Voto en Blanco
Voto en Blanco
Voto en Blanco


Buscar en artículos:
  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.

Colaboraciones

¿POR QUÉ HA GANADO TRUMP? LA DICTADURA DE LO POLÍTICAMENTE CORRECTO


Nota



No quiero analizar “científicamente” las causas de lo sucedido: que si la abstención de los latinos y afroamericanos, que si el perfil blanco de los votantes, que si la volatilidad del voto descontento, que si la impopularidad de Hillary… Estoy seguro de que existen otros que analizarán mucho mejor que yo estas cuestiones. Tampoco voy a entrar aquí al trapo de las opiniones en liza. Ante todo, dejo muy claro que expresar lo que voy a decir a continuación ya me valdrá el privilegio de ser colgado con cuerdas de piano del asta de bandera más cercano. Quiero tratar un tema si cabe más importante: la dictadura del pensamiento único. Un dictadura tan feroz que se ha tenido que poner de manifiesto a costa de que un impresentable como Donald Trump y lo peor de la Clase Política estadounidense representado por Hillary Clinton hayan acabado siendo los candidatos a presidir la, por ahora, nación más poderosa del mundo. Sí, estoy hablando del buenismo inquisitorial que se ha impuesto como verdad de verdades a raíz de todo esto. Lo mismo podríamos habernos dado cuenta de otra forma, pero, como de costumbre, necesitamos un par de hostias vivas para espabilar.

Tiene gracia.

Los principales “adalides” de la Democracia y de los Derechos Humanos -muchos de los cuales disculpan a los regímenes comunistas e islámicos por llevar a cabo bárbaros actos que a cualquiera con un mínimo de sentido común le escandalizarían- le niegan al hermano la elemental libertad de opinar diferente a ellos. A todas horas hemos podido deleitarnos con exabruptos simplones contra aquellos “inhumanos” incapaces de solidarizarse con los valores universales impuestos por los sumos pontífices del “deber ser”, o que simplemente no estaban de acuerdo con la hipérbole fanática que eleva el sufrimiento de un colectivo al rango de ley y de principio de legislación universal. Y nadie parece advertirlo.

Parece “justo” desterrar de la humanidad a aquellos que no aceptan o simplemente no comparten un pensamiento mayoritario. O bien el que cínicamente se acepta como loable. Avanzamos hacia sociedades cada vez más intervenidas, más colectivas, donde la identidad de grupo prime sobre la individual hasta eliminar todo aquello que nos dota de personalidad propia en pos de lograr una suerte de comunidad ideal donde los problemas provocados por una forma “mala” de pensar sean cosa del pasado.

Me pregunto “¿y quién decide qué es bueno y qué es malo, qué pensamiento es correcto y cuál no? ¿El Gobierno, la Ley, la UE, las ONGs?” Si algo hemos descubierto con esta situación no es que los demagogos peligrosos pueden ser preferibles para muchos a los oligarcas corruptos, sino que tenemos millones de censores incapaces de asumir que alguien no piense como ellos y que, armados por la superioridad moral que ha dado lugar a los mayores crímenes que ha visto el mundo se permiten el lujo de codificar el pensamiento público y de perseguir a aquellos que no claudican ante el mandato del comisario político.

¿Quiénes han votado a Trump? ¿Racistas, xenófobos, maltratadores? Puede. Pero la mayoría ha sido simplemente gente que está harta de la imposición de dogmas morales por parte de una Clase Política en contubernio con unos poderes financieros que saben que cuanto más interioriza un pueblo la docilidad más fácil lo tienen para seguir haciendo lo que quieran. Es, como todo, un negocio. Mucha gente cansada de que a quienes cometen asesinatos se les comprenda y a las víctimas se las defenestre señalándolas como culpables. Mucha gente que no quiere seguir tolerando que sus dirigentes se entreguen a políticas absurdas para el decoro y dejen de lado la seguridad de aquellos a quienes deben proteger y que, en última instancia, son sus jefes. Mucha gente que ha entendido que por un principio de responsabilidad democrática, el gobernante le debe lealtad a quien le vota, y no a los ciudadanos de otros países o apátridas. Mucha gente que sabe que es inmaduro suponer que la clase política puede reformarse y que no cabe otro camino que echarla por la fuerza. Mucha gente que no sale de su asombro cuando sus políticos insisten en el diálogo criminal con terroristas, cuyo único camino es el asesinato y la destrucción. Mucha gente que se rebela ante el hecho de ser ciudadanos de segunda desatendidos en zonas deprimidas con altas tasas de paro mientras sus representantes hablan de darles trabajo a los sin papeles o a los refugiados.

Aquí en España pasa exactamente igual. Sólo que no tenemos ni la mitad de coraje y preferimos escondernos en un lugar recóndito, hacernos una pelotita y esperar que, de alguna forma, todo se solucione. O votamos a quien apoya a los terroristas que hace dos días ponían bombas o celebran el aniversario de un dictador y asesino en masa como Lenin.

Con “demócratas” como estos a buen seguro que la guerra civil no la superamos ni a tiros, y que las esperanzas de regeneracionismo sólo van a suponer tristes sueños húmedos en el anonimato de una habitación para un par de locos. Despidámonos con un caluroso abrazo del libre pensamiento y vayamos preparando la sopa caliente para el moralismo universalizante. Esa es la estela del progreso. No os molesto más. Sólo he considerado conveniente que alguien hablase claro de una puñetera vez.

Pablo Gea Congosto

Pablo Gea Congosto
Viernes, 11 de Noviembre 2016
Artículo leído 1601 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 11/11/2016 08:46

No hay mucho que añadir. El artículo lo dice bien claro.

Es la reacción de los ciudadanos, de esos ciudadanos que piensan un poco y entienden que la cosa no marcha. Eso ocurre en todas las democracias, lo que ocurre es que los USA cualquier millonario puede alcanzar el poder, en el resto del mundo la cosa es más complicada y en España es imposible.

Desde el año 45 se nos ha machacado, en España menos, con las maldades del fascismo y a continuación se ha tachado de fascista a cualquiera que intente exponer ideas distintas de las oficiales. Sin embargo, en países con más tradición democrática estas ideas van tomando forma a base de votos, con una subida lenta pero constante a pesar de todas las invectivas del sistema.

Aquí, al incorporarnos más tarde, se aseguraron que no hubiera ninguna opción que cuestione el sistema, a base de descalificaciones utilizando el miedo que nos han inculcado durante tanto tiempo. Es tal el lavado de cerebro que nos han hecho, que nadie se atreve a decir algo que contradiga el pensamiento oficial y no me refiero a os presuntos periodistas, sino al ciudadano normal, que suele hablar de estas cosas en privado y con resignación de saber que no hay remedio.

Tenemos mala memoria y eso también se estimula con la desinformación y no nos acordamos de la mayoría de las cosas malas que nos han sucedido, tal vez sea un mecanismo biológico para evitar que vivamos amargados.

Respecto a estas elecciones nos han mentido, en realidad casi toda la información que nos han dado era falsa. Por tanto no podíamos hacernos una idea de lo que ocurría y la mayoría de la gente piensa que el futuro presidente es Hitler reencarnado y nos va a llevar a la guerra.

Pero no nos acordamos del final del mandato de Clinton, cuando la gente estaba contando los días para que se fuera. Pero eso sí lo recuerdan allí, que es donde votan y los que votan.

Conforme pasan los días, voy recordando cosas y de no ser porque el electo deja mucho que desear, habría barrido, porque todos los votantes demócratas votaron, pero los no adscritos y los republicanos se abstuvieron en gran medida. Teniendo en cuenta que la gente se inscribe para votar, se supone que la abstención debería ser mínima, si casi la mitad se ha abstenido, es porque no les convence ninguno de los candidatos. Cuestión evidente, pero que dado el ambiente de confusión que tenemos, hay que decirlo, no en este blog, claro, pero sí en general.

Se pregunta quién decide lo bueno y lo malo. Pues siempre fue la Ley Natural, que unos consideran de origen divino y otros simplemente la experiencia acumulada por la Humanidad en milenios. Pero ahora es lo que dicen los gurús que salen en los medios, que son o que tienen la razón y la superioridad moral. Y lo que antes eran costumbres avaladas por cientos de años de experiencia, ahora son las ideas interesadas de cuatro impresentables presentadas en los no menos impresentables medios, como lo mejor de lo mejor.ç

2.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 11/11/2016 09:01
Destaco la frase "buenismo inquisitorial que se ha impuesto como verdad de verdades", es, interpreto, la clave fundamental de las ideas que pretende explicar el escrito.
Se ha impuesto en los medios una especie de filosofía buenista basada en ideas pijoprogres sobre todo tipo de temas: política, medio ambiente, relaciones de pareja, religión, ... Si nos fijamos en las noticias que salen en los medios de masas en televisión en radio (los que la gran mayoría consume), todas son desde el punto de vista de una parte de la sociedad a la que considero pijoprogre; gente que vive muy bien en ciudades, urbanitas, o en pueblos dotados de casi todos los servicios, y que salen en la noticia simplemente porque son ellos mismos los que han comunicado al medio oportuno que quieren salir para decir algo. Salvo las noticias de portada que no pueden evitar, las demás son rellleno de noticias impregnadas de este tipo de ideas: feminismo mal interpretado, lucha desaforada por un "maltrato animal" sensiblero, noticias sobre un "cambio climático" que en gran parte es natural y no creado por el ser humano (el ser humano no es tanto en la Naturaleza para ello, además estamos en época interglacial)... en fin, como dice el escrito, los medios tienen "millones de censores incapaces de asumir que alguien no piense como ellos y que, armados por la superioridad moral ...se permiten el lujo de codificar el pensamiento público y de perseguir a aquellos que no claudican ante el mandato del comisario político."
Todo esto es consecuencia de la partitocracia, pues lo mismo que los partidos no representan a los ciudadanos, los medios no representan la opinión pública, sino que son la "opinión publicada". La opinión de unos cuantos que pretenden controlar a la sociedad a través de los medios de comunicación.
Es el sistema que tenemos en las sociedades occidentales, en todas, por mucho que presumamos de libertad y democracia.

3.Publicado por SALVADOR el 11/11/2016 09:27
Uno de los grandes líderes y revolucionarios de la historia, Lenin, definía la socialdemocracia como el partido de los oportunistas y liquidadores. El socialchovinismo del que hablaba el político ruso era descrito como una “adaptación vil y lacayuna de los jefes del socialismo, no sólo a los intereses de su burguesía nacional, sino, precisamente, a los intereses de su Estado”.

Dentro de nuestras fronteras, la esencia de esta corriente ideológica y política fué inicialmente defendida por el PSOE, tras la muerte del dictador Francisco Franco, pero posteriormente y debido fundamentalmente al éxito práctico de sus postulados carentes de criterio alguno, ha ido siendo adoptada y asumida por la totalidad de las facciones que componen el poder del estado. El pensamiento rousseauniano y su hombre bueno, unidos a un postmodernismo convertido en ideología en nuestro país, han derivado en una situación que bordea peligrosamente el infantilismo y la demagogia continua, en la aplicación de las medidas de gobierno. Sus defensores, personas practicantes del pensamiento plagado de deseos o ilusorio y que evitan a toda costa el posicionamiento ideológico; militantes de una tolerancia paternalista que sólo admite lo políticamente correcto, dictado desde el poder hegemónico del stablishment.

La no-ideología socialdemócrata es fruto de una selección artificial a lo largo de varios siglos y su imposición se realiza a golpe de encuesta. Es perfectamente adaptable a cualquier situación económica y social, ya que sus directrices se basan en ‘lo que quiere la gente’ (por usar una frase hecha muy del agrado de nuestra casta política) y por tanto, abocan continuamente hacia el pensamiento único, el consenso y lo políticamente correcto. Tratar de escapar de su influjo y de sus dogmas convierten a cualquiera, inmediatamente, en un enemigo del bien común y de las normas básicas de convivencia impuestas desde los medios masivos de comunicación.

Es por tanto una herramienta de poder ideal para unas oligarquías que, preocupadas únicamente por su enriquecimiento personal y el saqueo de las arcas públicas, necesitan una sociedad sometida, consentida y apática. Se trata del modelo ideológico perfecto para la creación de un país consumidor como el nuestro y sin iniciativa alguna, más allá de un hedonismo animal y una autocomplacencia sometida a los designios del mercado.

El gran problema y el talón de aquiles de esta forma de practicar la política y corriente no-ideológica es que es inaplicable dentro de un ecosistema demócrata y que además supone el exterminio sistemático de cualquier iniciativa, de cualquier proyecto social o del disenso individual y original alejado de normas y paradigma dominante. La genialidad misma es incompatible con esta forma de sociedad.

Por otra parte el caos forma parte consustancial de la democracia misma ya que, mediante los procesos representativos que existen en una democracia formal, se producen ideas espontáneas desde la sociedad civil que, atendiendo a la casi infinita variedad de intereses de las personas que lo componen, hace surgir conceptos que de otra forma y en los sistemas de gobierno que no son democráticos como el español, no son posibles. Cuando no existe representación, el debate sólo se produce dentro del estado y por lo tanto su diversidad y calidad se ven enormemente mermadas. La capacidad combinatoria de los elementos que lo componen es baja y, por lo tanto, produce una menor variedad de resultados. Esto produce que la clase política esté compuesta por lo más mediocre, endogámico, gris e ineficaz de la sociedad, puesto que se impide que sea el elector el que con su voto, escoja de entre la sociedad civil a sus miembros más brillantes y válidos para desempeñar su labor representativa, regenerando así la composición de las clases dirigentes y produciendo una alternancia de criterios e intereses particulares.

El caos, entendido de esta forma, no supone un concepto destructor y que lleva a la miseria y la desigualdad social sino, muy al contrario, es el camino que permite alcanzar la singularidad de una sociedad.

Es apoyando la abstención como elemento favorecedor del caos en el sistema social , como este mismo caos en la democracia es el caldo de cultivo que produce la inteligencia colectiva.

El género humano necesita de puntos de referencia, de otras personas que acaudillen las iniciativas y propongan las diferentes luchas y batallas en las que participar; independientemente del nivel de fortuna personal con el que uno cuente, independientemente de si a unos u otros les ha sonreído mas o menos la vida, se hace necesaria la presencia de elementos que agiten el sistema y que provoquen el avance y el bienestar colectivo. Un aspecto éste, que no comprenden ni comparten los que buscan cobijo en el consenso político de nuestro país y que ocultan su cobardía al abrigo y el calor de sus compañeros oligarcas. Los oportunistas y liquidadores de los que hablaba Lenin. Los tiranos de lo mediocre, como los defino yo.

SOLO EN ESE SENTIDO TRUMP NO ERA UNA ALTERNATIVA A CLINTON , ERA UNA NECESIDAD .

POR ESO HA GANADO EN EEUU, EN OTRO PAÍS NO HUBIERA SIDO POSIBLE.

4.Publicado por pasmao el 11/11/2016 09:57
Buenos días

Hay una tendencia "lanar" general, aquí menos y allí menos. Hay una aceptación general de que si te dan pan no importa demasiado que retiren libertades. Lamentable pero cierto.

El problema es que los pastores lo han hecho tan mal, y han malvendido las zonas de pasto para irse de golfas, pes hay hambre, y entonces el ganao se recuerda que vendió su heredad (la libertad) por un plato de lentejas.

La libertad no ha sido algo gracioso.
La socialdemocracia no ha sido algo gracioso.

El tener una Uropa que funcionara, unos USA que funcionaran, un resto del mundo (OCDE) que funcionara durante los 40 años que duró la guerra fria implicaba:
1/ que se necesitaba el apoyo de la gente, de los ciudadanos para mantener el aparato que permitiera ganar esa pelea.
2/ se necesitaban unas élites capaces de gestionar esa pelea/carrera (existía meritocracia y no amigocracia)

Y sólo por eso se transigió con que hubiera mayor libertad y que los réditos de esa libertad traducidos en bienestar alcanzaran a mucha gente (auqnue hubiera muchos getas).

El riesgo es que al crecer la tarta se perdiera el control sobre las porciones. El control dse ejerce mejor cuando hay escasez que cuando hay de sobre, un poco de hambre hace que la gente obedezca al toque de silbato (twit y silbato tienen bastante de parecido), si te significas la fastidias.

Así que desde que acabó la guerra fría se ha proecedido a enredar al personal haciendoles creer que lo blanco es negro y viceversa, mientras se desmantelaba el aparato de libertad (¿derogará Trump la Ley Patriota?, no, seguro que no) y el de los beneficios sociales (muy mal gestionados, y mas aquí, a veces pienso que su mala gestión se promueve adrede para posibilitar su desapración mas rápido) .

Lo políticamente correcto consiste en hacernos creer que lo blanco es negro y lo negro, en beneficio del sacerdote laico que oficia la ceremonia.

El problema añadido es que sin un enemigo enfrente las élites se han degradado de tal manera que ya no saben ni donde están.

Estoy con don Francisco cuando comentó en otro de sus posts que en USA haya también una guerra de elites, donde las unas se reprochan a las otras haberse cargado el invento, por brutas.

Y que el triunfo de Trump representa el triunfo de unas de esas élites sobre las otras.

Me temo que nos vendrán nuevas formas de lo políticamente correcto, y que se pretenderá que cambiemos de culto, cómo si eso fuera a solucuionar el problema de fondo.

Un cordial saludo

5.Publicado por javierito el 11/11/2016 12:53
Je,je, cuanto celebro que los ciudadanos yankis no hayan hecho caso de los opinadores progres que desde que se levantan hasta que se acuestan les dicen, machaconamente, lo que tienen que hacer y pensar. Cuanto celebro la derrota de la mayor peste de las civilizaciones occidentales: los medios de comunicación. No son más que ayatolás de cómo deben ser las cosas, como ellos dicen. Cuanto celebro que todas esas hojas parroquiales de los políticos, que se hacen llamar periódicos, cada día tengan menos relevancia e inflluencia. Cuanto celebro que su versiones de papel vayan cerrando o estén camino a la ruina. Se lo merecen, no son más que panfletos de la casta política parasitaria que se empeñan en decirnos lo que es aceptable, opinable, correcto, etc

6.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 11/11/2016 13:11
Muy bien dicho javierito, mejor que yo lo has expuesto.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros