Biden no está preparado para el inicio de un duelo nuclear que seguiría inmediatamente al anuncio de una zona de drones y otros pasos directos para que la OTAN intervenga en el conflicto. Lo de que "los propios ucranianos derrotaron a los rusos" suena cínico y cruel, pero el autor no entiende lo que dice: Occidente primero enfrentó a los ucranianos con los rusos y luego permitió que se enfrentaran solos a ellos al abstenerse de prestarles ayuda efectiva. Los ucranianos son victoriosos prácticamente sólo en un mundo donde la historia ha terminado. Y debería, según el pensamiento de Fukuyama, alegrarse por ello. Es un asunto menor: queda para derrotar a los rusos.

"Por supuesto, el precio que está pagando Ucrania es enorme. Pero el mayor daño lo causan los misiles y la artillería, a los que ni los MiG ni una zona de exclusión aérea pueden hacer frente. Lo único que puede detener la carnicería es la derrota del ejército ruso sobre el terreno".

Cuando Fukuyama dice que "el precio es enorme", queda claro por su expresión despreocupada que no sabe de qué está hablando.

Putin y el nuevo comienzo del populismo

A continuación, Fukuyama reflexiona sobre el destino del presidente Putin. Todo en la misma línea de soñar con el fin de la historia. En términos inequívocos declara:

"Putin no sobrevivirá a la derrota de su ejército. Consigue apoyo porque se le ve como un hombre fuerte; ¿qué puede ofrecer cuando demuestra su incompetencia y es despojado de su poder coercitivo?"

Otra tesis construida enteramente sobre la primera premisa. La derrota de los rusos es inevitable, lo que significa que Putin está acabado. Y si los rusos ganan, Putin es sólo el principio. Esto es lo que importa, no ya para el delirante Fukuyama, sino para nosotros.

"La invasión ya ha hecho un enorme daño a los populistas de todo el mundo que, antes del ataque, expresaban sistemáticamente su simpatía por Putin. Entre ellos están Matteo Salvini, Jair Bolsonaro, Eric Zemmour, Marine Le Pen, Viktor Orban y, por supuesto, Donald Trump. La política de la guerra ha expuesto sus tendencias abiertamente autoritarias".

En primer lugar, no todos los populistas están tan directamente influenciados por Rusia. Matteo Salvini, bajo la influencia de los nazis liberales y los atlantistas de su círculo íntimo, ha cambiado su actitud, antes amistosa, hacia Rusia. Tampoco hay que exagerar las simpatías pro-rusas de los demás. Pero aquí también hay un punto curioso. Incluso si se acepta la posición de Fukuyama de que los populistas están orientados a Putin, sólo pierden si los rusos son derrotados. ¿Y en caso de victoria? Después de todo, esta es "la guerra de Putin contra el orden liberal", y si la gana, entonces todos los populistas ganan junto con Moscú... Y luego el fin de la oligarquía global y de las élites del "Gran Rebote".

Una lección para China y el fin del mundo unipolar

"La guerra hasta ahora ha sido una buena lección para China. Al igual que Rusia, China ha desarrollado un ejército aparentemente de alta tecnología durante la última década, pero carecen de experiencia en combate. Es probable que el fracaso de la fuerza aérea rusa lo repita la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, que también carece de experiencia en la gestión de operaciones aéreas complejas. Podemos esperar que los dirigentes chinos no se engañen a sí mismos sobre sus capacidades del modo en que lo hicieron los rusos al contemplar futuras acciones contra Taiwán."

De nuevo, todo esto es cierto si "los rusos ya han perdido". ¿Y si han ganado? Entonces el significado de esta lección para China sería justo el contrario. Es decir, Taiwán volverá a su puerto natal antes de lo que se podría suponer.

"Queda por esperar que la propia Taiwán despierte y se dé cuenta de la necesidad de prepararse para la guerra, como han hecho los ucranianos, y restablezca el servicio militar obligatorio. No seamos prematuramente derrotistas".

Sería mejor ser realista y ver las cosas como son, teniendo en cuenta todos los factores. Pero tal vez el hecho de que Occidente tenga ideólogos como Fukuyama, hipnotizados por sus propios delirios, sea una ventaja para nosotros.

"Los drones Bayratkar de Turquía se han convertido en un éxito de ventas".

Ahora, los fragmentos de estos "bestsellers" son recogidos por vagabundos y saqueadores en los vertederos de Ucrania.

"La derrota de Rusia hará posible un 'nuevo nacimiento de la libertad' y nos sacará de nuestro ensueño sobre el declive de la democracia mundial. El espíritu de 1989 seguirá vivo, gracias a un grupo de valientes ucranianos".

He aquí una gran conclusión: Fukuyama ya conoce "la derrota de Rusia", como conocía "el fin de la historia". Y entonces, el globalismo se salvará. ¿Y si no? Entonces no habrá más globalismo.

Y entonces - "bienvenidos" de vuelta al mundo real, al mundo de los pueblos y las civilizaciones, las culturas y las religiones, al mundo de la realidad y la libertad del campo de concentración liberal totalitario.

Alexander Dugin

- -
Sábado, 11 de Junio 2022
Artículo leído 1056 veces




Comentarios:

1.Publicado por Detox el 11/06/2022 08:31
"Va a haber un Nuevo Orden Mundial ahí afuera" Joe Biden.

Putin no es mas que un peón de los que mandan al cual están utilizando para cumplir sus fines y su agenda 2030. Putin no esta realmente en contra de la "globalización" es todo teatro para acabar traicionando al final como hacen siempre los títeres de los que mandan.

Todos los políticos son unos traidores que han pactado en secreto entre si para instaurar la tecno-dictadura del NOM, este año han hecho la reunión del club Bilderberg en Washington, si se fijan los medios de desinformación masiva no reportan la reunión ni lo que se ha dicho y acordado en ella.

https://bilderbergmeetings.org/meetings/meeting-2022/press-release-2022

Y a continuación un link en donde sale la lista de invitados de la reunión Bilderberg:

https://thearcanelaboratory.com/the-ceo-of-pfizer-head-of-nato-director-of-the-cia-attended-the-68th-bilderberg-meeting-complete-list-of-attendees/

Quieren que pensemos que los llamados "lideres mundiales" se reúnen en el club Bilderberg para debatir que es lo mejor para la humanidad y la civilización, cuando en realidad es un Akelarre en donde se decide el destino de la Tierra que es el NOM.

No sabemos de que han hablado los asistentes a la reunión porque nada ha trascendido, pero seguramente han hablado del colapso económico que viene y como conducir la guerra de manera que les beneficie en sus planes para instaurar el NOM.

2.Publicado por vanlop el 11/06/2022 08:50

Como dice, hay que leer y entender el artículo. Es largo y eso supone un problema pues cuando se llega al final, casi se ha olvidado el principio. Pero la tesis parece bastante clara: Fukuyama ha fracasado, la Historia sigue su curso y pensar que el nom se va a imponer es bastante arriesgado.

A nosotros nos están lavando el cerebro con la propaganda del nom y lo malo es que la creemos, pero ¿y si las cosas fueran al contrario? Entonces sería una catástrofe, nos quedaríamos colgados de la brocha. Todo Occidente ha jugado a una apuesta, no hay plan B, es el todo o la nada. Pero ha olvidado que Occidente representa un parte pequeña, aunque muy influyente, de la población mundial y el resto, la mayoría, no está precisamente contento con la forma de actuar de Occidente y cuando decimos Occidente, decimos los anglosajones, con lo cual, dentro del propio grupo hay tensiones, que de momento, se van soslayando con la propaganda, por eso, si nos quedamos colgados de la brocha, Occidente colapsará.

Personalmente soy partidario de un mundo multipolar, entre otras cosas porque y siguiendo al articulista, sólo hay dos posibilidades y la del fin de la Historia no convence mucho. Supongo que cuando la situación se aclare, será otra cosa distinta, pero de momento, nos sirven las dos teorías opuestas.

Hay algo que repele en esta guerra y es que, en efecto, Rusia invadió. Eso es un hecho y eso siempre pone en contra a la opinión pública, especialmente si ha sido preparada para ver sólo lo aparente. Es una táctica vieja como el mundo, lo mejor es que otro invada, así tienes la razón moral. Es un juego de nervios, ir provocando hasta que uno pierde los nervios e invade. Luego la propaganda hace le resto.

Pero seguir la propaganda sin analizar lo ocurrido antes, es decir, el cómo se ha llegado a esta situación, no conduce a un análisis real, sino a engañarnos nosotros mismos. Una vez aceptado lo aparente, el resto de la propaganda se acepta sin el menor problema y se pasan por alto muchos detalles.

No voy a analizar el artículo, pues me llevaría a un libro completo y redundante, ya que el artículo explica las cosas muy bien. Voy a fijarme en algunos detalles, con lo que otros se quedarán sin comentar.

El primer punto, por empezar en algún sitio, es si Rusia tenía razón moral para atacar. Rusia llevaba desde 2014 soportando un ataque constante de Ucrania, de baja intensidad, relativa, porque si bien es cierto que para Rusia aquello eran picaduras de mosquito, para las gentes del Donbass era una guerra de exterminio. Por tanto la disyuntiva era aceptar la guerra de exterminio, con una población eliminada de la zona o atacar y devover el golpe.

Otro punto es si la neutralidad de Ucrania era razón para la guerra. Hay quien sostiene que cada país en su territorio es soberano y otros que sostienen que, los países tienen derecho a defenderse y Rusia no podía permitir misiles a tan corta distancia. Tal vez la crisis de los misiles de Cuba, nos aclare algo la situación.

Pase lo que pase, ya hay ganadores y perdedores. Ganadores son las multinacionales diversas, que están ganando mucho con la guerra, en especial las petroleras y de armamento. Y perdedores claros son los Uropeos. Es tan escandalosa la situación que deberíamos sublevarnos y echar a los que mandan, porque la ruina ya es palpable.

Observemos el caso de España. Sin entrar a analizar una situación que no conocemos, tenemos que los useños se van a convertir en los principales suministradores de gas, mientras Argelia cierra el grifo. Eso nos va a costar un dinero extra, que entre otras cosas, va a provocar una bajada de competitividad y una inflación bastante importante. Con el beneficio claro para otras economías competidoras.

Luego ya iremos viendo quienes gana y pierden. Seguramente Rusia perderá, no la guerra, que es algo impensable, pero sí supondrá un daño importante a la sociedad rusa, aunque tengan una victoria aplastante, que también es impensable.

La victoria, con todos los matices que se quieran, de Rusia es lo mejor que puede ocurrir al mundo. El nom se desinflará y se llegará un mundo de naciones soberanas que tendrán que convivir entre ellas, como siempre se ha hecho y seguramente, aún con las tensiones que haya, que serán muchas, será un mundo mucho mejor que el de la sumisión al nom.

También esa victoria rusa pondrá de manifiesto a la casta de canallas que nos manda y eso será una victoria nuestra.

Pero todavía falta mucho para eso. La guerra no ha terminado y no se sabe si tardará mucho o poco.




El director de El Debate ha desvelado en la COPE, una conversación del general encargado de la ciberseguridad norteamericana que indicaría que los americanos saben algo sobre Pedro Sánchez mucho más grave de lo que estarían utilizando los servicios secretos marroquíes contra él.

Fue en el programa de Carlos Herrera y pueden escuchar le audio. Supongo.

Si ya pone los pelos como escarpias lo que saben los marroquíes, ¿qué saben los useños?


https://www.libertaddigital.com/espana/2022-06-10/sanchez-se-hace-de-nuevas-pero-argelia-aviso-en-abril-a-la-ue-de-graves-consecuencias-por-entregar-el-sahara-6906008/

Y sigo con la misma pregunta de ayer, a ver si algún lector sabe de esas cosas y la contesta: Un presidente, son contar ni siquiera con los ministros ¿puede, mediante una carta, crear una situación vinculante a España?

El gobierno estadounidense ha reconocido que ha estado apoyando laboratorios en Ucrania que investigaban la transmisión de enfermedades de animales a humanos: zoonosis. En su comunicado, le dan el matiz de que trabajaban por la "bioseguridad".

Esto es lo que han negado durante más de tres meses de guerra. Esta vez la conspiranoia ha durado poco.

Aquí tienen uno de tantos enlaces a la noticia:

https://laverdadofende.blog/2022/06/10/en-un-comunicado-oficial-el-pentagono-admite-que-hay-46-laboratorios-biologicos-en-ucrania/


https://okdiario.com/investigacion/anticorrupcion-manda-guardia-civil-ministerio-calvino-contratos-marido-9213941

Pero al parecer son varios los ministerios visitados por los civiles.

https://www.abc.es/espana/comunidad-valenciana/abci-informe-fiscalia-acorrala-monica-oltra-y-deja-ximo-puig-borde-crisis-gobierno-202206100934_noticia.html

Curiosa situación. Si las feministas defienden a la Sra Oltra, están diciendo que la niña estuvo bien violada. Si defienden a la niña, resulta que una de las suyas ha cometido delito feminista.

Copio tal cual:

China prepara enorme fondo de rescate bancario a medida que se avecina desaceleración.

Problemas en Shanghái para sacar dinero...

Corralito chino en ciernes...

Eso explicaría la obsesión por Taiwan. Como ya comenté, asaltar la isla se puede, pero no sabemos a qué coste y si los comunistas están dispuestos a asumirlo y de paso perder una parte importante de componentes electrónicos que suministra Taiwan.


Otra noticia. Hoy está la cosa que arde.

https://www.acodap.com/consternacion-en-la-carrera-judicial-pillado-con-750-000-euros-en-un-paraiso-fiscal-el-ex-senador-del-pp-y-actual-magistrado-del-supremo-vicente-magro-servet/

El magistrado, que es el mayor experto en violencia de género de la Sala de lo Penal, ha sido denunciado ante la Policía tras recibirse en el “Buzón de Denuncias” de ACODAP copia de las pruebas de los sobornos. No cabe duda, Vicente Magro es otra pieza fundamental de la trama delictiva que anida en la fiscalía General del Estado y en el Tribunal Supremo.

Y añado. Visto lo visto y cómo se la llevan cruda, este magistrado es un pardillo, otros similares a él, tienen en paraísos como 20 millones el más tonto.

Otra conspiranoia que parece cierta.

Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Lavrov: Polonia comienza a apoderarse activamente del territorio ucraniano

"Hasta ahora, vemos que detrás de las conversaciones sobre la inadmisibilidad de cualquier diálogo con Rusia, los colegas polacos están comenzando a apoderarse activamente del territorio ucraniano", dijo Lavrov a los periodistas en una conferencia de prensa en Ereván.

Por cierto, un día antes, el Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia señaló que el presidente Zelensky parece estar de acuerdo en transferir la soberanía a Polonia.


Esto lo sabía yo desde hace más de un mes, lo que no recuerdo es si lo conté aquí o no.

En realidad lo que se rumoreaba es que cada país limítrofe iba a quedarse con territorios ucranianos, donde viven sus compatriotas que quedaron en el reparto que se hizo tras la guerra. Parece que han empezado los polacos. Cierto que los polacos son los que más territorio tienen que reclamar.

Por no extenderme no menciono otras noticias, como la situación de Canadá o las declaraciones de Orban. Ni lo nuevo sobre covid y vakunas.

Si D. Francisco considera que es excesivo, lo puede quitar sin problema por mi parte.

3.Publicado por Yorick el 11/06/2022 11:11
Gracias por transferirnos el artículo, don Francisco.

Conocía las tesis de Dugin, aunque es un autor poco conocido. Y a muchos les interesa que siga siéndolo. A usted no, por ventura.

Nadie sabe quién tiene la razón en todo este asunto, y en cualquier asunto en general, pero el hecho de considerar discutible un tema ya es un paso en el buen sentido.

La verdad y el conocimiento son esquivos, inalcanzables. Va a ser lo que decía Kavafis: lo importante es el viaje, más que el destino. Lo justo y necesario es navegar honradamente en busca de la verdad, aunque no la encontremos. Esa búsqueda es la verdad; al menos, hay mucha más verdad en ella que en las sospechosamente unánimes informaciones y opiniones que ofrecen los portavoces del establishment y la corrección política.

Siga usted capitaneando esta nave odiseica, que todos se lo agradeceremos.

4.Publicado por Pasmao el 11/06/2022 16:59
Buenas tardes Don Francisco

Muchas gracias por traernos tan completo análisis. Se podrá estar de acuerdo o no con él, pero es un intento serio de llegar más allá de muchos análisis de tres al cuarto que nos cuelan en España.

Un análisis exhaustivo sería muy extenso y largo. Simplemente apuntar varias cosas.

1/ Como dice VANLOP, en lo de Ucrania, si no se analiza desde mucho antes que es lo que ha pasado es imposible entender porqué a los rusos les dio por la ventolera de invadir Ucrania, porque sí.

2/ Hay un problema con el uso de la palabra liberal. Que para Dugin significa una cosa, para los gringos otra, para los liberales austríacos (del partido liberal, una especie de VOX que se plantó contra la vacunación obligatoria en Austria) otra distinta, etc. Ello conjunto con la idea de democracia. Es conocido que Dugin no es un defensor de la democracia, por asociarlo a lo “liberal”. Pero también que la democracia verdadera, por depender de la existencia de unas naciones con contenido real (no meros protectorados) también es enemiga de los globalistas.

Es más, me aventuro a pensar que para Dugin, aunque la verdadera democracia asociada al Estado Nación le parezca una muestra de debilidad de ese estado, para consigo mismo; es capaz de tolerarla. Pero para los globalistas reseteadores es un verdadero inconveniente. En el fondo Dugin es mucho más liberal y demócrata que los del otro lado. Lo que da una medida precisa de lo que es el “otro lado”.

Un aspecto en el que Dugin no ha querido ahondar es el del nazismo. Para él el nazismo y como se lo apoya desde el globalismo es más una mera herramienta para llegar poder, que un fin en sí mismo. Pero yo creo para ellos SI es un fin en sí mismo.

No es un nazismo antijudío, pero sí que cree en una raza superior en la que una selección natural despiadada (lo más opuesto por el vértice al cristianismo) mezclada con ese transhumanismo delirante, si están detrás de mucho de sus movimientos y filosofías (entre ellas esa de que “sobramos muchos”).

Y a Dugin se le podrá acusar de muchas cosas, pero jamás de sugerir que sobra gente y que haber que se hace para seamos menos y tener cómo sustitutivos a esas máquinas obedientes que trabajen para esa élite (nazi).

Dios dirá que es lo que pasará al final. Mi gran temor es que los globalistas viendo todo perdido y viendo que no pueden ser capaces de resetear a la población como esperaban lo envíen todo a hacer gárgaras nuclearmente.

Y como apunte final, ver a VOX de parte de los globalistas en todo este aquelarre descorazona mucho.

Un cordial saludo

5.Publicado por vanlop el 11/06/2022 20:45

Detox

Hay algunas actitudes de Putin que me hacen pensar en que no está muy por el nom, pero como nada es lo que parece, sigo teniendo mis dudas, igual que usted.

Pero tenemos que agarrarnos a algo, no podemos vivir desconfiando de todo pues entonces la vida no vale nada. Si tengo la seguridad que al final va a ganar el nom, creo que no merece la pena vivir. Así que me agarro a la esperanza que algunos consigan hacer fracasar los planes.

Pasamao

Ese miedo lo tenemos, al menos los que analizamos la situación. Sin embargo, una derrota en Ucrania no va a suponer nada para le nom, son como picaduras de mosquito. Con un poco de suerte y muchas picaduras podrá desactivarse el nom y cuando estén en minoría, no creo que puedan lanzar nada peligroso. Al menos eso me hace tener esperanzas.

Y sí, lo de vox descorazona mucho. Veremos qué ocurre en Andalucía y como funcionan y a partir de ahí y con las propuestas que hagan para las generales, decidiremos el voto.

6.Publicado por mentalmente el 12/06/2022 02:16
Buenas a todos,

Yo lo que veo es que (me parece complicado de explicar como lo pienso. La manera que me parece más fácil de explicarlo por la teoría de Lobaczewski. Su teoría es lo más parecido a como tratar de explicar algo complejo sobre el género humano, y sus problemas sociales, tratando de estudiar un elemento común a todos ellos, como es el mal, el concepto sobre el mal, y sus posibles relaciones con lo psicológicamente patológico o anómalo, y también el caos.

El estudio de Lobaczewski, como la mayoría de cosas que suelo mencionar, serían más bien, una especie de conclusiones sobre soluciones, aquello que gira entorno a por donde están las soluciones.

Porque si me pusiera a hablar sobre los problemas que me llevan a esas conclusiones, tendría que escribir muchísimo más. Y omitiendo accidentalmente toda clase de detalles, que finalmente darían con textos todavía más largos, más aburridos, inexactos, engañosos y además sin centrarme en la solución, que en el fondo es lo que me importa.

Entonces, aunque el análisis puede resultar intrascribible, proceder de multiples ramas y olvidarme de muchas de ellas, las soluciones tienden a ser como ríos a los que llegan todos estos afluentes, suelen concentrarse arroyos en diversos puntos que reitero constantemente de diversas maneras. Y uno de los que actualmente, considero más importantes gira entorno a las teorías de Lobaczeski. Porque es un punto que se acerca mucho a algo práctico, comprensible, hasta de cierto sentido común, experimentable a pequeña escala. Y ese estudio sobre el mal, y la posibilidad de detectarlo, despejaría en cualquier caso, muchas dudas sobre otras incógnitas que afectarían de cualquier modo a facilitar la solución. Y a facilitar la manera de comunicación entre la sociedad.

Y creo que esos puntos de alguna manera se concentran en muchas otras personas porque inevitablemente tendrán que razonar, y finalmente llegar a conclusiones parecidas.

Pero un ejemplo de como algo que puede ser o no ser, facilita una solución, es que la investigación puede determinar cual es la verdad sobre algo, eso es un punto de progreso, porque hay una demostración, entonces el pueblo, el "demos", obtiene un punto de apoyo nuevo, de conocimiento, que facilita su interrelación, su comunicación, favoreciendo la demo-cracia. Mientras que, la mera existencia de algo sobre lo que se duda, es un atraso en sí mismo. Lo que es independiente, de cual sea la verdad o que esta coincida con la opinión de una parte.

El tema del que quería hablar sobre la especialización, hay un instinto muy antiguo, que hace que los humanos tiendan a especializarse en cosas diferentes, de esa manera maximizan la eficiencia de cualquier grupo. Este instinto también nos está perjudicando en la era de la globalización. Por eso quería hablar sobre ello.

Si bien parece útil la especialización, tiene cosas negativas, y lo voy a explicar, lo que es la parte del "instinto" que promueve a ello, es una especie de esclavitud, como cualquier instinto, que nos hace hacer algo o dejar de hacerlo sin haberlo pensado.

Y este hace que una persona a la que le da por hacer una cosa, quizás la primera vez, tienda a ser socialmente condenada, a hacer esa misma cosa constantemente, y además provoca que otras personas que podrían contribuir, o aprender a hacerlo, tengan especial aversión a ello, el instinto les impide, les bloquea para que no invadan la "propiedad" de otro miembro del grupo.

Porque el instinto de la especialización, tanto lleva a provocar que uno del grupo siempre haga una cosa, como a no hacerla uno mismo, pero de manera irracional, y eso lleva posteriormente a la sensación de propiedad y afirmación colectiva de la misma, de repente en algún momento, una actividad le pertenece a alguien, y que otro del mismo grupo lo haga es como que invade su propiedad.

Pero que pasa, el instinto no obedece a la razón. Y a veces esto de la propiedad o pertenencia de actividades no tiene ningún sentido práctico ni util para la sociedad o para la vida diaria. Un caso que podría llegar a suceder, según pienso, sería la misma actividad política. En cierta manera el ciudadano medio siente aversión a la política, por varios motivos, pero instintivamente, también es porque "ya existe alguien que se está encargando".

Pero este instinto, en las civilizaciones, en las sociedades masificadas, resulta en muchos casos tremendamente perjudicial, ya que abre las puertas precisamente a esta casta de viejos parásitos sociales, abre la puerta a la existencia del mal en muchos aspectos. Yo introduciría el estudio de este instinto de especialización en sociedad masificada, como una parte del estudio del mal, de lo que contribuye al mal.

Siempre hemos escuchado esa frase de Einsten que critica las personas que tan solo miran, mientras tan solo unos pocos hacen el mal. Esto no debe ser casualidad. A más masificación, la masificación apenas es de unos cuantos milenios, arrastrando toda clase de males, hasta llegar hasta hace menos de un siglo, a puntos críticos de globalización, que quiere decir que el mal que arrastra esta evolución a la masificación, llega a un punto insostenible ya que no hay más sitios donde seguir extendiendose, huyendo del problema. Entonces toca mirar al mal de frente y resolverlo.

La globalización significa que el ser humano le toca dejar de huir, y tiene que resolver determinadas cuestiones como esta, nada menos que el "mal", el "mal" tiene que ser resuelto, el mal en sentido amplio, que vienen de milenios atrás arrastrándose, por las cuales tenemos grandes religiones que proceden de estos fenómenos problemáticos recurrentes desde muy, muy antiguo, por la mera masificación, lo que trae la dominación de la naturaleza, como la ganadería, agricultura y pesca.

Un saludo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.


 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.




HIENAS Y BUITRES. PERIODISMO Y RELACIONES PERVERTIDAS CON EL PODER


Hienas y buitres es un libro escrito para despertar y movilizar las conciencias dormidas e intoxicadas desde el poder. Leerlo representa un vuelo rasante por encima de los secretos de la comunicación moderna y de los recursos y trucos que utiliza el poder para ejercer el dominio.
Las relaciones entre políticos y periodistas siempre han sido tormentosas. Son dos poderes decisivos que en las últimas décadas han pretendido dominar el mundo. En ocasiones lo han mejorado, pero otras veces lo han empujado hacia el drama y el fracaso. Políticos y periodistas se aman y se odian, luchan y cooperan, nos empujan hacia el progreso y también nos frenan. Son como las hienas y los buitres, que comen y limpian huesos juntos, pero sin soportarse. Al desentrañar el misterio, aprenderemos también a defendernos de sus fechorías.
Los medios son la única fuerza del siglo XXI que tiene poder para poner y quitar gobiernos y para cambiar los destinos del mundo.
[Más]


DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN


Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]





Sindicación RSS Acceso Miembros