Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El nuevo Estatuto consagra a Andalucía como una autonomía sin orgullo


Nota



www.lakodorniz.com
www.lakodorniz.com
El nuevo estatuto que los andaluces deben aprobar o rechazar en referéndum el próximo 18 de febrero es un documento acobardado que renuncia al orgullo, que acepta situarse por debajo de Cataluña y que, desde la vital óptica financiera, consagra a Andalucía como una autonomía de segundo rango.

Cualquier Estatuto tiene tres pilares: Competencias (establecen las bases para el autogobierno); Identidad (sustentada por el Estatus Político) y Financiación, la pieza más importante porque, sin una financiación adecuada, no puede haber autogobierno, ni una Identidad potente.

La Financiación de la autonomía andaluza que plantea el Estatuto, comparada con la conseguida por Cataluña en su reciente Estatuto, es tan débil y pobre que, si fuera conocida por los ciudadanos, no sólo votarían “No”, sino que volverían el rostro acusador contra esa clase política andaluza sometida que ha elaborado el texto para reclamarle más dignidad y orgullo.

La mayoría de los expertos consultados por Voto en Blanco cree que esa débil financiación no sólo es el punto flaco del Estatuto sino la razón que justifica el escaso entusiasmo de los políticos a la hora de defenderlo y el perfil plano y frío de la campaña del Referéndum.

Pocos políticos tienen el valor de asumir una defensa abierta de un texto que, cuando sea conocido y los ciudadanos descubran su escaso orgullo y su debilidad financiera, comparado con el Catalán, sin duda despertará indignación y repulsa.

El Estatuto catalán plantea una relación bilateral entre los gobiernos de Cataluña y del Estado, mientras que el andaluz establece una relació n multilateral, en la que también entran el resto de las comunidades autónomas.

Ambos estatutos consagran la financiación de los servicios a cambio del esfuerzo fiscal, pero Cataluña recauda cuatro veces más que Andalucía y tiene menos habitantes, lo que establece y consagra la desigualdad.

Mediante el principio de Ordinalidad, Cataluña consigue que el Estado garantice que la aplicación de los mecanismos de nivelación no altere en ningún caso la posición de Cataluña en la ordenación de rentas per cápita entre las Comunidades Autónomas, mientras que el texto andaluz no tiene ninguna previsión al respecto. Cataluña es la 4ª autonomía en el ranking de PIB/cápita, con 15.228 euros por habitante. Para no bajar de ese puesto, reducirá su contribución a los mecanismos de solidaridad del Estado, poniendo así, vergonzosamente, límites a la solidaridad.

Cataluña se asegura inversiones del Estado basadas en el PIB. Según la Adicional 3ª, será una inversión destinada a las infraestructuras, durante siete años. Al participar Cataluña en un 18,18% en el PIB del Estado, recibirá ese porcentaje. Es quien más aporta, luego el Estado invertirá más donde hay más riqueza. Andalucía, por su parte, establece que la inversión del Estado será equivalente a la población andaluza en el conjunto del Estado, lo que hace que reciba el 17,8% de la inversión del Estado, durante 7 años. El texto catalán especifica el destino de las inversiones (infraestructuras), pero no así el andaluz. El Estado ya ha incumplido ese compromiso en los Presupuestos del 2007.

Con la cesión de tributos prevista en su Estatuto (50% de IVA e IRPF y 58% de Impuestos Especiales), Cataluña consigue una autonomía financiera del 113%. Es un logro exclusivo catalán. Andalucía, en su Estatuto, no plantea previsión alguna sobre cesión de impuestos, sólo declaración de principios.

Sobre el importante hecho diferencial andaluz de la deuda histírica, el nuevo Estatuto sólo plantea que se cuantificará en el plazo de 18 meses y se abonará en un plazo de tres años, lo que convierte todo en una incognita a resulver entre las dos partes.

Podríamos continuar con el análisis, pero lo expuesto basta para concluir que el Estatuto catalán es un documento de fuerza, arrancado al Estado desde posiciones de poder, mientras que el andaluz es una componenda pactada desde la debilidad y la sumisión, sin orgullo y admitiendo un rango de segundo nivel contrario no sólo a los intereses andaluces, sino también al espíritu solidario de la Constitución.

   
Jueves, 15 de Febrero 2007
Artículo leído 1415 veces




Comentarios:

1.Publicado por Gundisalvo el 15/02/2007 15:29
No voy a entrar sobre el Estatuto de Andalucía porque es un texto que no conozco, pero si quiero matizar sobre el asunto de la "solidaridad financiera" del Esatuto Catalán; creo que es conocida la parábola de ldenario que un padre entregó a cada uno de sus hijos y lo que ellos hicieron con el.
El problema sigue siendo que se ha confundido la descentralización del Estado con el autogobierno. Si yo vivo en una comunidad autónoma donde el IPC está siempre por encima de la media nacional, como pensionista que soy, cada año pierdo poder adqusitivo ¿por qué los ciudadanos de otras comunidades autónomas han de solidarizarse conmigo y compensarme de mi pérdida de poder adquisitivo? No es culpa de ellos, es culpa del gobierno autonómico, así que cargue este con las consecuencias de su mala gestíon (sus ciudadanos).
Ese, como vengo repitiendo, fue el error inicial de la Constitución del 78, el Estado no es el padre que reparte los denarios y los hijos (las comunidades autónomas) no son independientes de gastarlo como quieran; es decir no les corresponde el derecho de tener unos Presupuestos Generales independientes para cada comunidad, porque entonces llegamos a donde estamos hoy.
Y ese concepto no tiene nada que ver con la independencia, sino con el sentido común. No le pidamos a catalanes y vascos o gallegos o aragoneses que sean solidarios puesto que les hemos dado todas las armas jurídicas para que no lo sean. Siempre creí que con esto de las autonomías se había repartido la herencia antes de que el Estado falleciese...

2.Publicado por dardo el 15/02/2007 19:54


El próximo día 18 de febrero hay convocado un referéndum para solicitar la aprobación de una iniciativa legislativa que tiene su origen próximo en la clase política andaluza y otro origen más remoto en la coyuntura política catalana.

Es decir,no se trata de una iniciativa de lo ciudadanos andaluces; sino una iniciativa del establishment político andaluz a raíz del panorama abierto en Cataluña. Nuestros iluminados representantes, de uno y otro signo, han llegado a la conclusión de que la principal prioridad de los ciudadanos andaluces; su principal preocupación, es dotarse de una nueva ley orgánica regional. El caso es que yo -que soy andaluz y resido en Andalucía- nunca he oído a nadie por la calle, ni en la oficina, ni en los colegios, ni en los institutos que esa sea nuestra prioritaria preocupación; sí he oído concretamente otras más concretas: vivienda, empleo estable, desarrollo sostenible, cambio climático, inmigración, calidad educativa, trasvases de agua, etc.

Así pues, no se trata de una iniciativa legislativa surgida de una democracia deliberativa o directa, es decir, de una genuina iniciativa ciudadana; sino una iniciativa legislativa surgida de los políticos andaluces dentro del contexto general de reformar todos los estatutos de autonomía en toda España a raíz de la reforma del catalán. Tiene así esto la pinta de ser sobretodo algo oportunista y muy artificial.

Pero es que además esta consulta es sobretodo obligada (si por ellos fuera no pasarían por el mal trago del referéndum; directamente se conformarían con la aprobación en los dos parlamentos).

Digo que es obligada (tan obligada que el propio Manuel Chaves ya se ha vacunado frente a una previsible alta abstención diciendo que ello es irrelevante porque la Constitución (art. 151.2) así lo exige; al igual que también señala que los referenda sólo se pueden convocar previa autorización del Congreso (no vaya a ser que la gente se nos desmadre) todo ello unido a que la "iniciativa legislativa popular" exige más de 500.000 firmas y además su ámbito es prácticamente ilusorio.

Hay sobreto una gran ilusión en toda esta farsa de la que se quiere hacer a los ciudadanos protagonistas. Se les pregunta sobre algo que ellos directamente no han propuesto, ni demandado. Se les pregunta sobre algo en sí sumamente complejo; puesto que el sí o el no no se referiere a algo acotado, estricto o sencillo (por ejemplo: jubilación a los 60, sí o no) sino a todo un texto de más de doscientos artículos. ¿Quién es capaz de decir sí por entero o no por entero?.

En Suiza o en Estados Unidos (aquí a nivel local y regional) los referenda suelen ser bien concretos. Pero aquí vivimos la ilusión de una democracia participativa y deliberativa con preguntas suficientemente abtractas para provocar tal perplejidad que o nos abstenemos o votamos sí.

Vemos pues que asistimos a una suerte de espejismo. Yo ya le anticipo mi posición: no creo que me tome el trabajo de ir a votar; ahora bien, si me picara "el gusanillo" mi voto, sin entrar en el contenido, es un "no" a ese "trágala".

Si Vd. quiere entramos en el "contenido"; pues todavía estoy perplejo por cómo los que se dicen representantes de una ideología que apuesta por el estado democrácito pero unitario descentralizado apuestan por el sí. Evidentemente tampoco convence a los partidarios del nacionalismo andalucista. Ya le digo; me parece que convence a los que están, como diría un castizo, "en el cotarro".

Saludos.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros