Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El fraude de la 'inmensa mayoría'


Nota



El fraude de la 'inmensa mayoría'
Los políticos recurren siempre al concepto de "la inmensa mayoría" cuando quieren justificar sus decisiones o dar solvencia a sus palabras. Los socialistas, por ejemplo, para justificar su deseo de negociar en el futuro con los terroristas, siguen afirmando hoy que "la inmensa mayoría" desea la paz con ETA, mientras que el PP afirma que la "inmensa mayoría" no quiere "la rendición" del Estado de derecho ante el terrorismo etarra. Todos aseguran contar con "la inmensa mayoría", pero, en realidad, a ninguno les interesa lo que piensan u opinan esas masas populares relegadas y exiliadas de la democracia porque estorban al monopolio del poder que representan los partidos políticos.

Si los partidos quisieran conocer realmente lo que piensa y opina esa "inmensa mayoría", podrían hacerlo fácilmente, pero no tienen el más mínimo interés en saberlo porque, si lo supieran, tendrían que seguir esos criterios ciudadanos y perderían poder.

Existen las tecnologías y las condiciones necesarias para que el pensamiento y el criterio de la mayoría de los ciudadanos pudiera ser conocido, en tiempo real y de manera científica, en cada instante, ante cada problema, duda o incógnita. Los expertos en sociología, derecho y pensamiento político no cesan de decir a los políticos que necesitan revitalizar la democracia y que existen todas las condiciones necesarias para recuperar aquel concepto puro de "democracia directa y deliberativa" que se dio en el Ágora de Atenas, en los brillantes tiempos clásicos de Pericles, cuando los ciudadanos deliberaban y decidían por mayoría la política de la ciudad.

Existen encuestas rápidas y fiables que reflejan el criterio de la mayoría con márgenes de error inferiores al 3 por ciento. A través de Internet, los ciudadanos pueden responder cada día a cuestionarios gubernamentales sobre los grandes temas de interés general: ¿Cómo hacemos frente a la crisis? ¿Es lícito el despilfarro de nuestros políticos en tiempos de crisis? ¿Cómo detener el hundimiento de la economía y el torrente de parados? ¿Que hacemos con la inmigración? ¿Nos retiramos de Irak? ¿Es democrático el nuevo Estatuto de Cataluña? ¿Negociamos con ETA? ¿Apoyamos o aplastamos a las víctimas del terrorismo? ¿Que piensa usted de la cuestión de Gibraltar?... etc.

Conocer las respuestas ciudadanas a esas preguntas obligaría a los gobiernos y a los partidos a someterse a los criterios de la ciudadanía y a ser demócratas, algo que no les conviene. Imaginemos, por ejemplo, que la inmensa mayoría quiere que se adelgace el Estado y que en lugar de esos casi 3.5 millones de funcionarios, cargos, enchufados y parásitos que cobran del erario público, el número se reduzca a un tercio, como recomiendan los expertos. ¿Que harían los políticos con sus familiares, amiguetes, enchufados y gente del partido a la que hay que colocar? Imaginemos que la inmensa mayoría desprecia a los políticos que despilfarran, como el gallego Touriño, experto en gastar en coches de ensueño y en mesas y sillas que cuestan más que un apartamento. ¿Habría, entonces, que despedir al cacique socialista gallego?

Los partidos políticos y los gobiernos son, por desgracia, los peores enemigos de la verdadera democracia. Han hipertrofiado su representación y han marginado vergonzosamente al ciudadano, expulsándolo de la participación política, bajo la excusa de que la sociedad es muy compleja y que resulta imposible saber qué piensan los ciudadanos en cada momento, lo que justifica los privilegios y poderes especiales de los representantes, que, de hecho, pueden gobernar y decidir al margen y hasta en contra de los criterios de la "inmensa mayoría".

Pero esa excusa ya no es válida porque el advenimiento de la Sociedad de la información y del conocimiento, con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) permite convertir el mundo entero en un gran Ágora donde los ciudadanos participan, debaten y hacen valer sus criterios, como corresponde en democracia.

Sólo bastaría con que los gobiernos y los partidos que los controlan quisieran. Pero no quieren. Para conseguirlo, tendrían que emplear apenas un tercio del esfuerzo que emplean en cobrar los impuestos cada año a la totalidad de la población. La única diferencia es que a ellos, miembros de la oligarquía política que está asesinando la verdadera democracia, sí les interesa "exprimir" al ciudadano y llenar las arcas públicas, mientras que no les interesa en modo alguno conocer lo que opinan, quieren y sueñan.

Es así de triste... y así de sucio.


Francisco Rubiales
Lunes, 2 de Febrero 2009
Artículo leído 878 veces




Comentarios:

1.Publicado por Rosa María el 02/02/2009 12:00
Apenas queda tiempo, la gente ya roba descaradamente en los supers, hay que comprar alubias que se acaban. Salud y alimentarse ante todo.

2.Publicado por Pepe Lotas el 02/02/2009 12:20
Pura hipocresía. Lo de "la inmensa mayoría" habría que desterrarlo de los debates y enmudecer al villano que lo utiliza, pues se trata de una falacia. En efecto, como puede quien lo afirma, probarlo o corroborarlo. ¿Quizás aludiendo al "plebiscito mayoritario" que le ha deparado su grey votante?.
Son falacias de estos impresentables de la política, cuyo fin no es el bien "mayoritario" de la sociedad, sino el del partido (y si cuela, el beneficio propio).

Basura

3.Publicado por Leon Tux el 02/02/2009 13:01
Me parece un artículo muy acertado. Sólo un pequeño comentario: en Suiza llevan años aplicando la Democracia Directa aún sin las modernas tecnologías de la información de las que disfrutamos hoy. Aunque la tecnología ayude, no es sólo una cuestión tecnológica (que también), sino de que realmente se quiera abrir la puerta a la participación de la ciudadanía.

4.Publicado por vanlop el 02/02/2009 14:05
Ya he comentado en alguna ocasión que la democracia no consiste en votar a determinada lista o persona, por la imposibilidad de conocer bien a los candidatos. La democracia es el control de los gobernantes y estos no se dejan, por tanto no hay democracia.

El cuento de los deseos de la mayoría todavía cuela porque la gente se traga lo que le echen, claro que cada vez menos, pero sí puede durar muchos años, los suficientes como para que la tiranía sea irreversible.

5.Publicado por ligur el 03/02/2009 07:50

El concepto “inmensa mayoría” es ambiguo, una frase retórica cada día más usado por los político cuando carecen de base que sustente lo que están diciendo. Tan infantil, como eso de "sabes lo que te quiero decir".

Soportaremos mentiras y camelos mientras estos señores se encuentren seguros en las poltronas y se sientan amparados por un sistema electoral que les asegura la supervivencia. En las recientes encuestas PSOE perdería 1,2 millones de votantes, PP 1 millón y una abstención del 30%. Otros partidos como IU y UPyD suben el primero un poco y enormemente el segundo (400%) pero las varas de mando las siguen manejando los de siempre; PSOE perdería solamente 5-6 escaños y PP 4-5 escaños.

Sin reforma de Ley electoral en el Congreso no se reflejará ni con mediana exactitud, la voluntad del ciudadano. Por eso, estos señores "elegidos" por los españoles además se aseguran las poltronas por medio de cambalaches con partidos que odian a España.

Insisto en que, en aras de la democracia, se debe exigir un cambio inmediato de una Ley electoral diseñada para perpetuar el Tú o Yo. Y sobre todo, no es de recibo que minorías que odian a España sean la base de nuestro gobierno. Algunas minorías de regiones donde se puede hablar de pocos cosas y donde su cómica democracia se sustenta en el miedo, el asesinato, la coacción, el chantaje, la extorsión, la bomba lapa y el tiro en la vía pública. Se ha mencionado en este blog lo oportuno de solicitar observadores internacionales en las próximas elecciones. Lo encuentro una medida excelente y oportuna. En una región donde cualquiera que se atreva a mencionar la palabra democracia necesita llevar guarda espaldas, los observadores internacionales deben ser obligatorios.

Ligur





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros