Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Crisis


Nota



Crisis
La política española está en crisis porque el franquismo nunca ha podido ser sustituído por una auténtica democracia. Una nueva oligarquía, esta vez integrada por partidos políticos y políticos profesionales, ha ocupado el lugar del viejo franquismo, lo que significa, simplemente, que una oligocracia más inteligente y astuta, disfrazada con ropajes democráticos, ha sustituído a otra que estaba agotada.

Gramsci decía que "La crisis consiste precisamente en que muere lo viejo sin que pueda nacer lo nuevo, y en ese interregno ocurren los más diversos fenómenos morbosos”.

España está en crisis porque ocurre precisamente eso, que ha muerto el viejo franquismo sin que lo nuevo, la democracia, haya podido nacer.

La democracia no ha podido nacer en España porque los que hicieron la Transición no eran auténticos demócratas. Cuando Franco dijo que todo quedaba "atado y bien atado" tal vez se refiriera a que el franquismo había penetrado hasta la médula en la sociedad española, incluso en el alma de la oposición política, la cual, cuando llegó la hora de construir la democracia, sólo pudo parir una nueva oligocracia, la de los partidos políticos, sustituyendo así la cultura franquista de partido único por otro sistema de varios partidos.

¿Era Suárez un demócrata? ¿Lo eran Fraga, Carrillo, Felipe González, Alfonso Guerra o nacionalistas recorosos y agazapados en la Historia como Pujol, Arzallus o Garaicoechea?

Un análisis riguroso arroja la firme conclusión de que ninguno de ellos era demócrata, entre otras razones porque ninguno conocía la democracia, ni había vivido en sus fuentes. Suarez procedía del franquismo, en cuya cultura se educó, pese a lo cual fue el más parecido a un demócrata de todos aquellos dirigentes que hicieron la Transición. Carrillo era un totalitario empedernido que, como buen marxista, odiaba la democracia, aunque sabía que tenía que convivir con ella para sobrevivir en Occidente, pero la asumió siempre como un enemigo infiltrado, como un pernicioso quintacolumnista. Fraga era, de todos, el que más conocía lo que era la democracia, pero sólo en el plano teórico, como profesor de derecho, porque su educación y su talante eran autoritarios. Felipe González y Alfonso Guerra eran dos tipos hábiles que soñaban con sustituir el franquismo por un socialismo con patente europea, pero desconocedores plenos de que la democracia era una cultura, de la importancia del ciudadano o del valor del debate y del discernimiento. Además, eran marxistas y, en consecuencia, autoritarios y mesiánicos. De los nacionalistas poco hay que decir porque el nacionalismo es incompatible con la democracia, ya que se basa en la diferencias, la reivindicación y el privilegio, mientras que la democracia es una cultura para la igualdad, la convivencia y la paz.

De gente que no era demócrata no podía surgir la democracia. En consecuencia, construyeron un sistema en el que todo el poder del franquismo, casi intacto, pasó a los partidos políticos, que irrumpieron en la sociedad y se apoderaron de todo, limitándose a ocupar los espacios dejados vacíos por el anterior régimen. Ninguno de ellos sabía que el voto es menos importante que el consenso y ni uno de ellos conocía aquello que dijo Victor Hugo de que “nada tan estúpido como vencer; la verdadera gloria está en convencer”.

Nadie se ocupó de explicar que la democracia era una cultura; nadie sabía que una sociedad civil fuerte era vital para el sistema de libertades; nadie formó a los ciudadanos en la convivencia; nadie se preocupó de establecer controles al poder político, sin los cuales la democracia no existe, ni de garantizar la soberanía del ciudadano, ni la separación de los poderes legislativo, judicial y ejecutivo. Ni siquiera nos dotamos de una ley electoral que garantizase el sagrado derecho ciudadano a elegir y controlar a sus representantes. Con las listas cerradas y bloqueadas, los que realmente elegían eran los partidos, casi del mismo modo que Franco nombraba a sus procuradores en Cortes.

Los Suárez, González, Fraga, Carrillo y compañía construyeron una oligocracia de partidos y, comportándose como oligarcas, irrumpieron sin escrúpulos en la sociedad civil, en la cultura y en en el Estado, ocupándolo todo ante la inocente bisoñez de una ciudadanía que aplaudia estúpidamente entusiasmada ante lo que iba a ser su exilio de la política y su marginación absoluta del poder.

Ahora, tres décadas después, el mundo se sorprende ante el vertiginoso y profundo envejecimiento sufrido por la llamada "Democracia Española", sin advertir que la clave del problema es que esa "democracia" jamás ha existido porque, en realidad, nunca llegó a nacer.

España necesita ya afrontar su democratización, cuando todavía es posible. Si nuestros políticos se empeñan, de manera irresponsable, en prolongar la agonía de este sistema desprestigiado y degradado, cada día será más dificil democratizar el país, entre otras razones porque los ciudadanos empiezan a desconfiar ya del liderazgo y también de un sistema que acogió con entusiasmo hace un cuarto de siglo, pero que hoy aparece ante sus ojos como un confuso y feo nido de corrupción, de privilegios, abusos e ineficiencias.

   
Martes, 31 de Julio 2007
Artículo leído 1779 veces




Comentarios:

1.Publicado por Torres el 05/08/2007 18:26
El nacionalismo más pernicioso es el nacionalismo español, que considera a las demás lenguas de su territorio, como inferiores. No como patrimonio cultural y humano sinó como algo a soportar mientras se va muriendo de inanición.
No podemos ser hemanos de quien se cree por encima. No podemos aceptar su prepotencia y su desprecio.

2.Publicado por JoseAngel el 22/08/2007 11:45
... "de quien se cree por encima". Muy gracioso. De quien está por encima, será. Este comentarista anterior, Torres, confunde la existencia de un espacio público común, o de una lengua común, con el nacionalismo ventajista y victimista del que tanto, tanto demasiado, oímos hablar. Apoyado en comunidades lingüísticas imaginarias porque no tiene otro sitio donde apoyarse, más que el carrierismo de los partidos políticos. Así nos va.

3.Publicado por Mintxo el 24/08/2007 09:15
Claro, claro.
Teníamos que haber traído a auténticos democrátas de fuera, como por ejemplo de EEUU para que nos hicieran una constitución a la carta ...
Muy bonito hablar, que es gratis, pero ... ¿cuales son las sugerencias del que escribió Crisis?
Muy cómodo eso de criticar sin aportar soluciones.
Además, debe de ser muy sencillo redactar una constitución.
Vamos, yo de hecho lo hago todos los días.
Un día dibujo la C, otro día me da por hacer la N, espero un mes y rotulo una T, y el caso es que quizás necesite ayuda.

Perdonad que sea tan sarcástico, irónico o como lo veáis, pero en esto de la política todo el mundo tiene opinión, y nadie sabe de verdad.

Parecido a como cuando vas a comer/cenar y llega la hora de elegir vino, que todo el mundo dice y habla pero nadie conoce ni qué dice ni qué habla.
Hay mucho entendidillo por ahí suelto.
Que si este vino es estupendo, que si este me han dicho que no merece la pena, que yo ya he probado aquel otro, bla bla bla bla.

Los "nidos de corrupción, de privilegios, abusos e ineficiencias" dudo que sea exclusivo de la clase política.
Es más bien innato en el ser humano, o eso diría yo.
No hace falta ser político para ser corrupto, abusar o conceder privilegios.

Un apunte más que quisiera realizar.
Si la lengua no es cultura, entonces gallegos-vascos-catalanes-valencianos-mallorquines ... ¿qué son?
¿Loritos que repiten lo que se dicta desde Madrid pero convertido a otra sintáxis?

"Si señor, si wuana, lo que usted diga ..."
Para eso ya estaba Franco así que NO, muchas gracias.
Con uno ha sido suficiente ¿no creéis?
Afirmar que la lengua no es cultura es un gran desprestigio y ofensa, enorme.

Otro apunte;
¿Tú que elegirías?
¿Lo de "la inocente bisoñez de una ciudadanía que aplaudia estúpidamente entusiasmada " o masas obligadas a acudir para aplaudir al caudillo bajo amenaza?

De lo poco que hay de cierto en Crisis es el dicho de Gramsci.
Crisis es un periodo de tiempo que discurre entre la degradación de lo viejo y la implantación de lo nuevo.
No es ninguna otra cosa más.

Lo siento, es mi opinión.

Saludos.

4.Publicado por ciudanana el 01/09/2007 09:39

Para Mintxo:

Crisis es la oportunidad de cambiar lo viejo, decadente, dañino e inútil por algo nuevo que sea útil tanto a nivel personal como social. Es la oportunidad desechar todo lo que no vale e intentar regenerarse en positivo.

Si nadie levantase la voz y dijera "este no es el camino", daría lo mismo una dictadura que una democracia corrupta.
Si nadie hubiera protestado jamás, seguiríamos viendo normales todos abusos sociales cometidos a lo lago de la historia: esclavitud, castas, racismo etc.
La idea consiste en ir avanzando paulatinamente hacia el bien social común. Hacia sociedades avanzadas socialmente. Y eso solo se consigue escuchando las voces del inconformismo. Porque a modo de conciencia social actúa.
Puestos a elegir (refiriéndome a lo de las masas que aplauden ), diría que ir al “matadero” obligado es tan espantoso como ir voluntario, pero esto último es de estúpidos.

Hay que ser consciente de este actual camino nos está llevando a más corrupción, a retrocesos sociales, a desencanto de los jóvenes y a falta de esperanza en el futuro.

Yo personalmente doy la bienvenida a todas las voces que alzan su voz, incluyo la mía, contra la evidente corrupción política y social, contra la degradación medioambiental, contra los empleos en precario que se están imponiendo sin que los políticos lo remedien, contra la subida de la vivienda, que siendo algo de primera necesidad , se está convirtiendo en un artículo de lujo solo al alcance de unos pocos . Hay que ser conciente de que cada vez la pobreza está rozando a la mayoría de la población para que uno pocos, pocos, se enriquezcan sin límite. Y estoy hablando de este país, cada vez más parecido, socialmente hablando a uno tercermundista que a uno socialmente avanzado.

No somos tontos, esto va mal. De acuerdo que hay que aportar soluciones. Todo vendrá, una cosa lleva a la otra . Pero primero hay que ser consciente de la realidad, de lo que está pasando socialmente y hay que denunciarlo.



5.Publicado por candon el 03/09/2007 18:50
sofismas equivocados interesadamente?
Suarez se crió en el franquismo, por lo tanto nunca podía traer democracia, ya que nuncaa la llegó a conocer.

Fraga, profesor de derecho, conocía teóricamente la democracia, por lo tanto era el que más podía traer la democracia(¿se crió fuera del franquismo?).

Carrillo era un demonio marxista, criado fuera del franquismo y fuera de España, pero como era demonio, no podía traer la gloria de la democracia.

Felipe, Guuerra, etc. se criaron en el franquismo, pero comerieron el error de enterearse y beber del socialismo europeo, que era otro demonio, por lo tanto tampoco estaban legetimados para traer la gloria de la democracia.

Tarradellas, Arzallus, etec.., como eran nacionalistas, fieras alimentadas en el exilio y en la curia nacional de la fens y de la jons, no se habian criado en la democracia, por lo tanto, ¿qué democracia legítima nos iba a traer?.

El siguiente sofisma se lo dejo al autor del artículo, no sin antes dejar de reconocer que todas las cosas son mejorable y que no basta con criticar las cosas que pasan, que también, pero para ello hay quue proponer ideas por el interés de mejorar todos.








 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros