Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

"Compensaciones" para el pobre ciudadano español, no para el morisco


Nota



"Compensaciones" para el pobre ciudadano español, no para el morisco
Zapatero y su gobierno quieren ahora compensar a los descendientes de los moriscos, que hace siglos fueron expulsados de España y se establecieron en ciudades africanas, pero ignoran que quien de verdad merece compensaciones del Estado son los actuales ciudadanos españoles, expulsados de la prosperidad, la estima y la decencia por su propio gobierno.

Muchos españoles, ante la noticia de que la compensación a los moriscos será debatida hoy en las Cortes, no saben a qué atenerse, si es un chiste, una locura gubernamental o uno de los trucos de Zapatero para que los ciudadanos dejen de pensar que cada día son más pobres y tienen menos futuro.

Si se hiciera un balance riguroso del deterioro sufrido por España y por sus ciudadanos durante los seis años de mandato de Zapatero, el pueblo que ha padecido ese nefasto gobierno aparecería claramente como el verdadero merecedor de cuantiosas compensaciones públicas.

Los españoles, bajo Zapatero, hemos perdido la prosperidad; hemos visto como una sociedad que creíamos decente, se precipitaba en la corrupción y la pillería; hemos sido engañados y acribillados a mentiras desde el poder gubernamental; muchos de los nuestros han perdido el trabajo y otros muchos han ingresado en las filas de la pobreza; la sociedad entera ha perdido la democracia, suplantada por una oligocracia de partidos que ni siquiera merece respeto; nos han arrebatado el prestigio internacional; hemos dejado de ser respetados en el mundo y hemos alcanzado el triste mérito de ser líderes europeos y, en muchos casos mundiales, en prostitución, alcoholismo, drogas, violencia de género, fracaso escolar, incremento de la inseguridad ciudadana, aumento de la población carcelaria, mentiras oficiales, crecimiento del Estado y una largo elenco de desatinos que nos cubre de infamia y devalúa la ciudadanía española.

Zapatero también debería compensarnos por el daño que nos ha causado al estimular la desunión entre las ciudades y pueblos de España, al alimentar la hoguera del nacionalismo, al impulsar algo tan insolidario y arrogante como el Estatuto de Cataluña y al convertir a muchos mequetrefes del nacionalismo, auténticos enemigos de España, en socios del socialismo en el poder, en gente influyente y poderosa y en líderes apreciados y votados por sus respectivos pueblos.

¿No merecemos nosotros una compensación del gobierno Zapatero, mucho más cuantiosa y razonable que la que pretende dar a los descendientes de los moriscos, la mayoría de los cuales, después de cuatro siglos de ausencia, han enterrado su ancestral cultura española bajo el odio, el rencor o la indiferencia? ¿Acaso no merecemos ser compensados aquellos ciudadanos españoles que hemos soportado las mentiras y engaños del poder, a los que se nos dijo que no subirían los impuestos, que no se negociaría con ETA y que la crisis económica no afectaría a España? ¿No merecemos recompensa los que tenemos que soportar, impotentes, el mal gobierno y mentiras tan lacerantes como la repetición desvergonzada, desde hace siete meses, de que la crisis ya ha tocado fondo?

¿No merecemos ser compensados por los que, sin respeto alguno por la austeridad y la salud económica, han inflado el Estado hasta lo irracional, contratando a miles de asesores innecesarios, enchufados, familiares y amigos, los que han endeudado el país hasta límites inconfesables y extenuedo las arcas públicas, convirtiendo a España en un país sin méritos ni sitio entre los países avanzados?

Queremos la compensación del dinero público para paliar nuestro dolor por la pérdida de la decencia, por la decadencia de España, pilotada con mano firme desde la Moncloa, por el deterioro de la convivencia y también para incrementar nuestras riqueza y patrimonio personal, como están haciendo esos miles de políticos y cargos públicos, que, olvidando su deber de ser ejemplares, han convertido a España en un barco a la deriva que se adentra, cada día más, en las tormentas de la corrupción, la arrogancia y el descaro.


- -
Miércoles, 25 de Noviembre 2009
Artículo leído 1470 veces




Comentarios:

1.Publicado por LIGUR el 25/11/2009 11:35
LOS MORISCOS, CORTINA DE HUMO

Parece que esta maniobra de camuflaje por medio de cortinas de humo no ha cuajado. Prensa de todos las tendencias y sobre todo el ciudadano que se expresa por medio de webs, blogs, sms a teles y radios muestra su repulsa e indignación por ser tratado como minusválido psíquico. La maquinaria de propaganda e imagen de los Mandamases se encuentra sin recursos y, a la desesperada, saca ideas como la de los moriscos expulsados de España hace cuatro siglos.

El ciudadano, y esto es una esperanza, sabe que le toman el pelo y parece que posee gafas de visión nocturna y el humo no le impide ver. Ahora a esperar a que también piense. El ciudadano sabe que está embarcado en un barco sin rumbo, en medio de una tormenta en forma de crisis mundial y sin timonel, mejor dicho, sin un solo oficial en el puente de mando. Que le vengan ahora a ese ciudadano, a ese país, con un camelo como la “moto” de los moriscos es un insulto.

Ya sabemos que aquí no dimite nadie. Claro que el cidadano está que muerde.

Ligur

2.Publicado por Luisa el 25/11/2009 12:12
Es indignante. Por lo menos a ver si alguien recuerda en las cortes quelos moriscos fueron expulsados de España por conspirar desde granada, sevilla, córdoba, etc juntos a países extranjeros en contra de la corona.
Se les daba concesiones y territorios a cambio de convertirse y dejarlos vivir aquí. A cambio, los moriscos conspiraban en la sombra aliándose con los reinos vecinos para atentar contra España. (es curioso lo actual que parece esta historia a pesar de tener 400 años)
Felipe III tuvo que tomar esa decisión después de 200 años de buena voluntad hacia ellos por parte de españa que fue desagradecida.

3.Publicado por Pericogonoperro el 25/11/2009 12:21
La estupidez de Zapatero parece ser que no tiene límites, confirmando lo que decía Einstein con respecto a la estupidez humana, que es infinita.

A ver quien es el guapo que se pone a buscar a los descendientes de los moriscos... verás como en cuanto ofrezcan dinerito van a salir hasta de debajo de las piedras, de lo absurdo ya cabrea.

¿Y cual es el siguiente paso? ¿Los judíos? lo digo por la expulsión de los mismos por los Reyes Católicos. Y ya... ¿por que no seguimos revisando historia? godos, visigodos, romanos..... Y al final llegaremos al colmo de la estupidez, habrá que pagar a los descendientes de los Neandertales por su extinción... aunque la verdad creo que Zapatero es descendiente directo de uno de ellos, lo digo por su inteligencia.

YA BASTA ZAPATERO.... de regalar nuestro dinero en estupideces.... ¿quieres tirar dinero? mira, yo te doy el número de mi cuenta, y me quitas la hipoteca, por lo menos... algo útil habrás hecho.

Siento el tono crispado de mi comentario, pero cuando uno viven al día, tiene que pagar facturas, tiene que salir literalmente a diario a la calle a buscar la comida de hoy, estas cosas cabrean (con perdón).

Un saludo a todos.

4.Publicado por Un bufón palaciego el 25/11/2009 14:53
España ha muerto... ¡Viva el Rey!

5.Publicado por Otro bufón palaciego el 25/11/2009 17:02
A los piratas también les han compensado.
Y a la niña de Chaves
Y a la señora de Montilla.
Y al falso ministro somalí.

6.Publicado por TARA el 25/11/2009 17:07

Y lo caro que salió la expulsión de los moriscos. Antes de la expulsión, España tuvo que emplear parte de su ejército, la mitad más o menos contra estos "invitados" lo que obligó a dejar el frente de los Países Bajos muy desguarnecido. Como los flamencos y demás no estaban por la labor de que la Inquisición se estableciese allí, entre otras cosas, vieron que la ocasión la pintan calva y nos pusieron con las patitas mucho más sur.

De indemnizar a moriscos, musulmanes que es de lo que se trata, pienso que, para evitar a las futuras generaciones responsabilidades, España debe analizar su política con el pueblo saharagüi. Estamos dándole la espalda de forma muy poco decorosa, en realidad, hipócrita. Si las circunstancias nos obligaron a bajar la cervid ante la marcha verde, en la que sin disparar un solo tiro, el ejército, especialmente el III Tercio Sahariano con base en Sidi Buya, El Aaiún, podía haber cerrado el copo o bolsa en que cayó la marcha y allí habrían dejado las pancartas y demás parafernalia. Ahora estamos dando la espalda a este pueblo, subyugado por descendientes de moriscos, que viven en condiciones de miseria, fuera de su país, en tiendas, con escasez de agua, comida, escuelas. ¡Cuánto más nos lo agradecerían los saharagüis si la indemnizaciones fuera para ellos!. Miles de niños saharagüis pasan unos meses en España cada verano en casas de españolitos de a pié que pagan de su bolsillo comida, ropa, médicos en muchos casos, dentistas, etc.

Para hacer algo por el mundo musulmán no hay que buscarlos con lupa y análisis de ADN, los tenemos en el Sahara y en la frontera con Argelia. Es tan fácil que ni la prensa se preocuparía de ello. Claro está, ese es el problema, no habría foto.








7.Publicado por Nemo el 25/11/2009 19:53
Me parece correcta la anotación histórica del origen de la expulsión de los moriscos. En mi opinión, aunque agradezco el dato con todo mi corazón, como si de España se les hubiera echado por feos (por decir algo, no tomarlo al pie de la letra). La razón no importa en absoluto, puesto que ha habido en 400 años suficiente mestizaje como para que quepa la posibilidad de que hasta el mismo Zapatero podría tener ascendencia morisca. No es más que una mamarrachada sin sentido alguno, y lo que sí tendría sentido es tirarle unos tomates a la cara en el próximo mitin, puesto que hasta, como acto teatral, es malo. Ni esta comedia hace gracia a nadie, ni este drama tiene nada de ficción.

8.Publicado por superviviente el 25/11/2009 20:02
Para cuando la indemnización para los mariscos? Yo me llamo Gamba.

9.Publicado por Juanma Larios el 26/11/2009 00:16
En la prensa de hoy podemos hallar este excelente análisis de un catedrático norteamericano sobre José Luis Rodríguez Zapatero, al que llama "el Bush español":

EL GEORGE W.BUSH ESPAÑOL

Por J. H. H. WEILER, Catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York y Catedrático Honorario de la Universidad de Londres

Miércoles , 25-11-2009.

Existe un consenso generalizado, incluso entre los que votaron por él, de que George W. Bush ha sido el peor presidente de Estados Unidos que se recuerda y que ha infligido a Estados Unidos un daño a largo plazo que, en algunos casos, tardará generaciones en repararse. Sus «proezas» en política exterior son famosas y han tenido como consecuencia la erosión de la reputación y la influencia de Estados Unidos y la pérdida de respeto, además de llevar al país a un abismo sin precedentes. Económicamente heredó un mercado sólido y unas políticas fiscales y monetarias responsables. Todo lo que tenía que hacer Bush era seguir en la misma línea, pero manteniéndose alerta. Su negligente forma de hacer las cosas, no sus políticas, fueron lo que facilitó que se produjera la catastrófica crisis del otoño de 2008. La herida más profunda se ha producido en el terreno de lo social. Con sus políticas, pero sobre todo con su actitud y su retórica, agrandó las divisiones políticas, acentuó las diferencias sociales y prácticamente satanizó a la oposición. Lo más destacable de su persona era su impresionante desconocimiento de sí mismo, el increíble desajuste entre la percepción que tenía de sí y la que tenían los demás.
Está claro que España no es Estados Unidos. Pero hay unos parecidos asombrosos entre el daño que causó Bush y el que está causando José Luis Rodríguez Zapatero, y que de hecho, también se debe a su personalidad. Incluso muchos de los que antes defendían a Zapatero están empezando a pensar que la historia lo juzgará como el George W. Bush español. En política exterior, no recuerdo un declive tan precipitado en la influencia o el estatus de ningún Estado miembro de la UE. Cuando Zapatero asumió el cargo, España, gracias a sus logros internos y al sobrio liderazgo de sus dos predecesores, --junto con la siempre elevada profesionalidad del cuerpo diplomático español--, había llegado a considerarse parte del club de líderes. Nada que tuviera trascendencia sucedía en Europa sin el «consejo y el consentimiento» de facto de España. En la escena mundial, su relación especial con Iberoamérica y un importante papel mediador entre Europa y Estados Unidos, --aunque sin el bagaje de los británicos--, subrayaba la importancia de España. Actualmente, en parte como consecuencia de la propia imagen del Presidente español, --a pesar de las «matizaciones» del Elíseo--, y en parte por una reivindicación extrema, al estilo de Grecia, de los intereses españoles, y también, en parte, por una ausencia casi total de iniciativa y liderazgo europeos, Zapatero está en la photo-finish con Berlusconi en la cola de la liga de los líderes de grandes Estados. Y a España se la trata como a un pasajero problemático en el barco o como a un cliente al que comprar y vender. En el plano internacional, gestos como su insulto infantil a la bandera estadounidense y unas poses torpes en otros escenarios internacionales, que ni siquiera su muy capaz ministro de Exteriores puede enmendar, han hecho que España sea sencillamente irrelevante en la mayoría de las crisis mundiales, un actor principiante, aunque consiguió entrar por los pelos en el G-20.
Económicamente, todo lo que Zapatero tenía que hacer era seguir diligentemente la ruta marcada por Aznar y tener cuidado con los icebergs. En lugar de ello, se quedó dormido en el puente de mando. Su negligencia es igual de flagrante que la de Bush, enmascarada durante un tiempo por la situación mundial. Ahora que otros países empiezan a recuperarse, la espantosa situación a la que ha llevado la mala gestión económica de Zapatero está a la vista de todos. España vuelve a ser el enfermo de Europa.
Sin embargo, a la larga, lo que se juzgará como la herida más duradera será el impacto de su manera de hacer en la estructura política del país. Independientemente de la opinión que se tenga en materia de política social, uno no puede sino deplorar su retórica polarizadora, su gusto por el enfrentamiento cultural, su satanización de sus adversarios y su vulgar forma de abordar cuestiones delicadas como la historia reciente o el tema del aborto. Zapatero es un verdadero Bush español. Su complicidad oportunista con el Estatuto de Autonomía catalán, que ahora se ha convertido en modelo para un nuevo acuerdo constitucional, desastroso, en marcha en las otras regiones de España, agrava todavía más las cosas. En España, por motivos históricos, el federalismo clásico nunca se ha intentado. De los Estados de más éxito del mundo, muchos son federales; piensen en Alemania, Australia, Canadá o Estados Unidos. ¿El secreto? Una identidad nacional fuerte y unificadora con una descentralización pragmática del poder que tiene como consecuencia un sistema de Gobierno eficaz que da a los ciudadanos el control de su vida. El Estatuto catalán, por su vocabulario e interpretación política de la identidad catalana, representa un degenerado paso hacia atrás de la estructura constitucional y de cualquier modelo federal. Vuelve a los años veinte, a la caída del Imperio Otomano y al renacimiento de los Estados nacionales liberados. En ese mundo, la imaginación política no podía concebir un pueblo que no fuera «puro», «orgánico», que en cambio fuera multicultural o multiétnico. No sé si esa es para alguien la solución «progresista». En mi opinión, son sólo infames «Regímenes de Minorías», que reconocen, igual que hace el Estatuto catalán, la identidad nacional separada de estas minorías y les concede diversos grados de autonomía. Esta forma de pensar en este ámbito dio lugar más adelante a los amargos y patológicos resultados de la limpieza étnica. En sus aspectos menos enfermizos, aviva los llamamientos tribales al cese de la convivencia, y en su interpretación común resulta sencillamente desmoralizadora por su incapacidad de replantear como una expresión de la España moderna a un único pueblo español rico y unido en su diversidad, demostrando esa característica esencial de Europa: una Tolerancia Constitucional que se alegra de definir comunidad y nación en términos inclusivos traspasando las líneas anticuadas de «lo ajeno». El acuerdo constitucional que actualmente se debate en España no es un regreso al futuro, sino un salto hacia el pasado, del que la mayor parte de Europa se ha librado. No es sólo un deprimente fracaso espiritual. Bélgica optó por un camino similar y los sucesivos y desastrosos acuerdos constitucionales ahora se han afianzado en miniestructuras de poder interesadas que hacen que el país sea cuasi disfuncional. Al igual que pasó en Bélgica, una vez que se ha salido, será imposible volver a meter la pasta de dientes en el tubo.
El Estatuto catalán también incluía una divisiva «ley de derechos», consecuencia de una emboscada constitucional por parte de la extrema izquierda. Deus ex machine; las demás regiones quieren lo mismo. ¿Derechos humanos y este tribalismo? Casi una contradicción en sus propios términos.
Zapatero, más preocupado por su destino político electoral y el de su partido, les siguió alegremente el juego y respaldó este proyecto tan poco imaginativo para el futuro de España. No subestimo su perspicacia política. ¡Bush también salió elegido para un segundo mandato! Pero la complicidad en el desmembramiento constitucional de la nación española es el acto de un político de tres al cuarto, no el de un hombre de Estado, algo que el Tribunal Constitucional debería tener en mente. La historia será implacable si no lo hace. Muchos de ustedes rezongarán que quién soy yo, un judío estadounidense, para darles a los españoles un sermón sobre sus asuntos internos. Y yo les puedo responder en un tono desafiante que quiénes son ustedes para poner objeciones. España es uno de los pocos países cuya profunda influencia a la hora de dar forma al mundo en el que vivimos y en el que seguiremos viviendo durante siglos lo convierte --metafóricamente hablando, por supuesto-- en patrimonio de todos los ciudadanos del mundo.
En cierto sentido, todos somos españoles; y ustedes, los ciudadanos de España, en cierto sentido, no son más que los guardianes, los fiduciarios de ese gran patrimonio mundial llamado España y la nación española. Tengan cuidado de que su George W. Bush no consiga traicionar su confianza, la confianza de todos nosotros.

10.Publicado por castizo el 26/11/2009 03:26
Otra gilip0llez más de Zapatero. Es que el tío no para.

ZP quiere dar ahora compensaciones económicas a los supuestos descendientes de los moriscos, y darles la nacionalidad española. Imaginen ustedes la cantidad de supuestos descendientes de moriscos que van a desfilar por las embajadas españolas en el Magreb, poniendo el cazo. Va a reclamar el supuesto origen morisco media Africa. Próxima estación: la sharía.

Yo estoy convencido de que este imbecil ODIA ESPAÑA y se ha propuesto desmantelar el país pasito a pasito. No cabe otra explicación.

11.Publicado por Antonio de Baeza el 26/11/2009 22:27
Evidentemente la estupidez de Zapatero no tiene parangón. Después de incrementar la nómina de nietos de españoles, a quienes en su gran mayoría les importa un bledo España y solo buscan pasaporte sin necesidad de visado y futuras prebendas de pensiones no contributivas, ahora nos sale con los moriscos. Luego vendrán los judíos, y supongo que después los visigodos.

Pero que hemos hecho los españoles para tener que sopotar a este incapaz, que ha puesto patas arriba España organizando todo ese lío del Estatuto catalán, que ha llevado la economía a la ruina, que ha bajado el prestigio internacional de España a niveles nunca vistos desde la Democracia, y suma y sigue. ¿Podremos echarle del Gobierno de una puñetera vez, antes de acabe con todo?

12.Publicado por Mohamed Al Fatar el 30/11/2009 13:19
Los Ispanioles vais a trabajar mucho para darnos los dineros a los moricos pobres que hemos vinido a Hispalis.
Tineis el mijor prisidente dir mundo porque a los moricos nos quiere mucho.

¿hasta cuando vais a permitir los devaneos de este incompetente que tenemos por dirigente?
¿pensais permitir que el vuestros/nuestros impuestos los regalen a otros paises mientras en España hay gente pasando necesidad?
Hemos pasado de un superavit económico al cerrar julio del 2007 de 7.524 millones de euros se han convertido en julio del 2008 en 9.965 millones de déficit a finales del 2009 de 13.000 millones de euros. Pronto nuestros impuestos solo valdrán para pagar los intereses del prestamo que debe España.

Ocupad las calles y haceros oir hoy o llorad mañana.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros