Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Destacados

El autogobierno es posible, pero los políticos lo impedirán siempre


Nota

Los políticos y el establishment trabajan para que sintamos miedo y nos consideremos desvalidos y necesitados de liderazgo, pero esos sentimientos son un recurso del poder para seguir dominando el mundo y disfrutando de sus privilegios. La verdad es que el hombre está creado para autogobernarse, sin necesitar líderes. La capacidad de aprender hace posible que el humano pueda y deba ser su propio líder. El hombre fue creado para ser rey del universo, pero llegaron los políticos, para truncar ese destino glorioso, el único digno del hombre.
---



La libertad es la posesión segura de aquellos que tienen el coraje de defenderla (Pericles)
La libertad es la posesión segura de aquellos que tienen el coraje de defenderla (Pericles)
Estamos mucho más preparados de lo que creemos para autogobernarnos. Un día me dijo Omar Torrijos, dictador de Panamá y uno de los hombres más lúcidos e imaginativos que he conocido, que el autogobierno era posible, pero que somos los hombres, sobre todo los políticos, los que lo impedimos. Me puso el ejemplo de la policía panameña, que había conseguido grandes éxitos en la lucha contra la delincuencia, pero que, al no haber delitos en las calles, a veces los cometía ella misma para justificar que es necesaria.

Si nos permitieran entrenarnos y aprender, descubriríamos que en el autogobierno está la solución de la mayoría de los grandes problemas que aquejan al mundo desde el principio de los tiempos, pero jamás lo permitirán porque ellos, los parásitos de la política, se quedarían sin su poder y privilegios. Es evidente que los que aspiran a controlar el poder y la riqueza a costa de lo que sea son los peores enemigos de la civilización y de la especie, pero la mayoría de la gente, idiotizada, no consigue ver esa verdad.

El autogobierno es una emanación del pensamiento cristiano, cuya esencia es que el hombre es hijo de Dios y, por tanto, dotado para gestionar la Creación con sus capacidades. Todas las trabas y limitaciones de esa conciencia es producto de la miseria humana y de los depredadores que siempre ha querido imponerse sobre los demás.

Los políticos son especialmente crueles e implacables con el anarquismo, al que no perdonan su concepción extrema y brillante de la libertad. El anarquismo es el único proyecto político que proclama el orden legal voluntario de una sociedad sin Estado, basado en la soberanía individual.

El anarquismo, como filosofía de libertad y autogestión del mundo, fue liquidado por el comunismo, que es la doctrina más feroz frente a la libertad y el autogobierno inventada por el ser humano. Mientras que los libertarios creemos que el mundo puede ser gestionado sin Estado o con un Estado mínimo, que únicamente puede intervenir cuando se producen dramas o conflictos extremos, los comunistas entregan todo el poder al Estado, confían en que el Estado decida y lo solucione todo y niegan la libertad y la capacidad del individuo para gestionar el mundo.

En mi etapa de profesor y conferenciante, cada vez que un alumno me preguntaba que es la democracia le hablaba de las rotondas en las carreteras y caminos como muestra de lo que es realmente la democracia: un sistema gestionado por ciudadanos con capacidad de autogobierno y sin necesidad de un Estado poderoso e intervencionista como el que tenemos.

Pocas cosas son tan democráticas como una rotonda de carretera. En ellas, cada ciudadano sabe las reglas y las cumple sin que sean necesarios los guardias ni los semáforos, ni autoridad alguna. Las carreteras y ciudades españolas se han llenado de rotondas, pero los políticos se niegan a instalarlas en la democracia porque quedaría demostrado que el mundo, sin ellos, funcionaría mejor.

Las rotondas han proliferado imparables en las carreteras y ciudades porque su eficacia es indiscutible, porque ahorra dinero al contribuyente y porque de ese modo los políticos pueden dedicar el grueso de las fuerzas policiales a asuntos que les interesan mas, como es la propia custodia y seguridad de la casta poderosa.

Con ciudadanos responsables y vigilantes y con unas leyes que se cumplan, toda la parafernalia actual del Estado español, el más costoso y grueso de toda Europa, sobraría, incluyendo las gobiernos autonómicos, los parlamentos, las diputaciones y las miles de instituciones y empresas públicas que solo sirven para que los políticos puedan colocar, con sueldos y privilegios, a los suyos.

Si el mundo quisiera liberarse de las zarpas de la clase política, que lo oprime, castra y hasta envilece, debería avanzar hacia la autogestión, nunca hacia el Estado fuerte y opresor. La autogestión es de seres libres, mientras que el Estado dominador es de esclavos.

Los atenienses clásicos, conscientes de que el Estado oprimía, siempre en busca de más poder, inventaron la democracia y decidieron sortear los cargos y responsabilidades entre los ciudadanos, sin permitir jamás la existencia de políticos profesionales ni partidos políticos, que eran considerados como los peores enemigos de la libertad y de la civilización. Aquella democracia de ciudadanos funcionaba y generaba prosperidad y progreso, al mismo tiempo que permitía que los ciudadanos, con el ejercicio del poder, aprendieran y se perfeccionaran.

Los únicos cargos que no se sorteaban eran los que requerían alta especialización, como los grandes jueces y los comandantes supremos de la flota y del ejército.

Ese es el verdadero camino hacia el progreso, la libertad y la creación de un mundo mejor, pero la dura realidad es que los poderosos, con su egoísmo y miseria, lo impiden y prefieren apostar no por el aprendizaje del hombre, la libertad y la autogestión, sino por un mundo de esclavos en el que ellos están situados en la cúspide, atiborrados de privilegios y esparciendo división, envidia, miedo y dominio.

Francisco Rubiales

- -
Sábado, 25 de Febrero 2017
Artículo leído 2153 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 25/02/2017 10:42

También soy partidario de un estado mínimo, que se ocupe de las cosas que el ciudadano no puede hacer solo, como una carretera. Y entonces nos damos cuenta que más del 80 % de la gestión pública la puede hacer el ciudadano directamente, mas rápido y más eficiente.

Pero tropezamos con la condición humana y esta condición tiende a la a comodidad y a que los demás hagan el trabajo. Observemos una comunidad de vecinos. Llevar las cuentas es muy sencillo y gestionar los arreglos también, una vez que se tiene una agenda con las personas adecuadas. Y sin embargo se prefiere pagar a un administrador, que cobra y despilfarra antes que molestarse un poco en hacer las cuentas y con el agravante que cuando se trata de cosas importantes el administrador no sirve y todos los vecinos tienen que trabajar.

Si bien es cierta la premisa principal del artículo, también es cierto que los políticos toman el poder sin mucha oposición de la gente, casi ninguna oposición, porque, en el fondo, nos gusta ser más bien lanar que ciudadanos.

Siempre pone el ejemplo de las rotondas. Creo que las sobrevalora.

En primer lugar hay bastantes accidentes, lo que pasa es que como son pequeños golpes, no entran en las estadísticas, pero tal vez las compañías de seguros lleven una estadística, al fin y al cabo los seguros funcionan a base de estadística. ¿Y quién no ha tenido que frenar porque alguien se ha metido de forma indebida e incluso temeraria?

Otra estadística que no se lleva es el entorpecimiento del tráfico, no se sabe, tal vez porque no se publica, los minutos que se pierden en cada rotonda. Recorro con frecuencia un tramo de menos de 10 km lleno de rotondas, tardo media hora. Antes de las rotondas tardaba diez minutos.

Esta sí se lleva, pero no se publica y es el gasto de carburante en una rotonda. Leí algo referido a los USA y la cifra era apabullante.

Al fin y al cabo, las rotondas se inventaron para que los políticos no tengan que gastar mucho y puedan dedicar el dinero a otros menesteres más importantes sin comprender, el lanar, que lo que no se paga en impuestos, se paga en carburante y en tiempo.

Las rotondas sólo son eficaces en las salidas de autovías con poco tráfico o en calles con poco tráfico, donde rara vez hay que ceder el paso a alguien.

2.Publicado por Antuan el 25/02/2017 11:57
La rotonda es el mayor descubrimiento hecho por los políticos españoles en el siglo XXI, así nos va.

3.Publicado por javierito el 25/02/2017 12:32
Qué alegría para un minarquista como yo leer este artículo. Qué satisfacción ver que por lo menos hay algunos que consideran que no necesitamos a los políticos para nada. Un político no es más que un energúmeno que sin producir nada pretende gestionar nuestra vida y hacienda, es decir, pretende pastorearnos, o dicho de otra forma, convertirnos en sus siervos o esclavos.

Hace un par de años una universidad yanki hizo un estudio sobre la psicología del político y llegó a la conclusión de que el rasgo que les definía era que todos eran psicópatas. En esencia son delincuentes que se han apoderado del mejor instrumento para sus delitos, el estado. Y además cuentan con la fabulosa ayuda de sus perros, los periodistas, sus palmeros. Es más, no acabo de saber qué es peor, un político o un periodista.

Lo jodido del asunto es que para que prosperen sus fechorías es imprescindible la colaboración entusiasta de los ciudadanos: la inmensa mayoría tiene miedo a la libertad y se entregan entusiasmados a las cadenas de sus amos. Así que seamos sinceros, sin la servidumbre voluntaria de los ciudadanos sería imposible esta tiranía.
Y aquí es donde siempre discrepo del Sr. Rubiales, la raíz de nuestro padecimiento no está en los amos, está en quienes voluntariamente entregan su vida, su trabajo y patrimonio a esos amos, es más, hasta participan gozosamente en esos tinglados que llaman elecciones donde los siervos eligen amo y de esta manera les legitiman. Y menudo chiste, a eso lo llaman democracia.

4.Publicado por KAZAZA el 25/02/2017 19:38
Vamlop, asevera hoy tajantemente , que el 80% de la gestión la pueden hacer los ciudadanos corrientes y molientes, lo que pasa es que somos ...cómodos, ( ¡y se quedó en la gloria , óiga! ).

Eso quiere decir, que en ese mundo de ilusión , de Blanca Nieves y los siete enanitos, debería desaparecer los gestores y las gestorías, por poner un ejemplo tontísimo, las tramitaciones ,cuales quiera que fuesen, las harían los sesudos ciudadanos , conocedores profundos de toooodos los intríngulis, necesarios para cualquier cosa. Se conoce que él no conoce las colas, en ese mundo maravilloso.

Se mete también con las comunidades de vecinos, y debo suponer que no vive en una de ellas, y mucho menos haber sido por tanto presidente, en donde se jura por todos nuestros antepasados, no tratar de poner de acuerdo nunca más, a una caterva de "listos" sabelotodo, capaces al parecer , de arreglar todo en dos patadas, y en donde , o aplicas el "artículo 14", o la puñetera gotera no se arregla.

Remata la "faena" hoy, cuasi aseverando que las rotondas son un invento repartido entre los Ingenieros de Obras Públicas, y el "lanar" al que tanto odia .Que estas son innecesarias, porque lo único que consiguen es que consumamos combustible, en beneficio de las Petroleras, en cuyos Consejos de Admón. están algunos procedentes ...del "lanar". Esto último es un añadido mío.

Insisto , que añora un lugar sin rotondas, que regulan el tráfico, cuando no hay una alcaldesa metomentodo, experta en montar pifostios divinos de la muerte, aconsejada en su ignorancia, por "consejeros dactilares", con la misma puta idea que un servidor en relación con el encaje de bolillos.

En esto de las rotondas, también se despacha Antuan. Creo que las macrourbes de aquí y acullá, estarían perfectas sin ellas...al parecer. Debe haber estado hoy en la misma comida que Vanlop, jugando ambos a las utopías.

Por último , Javierito aboga por una monarquía super absolutista, con unos monarcas descendientes directos de no se sabe que cielo, protegidos de S. Pedro, capaces de gobernar hipersolos , sin necesitar consejos de nadie.
Entre el "lanar" y las utopías, hoy vamos bien servidos.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros