Voto en Blanco
Voto en Blanco
Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La codicia del poder ya es más peligrosa que la corrupción


Nota

La codicia es ya el gran vicio del poder, mucho más peligroso y dañino que la corrupción. Asustados porque la corrupción ha despertado rechazo y odio en la ciudadanía, los políticos recurren ahora a saquear los bolsillos del ciudadano, a los que roban legalmente. Los políticos, acostumbrados a gastar sin límites y a disfrutar delos privilegios y de la abundancia plena, no están dispuestos a reducir el tamaño del monstruoso Estado que han construido, ni a ser austeros, y han decidido arrebatar a los ciudadanos todo lo que puedan, a costa, incluso, de sembrar la ruina y el empobrecimiento en la sociedad.

Ellos, con su comportamiento podrido e inmisericorde, demuestran cada día que es el dinero el que mueve al mundo y que a ellos lo que les importa es la codicia.
---



Éstos y sus colegas de la izquierda, si pueden, nos dejan secos. Son insaciables
Éstos y sus colegas de la izquierda, si pueden, nos dejan secos. Son insaciables
La codicia de los políticos es ya un problema mayor que la corrupción. Están acabando con las clases medias, están esquilmando a los ciudadanos con impuestos abusivos, que ya cobran hasta a los muertos, están arruinando a las peuqeñas empresas y a los autónomos con impuestos inhumanos, están convirtiendo a los pensionistas en pobres miserables, a pesar de que el 34 por ciento de los hogares de España viven de la única pensión de un anciano... y ahora sopesan cobrar peaje en todas las autovías y autopistas.

Son insaciables, codiciosos, avarientos y se sienten tan fuertes y seguros, rodeados de policías, jueces amigos y periodistas sometidos, que carecen de frenos y han perdido el miedo a las leyes, al abuso y al pueblo, al que avasallan y esquilman. Al contemplarlo uno comprende toda la verdad que encierra aquella sentencia de que "cuando el pueblo teme al gobierno, es que hay tiranía, pero cuando el gobierno teme al pueblo es que hay democracia". En la Europa del presente y, sobre todo, en países altamente degradados, como España, es el pueblo el que tiene terror al gobierno.

Antes conseguían de la corrupción todo el dinero que necesitaban para enriquecerse y despilfarrar, mediante mordidas, comisiones, subvenciones vendidas, contratos públicos trucados y otras suciedades, pero ahora, como la sociedad se ha sensibilizado ante ese abuso y los jueces consideran la corrupción un crimen, ahora lo están sustituyendo por el robo legalizado a los ciudadanos y a las empresas, a través de tasas e impuestos, una práctica de saqueo nauseabunda, abusiva, antidemocratica, canalla y contraria a la Constitución, aunque ellos la hayan convertido en legal.

Nos quieren convencer de que Donald Trump es un monstruo, cuando los verdaderos monstruos son ellos, los políticos tradicionales de Occidente, avaros, arrogantes, saqueadores y enfermos de codicia. Trump al menos ha bajado los impuestos y está reduciendo el tamaño del Estado, justo lo contrario de lo que hacen Rajoy, Susana y sus colegas españoles y europeos, dispuestos a arruinar a sus ciudadanos antes que abrazar el ahorro y la austeridad.

¡Que regresen pronto los liberales!, esos que quieren un Estado mínimo y que dicen que donde mejor está el dinero es en el bolsillo de los ciudadanos. Ellos los han expulsado del poder y nos los pintan como seres implacables e inmisericordes, pero comparados con Rajoy, Pablo Iglesias, Zapatero y sus colegas políticos europeos, todos ellos adoradores de un Estado inmenso controlado por ellos y sus partidos, los liberales son como ángeles, portadores de pura libertad, aire fresco, decoro y auténtico progreso.

Hay que echar del poder con urgencia a esos políticos codiciosos que, acostumbrados a gastar dinero como locos, están sustituyendo la corrupción, que ya asquea a los ciudadanos y que es castigada por los jueces, por ese robo legal que realizan esquilmando a los ciudadanos con impuestos brutales y abusivos.

Las víctimas andaluzas del Impuesto de Sucesiones son la mas elocuente prueba de que el poder se está deslizando desde la corrupción al saqueo legalizado por leyes hechas por ellos mismos para que se les permita arrebatar el dinero que los ciudadanos ganan con su esfuerzo. Cada español trabaja ya entre tres y ocho meses al año para el Estado, según sea su volumen de ingresos, pero pronto trabajarán mas tiempo para los codiciosos políticos que para dar de comer a sus familias, educar a sus hijos y disfrutar un poco de la vida.

La tendencia al cobro excesivo de impuestos y tasas es hija de la codicia y el mayor peligro de la política en los tiempos actuales, un cáncer mucho más letal y peligroso que la corrupción. Como ya no pueden cobrar comisiones, vender concursos públicos y robar al erario público, ahora han decidido saquear a los ciudadanos.

Las sociedades de Occidente tienen un enorme déficit de valores, pero, comparadas con sus políticos, son trozos de cielo al lado de un infierno de codicia, todo un desierto yermo de piedad, de valores y de principios.

Francisco Rubiales


- -
Domingo, 16 de Abril 2017
Artículo leído 1885 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 16/04/2017 09:34

Siempre ha habido gente que ha utilizado la política para medrar. Eso es inevitable y se da en todos los regímenes que en la Historia han sido. L diferencia es que en un régimen sano, esa gente es detectada y marginada, mientras que en un régimen corrupto, esa gente es la que manda.

Hay muchas formas de medrar, no sólo la económica, tal vez la forma más abundante sea el deseo de poder, de sentirse superior a los demás, es lo propio de los psicópatas. El dinero viene después y en muchos casos como forma de aumentar el poder. Pero sin duda el dinero compra voluntades y al fin y al cabo llegar a la cumbre o a una cierta cumbre sin poder disfrutar de lo que ofrece el mundo, queda bastante raro.

Por tanto, una vez situado el ambicioso en el poder, todo lo demás se da por añadidura. El dinero es un medio del que nunca se tiene bastante y al fin y al cabo se está en la cosa pública para vivir bien, al menos para vivir por encima de las capacidades reales. Nos encontramos con gente que gana una cierta cantidad pero que en el ámbito privado ganaŕia mucho menos, de modo que la política es su medio de vida en lugar de ser una forma de servir a los demás.

Esto es lo típico de las sociedades en declive, llegan al poder los más ambiciosos y puesto que no tienen ningún freno moral, además impiden que la gente de valía alcance nada y vemos como gente con ideas es marginada. Esto se da mucho entre los funcionarios de cierto nivel, que quedan relegados a pasar el tiempo en un despacho sin nada útil que hacer.

Todas las sociedades occidentales padecen este mal en mayor o menor medida, solo que la corrupción se manifiesta en cada uno de diversas formas y que nosotros, por nuestro aislamiento, no conocemos y nos parecen sociedades muy sanas cuando tienen la podredumbre dentro, posiblemente mucho menos que nosotros, pero todo se andará.

Esta ambición de poder ha alcanzado una situación que podríamos calificar de institucional. Todo el aparato del Estado funciona al servicio de la casta para que la casta disfrute de unos puestos de poder impensables de alcanzar en el ámbito privado.

Lo primero es el lavado de cerebro permanente. La idea es simple: tenemos una democracia envidiable y si algo no te gusta, con tu voto lo puedes cambiar.

Pero con tu voto no cambias nada. Todos los candidatos son casta y existe una ley que impide a cualquier grupo que lo intente acceder a los votos. Se han convertido en un club cerrado.

Pero ya lo eran, solo que antes tenían que financiar a todo tipo de grupos para asegurarse que los votos descontentos fueran a los partidos que ellos controlaban. Ahora, tienen además de esa ley, que impide disidencias, el ordenador, que reparte los votos convenientemente de acuerdo a las necesidades que la casta tenga.

Todo ese aparato necesita dinero, ingentes cantidades de dinero, al fin y al cabo hay que vivir, preferiblemente muy bien. Antes se sacaba de los sobornos, ahora que la sociedad los rechaza, los sacan directamente de los impuestos. En contra de lo que afirma D. Francisco, creo que hemos ganado, pues con el soborno hay un despilfarro. Si yo le doy al político 3, me quedo con 10, porque ese 3, me garantiza facturas hinchadas y presupuestos altos. Si ahora los impuestos son demenciales, se debe más bien al engorde de la burocracia, tendencia natural en toda administración. También los intereses de la deuda se llevan lo suyo.

Alguien debería romper la tendencia al alza del gasto, porque no podemos seguir endeudándonos indefinidamente. Y esto es lo que parece, a pesar de la relativa bonanza económica, la deuda sigue aumentando y el gasto en infraestructuras y demás aspectos que favorecen la riqueza, está congelado o en disminución.

Pero al fin y al cabo, uno se mete a político para vivir bien,no para solucionar los problemas a la gente. Pero al final los problemas de la gente se solucionan o al menos de parte de la gente, esa parte que vive de la política.

Ayer comentó Victor, también desconocido para mí, que antes la gente no tenía estudios. Es que la cultura no se adquiere sólo en la escuela. La cultura se adquiere en la familia y en la sociedad, la escuela lo que debe hacer es aumentar y fijar esa cultura. Y así sucede ahora, también. Lo que pasa es que la cultura que obtenemos de la familia y de la sociedad es bastante negativa. Analizar las causas supone muchos libros y no se ha llegado a conclusiones definitivas.

Discrepo con la tesis de Liberché. Es cierto que la religión ha pasado a ser casi marginal en la sociedad y que genera rechazo, pero ese rechazo no proviene de la gente de una forma espontánea, durante muchos años se han inculcado ideas de forma que ahora estamos recogiendo la cosecha de lo que sembró.

Las procesiones han existido siempre y antes suponían un mayor derroche de ostentación pues la gente era más pobre, sin embargo no existía ese rechazo ostensible que hay ahora. Si pensamos un poco, el lujo que se exhibe procede de los bolsillos de la gente que voluntariamente lo ha ido dando a lo largo de los siglos.

Seguramente ese dinero podía haber ido a los pobres, pero entonces no estaríamos hablando de esto pues no habría procesiones lujosas. Estaríamos hablando de la ofensa que supone para muchos la existencia de las procesiones.

El marxismo cultural no perdona. La característica es criticar siempre sin construir nada y hay que reconocer que lo hacen muy bien. Tan bien que la mayoría de la gente asumimos sus postulados en mayor o menor medida. Esta crítica que usted hace, la hacía yo hace unos años y una de las cosas que me hizo dejarla fue que los marxistas hablan mucho pero no hacen nada. ¿O alguien ha visto alguna vez un comedor social en una casa del pueblo?Ellos siempre son solidarios con el dinero ajeno, hasta que se acaba.

Otra característica del marxismo cultural es impedir y cuando no pueden, criticar lo que no les gusta. Comprender que todos tienen derecho a hacer lo quieran sin molestar a los demás, es algo que cuesta, al menos a mí me costó bastantes años de análisis.

Caso procesiones. Hay un cierto número de personas que por diversos motivos, cada uno el suyo, consideran importante en su vida ir en una procesión y que esa procesión sea de determinada forma. Hay una inmensa cantidad de gente, a la que le da más o menos igual que haya procesiones, unos las miran y disfrutan y otros se quedan en sus casas. Y por último hay una cierta cantidad de gente que las considera malas y por tanto hay que perseguirlas. No hacen daño a nadie e incluso mucha gente disfruta, pero yo opino que son malas y deben desaparecer. Esta gente es una minoría mucho menor que los que las consideran esenciales en sus vidas, pero están unidos y gritan más y sobre todo tienen a sus amigos en esferas de poder.

El problema es que ese mensaje destructivo, pues no aporta alternativas, nunca, cala en la gente, porque son especialistas en eso sin que haya otros que puedan presentar un mensaje opuesto.

La solución es la cultura, pero como ellos imponen la cultura, es necesario dedicar mucho tiempo y esfuerzo y eso está al alcance de pocos.

2.Publicado por Blogger el 16/04/2017 11:02
Vanlop: magnífico tu comentario. Lo habría convertido en artículo, pero es demasiado largo y tendría que podarlo, a lo que no me atrevo. Si lo haces tu, que eres el autor, lo publico. Un abrazo y gracias a ti y a otros muchos comentaristas por enriquecer notablemente este blog de combate.

Francisco Rubiales

3.Publicado por Blogger el 16/04/2017 11:18
He publicado lo siguiente en mi página de Facebook:

Explica tan bien Carlos Rodriguez Hurtado lo que ocurre con los políticos y la codicia, que no he podido evitar reproducirlo:
"Han alcanzado un techo de deuda impagable pero siguen engordando el Estado con miles de funcionarios que, además, ya no entran por oposición sino que son la red clientelar que un día metieron a dedo y hoy sin el más mínimo mérito entran por la puerta de atrás. Nos encontramos con una administración pública que pierde su razón de ser, la neutralidad política y la profesionalidad, y a cambio seguimos manteniendo a un Estado innecesario e insostenible, a base de esquilmar a los sectores productivos. Un parásito comiéndose las entrañas del productor sin que nadie le ponga freno. No es extraño que la evasión y el fraude fiscal sean el único arma que les quede a los sectores productivos para luchar contra este saqueo continuo del Estado.

Francisco Rubiales

4.Publicado por pasmao el 16/04/2017 21:29
Buen tema Don Francisco

En el fondo la codicia del poder y la corrupción son los mismo pero de distinta manera, como la energía cinética y la potencial.

La codicia del poder tiene el mayor peligro de que se siente mucho mas legitimada que la de la corrupción, y cómo además en el caso en que estamos, con un PIB un 20% menor del que nos dicen, pero con los aparatos de Poder queriendo vivoir y mandar cómo si esa riqueza realmente existiera, el incremento del aprarto extorsivo vía impuestos es mucho mayor que en los peors tiempos de la corrupción.

Y no van a parar hasta que esto acabe muy mal.
http://www.vozpopuli.com/macro_matters/Susto-comercio-minorista_7_1016368354.html

"la tasa de crecimiento interanual, que se tornó negativa el pasado enero, rompiendo el patrón cíclico por primera vez desde que en 2013 empezó la recuperación"

Respecto al link que nos ha puesto, el gran interesado es ABERTIS empresa de capital nazionalista catalán (Salvador Alemany) y el gran loby ladrillero ligado a Esperanza Aguirre que está cómo loca con lo de la euroviñeta desde hace años para ayudar a sus amiguetes. Es lo que tiene ser liberal de esa manera.. tan particular.

En España provocaría tal hundimiento del consumo que no habrá narices y en Alemania y otros paises la desafección contra Uropa subría .. que se pongan con eso y se hagan los locos con la emigración. No creo que se les ocurra. Les insisto , humo made in ABERTIS.

Hace años se hizo en Alemania para el tráfico pesado, para que no les compensara a los camiones usar las autovías gratuitas alemanas en el tráfico norte-sur en Uropa, aprovechando la libre circulación de mercancias, como alternativa a las de peaje francesas.

Pero eso no es extrapolable ni de lejos a España. Quizá para los camiones portugueses que hagan la ruta de la plata.. pero no creo que sean muchos.

Insisto, humo de ABERTIS.. empresa a la que habría que atar muy muy muy en corto.

un cordial saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros