Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Demasiado Estado en el siglo de los ciudadanos


Nota



Demasiado Estado en el siglo de los ciudadanos
Muchos pensamos que la actual crisis no es económica sino política y que el núcleo de la crisis no está en el sistema financiero sino en el Estado, que ha perdido sus valores, se ha corrompido y se ha transformado en un instrumento opresor del ciudadano y envilecedor de la vida.

El Estado, que es, probablemente, el peor invento de la raza humana, está hoy en crisis, quizás mas en crisis que nunca antes, como consecuencia de su rotundo fracaso en el siglo XX, el siglo más sangriento e injusto de la Historia humana, y de no haber encontrado todavía un sitio en este siglo XXI que se perfila como un siglo de ciudadanos.

El Estado, los gobiernos y la clase política crecieron hasta la locura durante el siglo XX, un siglo sin ciudadanos en el que el Estado fue el gran protagonista, que pasará a la historia no como el siglo de las guerras mundiales, sino como el del Estado fracasado. El Estado, en el terrible siglo XX, demostró ser un manirroto sin remedio, un represor desenfrenado y un asesino despiadado. Durante ese siglo digno de olvido, los estados asesinaron casi a un centenar de millones de ciudadanos, no en los frentes de batalla, sino en las retaguardias, como consecuencias de persecuciones, matanzas étnicas, experimentos de ingeniería social y lucha contra enemigos invisibles. Nunca antes en toda la Historia el Estado alcanzó tanto poder como en el siglo XX y nunca antes el fracaso del Estado fue tan estruendoso.

El mundo ha afrontado el siglo XXI con deseos de cambio y de recortar las alas a un Estado cuya presencia ha sido obsesiva y asfixiante, pero el Estado, que ha acumulado demasiado poder y se ha blindado, se niega a adelgazar y entregar el poder a los ciudadanos. El siglo XXI se inicia con una lucha entre ciudadanos y políticos, paralela y complementaria de otra batalla entre los que otorgan prioridad a lo colectivo y los defensores de la persona, entre los que quieren un Estado intervencionista, que lo controle todo, y los que deseamos un Estado reducido a su mínima expresión, que deje a los ciudadanos recuperar su protagonismo y solucionar los problemas.

El balance del Estado es desolador. Ha reclamado poder casi ilimitado y ha llegado a controlar las finanzas, la cultura, la fuerza bruta y hasta la vida humana, sirviéndose de legiones de asesores y servidores, cobrando impuestos muchas veces abusivos, pero no ha sido capaz de solucionar ni siquiera uno solo de los grandes problemas de la Humanidad, que sigue padeciendo hambre, desempleo, desahucios, inseguridad, desigualdad, injusticia, arbitrariedad, abuso, corrupción y mil otras carencias. Los políticos, dueños y gestores de ese Estado hipertrofiado, se han convertido en un problema porque, atiborrados de poder y de privilegios, se han atrincherado en el Estado y se niegan a dejarlo, a pesar de que su fracaso es inmenso y obsceno.

El Estado se ha convertido en un monstruo ineficaz y opresor del que se han apropiado los políticos y del que han sido expulsados los ciudadanos. Esos políticos fracasados, usurpadores de un Estado que fue concebido como el hogar de todos los humanos que compartían un proyecto común llamado "nación", son los artífices principales de la crisis que hoy asola al mundo, los que han sido incapaces de controlar el sistema financiero, los que han gastado cien veces más de lo que tenían, endeudándo a sus pueblos hasta límites críticos y enloquecidos, lo que generan desconfianza, dolor, injusticia y desesperación con sus actuaciones, lo que se sienten insolentemente impunes y cada día acumulan más odio de los ciudadanos..

La presencia del Estado en nuestras vidas es agobiante, pero la gente, que ya percibe claramente al Estado como un obstáculo para el progreso humano, está dispuesta a desprenderse de ese lastre en un siglo XXI, que será el siglo de los ciudadanos. Ese es el verdadero núcleo de la crisis actual.

La refundación del Estado, esta vez bajo férreo control de la ciudadanía, es y será la gran meta de este siglo y el objetivo que movilizará a miles de millones de descontententos en todo el mundo, dispuestos a cambiar la actual política por otra en la que construir un mundo mejor y más justo sea posible.


Francisco Rubiales
Jueves, 7 de Junio 2012
Artículo leído 911 veces




Comentarios:

1.Publicado por Eugenio Este el 07/06/2012 13:30
A más Estado mayor número de parásitos. (Véase España).
Y desparasitar el Estado es tarea ingente y sufrida. Las alimañas se resisten sañudamente a dejar de chupar porque sin chupar no son nada. Es su vida.

2.Publicado por Solo un apunte el 07/06/2012 13:55
Sólo un apunte: es patético.

3.Publicado por Sólo un apunte el 07/06/2012 14:35

Vaya, parece que mi frase, causa furor entre los trolls.

¿Qué tal un poquito más de imaginación?.

Sobre todo, para que el "señor" VILHOMES no se me tire al cuello, tachándome de becario al servicio del PSOE.

4.Publicado por Virholmes. el 07/06/2012 15:15
Pobreza, paro y corrupción el mejor caldo de cultiva para la revolución.

Anarquía. Doctrina mantenida por Proudhon (1809-1865), en virtud de la cual se defiende la desaparición de la autoridad y de la organización del Estado tal como existe. (RAE)

Anarquismo. Doctrina que propugna la desaparición del Estado y de todo poder. El anarquismo es una filosofía política y social que llama a la oposición y abolición del Estado entendido como gobierno y, por extensión, de toda autoridad, jerárquica o control social que se imponga al individuo, por considerarlas indeseables, innecesarias y nocivas.

Cita de Pierre Joseph Proudhon, filósofo anarquista francés: “Cualquiera que niegue la autoridad y luche contra ella es un anarquista”.

A poco que nos esforcemos en ver objetivamente lo que está pasando en España, veremos, que las tácticas empleadas, desde la debacle en las urnas del PSOE de Zapatero-Rubalcaba, contra el Gobierno y el régimen democrático establecido en la Constitución, se parecen, como dos gotas de agua, a la filosofía y estrategia que predica el anarquismo en las últimas décadas.

De acuerdo con esta estrategia anarquista, deben organizarse en pequeñas grupos afines y organizaciones informales, para preparar acciones que provoquen alzamientos en varios sectores de la población. A ver si les suena: “indignados”, “perros flauta”, “okupas”, “desahuciados”, “organizaciones estudiantiles”, “feministas”, “Gays-lesvianas”, “rectores de Universidad” y hasta prostitutas.

También, que más allá de los niveles del Estado y la economía deben entrar en otros territorios como el psicológico (lavado de cerebro por medio de la prensa escrita y digital, la radio, la televisión e Internet por medio de blogs y panfletos), el sexual (organizaciones pro derecho de aborto en adolescentes de dieciséis y diecisiete años sin conocimiento paterno, canto a la homosexualidad en libros de texto de educación primaria, etc), el de la ética (denuncia de corrupción generalizada a todos los políticos e Instituciones sin distinción alguna), al religioso (el ataque que partidos políticos y medios de comunicación están llevando a cabo contra la iglesia católica)...

Todas estas acciones están siendo esparcidas por todo el territorio nacional, siguiendo la estrategia anarquista, por medio de manifestaciones en todas las ciudades españolas, a las que se “adhieren” para no dar la impresión de ser los organizadores, UGT, CCOO, PSOE, IU, ERC, BNG, AMAIUR y “otros”.

Si alguien no ve la simbiosis y coordinación de todos estos grupos, partidos políticos y asociaciones para conseguir el objetivo de derribar el régimen democrático aprovechando la desastrosa situación económica de paro y pobreza por la que estamos atravesando y que, por más que quieran inyectar en las mentes de los españoles que es producto de los fallos del gobierno actual, lo cierto es que, aunque el PP desde la oposición y ahora como Gobierno tengan o hayan tenido casi la misma responsabilidad y corrupción entre sus dirigentes como en el PSOE y sus gobiernos, el máximo responsable de la pobreza y el paro galopante que ahora se extiende como una pandemia por España es a quien todos estos grupos sociales, pequeños partidos radicales y nacionalistas, tertulianos y profesionales de la pluma les está haciendo la cama: el PSOE y sus gobiernos, líderes indiscutibles en la corrupción e incompetencia.

Virholmes, 07/06/2012.

5.Publicado por Libertad el 07/06/2012 16:01
Hay que ser un autentico cretino para escribir que los socialistas y comunistas quieren destruir al Estado. Si alguien ha engordado el aparato del estado son ellos que no entienden otra sociedad que la marxista por mucho trasvestismo dialéctico que practiquen.

virholmes cuando llegues al infierno le cuentas esto a los miles de anarquistas que se cargaron los comunistas en Barcelona en 1937

virholmes escribe menos y lee más,

6.Publicado por Carlos RH el 07/06/2012 16:55
Con la llegada de los liberales se acabaron las teorias procedimentales que hasta entonces eran las que desarrollaban la estructura del Estado. Desde las pólis griegas con Platón y Aristóteles, el Estado soberano con Hobbes y Maquiavello, el gobierno constitucional de Locke, aunque éste ya planteaba teorias liberales, o la democracia de Rousseau y Tocqueville, todo eran teorias procedimentales acerca de como configurar el Estado y su funcionamiento.

Fue con la llegada de los liberales cuando esas teorias dejaron paso a otras que ya no pensaban tanto en como estructurar un Estado sino en como hacer que no penetrara en la vida de los ciudadanos, hacer que el Estado se alejara de la esfera privada del ciudadano. Sin duda, una de las primeras consideraciones era el tamaño del Estado, pues un Estado con una gran dimensión acabaría por hacerse dueño y señor de las vidas de los ciudadanos, sería algo así como un monstruo dificil de controlar, un Leviatán que diría Hobbes.

Por tanto, la democracia liberal lo que pretende es reducir la capacidad del Estado y dar más protagonismo al individuo, ahora ciudadano. La preocupación de los liberales es un buen diseño del Estado que garantice la autonomía individual, pues los derechos naturales son nuestros y el EStado no los crea, los debe reconocer. Gracias a los derechos y libertades podemos proteger nuestras vidas. En ese diseño del Estado liberal, estos dividen la esfera pública en una división de poderes con un control de unos sobre otros y la esfera privada con la autonomía individual de cada ciudadano.

Los articulos14 al 29 de nuestra CE recogen estos derechos y libertades. Por otra parte, no puede haber Estado liberal sin opinión pública, la opinión pública es la que se ve afectada por las decisiones políticas y por tanto es sobre la que recae el peso de las decisiones políticas y el mejor banco de pruebas para saber si estas son eficaces o no.

En un Estado como el nuestro con una sobrecarga de políticos cuya gestión, estaremos todos de acuerdo, que ha sido pésima durante estos últimos años, se produce una saturación que hace que las demandas de los ciudadanos no se vean satisfechas por el atasco de esta misma saturación política. ¿No sería mas viable entendernos entre nosotros sin tanto Estado por medio? Creo que si, el Estado es un intermediario costoso y en muchos casos poco agil, demora las decisiones que entre nosotros podriamos tomar, la prueba es la propia crisis, se ha comido al Estado por su lentitud, me explico:

James Buchanan en su teoria de la elección pública habla de aplicar las herramientas de la ciencia economica a la política. Si hubieramos hecho esto quizás la crisis no sería tal, porque la economia toma las decisiones a la velocidad de la luz, la politica es muy lenta porque está cargada de instituciones que demoran el proceso de tomas de decisiones. Por ejemplo, el Senado es una cámara de segunda lectura que demora ese proceso de toma de decisiones, si lo eliminaramos las decisiones serían más rápidas. En un mundo donde la economia se rige por la velocidad de sus deciciones, la política se ha quedado atrás, sobre todo porque el Estado es un monstruo pesado, casi un zombie que digiere lentamente los acontecimientos, sin lugar a dudas con menos Estado esto no ocurriría.

El propio sistema de votaciones agrava esa lentitud, imaginense que se tienen que poner de acuerdo las mayorias e incluso a veces por unanimidad, cuando en economía esto no funciona así. Por tanto, buenos gestores que sepan administrar nuestros recursos y sobre todo pocos, porque el Estado no gestiona bien los recursos, el Estado debe quedar para garantizar las reglas de juego y proteger a los ciudadanos en el cumplimiento de esas reglas, lo demás lo puede perfectamente asumir la sociedad y los mercados. El Estado no nació para eso, para eso están los ciudadanos libres sin que nadie les tenga que decir lo que tienen que hacer, ese exceso de legislar, la hiperlegislación española que todo lo ralentiza y lo empeora es obra de los burocrátas. Hay que acabar con el Estado, tal y como he explicado desde este punto de vista. Desde luego nada que ver con el del Sr. Virholmes que desde su inmovilismo ve fantasmas por todas partes.

7.Publicado por vanlop el 07/06/2012 18:12

Yo no diría tanto. El Estado es un buen invento, de hecho si no existiera habría que inventarlo. Pero al Estado le ha ocurrido lo que a otros invnetos, funcionan bien cuando son pequeños, incluso cunato ás pequeños mejor, pero cuando son grandes se convierten en monstruos insaciables y sin sentido.

Hay un proncipio básico en la burocracia: todo burócrata tiende a tener a otros burócratas debajo, cuantos más mejor, porque cuantos más tenga, más poder tiene. Lógicamnete este principio está moderado por el político elegido que no permite más burócratas que los estrictamente necesarios o incluso menos. De esta forma el Estado es pequeño.

Pero para eso los políticos tienen que ser, como premisa básica y excluyente, inteligentes y además de probada dedicación al bien común y sin apego al cargo. Pero tenemos tontos, de probada dedicación al bien personal y encadenados a la poltrona. De modo que todos los principios teóricos fallan, porque ante un tonto nada puede ir bien.

Los marxistas desde siempre han intentado destruir el Estado y en muchos casos lo han conseguido. Para ello utilizan cuanquier método, porque al fin y al cabo, el fin justifica los medios. y los métodos puestos a punto por los anarquistas demostraron su eficacia desde el primer momento.

Sin embargo destruir al Estado es prácticamente imposible, por lo que digo al principio del comentario. Lo que sí se ha logrado es destruir un estado para a continuación crear otro. Que es realidad lo que pretenden.

Los métodos han cambiado desde el siglo XIX, pero tampoco tanto. La idea es conseguir un estado totalitario que domine y sojuzgue completamente al pueblo para que la élite viva perfectamente en su burbuja. Lo vimos en la URSS, lo vemos en Cuba o en Corea. Lo que pasa es que no se habla de ello, pero todos lo sabemos porque en alguna ocasión nos lo han contado.

A la vista del desarrollo del zapaterismo considero (y espero que nadie diga que soy un auténtico cretino por considerar esto) que íbamos derechos a ese paraiso socialista del que no se habla demasiado. Basta analizar las leyes promulgadas, la presión sobre los medios, la prepotencia de los políticos, etc. Pero ese proyecto no está muerto, los pperos no están haciendo nada por desmantelarlo. Lo cual es congruente.

8.Publicado por vanlop el 07/06/2012 18:20

A la vista de la foto he recordado un chiste que me mandaron el otro día.

Un hombre se encuentra sin saber como en un monumental atasco por el Paseo del Prado. Para el motor y se dispone a esperar. Al rato ve venir a unos hombres por las distintas filas de coches y que hablan algo con los conductores. Cuando le toca el turno, el hombre le explica que un grupo terrorista ha tomado el Congreso y amenaza con rociar de gasolina a los diputados y pegarles fuego a menos que les den cien millones.

- Y estamos haciendo una colecta.

Y nuestro conductor pregunta:

- ¿Y cuanto aporta la gente?

- Pues depende, unos un litro, otros litro y medio...

9.Publicado por F. Rubiales el 07/06/2012 18:51
Sr. Vanlop:

Creo, sinceramente, que el Estado no es, como usted dice, un buen invento, sino el peor invento del hombre. Tal vez usted se refiera a la necesidad de orden y concierto, pero de ahí a justificar la existencia del Estado, que, por sus rasgos y características, tiende a integrar un cuerpo ajeno y autónomo, hay una distancia enorme. cuando mis alumnos, en una conferencia o un master, me preguntan por la relación entre democracia y Estado, siempre les cito el ejemplo de las rotondas de circulación, en las que no hay guardias, ni semáforos, ni son necesarios porque los ciudadanos saben sus derechos y suelen comportarse, gestionando bien el tráfico, ahorrando dinero y evitando gastos, despliegue innecesario de poder y represión. Sólo cuando la situación se convierte en caótica, tal vez por un accidente, podría justificarse cierta presencia mínima de la autoridad en la rotonda.

La autoridad, cuando es democrática y humana, se ejerce sin exhibición y sin que se note. El Estado hace todo lo contrario porque es un ente represor y se comporta como un opresor. ¿No está usted de acuerdo con que el Estado fue un asesino, manirroto e inmoral en el siglo XX? ¿No está usted de acuerdo en que siempre que pudo eliminó a su peor enemigo, que es el ciudadano libre y responsable? La maldad del Estado es intrínseca y emana de su naturaleza, no de su tamaño. Si es pequeño, siempre tiende a crecer, salvo que esté bajo control. La democracia es el único sistema que parece poder controlarlo. Por eso la mejor definición de la democracia es la que dice que es un conjunto de leyes, cautelas, controles y contrapesos para mantener atado al Estado, a los partidos políticos y a otros elementos desestabilizados y con tendencias abusivas, como la delincuencia, la ambición y otros. El problema es que los delincuentes se han apropiado del Estado y lo han dejado libre, haciendo saltar casi todos los controles, cautelas y contrapesos.

En fin, para más datos, le remito a mi libro "Políticos, los nuevos amos", donde el análisis se hace profundo, certero y denso.

F. Rubiales

10.Publicado por regeneración el 07/06/2012 19:42
Esperanza Aguirre pese a lo mucho que se la critica es nuestra esperanza de regeneración. Es la política que está mas al cabo de lo que quiere la calle y es valiente para plantearlo, mas políticos como ella nos vendrían bien.

11.Publicado por Sólo un apunte el 07/06/2012 20:49

Pero ¿cómo puede levantar adhesiones esta "trilera" de la política, llamada Esperanza Aguirre?

¿Regeneración democrática, una tipa que se saca de la chistera, una disminución del Parlamento madrileño.... A TRES AÑOS VISTA?

¿Un individua que hace trampas con los balances de su Comunidad, que va a instaurar peaje en carreteras PÚBLICAS y que va a establecer cerca de 80 nuevas tasas para todos los madrileños?

De verdad, que alucino con el personal.

Esta señora es la "loba" de todos los políticos y se está comiendo a sus paisanos, crudos.

Y la siguen votando.....

Este país es de psiquiatría con lobotomización.

12.Publicado por Libertad el 07/06/2012 21:38
Arriba Dª Esperanza Aguirre.

Al igual que Franco Dª Esperanza tiene un corazón de oro y una generosidad sin limites.

Según se acerca su final esta misericordiosa señora consiciente de la basura
miserable que es ( y teniendo ya colocaditos y apañaos a toda la familia)
no esta dispuesta a que nadie la suceda .
Abajo la comunidad de Madrid. Abajo todas las comunidades.
Arriba España y su capital
Arriba Madrid.

Virholmes no se deje Vd. amilanar y continúe por el único camino recto posible. Viva el estado Español y Carlos V

13.Publicado por Libertad el 07/06/2012 21:38
Arriba Dª Esperanza Aguirre.

Al igual que Franco Dª Esperanza tiene un corazón de oro y una generosidad sin limites.

Según se acerca su final esta misericordiosa señora consiciente de la basura
miserable que es ( y teniendo ya colocaditos y apañaos a toda la familia)
no esta dispuesta a que nadie la suceda .
Abajo la comunidad de Madrid. Abajo todas las comunidades.
Arriba España y su capital
Arriba Madrid.

Virholmes no se deje Vd. amilanar y continúe por el único camino recto posible. Viva el estado Español y Carlos V

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros