Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

VULNERABILIDAD Y VOLATILIDAD


Nota



El hombre actual se siente agobiado, desnortado e indignado; ha perdido la confianza, el sentido de seguridad respecto al futuro; su ilusión se ha desvanecido; hoy se siente inmerso en un cambio vertiginoso que rodea sus actos y su vida; se siente herido, cercado por un tentáculo caduco y frágil en sus relaciones personales, en el trabajo, la política, la estética e incluso, el sexo. La modernidad se ha conformado a la idea de volatilidad; la sociedad actual se halla envuelta por dos capas que la envuelven: la fragilidad perentoria de sus componentes y la caducidad inconsistente que la cerca. El concepto de volatilidad se ve confirmado por los avances de la física. El hombre, educado para vivir en la certeza y precisión, siente un incómodo malestar por la volatilidad, pues le agudiza la percepción de la propia vulnerabilidad.

La vertiginosa sucesión de los hechos difumina la perspectiva e impide distinguir entre lo bueno y lo malo, lo valioso y lo banal; lo único que pesa es un presente precario que nos sumerge como río embravecido; no se puede resistir la fuerza de unos cambios que no se controlan y a los que no tienen tampoco respuesta ni las instituciones ni los partidos; eso explica la aparición de organizaciones como Podemos, cuyo éxito reside en ofrecer recetas simplistas de extrema izquierda a situaciones sumamente complicadas. La volatilidad perdiendo su carácter de hecho externo, ha pasado a ser esencia de la realidad; ya Heidegger se refirió al progreso de la técnica y a la despersonalización del mundo contemporáneo, la volatilidad nos impide ser en nuestro existir y nos impulsa a sobrevivir en un ambiente frecuentemente cambiante, que impone la adaptación continua; en realidad, es un proceso darwinista. No se conoce a qué límites llevará esta propensión de la sociedad avanzada que nos devuelve a la fragilidad de épocas primitivas. La mediocridad ha arramblado con los valores tradicionales y ha arrancado el tronco de las formas rectas y decentes y el pensamiento correcto, la disciplina y el respeto.

La estulticia y el vacío educativo sustituye milenarias creencias; los signos de un vuelco cultural negativo e insulso se presentan palpables. la tecnología y la ciencia siguen un ritmo patente y por doquier resuena el buenismo y se voletea el conformismo. Se vive una pobreza intelectual generalizada; frente a una minoría interesada que avanza y disfruta la ciencia y el arte, una multitud progresiva y creciente desconoce el pensamiento libre y complejo; la telebasura goza de una mayoría, las redes sociales no informan ni educan, son sólo chismes, gritos y palabrerío de apaños y consejas; se hunde el número de lectores de libros y periódicos y en universidades e institutos las autoridades académicas ordenan el aprobado general. Con el con del progreso, el mérito, el esfuerzo personal, el respeto, la excelencia y la disciplina son antiguallas venidas a menos. La debilidad de la democracia surge de la barbarización extensa y general, de permitir la apática renuncia placentera al poder de la mayoría y entregarlo a la minoría que resistió la barbarie. Se puede dar una democracia meritocrática en que la gente no vota porque no le interesa ni quiere y traspasa el acto de las elecciones y el ejercicio del voto a los más significativos, de modo que el mandato y poder lo ocupan sólo los políticos de mayor fuste, pues los políticos de poca monta sólo permanecían por el amparo de la incultura y la ineptitud.

El ciudadano en medio de todo este ambiente vive atorado y atónito. Los partidos políticos consideran al ciudadano desinteresado y ajeno. Se ha de llegar a un pacto general sobre lo que conviene a Nuestra Nación y lo que más le interesa; es establecer unas prioridades políticas, y entender que el yihadismo es hoy nuestro primer problema; que el comunismo estalinista es una antigualla nociva y reprobable; que el sistema de libre mercado ha de caminar a sobrevivir en un “capitalismo corporativo”; que respiramos en un mundo al que han vuelto problemas que creíamos históricamente superados; que hay que confiar y volcarse, en fin, en la comunidad ciudadana, más prestigiosa hoy y propicia que el estamento político.



C.Mudarra

- -
Lunes, 2 de Marzo 2015
Artículo leído 570 veces




Comentarios:

1.Publicado por SALVADOR el 02/03/2015 09:01
Con el sistema actual da igual que votemos a un partido o a otro pues despues de votar solo nos queda rezar para que el partido que gane haga lo que ha prometido de lo contrario solo nos queda esperar cuatro años más para revocar la situación, votar a los mismos o a otros ya lo hemos probado y solo conseguimos mas decepción. España está en una situación extrema y no puede esperar cuatro años más. Sabemos muy bien lo que queremos,DEMOCRACIA AUTENTICA, pues pongamonos a debatir en buscar soluciones , no en comentar las causas que nos han traido aquí, ¿Como podemos conseguir cambiar el sistema?¿Cuales son las actuaciones más inmediatas? Y apliquemoslas.

2.Publicado por vanlop el 02/03/2015 11:40
Todas las épocas han tendido sus problemas, la diferencia es que ahora la gente no está preaparada para los cambios que se producen a tanta velocidad. Siempre hubo cambios, la Humanidad siempre ha evolucionado, pero ahora la velocidad de esos cambios hace que muchos no sean capaces de seguirlos.

La técnica es otra cosa que evoluciona a tal velocidad que la mayoría de la población no es capaz de adaptarse. Y entre la tácnica podemos citar la manipulación mental a que nos somete la casta y eso provoca, a la larga, el desequilibrio social. Entre otras cosas porque la casta quiere quitar formas sociales milenarias y sustituirlas por otras que crean satisfación pero que necesitan aumentar esa satisfación constantemente.

Esto es un río revuelto y hay unos pescadores que ganan mucho.l

3.Publicado por escéptico total el 02/03/2015 17:03
Mi Nick no es baladí. Escéptico, ante todo.
Veamos:
Los verdaderos CIUDADANOS, aquellos que cuestionan, razonan y filtran la información, son (desgraciadamente) una minoría.
Una minoría que (calculemos) puede alcanzar a lo sumo, un 10% de la población.
¿Y en qué se basa la Democracia?. En la MAYORÍA.
Luego, la batalla está perdida de antemano. Jamás el ciudadano libre, formado y crítico, podrá convencer a una mayoría inculta, cobarde y adormecida.
Personalmente, no soy partidario de la democracia. Soy, más bien firme defensor de la ARISTOCRACIA, entendida cómo el Gobierno de los Mejores. NO cómo el Gobierno de los herederos.
Y por mucho que nos alteremos, indignemos y escribamos, NADA va a cambiar. Y mucho menos en un mundo que lleva siglos entregado al Becerro de Oro.
Sigamos soñando, discutiendo, argumentando, despotricando.
No conseguiremos un mundo más JUSTO.
En todo caso, un mundo más ruidoso.

4.Publicado por Antuan el 02/03/2015 21:59
Eso de que "el yihadismo es nuestro principal problema" no se lo cree ni Rita la cantaora. Será el principal problema de España o de nuestros nietos. El mayor problema de España es el sistema político, el cuál ha propiciado todo lo demás, sobretodo un sistema educativo productor de ultramemos, los cuales se dejan gobernar por unos listos que han saqueado el país a su antojo.
Para la mayoría de los Españoles el principal problema es el empleo con mucha diferencia, ya sea por miedo a perderlo o por no tenerlo.

5.Publicado por anonimo el 06/03/2015 00:15
Los políticos siguen en los parlamentos diciendo las mismas tonterias, no se dan cuenta que ese debate ridículo entre izquierda y derecha es cansino, estéril y defasado, que hay que recuperar la normas de convivencia, la cultura y el arte de verdad, no la chavacaneria , ni la groseria de la telebasura y los programa de cotilleos.Sabéis una cosa los árabes mas temprano que tarde se harán con Europa e impondran su religión y todo esto de democracia y estado de derecho y libertades individuales y bla, bla bla se iran a hacer puñetas.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros