Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

'Síndrome de Estocolmo' en las Vascongadas


Nota



'Síndrome de Estocolmo' en las Vascongadas
Todo lo que rodeó a la agresión perpetrada por Alejandro Aramburu Corral, un consejero municipal del PNV, a Antonio Aguirre, miembro del Foro de Ermua, demuestra que el nacionalismo vasco esta enfermo, que la sociedad de las provincias vascongadas padece el "Síndrome de Estocolmo" y que el PNV ha fracasado como partido y como gobierno porque ha generado un "fascismo" tan violento y excluyente como nada democrático.

Aguirre fue agredido por partidarios de Ibarretxe en las puertas del Palacio de Justicia. Cuando el agredido estaba en el suelo, los peneuvistas le gritaban "muérete, hijo de puta". Su guardaespaldas entregó el agresor a la policía vasca, que lo dejó libre sin ni siquiera pedirle la identificación. Los nacionalistas vascos, en lugar de pedir perdón, alaban el comportamiento "civico" de sus huestes y acusan al Foro de Ermua de "provocar".

El diagnóstico certero: nacionalismo enfermo, sociedad víctima del "sindrome de Estocolmo", en fase terminal, y fracaso de un gobierno que ha generado más fascismo que democracia.

Creo que tres párrafos de "Políticos, los nuevos amos", libro del que soy autor, sirven para explicar lo que este diagnóstico encierra:

En 1973, hubo un atraco a un banco en Estocolmo. Los delincuentes retuvieron a los empleados como rehenes durante varios días. En el momento de la liberación, una de las rehenes y uno de sus captores se besaban. Este hecho, estudiado y diagnosticado por la sociología y la antropología, se bautizó como “Síndrome de Estocolmo”, expresión de conductas que demuestran el afecto entre los captores y sus rehenes. El mecanismo funciona de manera progresiva: las víctimas, primero, sienten miedo por sus vidas, son víctimas del terror y se consideran en situación de “muerte suspendida”; más tarde, a medida que conservan sus vidas, comienzan a generar cierto agradecimiento hacia quienes, pudiendo asesinarles, no les hacen daño. En la etapa siguiente, el agradecimiento se torna en afecto y los secuestradores comienzan a ser considerados como “buenos”. El último escalón, que no siempre llega a materializarse, puede llevar a que el secuestrado se enamore del secuestrador y que los policías o soldados que intervienen para rescatar a los rehenes pasen a ser considerados “malos”.

El “Síndrome de Estocolmo” político colectivo se manifiesta con especial nitidez en situaciones extremas o de gran tensión. Territorios sometidos a la violencia permanente y al peligro de muerte, como el País Vasco español, constituyen observatorios privilegiados para estudiar cómo funciona ese sentimiento sobrecogedor, clave para entender el fácil e invencible dominio que los fuertes y osados ejercen sobre los más débiles. Los secuestradores de personas, ideas y libertades (los terroristas de ETA y sus adláteres) recuerdan y demuestran periódicamente su capacidad de dañar perpetrando asesinatos y explosionando bombas, bien en el propio País Vasco o en otros territorios, lo que hace que se inicie el proceso típico del síndrome, coadyuvado por los constantes y sutiles mensajes de los políticos nacionalistas sobre el terrible destino que correrían los vascos en el caso de que no gobernaran ellos, amigos de los secuestradores físicos y ejecutores de sentencias, convenciendo a la ciudadanía de que es bueno estar bien con el nacionalismo para contar con un seguro de vida. El ciudadano comienza a convencerse de que, si cumple con las normas que les dictan los secuestradores, pueden salvar la vida fácilmente y hasta vivir una vida “normal” dentro del campo de batalla. Comienzan, entonces, a mirar con empatía a “sus” terroristas-secuestradores, porque, pudiendo asesinarles, no lo hacen. Poco a poco, el verdadero demócrata, aquel que no se somete, se va convirtiendo así en el enemigo, aquel que realmente pone en peligro las vidas y haciendas de la sociedad secuestrada con su “inútil” resistencia, con su terca defensa de las libertades y derechos, oponiéndose a las exigencias nacionalistas de pago del rescate. El mecanismo siniestro del síndrome sigue avanzando y envileciendo a sus víctimas, que ya han exonerado de culpa a los asesinos y que ven claramente como enemigos a esos demócratas que se oponen al régimen de terror. Por eso, tantos ciudadanos vascos “secuestrados” abogan por el “diálogo” como única receta para solucionar el “conflicto”, sin darse cuenta que esa reflexión emana de las cloacas del alma, ya envilecida por el síndrome, sin distinguir entre demócratas y totalitarios, entre defensores de los derechos y libertades y asesinos.

Los mecanismos del síndrome son una perfeccionada ceremonia de demolición de la democracia en la que el papel más sucio ni siquiera corresponde al secuestrador terrorista, ni al envilecido secuestrado, sino a aquellos políticos que, desde las instituciones democráticas, ofician, como sacerdotes del miedo y, a cambio de votos, la ceremonia de la demolición de las libertades y de los derechos, legalizando moralmente el secuestro masivo de una sociedad que nadie sabe si termina siendo mas cobarde que vil o más vil que cobarde.

   
Martes, 27 de Marzo 2007
Artículo leído 1905 veces




Comentarios:

1.Publicado por albermir el 27/03/2007 23:30
Los nazionalismos son las garrapatas de la democracia.
" El fin justifica los medios".
Es decir "UTILIZAN" la democracia para sus fines políticos.

2.Publicado por milton el 28/03/2007 11:25
Los tres párrafos que reproducen del libro "Políticos, los nuevos amos" son espléndidos. Lo compraré. El diagnóstico es de una precisión de cirijano. La sociedad vasca entera está enferma, infectada del nacionalismo excluyente, violento y cobarde que contagn al unísono el PNV, EE, HB, ETA y, aunque nos cueste dolor y trabajo creerlo, también los socialistas vascos y los totalitarios mal reciclados de Izquierda Unida. La única receta para limpiar Vasconia es la fuerza porque no valen ya terapias paliativas. Los "gudaris" sólo pegan patadas en los testículos a gente de paz como Aguirre y corren como gallinas cuando alguien les ahce frente y sólo saben asesinar por la espalda. Jamás han tenido valor de golpear a los batasunos o a los etarras. Es una sociedad podrida.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros