Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Los ciudadanos quieren mandar


Nota

La masiva manifestación de ayer en Madrid demuestra que los ciudadanos se están rebelando y quieren mandar. No se fian de sus dirigentes y consideran que la política, de la que dependen sus destinos, es algo demasiado importantre para dejarla en manos de políticos sin altura ni solvencia. El poder, convertido en "casta", se siente amenazado y reacciona considerando al ciudadano como enemigo, sustituyéndolo por una nueva "especie", la de los "BMT" (Botarates Manipulables Televidentes), incapaces de debatir, discernir, criticar y ser libres.
---



Los ciudadanos quieren mandar
Más de un millón y medio de ciudadanos se rebelaron ayer en las calles de Madrid frente a un gobierno que desprecia el criterio de las mayorías y que, violando la democracia, quiere imponer una ley del aborto rechazada por la sociedad, sin atreverse a convocar un referendum que, sin la menor duda, perdería de manera humillante.

Ante la arrogancia del poder, que se impone ilícitamente a la voluntad popular, muchos ciudadanos, decepcionados ante el mal gobierno, ya no se fian de los políticos y quieren tomar el poder. A lo largo del siglo XX han comprobado que el mal gobierno ha llevado a la Humanidad hasta niveles de infamia intolerables, con Estados capaces de generar la guerra, los gulags, los hornos crematorios y otros mil métodos para acabar con la libertad. Tan sólo en el siglo XX los gobiernos han asesinado, a sangre fría y en las retaguardias, a más de cien millones de ciudadanos. Ahora, en el siglo XXI, muchos hombres y mujeres libres creemos que la política es algo demasiado importante para dejarla en manos de los políticos y sentimos el deber de regenerar la democracia y de erradicar a unos representantes e intermediarios que se han vuelto demasiado arrogantes e inútiles.

Seamos optimistas y pensemos que esa rabelión cívica contra el mal gobierno, cuyo epicentro es el deseo de transformar la actual democracia representativa, demasiado degradada y desequilibrada, en una democracia auténtica, de ciudadanos que controlan a sus representantes, se convertirá, poco a poco, en la fuerza dominante del siglo, hasta alcanzar la fuerza de un tornado. Los gobiernos que no sepan interpretar a tiempo esa corriente libertadora, serán arrasados por los ciudadanos indignados y cansados del abuso de poder. Algunos escritores y expertos en prospectiva han dicho que la próxima guerra mundial será la de los ciudadanos indignados contra sus gobiernos corruptos y degenerados.

El caso de España es paradigmático: arropado por millones de fanáticos que le votarían siempre, incluso si nos llevara hasta el fracaso y la derrota como nación, y apoyado por los cientos de miles de militantes de su partido, muchos de ellos enchufados en el poder y dotados de privilegios, y por otros cientos de miles de familiares y amigos del poder, José Luis Rodríguez Zapatero se siente lo bastante seguro para esperar una nueva reelección en el año 2012, a pesar de sus mentiras, engaños y reiterados fracasos como gobernante, los cuales están llevando a España hasta la ruina y la derrota como pueblo.

La actual democracia española es un bodrio de ciudadanos marginados y de poderes controlados por los partidos políticos, que no cumple ni siquiera una de las reglas fundamentales del sistema. Esta democracia degradada ni siquiera habría servido para los tiempos de la Guerra Fría, cuando el mundo, dividido en dos bandos irreconcialiables, el comunismo y la democracia, armados hastsa los dientes, amanecía cada día sorprendido de que los misiles no hubieran salido de sus silos y arrasado el planeta. Hoy, cuando los dos grandes desafíos de las sociedades son la decencia y la prosperidad, esta democracia es indigna.

En aquellos tiempos de guerra, tal vez tuviera cierto sentido que las democracias estuvieran controladas ferreamente por una clase dirigentecapaz de tomar decisiones de manera autónoma en situaciones de emergencia. Sin embargo, tras la caida del Muro de Berlín y la desaparición del enemigo soviético, ese concepto de "democracia de guerra" carece de sentido. Los ciudadanos se sienten estafados por sus dirigentes y con derecho a recuperar la soberanía que la democracia les otorga y los políticos le niegan.

Los partidos políticos y las castas dominantes se resisten a abandonar el dominio y el poder abusivo que ejercen sobre la sociedad e inventan nuevos enemigos que justifiquen su control absoluto de los recursos y de las decisiones. El terrorismo está siendo inflado y magnificado para que sea el nuevo gran enemigo y la civilización islámica está siendo "esculpida" mediáticamente para que parezca una amenaza atróz que justifique una nueva "democracia de guerra" en Occidente.

Pero muchos ciudadanos siguen confiando en la democracia, se resisten a caer en el engaño de los gobiernos y siguen firmes en el deseo de controlar el poder.

En estos momentos la cultura occidental vive una especie de situación de empate entre una ciudadanía que todavía no consigue convertir en mayoritario y ganador sus deseos de controlar a los muchos ineptos que les malgobiernan y de reformar el sistema democrático, que ha sido envilecido y transformado por el poderen una vulgar oligocracia, y una casta profesional y elitista de políticos profesionales muy poderosos, decididos a frustrar los deseos ciudadanos de reforma para mantener sus ilícitos privilegios y ventajas.

La clave del problema reside en el concepto de representatividad. Los políticos defienden que los representantes elegidos por el pueblo tienen libertad total para tomar decisiones y gobernar, sin tener en cuenta nada más que su libertad de criterio y de acción, como ocurre con la reforma de la actual ley española del aborto, mientras que los demócratas rebeldes creemos que la representatividad debe entenderse de otro modo y que los representantes, para seguir siéndolo, deben ser sensibles al deseo de las mayorías y ganarse constantemente la confianza de los ciudadanos que les han elegido y que poseen el derecho a controlarlos.

Es obvio que tienen razón los demócratas, que la política, entendida como un monopolio de los partidos y de sus élites profesionales, es bastarda y que el concepto de representación que hoy defienden los políticos es un abuso antidemócrata que debe ser abolido.

Los demócratas quieren controlar a los políticos y los políticos quieren controlar a los ciudadanos. Es una lucha simple por el poder donde los buenos son los ciudadanos y los malos son las élites afincadas en el poder y el privilegio, acostumbradas a someter a los demás y a contemplar el mundo desde las alturas.

Si al menos los poderosos hubieran sido eficaces, si al menos pudieran exhibir una hoja de servicios brillante o un balance respetable, quizás podríamos permitirles que siguieran mandando, pero ocurre que el balance de los políticos es un desastre porque, a pesar de disponer durante siglos de todo el poder y de todos los recursos, prácticamente sin límites, no han sido capaces de solucionar ni uno sólo de los grandes problemas de la Humanidad: la pobreza, el hambre, la desigualdad, la violencia, la injusticia, la inseguridad....



Francisco Rubiales
Domingo, 18 de Octubre 2009
Artículo leído 582 veces






 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros