Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La "Sociedad Civil" contra los gorilas, los corruptos y los falsos demócratas


Nota

La "sociedad civil", ese espacio cívico que debe funcionar en democracia con independencia y al margen del Estado, es la última esperanza de regeneración de la democracia en la mayoría de los paises del mundo que, como España, padecen una democracia degradada y podrida. En los muchos países del planeta dominados por tiranos, como Cuba, Venezuela, Birmania y otros, ante la represión y el control de la oposición, la sociedad civil es la verdadera alternativa al poder corrupto y degenerado que ha logrado el dominio del Estado. Con muchos de nuestros gobiernos ajenos a la verdadera democracia y entregados al privilegio, el abuso y la ineficacia, y con muchos de los partifos políticos de la oposición sin capacidad de ilusionar y de generar confianza en los ciudadanos, la sociedad civil es ya la única esperanza de regeneración.
----



La "Sociedad Civil" contra los gorilas, los corruptos y los falsos demócratas
En las democracias degradadas de Occidente, la sociedad civil empieza a cumplir un papel similar al que cumplió en la lucha contra los regímenes totalitarios del socialismo real. Aquí no se enfrenta, como allí, a un régimen totalitario de partido único, pero sí a unas castas políticas profesionales igualmente afincadas en partidos políticos muy poderosos y atrincheradas en el poder político, que han cometido el imperdonable error de transformar, a traición, las democracias en oligocracias y que también marginan a sus ciudadanos con idéntico sentido monopolístico de la política y del poder.

La sociedad civil es también aquí, en el Occidente falsamente democrático, la política del ciudadano que se opone a la política de las castas dominantes que ocupan el Estado. Allí, en el bloque comunista, sonaba el grito de guerra cívico que reclamaba el desmantelamiento del Estado totalitario; aquí es el clamor colectivo creciente, que convoca a la regeneración de una democracia podrida. En Occidente como antes en la Europa del Este, la sociedad civil representa el único camino transitable para que el ciudadano pueda recuperar la ciudadanía que le pertenece y que le ha sido arrebatada por los políticos. En ambos mundos, la sociedad civil es el mejor vehículo para la utopía y la reacción digna de los injustamente marginados, para introducir cordura y salud en unas sociedades enfermas.

Los periodistas, a pesar de que sus tareas profesionales les situaban en la vanguardia teórica de la sociedad, quedaron vergonzosamente al margen de los movimientos liberadores de la sociedad civil en el Este de Europa, un error lamentable que se está reproduciendo casi milimétricamente en Occidente, donde la mayoría de los periodistas también han sido ya neutralizados o incorporados a las élites del poder. Las investigaciones históricas demuestran que, cuando cayó el Muro de Berlín, los periodistas comunistas fueron, junto con los políticos, los más ajenos e inconscientes a la gran noticia de que su mundo se hundía, quizás porque, al igual que los políticos, estaban alienados por los privilegios y demasiado lejos de los sufrimientos y anhelos del pueblo que, conjuntamente, sojuzgaban.

Muchos filósofos occidentales, tanto de derecha como de izquierda, resaltan hoy las virtudes de la sociedad civil en comparación con el Estado, afirmando que es necesario aprender de la profunda lección que nos llegó desde el Este de Europa. Otros estudiosos creen que la sociedad civil está impulsando a escala mundial esa corriente que pugna por legitimar el poder político abriéndolo y difundiéndolo, mejor que concentrándolo en pocas manos. Cada vez más pensadores sostienen que, aunque las circunstancias no sean las mismas, sí existen coincidencias sorprendentes entre los sucesos de Europa del Este y lo que acontece en las democracias degradadas, como la que cita Berger cuando habla de la necesidad de librarnos del “aplastante peso del Estado en la vida social e individual”. De hecho, hasta la mayoría de los pensadores sometidos admiten hoy que en las sociedades occidentales se necesitan varias esferas intermedias que faciliten la relación entre el Estado y el ciudadano de a pie. Casi sin excepción, aceptan también que la inexistencia de una sociedad civil activa y vigorosa tiene como consecuencia directa el estancamiento.

Francisco Rubiales
Martes, 8 de Septiembre 2009
Artículo leído 1101 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 08/09/2009 17:04
No hay mucha diferencia entre estas sociedades y las comunistas, la opresión es la misma. Tal vez la gran diferencia sea que vivimos en un país rico y por tanto no es necesario un Gulag demasiado violento. El Gulag existe pero es soft, blandito, no hace falta más, cualquiera de nosotros tiene mucho que perder, trabajo, propiedades... Y los que tienen poco que perder están convenientemente sobornados con el PER, el por y el pir, además de una liga de fútbol galáctica y otras prebendas adormecedoras.

La mayoría de la gente cree que lo que nos pasa se debe a un mal gobierno incapaz de afrontar la crisis (siempre hay una crisis, la que sea) y que la oposición lo va a hacer mejor. Ya tuvimos una alternancia y poco a poco vamos descubriendo que el gobierno Aznar lo que hizo fue un espejismo económico que no reformó el sistema productivo y que no aprovechó para sanear la parte moral de la sociedad, al contrario, profundizó en la descomposición moral que habían iniciado gobiernos anteriores.

No es casualidad que la sociedad se haya degradado tan rápido en esto cinco años. Es imposible alcanzar tanta abyección en tan poco tiempo salvo que se tengan unos sólidos cimientos.

Deberían pasar muchos años antes que la mayoría de la gente pudiera percibir el hedor de este cadaver y se plantee reaccionar. Pero entonces la mayoría estará convenientemente adoctrinada y no percibirán nada, salvo que los sobornos dejen de funcionar, en cuyo caso nos mataremos unos a otros por las calles para conseguir un trozo de pan, pero los políticos seguirán clamando por su democracia.

Si analizamos la caida del Telón de Acero vemos que la gente lleva muchos años de hambre, no hay más que ver los rumanos que nos rodean, en las condiciones en que vivien para imaginar como deben vivir allí. Y los políticos de allí me da la impresión que son parecidos a los nuestros y si si son decentes, ya se ocuparán los sinvergüenzas de sustituirlos cuando haya dinero que repartir. Eso es lo que nos espera cuando caiga nuestro muro particular.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros