Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La democracia en el siglo XXI será distinta, mas limpia, ciudadana y severa


Nota

La democracia en el siglo XXI, el siglo de Internet y de la opinión pública, no puede ser la misma que la del siglo XIX y XX. Si la sociedad y los ciudadanos han cambiado, la democracia debe hacerlo también. Hay millones de ciudadanos en todo el mundo, apoyados por pensadores y activistas, que luchan ya por imponer una democracia auténtica y por eliminar el remedo degradado de democracia que está vigente en gran parte del mundo. Sin embargo, los partidos políticos, que se han apoderado del Estado y se sienten muy a gusto en el sistema actual, se han atrincherado y bloquean toda evolución o cambio. La consecuencia de esa grave obstrucción es la rebeldía de los ciudadanos contra la clase política, algo que ya se vive en muchas sociedades, entre ellas Grecia y España.
---



La democracia en el siglo XXI será distinta, mas limpia, ciudadana y severa
El mundo ha cambiado profundamente. Estamos en el siglo de las comunicaciones y de la interacción entre los humanos, pero los políticos siguen comportándose y gestionando el poder como lo hacían cuando ni siquiera existía el teléfono. El siglo XX fue el siglo del Estado y de los políticos, pero el XXI será el de los ciudadanos y éstos se harán oír, quieran o no quieran los poderosos, por las buenas o por las malas.

Decía Voltaire: "Prefiero obedecer a un hermoso león nacido mas fuerte que yo que a doscientas ratas de mi misma especie", una frase con la que expresaba que los humanos tenemos una fe inmensa en los que son capaces y rechaza el dominio de los mediocres y los sinvergüenzas, que en muchos países, gracias a la organización y fuerza de los partidos políticos, se han apoderado del poder y del mismo Estado, imponiendo un sistema podrido, vulgar, sin grandeza y propio de auténticas ratas.

El siglo XXI está siendo y será el de la rebeldía ciudadana contra los mediocres y sinvergüenzas. El ser humano cree que no debe delegar su voluntad política a nadie, pero estaría dispuesto a delegarla en personas inteligentes, honradas y capaces, siempre que se dieran las condiciones adecuadas, nunca en idiotas elevados hasta el gobierno por partidos políticos que no son otra cosa que grandes falanges organizadas, donde los mediocres, muchos idiotas y los sinvergüenzas hacen carrera y se tornan importantes, en contra de las leyes de la misma naturaleza.

Las condiciones que exigen la verdadera democracia y el ciudadano para delegar su voluntad política es que el poder esté eficazmente limitado, vigilado y controlado y que los que gobiernan puedan ser revocados cuando su labor sea dañina para el bien común. Los políticos podrán gobernar en nombre del pueblo, pero deberán hacerlo con sus poderes limitados, bajo vigilancia y sometidos a controles estrictos y necesitados de permanente consenso.

La única forma de obtener legitimidad en el mundo actual es consiguiendo el consenso popular. Si ese consenso no existe y si, por el contrario, grandes sectores de la población están en contra de un gobierno, aunque éste haya sido elegido por cuatro o cinco años, ese gobierno debe dimitir y convocar elecciones porque al haber perdido el apoyo de las mayorías, carece de legitimidad para gobernar.

La democracia en estos tiempos tendrá dos vigas maestras: la primera es la necesidad de contar con los ciudadanos y con el consenso permanente y la segunda es que las leyes y normas deben reformarse para que la democracia sea inviolable y los políticos y sus partidos no puedan pervertirla y degradarla, como han hecho hasta ahora con demasiada frecuencia y facilidad.

Estas son las esencias de la nueva democracia en el siglo XXI: gobiernos que necesitan de la adhesión ciudadana continua y que si la pierden, deben abandonar el poder, además de un sistema inviolable para que queden garantizadas la participación ciudadana en las decisiones, la igualdad ante la ley, el control de los políticos y de sus partidos, mayores exigencias a los representantes y cargos públicos y una envoltura ética que cobra todo lo público.

Nunca como ahora fue cierta aquella sentencia de Rousseau en el "Contrato Social": "La soberanía, al no ser otra cosa que el ejercicio de la voluntad general, nunca puede ser delegada". Los ciudadanos y no los esclavos tendrán cabida en este siglo porque la política es demasiado importante para que la gestionen los políticos. El ciudadano será vigilante, responsable, cumplidor, exigente y participativo, sin renunciar nunca a la capacidad de retirar su apoyo a los que en su nombre gobiernan, lo que hará que los sátrapas y rufianes dejen de tener sitio en la política, una tarea que volverá a ser noble y cargada de prestigio porque estará al servicio del bien común y no como ahora, que sirve muchas veces a los intereses mas oscuros, sucios y detestables.


- -
Martes, 20 de Octubre 2015
Artículo leído 825 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 20/10/2015 09:28


Expone perfectamente lo que debería ser y parecía que se daban todas las condiciones para que fuera. Internet acercaría los ciadadanos al poder y dada su inmediatez, se podría utilizar para que se ejerciera una soberanía efectiva y llegado el caso, que fuera una democracia directa prescindiendo de intermediarios.

Sin embargo los que mandan no están dispuestos a renunciar al poder y que el pueblo opine y les estropee el negocio. Preguntas al pueblo y sale con disparates. Por ejemplo, preguntaron hace unos días a los británicos sobre su opinión de la actuación de Rusia en Siria y la mayoría dijo que era lo adecuado, con lo que todos los esfuerzos del gobierno para demonizar a Rusia se quedaron al aire. Y eso no se puede permitir.

En China, curiosamente, han montado un sistema de puntos. A los que son favorables al gobierno y lo demuestran en las redes o en la calle, les dan puntos canjeables por visados turísticos, por ejemplo o por otras ventajas. Mientras que los que hacen como nosotros, comentar en un blog disidente, nos irían retirando los puntos hasta considerarnos antisociales y perder cualquier privilegio, hasta el trabajo.

Aquí no tardarán en organizar algo similar. De momento, con los medios tienen bastante, pero como hay un lento goteo de descontentos, pronto tendrán que inventar un sistema de control de los malos ciudadanos, de modo que este blog y otros similares, tienen los días contados. De hecho ya se está produciendo la censura en la red. De momento es cosa suave. Por ejemplo, el dinero generado con los anuncios desaparece. Google, sí Google en ciberpersona, dice que no entra gente y por tanto no se recauda y como no puedes discutir con un apersona, pues tienes que tragar. O desaparece el acceso a la página o cualquier otra cosa que se les ocurra y se les pueden ocurrir muchas.

No sé sinos dirigimos a un mundo feliz o a una revolución ciudadana. Tal vez a un mundo feliz, pero como los que mandan son unos malvados, las normas que hagan serán tan concotrarias al ser humano, que se hundirán solas y la Humanidad tendrá que comenzar desde el principio.

Pero esto será lento, tan lento que casi podemos asegurar que este será el siglo del principio de la tiranía absolutoa y el siguiente, el de la plenitud, tal vez los siguientes sean el nuevo comienzo.

Aquí lucharemos con nuestros teclados por la decencia mientras nos dejen.

-------------------------------------

El Sr Arcand no desperdicia la ocasión para soltarnos las consignas prefabricadas, como la de acusarnos de nacionalistas españoles. Sin embargo, como todos, nunca aporta nada que nos demuestre que estamos equivocados. Suelta el mantra y ya vale. Yo le pediría que, ya que no da soluciones, al menos nos mostrara donde está el error de nuestra postura.

Supongo, que no lo sé, en espera que alguien me lo explique, que soy un nacionalista español, de la misma manera que M. Dupont es un nacionalista francés, herr Müller es un nacionalista alemán o cualquier ciudadano europeo lo es de su país. Es más, cualquier ciudadano de este planeta es nacionalista de su país.

Lo que no queda muy claro es el nazionalismo regional. Que haya gente convencida de las bondades de un régimen de chorizos y se crean los mantras que les sueltan es lo que no entiendo. Yo no puedo ser otra cosa que español. No me gusta el gobierno, no me han gustado ninguno de los gobiernos dizque democráticos, pero lo que hago es intentar mejorar.

Los deseos de "autogobierno" nazionalistas no los explica nadie, se limitan a repetir el mantra y a decir que España les roba, lo cual es falso. Una más de tantas falsedades sobre las que se asienta el separatismo.

Me gustaría conocer unas cuantas razones por las cuales la separación es mejor para ellos y para nosotros, porque no pensarán que vamos a contemplar impasibles como nos roban un aprte de España. Que nos expliquen cláramente las ventajas del "proceso" y es posible que si nos convencen, se puedan ir tranquilamente.


2.Publicado por español28m el 20/10/2015 11:16
Rousseau fue quién sentó las bases, juntos con Montesquieu y Tocqueville, de las actuales democracias, esto es claro. Y si el mismo Rousseau dijo que la soberanía nunca puede ser delegada entonces lo que hacemos no es democracia, sino partitocracia. Cuando se vota estamos cediendo nuestra soberanía a los miembros del partido político que elegimos y si encima no tenemos control sobre nuestros "representantes", si encima tienen privilegios judiciales, económicos y casi sociales, si encima los elegidos no tienen mandato imperativo alguno, sino que hacen con nuestro voto lo que les viene en gana, entonces no estamos en democracia, es una partitocracia en toda regla.
La nueva democracia tiene que ser sin partidos políticos, puede que piensen algunos que ésto es imposible, que la representación es necesaria, que los partidos vertebran la sociedad, etc. No, la democracia no necesita de los partidos políticos, solo necesita de ciudadanos libres, responsables y educados en política de forma que cuando alguien es elegido como representante de unos cuantos esos cuantos tienen el absoluto control sobre el elegido, porque como dijo Rousseau la soberanía es de cada uno y no se entrega al votar sino que lo que se hace es prestarle nuestra soberanía para que la aplique teniendo en cuenta la voluntad mayoritaria de los representados, con contactos directos con ellos y sin alejarse de su voluntad. La soberanía no es delegable, es como mucho prestada temporalmente y sin distorsionarla. Los partidos políticos no hacen eso, simplemente toman el poder y luego si te he visto no me acuerdo, y como mucho no me votes en las próximas elecciones, y los diputados a vivir.

3.Publicado por blogger el 20/10/2015 11:40
Sr. español 28:

Su comentario me encanta y enriquece este blog, al igual que el de Vanlop.

Muchas gracias a ambos.

F. Rubiales

4.Publicado por español28m el 20/10/2015 13:33
De nada, Sr. Rubiales, satisfecho por su agradecimiento y por este blog de libertad.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros