Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La caída del Muro de Berlín y el comienzo de la lucha del ciudadano contra el Estado


Nota

Con la caída del Muro de Berlín, hace 25 años, no solo se hundía un imperio comunista que parecía sólido y poderoso, sino que se ponía fin a una etapa negativa de la Historia en la que el Estado fue exaltado como un Dios y el hombre no valía nada.

Un día como hoy, hace 25 años, moría el siglo XX, que fue el del predominio del Estado, y comenzaba el siglo XXI, que será el del ciudadano, decidido a recuperar su dominio sobre el mundo y a luchar contra un Estado que ha llegado a ser demasiado poderoso, del que se ha apoderado la clase política y del que los ciudadanos han sido vergonzosamente expulsados. El ciudadano, a comienzos del siglo XXI, sabe que el Estado ya no es su refugio y su aliado, sino un peligroso y poderoso obstáculo manejado por políticos y financieros que le impide ser libre, próspero y feliz.
---



En el nuevo siglo XXI, el ser humano descubrió pronto que los únicos malos no eran los soviéticos totalitarios y sus aliados y que el llamado "Mundo Libre" escondía profundos vicios y suciedades intolerables.

El atentado contra las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, fue ya un acontecimiento pleno del nuevo siglo que conmovió al mundo y que indicaba que la esperada paz era un espejismo porque el mundo abrazaba una nueva guerra, ahora contra el terrorismo, un enemigo invisible y capaz de provocar miedo a gran escala.

El siglo XXI trajo frustración e inseguridad ciudadana, no sólo por el auge del terrorismo, sino porque la gran esperanza de que la derrota del comunismo abriría una etapa de paz y de justicia mundial quedó pronto hecha añicos. Muchas exigencias de la justicia y del progreso, como la defensa de los derechos fundamentales y la lucha contra el hambre y la desigualdad, habían quedado aplazadas por los planteamientos de la Guerra Fría, pero, ante el estupor de los ciudadanos, fueron postergadas de nuevo por la nueva guerra antiterrorista.

Al caer el muro, muchos occidentales comprobaron con sorpresa que la democracia victoriosa era mas falsa que auténtica y que debajo de la propaganda había toneladas de basura oculta, con forma de corrupción, abuso de poder, antidemocracia, ansias de cargos, saqueo del Estado y apropiación indebida de los privilegios y ventajas.

Muchos vieron detrás de aquel resurgimiento de la tensión y la violencia el deseo oculto de los poderosos de mantener a la población bajo el miedo para justificar sus poderes y dominios. El poder se hizo arrogante y se aisló aceleradamente, separándose del ciudadano y convirtiéndose en una especie de casta privilegiada.

Aquel proceso de separación entre poderosos y débiles, entre los que mandan y los que obedecen, era el primer reflejo de la gran crisis del siglo: la lucha que enfrenta a los ciudadanos con sus dirigentes y con una democracia que, al no tener que medirse cada día con el comunismo, exhibía sin pudor sus carencias y abusos, mostrando un desconocido rostro de crueldad, abuso y corrupción. Era evidente que la Guerra Fría había tapado las miserias del bando occidental, el vencedor, que ahora surgían con todo descaro ante una ciudadanía decepcionada, minusvalorada y asustada.

Las mentes más lúcidas y los ciudadanos con alma luchadora pronto se dieron cuenta de que había llegado la hora de que el ciudadano recuperase el control de la situación porque los políticos, protagonistas indiscutibles de un siglo XX desastroso y sangriento, habían demostrado hasta la saciedad que no estaban a la altura de la Historia, ni capacitados para liderar a los humanos en tiempos tan complejos. Resultaba obvio que la política es algo demasiado importante para dejarla en manos de los políticos y que la "casta" que monopoliza el poder, tras expulsar al ciudadano y apropiarse del Estado, que dejó de ser "de todos", es una plaga indecente, digna de oprobio y merecedora de las cloacas.

El derribo del Muro de Berlín, denominado oficialmente por la socialista República Democrática Alemana – (RDA) como «Muro de Protección Antifascista», fue el pistoletazo de salida para que el ciudadano se enfrentara a los que monopolizan el Estado tras haber secuestrado la democracia.

Hoy celebramos no solo el 25 aniversario de la caída del Muro, sino también el primer cuarto de siglo de lucha contra el abuso de poder y contra el bastardo y antidemocrático dominio de la casta política y de sus aliados sobre un ciudadano que ha sido marginado, maltratado y subyugado por el poder, reducido a ser testigo del acontecer, nunca protagonista, cuyas únicas misiones reconocidas son obedecer, pagar impuestos y sobrevivir como gente despojada de derechos y libertades en un mundo que no controlan y que les ha sido arrebatado.

Los poderosos de Occidente justificaron su dominio, durante la Guerra Fría, en el hecho de que nuestro mundo se enfrentaba al poder comunista en una guerra que podía estallar cualquier día, con miles de ojivas nucleares cruzando los cielos. Pero una vez desaparecido aquel peligro, ya sin excusas creibles, los poderosos mantuvieron su dominio con descaro y abuso manifiesto, exhibiendo un poder y un dominio que es intolerable desde la optica democrática y que no debe ser admitido por los hombres y mujeres libres.

La verdad es que el viejo Muro de Berlín ha sido sustituido por otro Muro, ahora menos visible, que separa a los ciudadanos del poder, de las decisiones y del autogobierno, un muro defendido, como el antiguo, por policías y balas. Del mismo modo que muchas personas murieron en el intento de superar la dura vigilancia de los guardias fronterizos de la RDA, cuando se dirigían al sector occidental, muchos caerán y caen ya en la nueva lucha por atravesar el nuevo muro de la ignominia, para penetrar en una democracia verdadera y construir una sociedad mas justa y decente.


- -
Domingo, 9 de Noviembre 2014
Artículo leído 494 veces




Comentarios:

1.Publicado por Un Culé el 09/11/2014 13:11

Si, el muro desapareció y, algunos ciudadanos (países) pudieron elegir salir de la dominación comunista para ser dominados por el sistema capitalista, posiblemente el menos malo, pero malo al fin para una buena parte de la población. La más desfavorecida.

No obstante, creo que quedaron menos protegidos y, peor parados aquellos que quedaron sometidos a la bota de Putin.

A pesar de la libertad de occidente aún queda mucho por andar para aplicar una justicia social igual para todos los ciudadanos.

2.Publicado por vanlop el 09/11/2014 13:26
Tal vez la caida del muro colocó por primera vez a los gobernantes en la situación incómoda que habían estado evitando al menos durante el siglo XX. Y era tener a ciudadanos pendientes de los gobiernos en lugar de temiendo al "enemigo".

Tras la desaparición de la URSS se vio que el verdadero enemigo era el Estado y que los políticos lo único que hacían era acumular poder y algunos además, dinero.

Pero los que mandan vieron esto mucho antes que la gente, que estuvo varios años disfrutando del triunfo hasta comprender al realidad. Entonces apareció como por arte de mágia y en realidad de magia se trata, un nuevo enemigo, el terrorismo islamista.

Pero esta vez habían aprendido la lección. Esta vez el enemigo no era un país, porque a los paises se acaba venciendo, el enemigo era algo difuso, un entramado con ramificaciones en todo el mundo y que podía golpear en cualquier lugar, con lo que nadie se sentiría seguro desde entonces.

Ya se tenía la justificación para las leyes que van limitando la libertad de los ciudadanos, ya se podían justificar gastos inmensos por causa del terrorismo, se justificaba el control de los medios y se podían conquistar paises con diversos motivos.

Esto ha creado un sentimiento difuso en los ciudadanos. Se ha aceptado una crisis económica que ha beneficiado a los de siempre y ha llevado al paro a millones de personas porque controlan los medios y porque es algo novedoso y nos venden que será algo pasajero. Pero llevamos siete años y eso ya no es pasajero. En España se soluciona el asunto a base de deuda, como en casi todos los apises, eso permite dar ayudas para que la gente no pase hambre del todo. Pero no se pueden endeudar indefinidamente.

Si leyeron el enlace que puse el otro día, ya están tomando medidas para cuando los ciudadanos se lancen a la calle. Ellos siempre van por delante. Sin embargo que consigan aplastar los motines no garantiza que la gente se va a quedar tranquila. Imagino que además de tener medios para aplastar a los que protesten tendrán un sistema de desmoralización de las masas.

El problema es que no se puede encadenar indefinidamente a la sociedad y la experiencia nos indica que cuanto ma´s tiempo está encadenada, más sangre produce el cambio. Pero eso a la casta no le importa, ellos ya se han llevado lo que les interesa.

Vean este enlace:

http://blogs.libertaddigital.com/enigmas-del-11-m/les-habla-pablo-iglesias-estan-rodeados-rindanse-13250/

Esto me recuerda aquello que "todo tiene que cambiar para que todo permanezca".

La casta se renueva para seguir mandando.

Un culé

Obseve que siempre hay que elegir entre el malo y el peor. Posiblemente porque somos seres humanos con nuestros defectos y seguramente gobernar un país no sea algo sencillo sin tener una parte oscura.

Desgraciadamente creo que nos ha tocado en el bando de los peores, pero esa es una opinión.



Ayer alguien puso en duda mis conocimientos. No voy a contestar. No voy a contestar a nadie que no utilice un seudonimo reconocible. Yo llevo varios años escribiendo con este seudónimo en el blog y todo el mundo sabe como pienso y por tanto es muy fácil rebatir mis ideas.

No me voy a meter a discutir con nadie sobre el que no conozco nada.

3.Publicado por republica bananera el 09/11/2014 13:29
Aunque resulte paradójico, una parte importante de los ciudadanos españoles desean volver a ese periodo en el que el Estado fue exaltado como un Dios y el hombre no valía nada.

4.Publicado por Francisco Naranjo el 09/11/2014 20:49
Hay que juzgar a ZP y ahora a Marianico, el corto.

Un juez censura a Hacienda por amnistiar evasores de la ‘lista Falciani’

Si hubieran actuado los inspectores, muchos de ellos habrían tenido que afrontar penas de prisión. Pero el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió cobrar en lugar de castigar. El anterior ejecutivo, al encontrarse en 2010 con los nombres de los 659 grandes defraudadores de la lista Falciani decidió no abrirles una inspección fiscal —el proceso habitual al encontrarse pruebas de fraude— y dar a su inmensa mayoría un plazo para que pagaran sus deudas. El resultado es que, gran parte de los defraudadores sospechosos de haber cometido un delito fiscal al haber ocultado millones de euros en el HSBC de Ginebra fueron automáticamente absueltos tras regularizar su situación. Esa amnistía encubierta ha sido censurada ahora por un juez de Barcelona que considera que esa decisión tuvo un “dudoso soporte jurídico” y dejó sin castigo “la conducta defraudatoria de las rentas más altas”.

El titular del Juzgado de lo Penal 20 de Barcelona, José Alberto Coloma, hace esas consideraciones en la sentencia por la que condenó a tres meses de prisión y 34.448 euros de multa al empresario de logística y transporte marítimo Rogelio Mestre. El acusado basó su defensa en que, a diferencia de a otros defraudadores de la lista, Hacienda no le había hecho llegar el requerimiento de pago. El empresario aseguraba que, de haberlo recibido, hubiera satisfecho su deuda y habría evitado el proceso y la condena por un delito contra la Hacienda Pública.

El magistrado rechazó el argumento de Mestre al afirmar que el propio HSBC, al conocer que Falciani había filtrado los datos de 130.000 cuentras, le había avisado que la suya estaba entre estas. Pero al hacerlo, el juez aprovechó para cargar contra la polémica decisión de Hacienda. Según la sentencia, tras recibir la lista Falciani de las autoridades francesas, “nada impedía legalmente a la administración tributaria iniciar una inspección en cualquier momento”, algo que, asegura el juez, era además “su deber”.

La decisión de permitir a estos grandes defraudadores regularizar sin condena “obedecía a una decisión de política fiscal de dudoso soporte jurídico ya que solo por ley podían haberse excluido responsabilidades tributarias”, mantiene el magistrado. La resolución sostiene, además, que dicha decisión política adoptada por el Gobierno socialista se tomó “en contra del principio de capacidad económica” de los presuntos evasores y que, con su aplicación, se dejó de sancionar “la conducta defraudatoria de las rentas más altas”.

El procedimiento seguido por Hacienda, que ahora censura el juez, se recoge en el Reglamento General de Gestión e Inspección Tributaria. Está previsto para casos en los que Hacienda no tiene constancia de datos concretos que le permitan abrir un expediente de inspección, según inspectores consultados por este periódico. Su uso habitual es el de reclamar declaraciones a personas obligadas a presentarlas que, por descuido o desconocimiento, no lo han hecho. En el caso de la lista Falciani, Hacienda justificó su uso por las dudas sobre la validez de la información facilitada por el exinformático del HSBC y la posibilidad de que los jueces consideraran que tenía un origen ilícito al haber sido sustraída. Otra de las razones que dio fue la necesidad de interrumpir el plazo de prescripción de las deudas de los defraudadores, algo que también podría haberse conseguido abriéndoles inspección.

De los 659 nombres de la lista, Hacienda consiguió enviar el requerimiento que les permitía regularizar a 558, según declaró el ex secretario de Estado de Hacienda Carlos Ocaña en una comparecencia en el Congreso de los Diputados el 26 de octubre de 2010. Las deudas de los restantes evasores (101) prescribieron. De todos los notificados, 306 se acogieron a la segunda oportunidad que les daba la Agencia Tributaria y presentaron declaraciones complementarias a las que se les impuso un recargo. Pero al final, Hacienda abrió inspección a 545 de los nombres de la lista (el 97% del total): a los que no atendieron el requerimiento y a los que dieron explicaciones que no se consideraron satisfactorias. El hecho de que prácticamente a todos se les acabara abriendo una inspección indica la ineficacia del supuesto trato de favor concedido a estos presuntos defraudadores. En cualquier caso, la mayoría evitó la condena por delito fiscal al considerarse sus deudas regularizadas.

Entre las personas que se beneficiaron de esa decisión gubernamental se encontraba el banquero ya fallecido Emilio Botín, así como su hija Ana Patricia, actual presidenta del Santander, y otros diez miembros de su familia. Anticorrupción presentó denuncia contra ellos en la Audiencia Nacional, pero el caso se archivó después de que Hacienda comprobara que habían abonado los cerca de 200 millones que debían.

5.Publicado por Antonio García Fuentes el 11/11/2014 18:44
El problema seguirá eternizandose, sencillamente por cuanto los políticos terminan por organizarse, controlan el poder y lo ejercen sin escrúpulos, para lo que cuentan con el dinero público y las policías y ejércitos, o sea LO DE SIEMPRE.
Fuera de estos organizados ¿qué hay? El dinero que de siempre se ha organizado y que se emplea, en comprar todo "lo que se vende" y así quita y pone lo que le conviene y punto.
Lo que queda es la masa y el pan y circo que les echan para entretenerlos y "que se maten en desahogos animales y no piensen en otra cosa".
Por todo ello, mientras esa masa no se organice en VERDADERAS ASOCIACIONES CÍVICAS Y DEDICADAS EXCLUSIVAMENTE A ANTEPONER BARRERAS A LOS DESMANES DE LOS QUE GOBIERNAN; sin pretender nunca ir a gobernar pues en tal caso, se pervierten igual que el resto... no habrá solución, pero esto que digo es tan dificil que aún ni se ha iniciado.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros