Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La Sociedad Civil frente a los partidos políticos (DS)


Nota



La Sociedad Civil frente a los partidos políticos (DS)
La única manera de regenerar la actual democracia, de superar a los partidos políticos y de derrotar el poder casi absoluto que detentan hoy los políticos profesionales en las democracias degradadas es otorgando a la Sociedad Civil el papel que le corresponde por el número de ciudadanos que congrega y por su peso específico en la sociedad.

Mientras que en los partidos políticos militan algunos cientos de miles de ciudadanos, un porcentaje minúsculo de la población, en la sociedad civil se encuadran millones de ciudadanos, el grueso de la sociedad y de sus instituciones. La paradoja hiriente e injusta es que los partidos políticos se autoadjudican toda la representatividad y acaparan todo el poder, mientras que la sociedad civil queda al margen del poder y de las decisiones, un abuso injusto, intolerable y políticamente delictivo que arruina las entrañas de la verdadera democracia, que adjudica a la sociedad civil un papel decisivo, como contrapeso del poder político.

La única manera viable de suprimir la dolorosa e injusta dictadura de partidos reinantes en las actuales falsas democracias es convirtiendo a la sociedad civil en una estructura sólida y organizada, capaz de elegir a sus propios representantes y de ejercer el papel preponderante que le corresponde en el ejercicio del poder.

Frente a una sociedad civil organizada y fuerte, los partidos políticos adquirirían su verdadera dimensión y aparecerían ante los ojos de los ciudadanos como lo que realmente son, pequeñas tribus o bandas organizadas para acaparar el poder y repartirse privilegios y ventajas que no les corresponden.

La fuerza de los partidos políticos tiene su base en la organización frente a la desorganización. Los partidos funcionan como las falanges griegas de la época clásica porque su organización y disciplina les permitía imponerse a ejércitos integrados por cientos de miles de bárbaros desorganizados. La sociedad civil, donde militan la inmensa mayoría de los ciudadanos, está tan diezmada y acosada por los partidos que no representa una fuerza bárbara y desorganizada, fácil de dominar por los pequeños y bien organizados partidos.

Por eso, conscientes de que la sociedad civil organizada es su verdadero adversario y el argumento supremo que dejaría en ridículo su monopolio de la representación y su abusivo dominio sobre la ciudadanía, los partidos políticos han puesto todo su empeño en desarticular, debilitar y ocupar la sociedad civil, a la que en ocasiones han llegado a asesinar o, por lo menos, mantener en estado de coma. Los principales baluartes de la sociedad civil, aquellos que deberían funcionar en libertad e independencia, como auténticos contrapesos del poder político, están ocupados, prostituidos y envilecidos por los partidos políticos y por el gobierno. Las universidades, los medios de comunicación, las religiones, los colegios profesionales, las cofradías, los sindicatos, las empresas, las fundaciones, las asociaciones, las instituciones financieras y otras instancias de la sociedad civil que funcionan como columnas y soportes decisivos están hoy en las manos impúdicas de los partidos políticos o del gobierno, cuyos representantes se sientan en los consejos de administración y ejercen el control a través de las subvenciones y otras maniobras.

La sociedad civil, que es el reducto natural de la ciudadanía libre e independiente, ha sido ocupada y dominada impúdicamente por la partitocracia. Ahí reside el núcleo de la degradación de las actuales democracias, convertidas, de manera más o menos obscena, en dictaduras de partidos.

Por eso, la "Democracia Severa" debe redefinir el papel de la Sociedad Civil y atribuirle una nueva misión más agresiva y potente: controlar directamente al poder político. La idea de la Democracia Blanda" de que la sociedad civil debe servir de contrapeso al poder político no ha servido para frenar el ansia de poder y la imparable voracidad de los partidos. La Democracia Severa, al convertir a la Sociedad Civil en una fuerza organizada, capaz de derrotar a los partidos con sus propias armas (organización y representatividad, basada en el número y en los votos) ha encontrado la única fórmula de derrotar al monstruo de l partitocracia.

La Democracia Severa s una evolución natural de las democracias Blanda y Fuerte, surgida del fracaso de ambas en su misión de controlar a los partidos políticos. Los partidos han prostituido la democracia rompiendo todos los controles y cautelas que limitaban el poder político y expulsando al ciudadano de los procesos de toma de decisiones. la Democracia Severa, al organizar y estructurar a la Sociedad Civil como un poder real, relega a los partidos y les devuelve a su dimensión verdadera, la de unas corrientes o tribus, organizadas para ocupar un poder que no les corresponde ni por el número de sus militantes, ni por los méritos que exhiben.

La Sociedad Civil, dentro de la Democracia Severa, posee, como le corresponde por su fuerza y número de ciudadanos, la inmensa mayoría de la representatividad y el poder de controlar directamente a los partidos, a través de sus "Cónsules del Pueblo", representantes con poder suficiente, elegidos por sectores profesionales y demarcaciones geográficas, cuya misión es controlar directamente las instituciones, los servidores públicos y todo el aparato el poder.

De esa manera se acabará la dictadura de los pocos (partidos políticos) sobre los muchos (sociedad civil), basada únicamente en la organización de los partidos frente a la desorganización de los ciudadanos, ejerciendo así un dominio injusto y una usurpación del poder que no les corresponde ni es lícito en democracia.


- -
Jueves, 16 de Septiembre 2010
Artículo leído 1728 veces




Comentarios:

1.Publicado por Águeda el 16/09/2010 09:03
Cuando el vacío en palabras,
es decoro de conflictos,..
cuando nos tapas las "guerras",
dándonos tú veredicto.

Cuando en la obra que inventas,
tus sonrisas te delatan,..
y en el texto te recreas,
y ocultas las amenazas.

Cuando nos pintas de blanco,
la suciedad que provocas,..
y nosotros viendo negro,
vemos como te dislocas.

Vas relatando solito,
que no mereces miradas,..
de quienes dándote el pan,
tú les vas quitando el agua.

Y es que jugar con la vida,
te va a traer consecuencias,..
por que los muertos que olvidas,
son fruto de tus ocurrencias.

Y en la defensa que muestras,
que además pagas con victimas,..
el dolor que ya les causas,
será el mismo que recibas.

Y si te crees tan listo,
que matas a quien te ha votado,..
te olvidaste que en la vida,
recoges el fruto que has dado.

Y tú cosecha ya es plena,
de los males que derivan,..
no disponer de cordura,
y tener la vida cautiva.

Pero te muestras verdugo,
que riendo en el recreo,..
sigue mirando la imagen,
de bufones del sondeo.

Y en las sombras te persiguen,
soledad y desamparo,..
por que vendiendo la patria,
la tierra te ha desterrado.

Y como aquel que te sigue,
seguirá esos mismos pasos,..
deberías de pensar,
quien dio la mano al fracaso.

Y NO culpar a inocentes,
que en constancia les salpicas,..
con guerras que tú camuflas,
y que solo tú practicas.

Devuelve a España alejados,
que mantienes en teatros,..
y deja de echar más sangre,
en guerras de tus maltratos.


Un saludo,...
http://www.youtube.com/watch?v=OfbIwYXvPLg&feature=related

2.Publicado por Rubén el 16/09/2010 11:22
Sr. Rubiales:

En su último libro "Periodistas Sometidos, los perros del poder", hay un párrafo que me conmovió cuando lo leí y que viene como anillo como comentario a este post:

"La restricción de los derechos políticos ha sido una de las soluciones preferidas por las élites históricas para contener el impulso democrático de los ciudadanos. Pero las clases dominantes, siempre que han podido, han empleado medidas más drásticas para mantener al margen de la sociedad civil a determinados grupos que consideraban “indeseables”, algunos de ellos integrados por ciudadanos dignos capaces de rebelarse. Muchos verdaderos ciudadanos, a veces de manera sorda y clandestina y en otras ocasiones tras haber sido desacreditados con falsas acusaciones, han sido empujados hasta el subsuelo de la sociedad y confinados en sótanos subciviles de dominación, donde los individuos pierden su dignidad cívica y son rebajados hasta el animalato. Muchos de ellos, aunque parezca increíble, se han podrido, solos y abandonados por la sociedad domesticada, en hospicios, orfanatos, cárceles, manicomios y otros guettos creados por el poder para confinar a la gente que desprecia, como favelas, villas de miseria, barrios marginales y otras formas de apartheid donde el paisaje, el ambiente y hasta el aire que se respira degradan y convierten a los humanos en piltrafas."

3.Publicado por Estigma el 16/09/2010 13:59
Es casi imposible que surja una sociedad civil sin pasar a la acción. En una democracia donde los partidos politicos han invadido todos los espacios de la sociedad civil, desactivando todos los aparatos de control y comprando mediante la subvencion y las prebendas (liberados, asesores etc..) el voto de los ciudadanos, no queda mas remedio que la protesta en la calle. Es una democracia fraudulenta donde se han institucionalizado los partidos politicos que, recordemos de una vez por todas, no son instituciones son herramientas al servicio de los ciudadanos pero el verdadero fraude es la institucionalizacion con el objetivo de perpetuarse como si de otra institucion del Estado se tratára.


Han acabado con todos los controles, o bien eliminandolos o bien comprandolos. Solo hay que recordar que cuando Aznar ganó las elecciones y a pesar de lo que le estaba cayendo al gobierno de Felipe Gonzalez con todos los casos de corrupcion en su gobierno, con numerosos altos cargos en la cárcel, con el GAL etc... solo pudo ganar por 300.000 votos de diferencia, lo cual nos dice que los ciudadanos no votan la opción que mejor gestiones el pais, votan a quien les da de comer a base de robar al resto de los ciudadanos de sus impuestos, asi no es de extrañar los cientos de miles de vividores que lo hacen bajo el amparo y la impunidad de los presupuestos, llamense liberados sindicales, asesores, ONGs, Fundaciones, Asociaciones de Vecinos, Movimientos Feministas, Maricones, Actores, separatistas, independentista, amiguetes y allegados, en definitiva una millonada de parásitos que viven a costa del esfuerzo del resto de los ciudadanos.

Hasta que no se investigue a fondo donde van a parar nuestros dineros, se pidan responsabilidades penales por el despifarro y la corrupción y se aclare de una vez por todas porque se permite este fraude, no se podrá hablar de democracia, se puede hablar de despotismo, de tirania o de regimen colectivista pero nunca de democracia avanzada.

4.Publicado por Todoli el 16/09/2010 14:06
Efectivamente, según la consultora Mendizabal Consulting, hay mas de 330.000 liberados sindicales, por supuesto con derecho a voto y con familiares y allegados. Solo con esto ya se podrian ganar unas elecciones. Si a eso le sumamos los miles de parásitos que viven del PER, de la subvención, de las adjudicaciones y de los favores, ya tenemos la mayoria absoluta perpetua. Y si por si acaso la cosa falla se le otorgan cuatro licencias y sus correspondientes subvenciones a los periodistas del partido y ya nos podemos eternizar. Un fraude en toda regla.

5.Publicado por Agar el 16/09/2010 15:47
Esto de los sindicatos ha llegado a ser una desvergüenza absoluta. Se necesita un cambio radical en el funcionamiento de la actividad sindical para que vuelva a tener el sentido que tuvo en origen.

Mientras los sindicatos no se mantengan de las cuotas de sus afiliados la cosa no tiene remedio, estarán más al servicio del gobierno y de sus propios intereses que del de los trabajadores.

Y de los liberados qué más se puede decir, no digo que no haya entre ellos gente que entre en ese mundo por convicción e ideales, pero la mayoría de ellos es por beneficio propio.
Es un tema que me hace hervir la sangre porque sé de gente que ha llegado al punto de volver al trabajo y hacer todas las horas extra habidas y por haber para volver después a ser liberado con el único fin de cobrar más por no hacer nada.

Creo que sólo debería haber delegados sindicales como era cuando realmente los sindicatos luchaban y se consiguieron las mejoras que hemos disfrutado hasta ahora, gente que disponía de algunas horas a la semana para realizar las funciones del sindicato y muchos de ellos dedicaban a esas labores incluso parte de su tiempo libre, era gente comprometida con unos ideales y que realmente estaban ahí para mejorar las condiciones de sus compañeros.

Para mí esos liberados que se dedican a pasar por los centros de trabajo dejando folletitos y atacando al del sindicato contrario, porque eso es lo que hacen, no me merecen el menor respeto, y la mayor parte de la gente lo siente de esa forma porque la verdad es que a algunos de ellos ni se les presta atención, se les deja hablar sin más como quien oye llover.

6.Publicado por Eugenio Este el 16/09/2010 20:22
Acertado lo apuntado en el artículo. Sólo exigiendo nuestros derechos ciudadanos podremos zafarnos de las ataduras de tanto sinvergüenza que nos parasita.
Dada la decepcionante formación cívico-política de los españoles, de la cual dudo quieran o puedan mejorar, creo que una posible salida al dilema sería exigir a algún partido con decisión de afrontarlo, que incluya estos supuestos y se comprometa con tales objetivos.
Para la otra opción de actuación revolucionaria sangrienta harían falta "más huevos" y el corral no está para ese gasto.

7.Publicado por Newmann el 16/09/2010 23:46
Con subsidios se pueden comprar muchas voluntades, pero es imposible comprarlas todas. Me gusta ser optimista por eso creo que aquí, aunque pueda parecer lo contrario, todavía existe sociedad civil con ideas muy variadas, no hay más que darse una vuelta por internet o hablar en profundidad con los que nos rodean. El verdadero problema es que no hay Democracia, ni mucha ni poca, ni buena ni mala.
En España tenemos un concepto muy pobre y confuso de lo que es la Democracia, así que hemos terminado por trivializarla, y hemos aceptado la convención de que un sistema democrático es aquel en el que se vota. En el subconsciente colectivo ha arraigado la idea de que la democracia empieza y termina en los días de votación y fuera de eso apenas se nos plantea la necesidad de intervenir en nada.
En otros países, sin embargo, esto no es así. La representación no es el fin en el culminan todos los derechos y obligaciones de los votantes, sino un instrumento esencial para transmitir la voluntad popular. En circunscripciones concretas de electores se votan parlamentarios concretos, que pueden ser interpelados y en ocasiones depuestos por los ciudadanos. De hecho en países como Gran Bretaña, los parlamentarios responden personalmente todas las semanas ante sus electores, y a menudo se les puede ver aguantando el chaparrón en debates locales televisados ante ciudadanos individuales o presidentes de asociaciones. Por eso allí es impensable la disciplina de voto; ya que los parlamentarios obedecen a la sociedad civil y no a sus jefes de partido. No es un sistema perfecto, pero allí no se toman estos asuntos a la ligera, para fastidio de Clegg.
En España no hay nada de eso, los diputados no son elegidos por nosotros, si no por los que elaboran las listas y por lo tanto cumplen con la misión para la que han sido elegidos: resolver los problemas de sus jefes.
Creo que la ausencia de representación es un motivo de que lo que queda de la sociedad civil, que todavía no le debe nada al poder, esté silenciada, por eso nadie la teme y por eso ha terminado por desmovilizarse.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros