Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Destacados

Educamos a niños y jóvenes tan débiles e incapaces que nunca sobrevivirán en el futuro que les espera


Nota

De todos los errores cometidos por las sociedades desarrolladas del presente y, por supuesto, por España, un país profundamente deteriorado, el peor no es la corrupción, ni la degradación de los políticos, ni el hundimiento de los valores, sino estar educando a pequeños monstruos caprichosos y acojonados, que serán incapaces de sobrevivir cuando sean adultos.

Estamos educando criaturas de plastilina, destinadas a gozar y a disfrutar, a acumular placeres desde la cuna a la tumba. Los padres, miembro de una generación que también fue educada lejos del esfuerzo y del sacrificio, suelen ser fracasados porque la sociedad les obligaba a realizar esfuerzos para los que no estaban preparados y a competir cuando no sabían hacerlo. Esos hedonistas frustrados han fabricado retoños inútiles, débiles y frágiles como babosas, buscando que sus vidas sean una sucesión de acontecimientos gozosos, donde toda dificultad o malestar queden excluidos.

El resultado es patético y tan grave que probablemente le costará la muerte a la civilización occidental, que será arrasada por bárbaros criados en la lucha, con enorme capacidad de sufrir y sin miedo a la muerte, verdaderos supervivientes de un mundo difícil que acabarán fácilmente con los blandos, cobardes y acojonados occidentales, dentro de unos pocos años.
---



¿Se imaginan a uno de nuestros niños, criados entre algodones por padres que les evitan todo esfuerzo y dolor, o a nuestros jóvenes, acostumbrado a aprobar sin esfuerzo sus carreras, a borracheras, sexo fácil y drogas a go-gó, compitiendo con un joven chino que ha estudiado hasta agotarse y que está dispuesto a trabajar siete de cada siete días, sin apenas descansar y cobrando casi nada por su esfuerzo sobrehumano? ¿Podrán competir con aquellos que se juegan la vida en las pateras, cruzando desiertos y mares hostiles para encontrar una vida mejor y escalar puestos en la sociedad del esfuerzo?

Les invito a leer un artículo que explica minuciosamente como los cobardes, blandos, hedonistas y felices niños y jóvenes que educamos hoy, nuestros hijos y nietos, serán borrados del mapa por sus congéneres del antiguo Tercer Mundo, hoy países emergentes, preparados para realizar trabajos y misiones que requieren esfuerzo y competitividad. Los que quieren subir a toda costa se impondrán fácilmente sobre nuestros niños y jóvenes felices de hoy, que se creen merecedores de la felicidad sin esfuerzo, a los que sus padres, queriendo ahorrarles todo sufrimiento y contrariedad, han educado para perecer y ser esclavos:

EDUCADOS (DESEDUCADOS) PARA VIVIR EN EL PARAÍSO Y DESTINADOS A VIVIR EN EL INFIERNO

La sociedad aberrante actual y el sujeto en putrefacción, o ser nada, que la habita dan una crianza a niños y adolescentes que se fundamenta en una idea fija, constituir criaturas destinadas a gozar y disfrutar, a acumular delicias de la cuna a la tumba. Las madres y padres, que suelen ser epicúreos patéticos y hedonistas frustrados, desean hacer de sus retoños una prolongación de sí mismos, con lo que buscan que sus vidas sean una sucesión de acontecimientos gozosos, donde toda dificultad o malestar queden excluidos.

Dejemos el trastornado universo de lo que debe ser o se desea que sea y pasemos al más riguroso de lo que es, en dos puntos: a) qué está resultando de la educación hedonista y placerista, b) cómo será la sociedad del futuro inmediato.

Ya son varias las generaciones que han sido deseducadas conforme a los fines mencionados. Lo logrado puede describirse como sujetos aquejados de inmadurez crónica, escasos de inteligencia y creatividad, débiles de espíritu y de cuerpo, ni justos ni responsables ni valientes, egocéntricos y caprichosos, insociables e incapaces de amar, obsesionados con los bienes materiales y el consumo, sumisos antes los ricos y los poderosos, ineptos para comprender qué significa el vocablo libertad pero muy expertos en percibir lo que quiere decir la palabra dinero. Además, se desmoronan ante la primera dificultad, con la depresión siempre acechante, están atenazados por diversos padecimientos psíquicos, no saben recrearse con las cosas positivas de la existencia, carecen de vida espiritual y poseen una mediocre salud física.

Lo que viene es de aúpa. Occidente se está desmoronando. Su economía se debilita día a dia aunque con altibajos, mientras las potencias emergentes van de logro en logro. En 15/20 años, cuando los niños mimados e hiper-protegidos que ahora son deseducados vivan en la madurez, estará ya muy baqueteada la sociedad de consumo y el Estado de bienestar, con una economía de salarios bajos, jornadas de trabajo interminables y escasez múltiple para las clases populares. Una sociedad en la que el amaestramiento hedonista que ahora reciben aquéllos será un enorme inconveniente incluso para simplemente sobrevivir.

Lo peor no será la penuria sino el habitar en una sociedad en que los rasgos decisivos de lo humano han sido extinguidos. En el pasado, las épocas de pobreza material extrema se sobrellevaron acudiendo a la riqueza anímica de la sociedad y el individuo. Había cooperación y solidaridad, normas éticas aplicadas, inteligencia natural, voluntad de salir adelante a partir del propio esfuerzo, alegría en los padecimientos, afecto integrador y hermandad operante. En el futuro lo peor no será la escasez de bienes físicos sino la indigencia espiritual y la desintegración de la calidad de la persona. Eso es lo que hará la vida durísima.

En tales condiciones, ¿podrán sobrevivir estos niños y niñas que ahora son adoctrinados y amaestrados para, en su edad adulta, llevar unas vidas imposibles?

Se tiene, por tanto, que educar con amorosa severidad, no con mimos, “permisividad” y paternalismo. Hay que plantear exigencias, inculcar valores y mostrar que los deberes son más importantes que los derechos. Es necesario fomentar la fortaleza psíquica y física, para que la persona sea capaz de hacer frente a no importa qué dificultades. Se tiene que enseñar a amar, a fin de que el niño y el adolescente trasciendan la cárcel del yo y se abran a lo universal. Hay que habituar a padecer, a sobrellevar, a sufrir. Es necesario inculcar una férrea voluntad de sobrevivir en cualquier circunstancia, no sólo ni principalmente para sí sino para el bien general y para el otro.

El ser humano es, por naturaleza, bipartido, buena/malo, y una educación digna de tal nombre ha de enseñar asimismo a lidiar con el propio mal interior, sin permitir que el victimismo le convierta en un narciso inconsistente y quebradizo.

Una responsabilidad grande en esto es de la madre “a la española”, en realidad una triste herencia del franquismo hecha suya por la progresía. Este tipo de mujer está persuadida de que todo consiste en amar a su prole, sin educar a ésta para que la ame. Así construye personas incapaces de querer e ineptas para convivir en pie de igualdad. La madre ha de ser madre, no sirvienta y mucho menos esclava de sus hijas e hijos. Se concibe como sujeto de deberes, e idea a sus hijos como adscritos a derechos. En vez de entender la función maternal como un intercambio de amor la piensa como un vivir de rodillas. Sirve pero no desea ser servida, ama pero no pretende ser amada.

Lo que dimana de ahí, en tanto que pedagogía, es un desastre. Las hijas e hijos así deseducados son despóticos, caprichosos, carentes de límites. Se obsesionan con su libertad e ignoran la libertad de los demás. No logran concebir al otro como alguien a quien considerar y querer, y tienden a pensar que la humanidad entera ha de ponerse a su servicio. Con una escasa o nula vida interior y fortaleza psíquica, en sus vidas de adultos propenden a reproducir las relaciones de dominación que mantuvieron con su madre, negándose a admitir responsabilidad, realizar servicios y asumir deberes. Todo ello les hace tristes, insociables, vulnerables, débiles, acomplejados e ininteligentes, esto es, poco apropiados para sobrevivir en los pésimos tiempos que ya están ahí.



Publicado por Félix Rodrigo Mora en su blog


- -
Lunes, 8 de Septiembre 2014
Artículo leído 3310 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 08/09/2014 11:24
No hay mucho que añadir al artículo que describe muy bien la realidad que tenemos.

Pero eso lo conocen los que mandan, no sólo en España, sino en todo Occidente, pues como señala, es una situación de Occidente. ¿Por qué los que mandan no toman medidas? ¿A quién beneficia esta situción?

Pues naturalmente a la casta. Se están creando los esclavos perfectos. Y eso es lo que siempre ha buscado la casta.

Con la crisis estamos viendo algo que era impensable hace treinta o cuarenta años, que la gente mendigara un puesto de trabajo. Tradicionalmente la aspiración de toda persona era vivir sin trabajar. Eso ha cambiado. Ahora lo que toda persona busca es un trabajo por lo que sea. Esclavitud perfecta, pues es el esclavo el que se pone las cadenas.

La educación es muy deficiente en las escuelas. Es una educación pensada para la media sin considerar los casos al margen de la media, que fracasan. Sí considera los casos extremos, especialmente los niños deficientes, a los que se da una educación bastante buena adaptada a sus características. Pero esos no cuentan pues nunca podrán acceder al trabajo.

La mayor parte del fracaso escolar se debe a niños inadadptados a la situación del aula. Son niños con menos inteligencia de la media que no comprenden algunos conceptos, al cabo de varios años el déficit de conocimiento es tan grande, que ya quedan fuera del sistema y como no entienden nada y como seis horas sentados es demasiado, crean problemas y al final salen de los centros de mala manera.

Otro fracaso escolar son los niños por encima de la media, el aburrimiento es lo normal. Al final acabarán fracasando pues se cansan de ver los mismos conceptos una y otra vez. Dejan de estudiar y salvo que los padres estén muy atentos, cosa que el sistema de vida no permite, el niño también fracasará.

Y sobre esto la deseducación en casa, con una TV basura que es la crea los valores y unos padres sobreprotectores que consideran que sus niños son perfectos y que pelean contra todo aquel que diga lo contrario, incluidos y especialmente los profesores.

El resultado son unas personas incapaces de pensar y a las que todo les da igual siempre que tengan la subsistencia asegurada y su ración de fútbol.

Es la situación perfecta mientras haya trabajo para todos o bien haya ayudas. Y las ayudas son la clave. Todos se asombran que no se haya producido un estallido en España con cinco millones de parados. Esto se debe a las ayudas y a que aún funciona la familia.

El grave problema será cuando estas generaciones sean las responsables de todo. Habrá una clase trabajadora y una clase subvencionada. Hasta que la clase trabajadora se harte de subvencionar a los parásitos. Pero para entonces, esta casta ya estará retirada disfrutando de su merecido descanso dorado y la nueva casta ya resolverá el problema como pueda. Que al final siempre puede pues el que tiene algo que perder acepta lo que sea con tal de no perderlo.

2.Publicado por Manu el 08/09/2014 16:36
Viendo el ambiente que se esta desarrollando en algunos barrios de las grandes ciudades sobretodo, el futuro no es que sea malo, va a ser terrorifico. Niños que no pisan la escuela ni por casualidad, padres que les importa un comino, insultos a los mayores, vocabulario muy agresivo y buitres sobrevolando para conducirlos al infierno. El bronx neoyorquino va a ser una guarderia de "peques" comparado con lo que se nos viene encima.

3.Publicado por El Cateto el 13/09/2014 20:18
En mi instituto se la ha dado el título de Educación Secundaria a un alumno que ni se presentó al examen de Matemáticas.
Es un centro del Plan de Calidad de la Junta de Andalucía.

4.Publicado por V el 22/11/2014 17:56
En general, me parece un buen artículo, pero al llegar al final me sorprende ver cómo el autor omite la figura paterna en la educación de los hijos y se centra en la de "la madre a la española". Digo yo que en la educación de los hijos interviene el comportamiento y el ejemplo de los dos progenitores... ¿O no? Seguro que piensa que sí, pero omitir uno y señalar al otro con el dedo queda cuanto menos "raro".

Otra cosa: cuestiona si nuestros jóvenes podrán competir con "un joven chino que ha estudiado hasta agotarse y que está dispuesto a trabajar siete de cada siete días, sin apenas descansar y cobrando casi nada por su esfuerzo sobrehumano". ¿Acaso propone el autor que nos preparemos todos para unas condiciones laborales semejantes? ¿Es ese el futuro al que debemos aspirar? Sin lugar a dudas, ese es el futuro al que aspira a llevarnos la élite y probablemente será nuestro destino si no aspiramos los demás a cambiarlo y actuamos en consecuencia... Pero educarse para competir con un esclavo a ver quién de los dos lo es más me parece el colmo de la estupidez... Lo que no quiere decir que no esté de acuerdo con que vivimos en una sociedad idiotizada e infantil que no está preparada para afrontar lo que se nos viene encima (no tenemos que esperar a futuras generaciones... ¡La distopía ya está aquí!)

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros