Voto en Blanco
Voto en Blanco
Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Destacados

La osadía sin frenos de los jóvenes radicales del PSOE (Expo 92: Crónicas de la verdad-3)


Nota

Llegaron al poder en 1982 con tanto ímpetu, seguridad, osadía y ganas de cambiarlo todo que despertaban por igual ilusión y miedo. Los socialistas de Felipe González, como los activistas de Lenin en Rusia, creían que el poder, cuando se conquista, carece de límites. Cuando los vi funcionando en torno a la Expo 92 me di cuenta de que no eran demócratas porque la democracia es justo lo contrario de lo que ellos eran. La democracia exige cautelas, frenos, leyes y contrapesos para que el poder quede limitado y controlado. Es un sistema que se basa en la desconfianza hacia el Estado, pero Felipe González y sus adláteres eran pura osadía, sin cautelas, sin frenos, resueltos, casi dioses del trueno y del cambio con el mandato que el pueblo español les concedió con su abrumadora victoria electoral. Se atrevieron a casi todo: a desarticular y apoderarse de la sociedad civil, a apoderarse del Estado, a dar bula al nacionalismo catalán para que creciera y robara a placer, a expropiar a Ruiz Mateos, a entregar los despojos de RUMASA a sus amigos y a organizar con éxito, ímpetu y poder, en el mismo año, eventos tan poderosos como la Expo 92 y las olimpiadas, pero abriendo antes todas las puertas y ventanas a los negocios sucios y al dinero fácil.
---



Felipe González y Jacinto Pellón, su hombre de confianza en Expo 92
Felipe González y Jacinto Pellón, su hombre de confianza en Expo 92
Felipe González aprovechó las grandes celebraciones de 1992 para engrasar una modernidad que él entendía a su manera, como poder y dinero abundantes para el Estado. Él fue quien de verdad sustituyó el Estado orgánico y limitado del Franquismo por una máquina expoliadora tan perfecta como la de ahora, capaz de llegar hasta donde nunca antes habían llegado los distintos poderes. No es que aquel gobierno robase más, es que el monstruo llegaba entonces hasta donde las formas políticas naturales no podían llegar o no se planteaban llegar, y aquellos jóvenes a los que Henry Kissinger veía como "nacionalistas" osados, lo hacían sin remordimiento, como lo hicieron en Rusia los revolucionarios bolcheviques puros, convencidos de que haber ganado las elecciones en 1982 les daba derecho a todo.

La llegada de Jacinto Pellón a la Exposición, en 1987, con poderes muy amplios, representó la apertura plena de las puertas de la corrupción, antes apenas entornadas porque la organización, en manos del comisario Olivencia, no colaboraba. Los recaudadores del partido empezaron a salir a las calles, sin complejos, para exigir dinero a cambio de contratos y subvenciones. Los empresarios aprendieron a contratar en los restaurantes, en comidas largas y bien regadas, a cambio de fajos y maletines de billetes. Restaurantes lujosos de Sevilla como La Dorada y Oriza se convirtieron en mercados de contratos y concesiones y en templos donde se producía el maridaje entre el dinero oscuro y el poder.

La Expo 92 no solo no se libró de ese tráfico sino que sirvió como excusa y campo de entrenamiento. La España corrupta que existe hoy aprendió entonces, en Sevilla, a ser descarada, sucia y depredadora.

Pregunté a algunos socialistas amigos por qué hacían aquellas cosas. Ellos, sabiendo que yo estaba dentro de la organización y no podían negarme la verdad, decían: "Antes lo han hecho otros; ahora nos toca a nosotros".

El PP se quedó fuera de aquella gran fiesta del dinero. Por entonces era tan bisoño, arcaico y olía tanto a Franquismo y a naftalina que ni sabia robar, pero quedó tan deslumbrado ante el despliegue socialista de poder y dinero que decidió aprender a toda prisa. Cuando Aznar derrotó a González el 4 de marzo de 1996, acabando con 13 años de hegemonía socialista, la derecha ya estaba engrasada y preparada para entrar de lleno en la corrupción, el saqueo y el expolio, como la Historia se encargaría de demostrar.

Los participantes internacionales de la Expo 92 fueron respetados por los recaudadores, que no los "tocaron", pero no así algunas grandes empresas participantes y muchos concesionarios. No todos pagaron, pero muchos doblaron la cerviz y entregaron sus maletines. Algunos se sentían tan sorprendidos y cabreados que te contaban fácilmente como les habían pedido dinero y cuánto.

Pero los socialistas eran entonces demasiado poderosos y todo el mundo callaba, aunque se sabía que el aire olía a dinero y a corrupción ilegal.

El expolio catalán, organizado a la sombra de los Juegos Olímpicos, tuvo que ser más comedido porque el COI ya era una organización engrasada en la corrupción y experta en explotar los juegos, pero los socialistas dejaron en manos de Pujol y sus convergentes el botín derivado del urbanismo y de las grandes obras, una ocasión que aquellos aprendices a corruptos aprovecharon para construir el nuevo nacionalismo catalanista sobre comisiones, contratos amañados, chantajes a empresas y concesiones trucadas.

Aquellos grandes eventos del 92 fueron un festival de corrupción hortera y desbocada. Mientras los incautos descamisados gritaban "Dales caña, Arfonzo", creyendo que sus líderes socialistas estaban generando justicia y cambiando la sociedad, las puertas que se abrían desde el Estado no eran las de un mundo mejor y más justo, sino las del abuso de poder, la corrupción y el hundimiento de los valores, de la honradez y de un futuro de España ya marcado por la escasez de democracia y la suciedad política. El AVE, las carreteras y las grandes obras del 92 llenaron los bolsillos de muchos y convirtieron en millonario al partido gobernante.

Las lecciones y las experiencias de corrupción fueron bien aprendidas y crearon las bases para que España llegara a ser lo que hoy es: el país mas avanzado y experto en corrupción y suciedad de toda Europa.

Al contemplar todo aquello desde la distancia es inevitable preguntarse si hubiera sido posible organizar un evento tan gigantesco como la Exposición Universal sin aquel impulso descarado, iconoclasta y avasallador que demostró el gobierno, en el que sólo sobraba la corrupción.


Francisco Rubiales

Árticulos anteriores de esta serie:

PRIMERO

SEGUNDO


- -
Miércoles, 17 de Mayo 2017
Artículo leído 1487 veces




Comentarios:

1.Publicado por pasmao el 16/05/2017 09:41
Buenos días Don Francisco

¿Que mas se puede añadir?

Impagable testimonio el suyo respecto lo que pasó y cómo nos sigue afectando tanto tiempo después.

un cordial saludo

2.Publicado por vanlop el 16/05/2017 10:10

Ayer me despisté y no escribí nada, pero la idea ya la expuse el día anterior. Hay que esperar y ver. Personalmente no me creo nada, pero no cuenta. Lo que śi parece es que les ha dado miedo y ahora piensan refundar la UE. Habrá que esperar y ver y personalmente pienso que será una reforma gatopardiana, que todo cambie para que todo permanezca.

Respecto al artículo de hoy, como dice Pasmao, ¿qué se puede añadir?

Creo que la filosofía que imperó en aquellos tiempos es lo que señala: decían: "Antes lo han hecho otros; ahora nos toca a nosotros".

Eso estaba incrustado hasta la médula en la gente de izquierdas y todos se apresuraron a llevarse la parte del pastel y los que no pudieron, la inmensa mayoría, vieron con buenos ojos que sus dirigentes se llevaran lo que pudieran, porque antes lo habían hecho otros.

Luego resultó que "antes" nadie se había llevado nada y no porque ahora descubramos que todos eran muy honrados, que no se trata de eso por mera cuestión biológica, ya que los mayores de ahora éramos muy jóvenes en la transición. Antes no se robó porque si se hubiera robado algo, nos lo estarían restregando a todas horas y nos lo habrían exagerado hasta la nausea. Es más, me extraña el silencio que hay al respecto, teniendo en cuenta la condición humana y teniendo en cuenta que muchos de los que robaron en la transición eran altos cargos franquistas. O tal vez porque los que robaron fueron los mismos que robaron después y no era cosa de llamar a los suyos ladrones.

Pero lo importante es el sentimiento que había en la izquierda. Llegué a decirse a laguien, que los otros robaran no quiere decir que estos tengan que robar. Precisamente tenemos un nuevo régimen para que nadie robe.

No conocí la Expo, pero sí pasé por la A-92 y quedó claro que mucho dinero se había perdido, porque aquello era un camino de cabras pagado aprecio de autovía.

3.Publicado por ReRoVicent el 16/05/2017 13:44
Sorprendido ante este nuevo análisis, tan pormenorizado y revelador. Con él se nos cae la imagen algo utópica y grandiosa de la Expo y se muta en el gigante con pies de barro y, además, muy manchados por lo que se ve ... Me pregunto si a las grandes gestas les ha ocurrido casi siempre esto mismo al estar entretegidas de luces y sombras. Más que nada porque nacen y se realizan a impulsos de la ambición humana. Y esta, con significativas excepciones, es como es...Aparte de esta consideración, el artículo es valiente y de gran valor periodístico porque nos hace ser más críticos y conocedores del tema. Enhorabuena a su autor.

4.Publicado por eduardo caldarola de bello el 16/05/2017 16:39
Gracias Paco por la nota y por recordarme el nombre de uno de los restaurantes de moda de entonces, Oriza, dónde se realizó la primera comida de la prensa con un Jacinto Pellón recién llegado. Yo me encontraba entre los periodistas allí reunidos, en nombre de la Agencia EFE, y creo que fue tu última aparición como responsable de Comunicación de la Expo 92. Por supuesto, hiciste muy bien en no compartir con los que llegaron a la Sociedad Estatal e irte.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros