Lunes, 22 de Septiembre 2014
20:15
Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

No es lo mismo "legal" que "legítimo" y la oposición a un gobierno ilegítimo es un deber para los demócratas


Nota



No es lo mismo "legal" que "legítimo" y la oposición a un gobierno ilegítimo es un deber para los demócratas
Los políticos se sienten legitimados por las urnas, ignorando el principio de que lo único que hacen las urnas es legalizar el gobierno, nunca legitimarlo. La legitimidad la tienen que ganar cada día los gobernantes con una política honrada. decente y al servicio de los ciudadanos. Cuando esa política falla, cuando se gobierna en contra de los derechos e intereses de los ciudadanos, los gobiernos quedan automáticamente deslegitimados, por muchos votos que tengan detrás, y luchar contra ellos para arrojarlos del poder se convierte en una tarea obligatoria para los demócratas y protegida por el derecho natural.

Esta filosofía de la rebelión legítima contra los gobiernos ineptos e indecentes, basica en democracia y recogida por la Constitución de los Estados Unidos de América, está siendo cuidadosamente ocultada y vaciada de contenido por muchos gobiernos actuales, especialmente por los que, como ocurre en España, se autoproclaman "demócratas" sin serlo, los que creen y defienden algo tan bastardo y falso como que la democracia es, exclusivamente," el gobierno de las mayorías".

El concepto de "mayoría" está siendo utilizado por muchos falsos demócratas para justificar ignominias y abusos de poder. Aunque lo saben, ocultan cuidadosamente que lo que caracteriza más a las verdaderas democracias no es el dominio de las mayorias, sino el respeto a las minorías, sobre todo a la minoría fundamental, que es el ciudadano, como indivíduo, no a la "ciudadanía" como concepto colectivo y abstracto.

No es difícil encontrar a gobernantes destacados de nuestros degradados gobiernos europeos defender la tesis de que, por ejemplo, las protestas de la oposición en Teherán no deslegitiman la victoria de Mahmud Ahmadineyad, vencedor por una aplastante mayoría en las urnas o que el hecho de que dos terceras partes de la población griega esté en contra de su gobierno carece de importancia.

Hacer pagar al pueblo, injustamente, el grueso de la factura de la crisis, practicar recortes a los ciudadanos mientras los políticos mantienen sus privilegios, aplastar al pueblo con impuestos abusivos y otras políticas arbitrarias más, todas ellas habituales en la España actual, son deslegitimadoras y convierten a los gobiernos que las practican en opresores y contrarios al bien común, aunque los políticos justifiquen sus abusos con el pobre argumento de que ellos proceden de las urnas.

Estos falsos demócratas se equivocan al pensar que una mayoría en las urnas otorga legitimidad y olvidan que la única legitimidad la otorga la decencia. El régimen de los ayatolás y el gobierno de Ahmadineyad, por muchos votos que hayan cosechado, son ilegítimos porque han construido un mundo basado en el odio y la injusticia, porque ahorcan a las mujeres adulteras y a los homosexuales, porque mutilan a los ladrones, porque no respetan los derechos humanos básicos, porque aplastan el pensamiento libre y porque reprimen y asesinan a cualquiera que se les oponga.

Luchar contra los dirigentes ilegítimos que malgobiernan a sus ciudadanos, que,con tanta tozudez como vileza, arruinan a sus paises y llevan a sus pueblos hacia el desastre y la corrupción, es un deber ético y político ineludible para todo demócrata.

El caso español es uno de los ejemplos mas claros de lo que representa un gobierno legal pero ilegítimo. Los últimos gobiernos españoles han legislado y gobernado en contra de la voluntad popular y han generado un profundo rechazo en la población, que se manifiesta en las encuestas como desprecio y condena a la clase política, considerada como el tercer gran problema de la nación por un número creciente de ciudadanos, cercano al 30 por ciento, mientras que la crítica directa a la labor del gobierno supera con creces el 50 por ciento de la población.

Si se realizaran consultas populares, algo que los gobiernos españoles evitan sistemáticamente, quedaría claro que los ciudadanos quieren más democracia, mas controles y cautelas que limiten el poder de los partidos políticos y los políticos profesionales, separación e independencia en los poderes básicos del Estado, sobre todo en la Justicia, y una política activa y de castigo para los corruptos y los ladrones que, desde el poder, han saqueado las cajas de ahorro y las arcas públicas y han cometido todo tipo de abusos y arbitrariedades.

El incumplimiento de esos deseos del pueblo español, al igual que el incumplimiento de las promesas electorales y la práctica de la mentira y el engaño son obligaciones ineludibles, en en democracia, para los gobernantes, aunque ellos lo nieguen, y convierten a los gobiernos que las incumplen en ilegítimos y ruines. Los ciudadanos, según el derecho natural y las reglas de la democracia, tienen todo el derecho del mundo a oponerse, mediante métodos pacíficos, aunque contundentes, a esos gobiernos para provocar su caída.


- -
Domingo, 8 de Julio 2012
Artículo leído 1833 veces




Comentarios:

1.Publicado por LOS RECORTES DEL PP Y LA EJEMPLAR LEGALIDAD MARIANA el 08/07/2012 09:02
Hoy toca clases de ética en el campamento veraniego de FAES/PP

Blasco (diputado y portavoz del PP Cortes Valencianas) 13.06.2012 comunica asimismo que, "desde este momento", asume la responsabilidades y funciones de portavoz el viceportavoz del grupo popular, Rafael Maluenda, quien le "sustituye temporalmente".

Blasco explicita en el texto que se ampara en el artículo 24 del reglamento de Les Corts, que recoge que el portavoz "podrá ser sustituido, temporalmente, por enfermedad o incapacidad temporal o por su ausencia con motivo de un viaje oficial".


El escrito se ha presentado un día después de que el juzgado de Instrucción número 21 de Valencia, encargado de la conocida como "causa de la cooperación", comunicara que ve indicios para "imputar hechos de naturaleza delictiva" al portavoz popular y pidiera a Les Corts que acreditara la condición de diputado autonómico de Blasco.

Tras conocerse la decisión del juzgado, Blasco se reunió con el president de la Generalitat, Alberto Fabra, quien posteriormente anunció que Blasco mantendría el cargo hasta que sea "efectiva" su imputación, aunque cedería protagonismo en la actividad parlamentaria a los viceportavoces.


Esta es la legalidad de nuestra politica. El "legal" y ejemplar mariano no tiene tiempo para estos detallitos.

Ver en el enlace quien es este "diputado blindado legalmente" para entender mejor la diferencia entre "legal" y "legitimo"
También existe una gran diferencia entre ir a misa y ser cristiano ? se encargará el obispo de excomulgar a este chorizo o prohibirle el acceso a la iglesia por robar a los necesitados ?

El exconsejero de Solidaridad podría haber cometido los delitos de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, falsedad documental y malversación de caudales públicos.....( ha sido sin querer)
Hasta que otro "civil no blindado y detenido" no ha dejado por escrito quien es blasco, la fiscalía estaba ocupada procesando "multas de trafico"

(otro día sabremos lo que hace el Psoe y la pagín para que ningún pepero sienta envidia ajena)

2.Publicado por Carlos RH el 08/07/2012 09:15
Cualquier democracia que no tenga su base en la legitimidad no es democracia, la legitimidad es el elemento que sostiene a la democracia, sin ella no hay democracia, pues una democracia sin apoyo de sus ciudadanos no tiene razón de ser.

La legitimidad se obtiene principalmente a través de las urnas pero también a través de las decisiones políticas que toman los gobernantes y que afectan a la opinión pública que es la que se ve afectada por estas deciciones y por tanto el mayor banco de pruebas para saber si estas son eficaces o no. Todas las decisiones recaen sobre los ciudadanos y ellos mediante la opinión pública harán saber al gobierno sobre la utilidad de las mismas.

En paises mas avanzados democráticamente sólo con la opinión pública basta para que sus gobernantes reorienten su política, el llamado indice de popularidad afecta y es tenido en cuenta en paises con una larga experiencia democrática. Un gobernante que hace todo lo contrario de lo que ha prometido electoralmente se ve afectado por el coste político de sus decisiones, en gran parte porque la sociedad civil está articulada social y políticamente y porque hay cultura política democrática entre sus ciudadanos, lo cual implica un conocimiento de sus instituciones y a su vez una valoración de las mismas. Por tanto, esa variable es reciproca, tanto el gobernante como el gobernado son conscientes del coste de una decisión y esto hace que se medite, se valoren los costes porque en todo ese proceso actúa de manera directa la legitimidad, elemento clave de la democracia.

Por el contrario, aqui lo que tenemos es un comportamiento mas tipico de regímenes totalitarios donde se antepone la legalidad a la legitimidad. El gobernante piensa que una vez elegido, su legalidad le concede el poder de tomar las decisiones que crea oportunas aún siendo contradictorias a las que propuso en su programa electoral y en la sesión de investidura. Es un claro sintoma de la poca o nula realidad democrática que padecemos donde la legitimidad es borrada del mapa al dia siguiente de jurar el cargo.

Suele ocurrir en dirigentes y países donde no hay una cultura democrática enraizada como es nuestro caso y sobre todo en castas políticas salidas del Estado, burócratas y funcionarios que anteponen la legalidad a la legitimidad sin recordar que la dictadura de Franco también fue legal pero no legitima. Sin tener en cuenta este principio fundamental y regla de oro de toda democracia seguiremos padeciendo este tipo de comportamientos, dignos de tiranias, donde al dia siguiente de las elecciones se gobierna con la mentira, se desoye a la opinión pública a traves del barometro del CIS y en definitiva se hace prevalecer el BOE a la mayoria de los ciudadanos.

3.Publicado por Carlos RH el 08/07/2012 09:19
Por cierto, para tener legitimidad te tienen que elegir y en España, desgraciadamente no elegimos a nuestros representantes, elegimos a partidos políticos. Se da el caso en mi municipio que en un 90% nadie quiere al concejal de nuestra pedania pero como va en las listas del partido siempre sale, lo cual implica un caso absurdo de democracia mal entendida donde el pueblo tiene como representante al que nadie quiere. Es la paradoja de las listas cerradas, un caso claro que deslegitima a todos los llamados "representantes" pues ni pueden servir a sus representados porque no saben quienes son y solo pueden servir a quien los elige que es el partido.

4.Publicado por El Chino Mandarin el 08/07/2012 09:21
¿Que legitimidad tiene un parlamento al que nadie ha elegido? ¿Y un presidente que tampoco ha elegido el pueblo? Lo elige el parlamento que no representa nada más que a partidos políticos, no a ciudadanos.

5.Publicado por vanlop el 08/07/2012 13:09
El aspecto de la legitimidad es algo que se viene ocultando desde la transición, porque desde el pricipio sabían que no tenían ninguna legitimidad. Siempre han insistido en la legalidad. Pero son dos conceptos distintos.

La legalidad se refiere a cumplir con las leyes que haya en ese momento. En ese sentido nuestro régimen es impecablemente legal. Luego conforme se van descendiendo escalones, resulta que nadie cumple las leyes, pero en eso tampoco se fija el común de la gente ni por supesto, los medios del pesebre, que son la mayoría.

La legitimidad se consigue día a día con el esfuerzo y la dedicación al bien común. Y ahí nunca se llegó a eso. A lo más que se llegó fue al bien común de la casta.

Y ambos conceptos no tienen nada que ver con el sistema político. Cierto que la legitimidad se sconsigue con más facilidad en una democracia, pues se parte de la aquiescencia del pueblo, pero hay otros muchos sistemas que han sido perfectamente legítimos y por supuesto, si el sistema cumple con las leyes, es legal. También hay muchos ejemplos al respecto, de sistemas ilegítimos perfectamente legales. En general los paises comunistas lo eran.

El concepto de legitimidad es bastante evanescente. Tomemos el caso de Cuba. Después de tantos años la legalidad seguramente estará garantizada razonablemente. Seguramente existe un cuerpo legislativo que más o menos se cumple. La legitimidad no está tan clara. Existen un montón de ciudadanos, seguramente la mitad a los que les va muy bien. Tienen un trabajo, tienen unas raciones básicas, una sanidad y una educación y no piden más. Esa gente defiende al régimen. Luego habrá una serie de gente indiferente y luego está la oposición. ¿Con esta estructura social, es un régimen legítimo? Pues para muchos cubanos, lo es.

Ahora van a hacer unas elecciones en Libia o las han hecho. Con una cuadrilla de terroristas mandando, está claro que no hay legitimidad ni legalidad, porque no creo que los que mandan cumplan mínimamente las leyes. Oficialmente después de las elecciones Libia será un país democrático. Seguramente irán a votar la mayoría de los libios. ¿Eso convierte al régimen en legal? ¿Y en legítimo?

Pero lo que nos interesa es lo nuestro. Entiendo que tenemos un régimen ilegítimo pues los políticos no se preocupan del bien común, sólo de sus prebendas y como consecuencia lógica, la legalidad se va deteriorando y cada vez el régimen es menos legal.

Nuestra obligación es luchar contra esto y en eso estamos.

6.Publicado por Nickelodeon el 08/07/2012 14:48
Si esto es democracia ¡yo no soy demócrata!

Llevo tiempo preguntándome lo mismo, y me alegra saber que no era el único.

7.Publicado por ...y el chocolate espeso. el 09/07/2012 09:12
Si esto es democracia ¡ Yo tampoco soy demócrata !

La Verdad nos hará libres, esta democracia solo puede hacer sumisos apesebrados y reveldes indignados que no se resignan pero que poco podemos hacer.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

El último libro publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros