Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Modernos socialistas (castristas y chavistas), que son verdaderos fascistas


Nota

El gobierno venezolano ya reconoce que han muerto dos estudiantes de los muchos que se echaron a la calle, ya sea para defender el "chavismo" o para protestar por el cierre de la televisora privada RCTV, crítica con el gobierno de Chávez. Los estudiantes mueren en las calles de Venezuela, víctimas de un fascismo que se viste de rojo para disimular su gusto por la opresión. Ya no es posible disfrazar de progreso ese "Socialismo del Siglo XXI" que propicia Hugo Chávez y que, en realidad, es un sucio fascismo que coincide en su esencia totalitaria con los de Stalin, Hitler, Mao, Pol Pot, Pinochet y otros muchos.
---



Modernos socialistas (castristas y chavistas), que son verdaderos fascistas
Dos estudiantes asesinados en las calles de Venezuela por una violencia generada por el régimen de Hugo Chávez, que reprime sin contemplaciones la protesta masiva por la libertad y en contra del cierre de la única gran cadena de televisión que mantenía posiciones independientes y críticas.

Algunos socialismos se han deteriorado tanto que se confunden cada día más con el peor fascismo. Han abandonado la ética, se han olvidado de la igualdad, han renunciado a los valores y sólo conservan el apego al poder. Sin ética y sin valores, nada les impide controlar el poder a cualquier precio. Ese socialismo es fascismo en estado puro.

Quien quiera ver fascismo puro en acción que mire hacia Venezuela, donde la policía ha tomado las calles para aplastar la revuelta de los que reclaman derechos tan fundamentales como la libertad de prensa y de información. Afincado en el poder y manteniéndolo con todos los medios que el Estado pone a su servicio, existe un gorila totalitario que se viste de rojo para disimular el color negro de sus venas, que amedrenta y aplasta la adversario, que intimida a los que se le oponen, que cierra los medios de comunicación críticos y que lanza a sus perros, soldados, policías y pandilleros, a las calles para sembrar el miedo y la inseguridad entre la gente que aspira a ser libre y próspera. Eso es fascismo en estado puro, aunque, para engañar, le llamen "Socialismo del siglo XXI" o "Revolución Bolivariana".

En Cuba, desde donde soplan la mayoría de los vientos totalitarios de Occidente, el color rojo también disimula el negro fascista del terror y la opresión de los hermanos Castro. El fascismo cubano tiene las cárceles repletas, las calles y cuadras atiborradas de chivatos y espias al servicio del partido único y mantiene uno de los ejércitos más nutridos y mejor armados del mundo, a pesar de que el pueblo en masa pasa hambre. Eso también es fascismo en estado puro.

Cuando cayó el muro de Berlín, desapareció también aquel comunismo que tenía ideología y que pretendía explicar el mundo desde su óptica. Gran parte de sus herederos han cambiado el color rojo por el negro y se han hecho fascistas puros. Han aprendido a manipular la democracia y han descubierto que el pueblo, con su inocencia y deseos de paz y justicia, puede ser engañado si se esgrimen con astucia y eficacia la mentira y las viejas consigna del igualitarismo, la protección social y el apoyo a pobres y a débiles.

Por mucho que se vista de rojo, cualquier observador independiente y demócrata descubrirá pronto que el fascismo conserva los mismos rasgos y tics que tuvo en la Alemania de Hítler, en la Italia de Mussolini , en la Argentina de Videla o en el Chile de Augusto Pinochet, casi idénticos también a los que patrocinaron Stalin y Mao: los adversarios son encarcelados o exterminados; los líderes se mantienen eternamente en el poder, el pueblo es engañado, manipulado y marginado; la policía y el ejército dejan de servir a la nación para servir al partido único; la economía fracasa; la libertad desaparece y la verdad es expulsada de la sociedad y de la vida cotidiana.

El auge del socialismo totalitario y su adaptación a la democracia, a la que manipula y pervierte desde dentro, ha provocado todo un cambio de 180 grados en el análisis correcto del mundo político, que ya no se divide en izquierdas y derechas, sino en totalitarismo y democracia.

El primer deber de la gente de bien no es ya militar en la izquierda o la derecha, sino en la democracia, que es algo muy diferente. La principal obligación de los justos es oponerse a los totalitarios, a los que marginan al pueblo, a los que anteponen el Estado al individuo, sean de derecha o de izquierda.

En el bando totalitario, revueltos en un cóctel sin ética y sin otro objetivo que el poder, conviven hoy todos los fascistas, los que no respetan los derechos humanos, los que adoran al Estado, los corruptos, los que protituyen la democracia, los que han expulsado al pueblo del poder y los que han abrazado la mentira como método infalible de gobierno. En el bando negro de la Historia, en el núcleo del nuevo fascismo, que no es otra cosa que el viejo fascismo travestido de falsa democracia y de populismo engañoso, están hoy países como Cuba, Irán, Venezuela, Nicaragua y otros, todos ellos con el denominador común del desprecio al ciudadano y la exaltación del Estado y del líder, rasgos que también fueron dominantes en la Alemania hitleriana, la Italia musoliniana, la China maoista y la Rusia estalinista, entre otros regímenes sanguinarios y opresores, todos ellos cargados de oprobio y dignos de desprecio.

Pero el verdadero drama para los demócratas del mundo no es que exista el bando del mal, algo que ha ocurrido siempre a lo largo y ancho de la Historia, sino que existan complices tan ajenos a la democracia, que ni siquiera perciben la alitosos fascista, que conviven con la corrupción política mundial y que, para colmo de desvergüenza, mantienen relaciones amistosas y de cooperación con esos modernos estados sátrapas del siglo XXI, nidos de fascismo y enemigos mortales de la democracia, la libertad y el bien.

Para desgracia y vergüenza de los demócratas, la España de Zapatero, amigo y estrecho colaborador de Cuba, Venezuela, Irán, Nicaragua y otras sucias satrapías, es uno de esos paises que han perdido la capacidad de distinguir entre fascismo y democracia, entre desvergüenza y dignidad, entre el bien y el mal.


- -
Martes, 26 de Enero 2010
Artículo leído 1238 veces




Comentarios:

1.Publicado por Pericogonoperro el 26/01/2010 18:40
Que cierto que el universo es curvo, y que los extremos se tocan.

No existe una sola persona en el mundo con sentido común que piense que Cuba y Venezuela son 2 democracias libres, entonces ¿por qué cuando nos quieren hacer comulgar con el mismo puño y rosa decimos como bobalicones que son los defensores de la democracia, el progresismo y la libertad? ¿Y como pueden tener la caradura de decir que los que no comulgan con su fanatismo son fascistas?

A veces pienso que para ser socialista marxista hay que ir muy fumado de opio, o haber tomado alucinógenos o en su defecto, ser acólito del poder, que entonces vivirás como un rey (ver sino la familia Castro como vive, o los adláteres de Hugo Chávez, lo mismo que los que eran miembros de élite del partido comunista en la antigua URSS).

El comunismo, o ahora el socialismo travestido ha sido una de las mayores lacras de la historia reciente de la humanidad ¿cuando lo vamos a erradicar? Es tan tan malo y nocivo que entre Fascismo y este “socialismo” casi me quedo con el primero, aunque creo que en el siglo XXI estas 2 opciones deberían desaparecer como si de Neandertales se tratasen.

Saludos.

2.Publicado por vanlop el 27/01/2010 11:59
A todos nos molesta que nos lleven la contraria. Hay que tener las ideas muy claras para aceptar las críticas y saber distinguir las críticas que nos hacen para que mejoremos de las que nos hacen para hundirnos.

Esas personas son escasas y en estos tiempos están en sus asuntos sin salir a la luz. Los mediocres son los detentadores del poder y a esos les molestan las críticas, sólo entienden la sumisión y para conseguir la máxima sumisión se montan un régimen adecuado a sus ideas y ese régimen tiene que ser, necesariamente, fascista.

Todo para el Estado, todos adorando al Estado, todos trabajando para el Estado. El Estado soy yo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros