Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

¿VIVIR EL PODER?


Nota



¿VIVIR EL PODER?
Que al poder no le gusta ser controlado no muestra nada nuevo. Que muchos políticos profesionales se sienten desasosegados cuando existen custodios “amateurs” celosos de su actividad, cierto es que tampoco. Que los engranajes del poder se han convertido en extensos “yacimientos de empleo” parece una situación aceptada con resignación. Pero el hecho es que la aversión a controles rígidos por parte del poder y de sus profesionales desvela su íntima naturaleza: o se limitan sus actuaciones (orientadas a su conservación), o termina devorando la libertad de quienes las ignoran.

Existen muchas formas de combatir ese control: desactivación política de la ciudadanía mediante la no-adopción de instrumentos de participación, implementación de políticas con una fuerte impronta populista, cooptación de los mass media a través de flujos publicitarios, extirpación del librepensamiento y del sano disenso democrático, perversión de la sociedad civil a través de regalías, utilización de posiciones dominantes como marketing ideológico, hipertrofia del laberinto legal, conceptual y administrativo, …

Todos estos factores, entre otros, contribuyen al velo del poder. El Estado de Derecho se tornaría así en una maquinaria formalista capitaneada por diestros taumaturgos salidos de las urnas que, amparados bajo las reglas del juego institucional, dan la impresión de que olvidan que la democracia sin un imperio de la ley plenamente eficaz y justo invalidaría el artículo 1 de nuestra Constitución. La vigilancia democrática del poder, no desde los órganos, pues la experiencia de siglos demuestra su reticencia a las lindes, sino desde la calle supondría un plus de democracia.

Una modificación constitucional no significa, ni tiene por qué involucrar, el acrecentamiento de la democracia, ni necesariamente profundizar en sus verdaderos procesos. ¿Por qué no introducir el mecanismo del sorteo (no puro) para ocupar cargos en la administración local, por ejemplo? ¿Por qué no ampliar su ámbito hacia otras instancias y poderes? ¿Por qué se les ha hecho creer a los ciudadanos que el ejercicio de responsabilidades es opcional? Y ¿por qué los ciudadanos se someten a una situación de humillante pasividad por pura comodidad? En definitiva, ¿cabe espacio para la queja? Moralmente, desde luego no; aunque sociológicamente sí. El sistema con el que todos “colaboramos” permite que quienes triunfen en la política profesional puedan carecer de la perspectiva de tener que retornar algún día a las inseguridades de la sociedad civil. La mudanza de cargos y de funciones es un fenómeno habitual en los interconectados círculos concéntricos que representan a las distintas administraciones y poderes. Hoy allí, mañana acá; y la vocación de servicio suele mudarse en una “vocación de permanencia como sea”. Mientras más se resiste en ese circuito, mayor contrariedad frente a las críticas, las reprobaciones, las objeciones de quienes no son políticos profesionales. Los verdaderos demócratas no sienten apego por los cargos, sólo prudencia y respeto. La democracia es, además de una forma gobierno, una actitud frente a la vida, pero jamás un oficio del que vivir.

Juan Jesús Mora

Franky  
Sábado, 17 de Junio 2006
Artículo leído 1018 veces






 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros