Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

Colombia, suspenso en Derechos Humanos - 'Con otro Acento' (Observatorio Latinoamericano)


Nota



Colombia, suspenso en Derechos Humanos - 'Con otro Acento' (Observatorio Latinoamericano)
La Corte Interamericana de Derechos Humanos acaba de condenar –por la decisión unánime de seis jueces sobre la demanda presentada por el Grupo Interdisciplinario por los Derechos Humanos y la Comisión Colombiana de Juristas- al Estado Colombiano por las masacres sucedidas en Antioquia hacen ahora algo más de 9 años.

Los sucesos de La Granja y El Aro, dos corregimientos (poblaciones que no tienen estatus de municipios pero que dependen de estos) de Ituango, en Antioquia, tuvieron lugar el 11 de junio de 1997 y el 25 de octubre del mismo año y fueron perpetradas por las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), grupo paramilitar actualmente desmovilizado. En ellas 19 campesinos fueron asesinados. El actual presidente de Colombia, Alvaro Uribe era entonces Gobernador de Antioquia.

La sentencia del alto tribunal dice que, según informó el periódico “El Tiempo”, de Bogotá. “el Estado es responsable de la violación al derecho a la vida, del desplazamiento forzado de campesinos, de los vejámenes a que fueron sometidos los habitantes, debido a que no tomó las medidas necesarias para evitar lo ocurrido o detener al grupo armado ilegal que perpetró las masacres, a través de los miembros de la Fuerza Público y autoridades que hacían presencia en la región”.

En La Granja, veintidós paramilitares irrumpieron en el corregimiento, ordenaron el cierre de establecimientos públicos y asesinaron de manera colectiva a cuatro campesinos. La Corte explicó que las pruebas demostraron que los “paras” pasaron por la zona de Chapineros “luego de que un retén del Ejército fue levantado”.

En El Aro, los paramilitares atacaron el corregimiento, reunieron a los habitantes en el parque central y asesinaron a 15 de ellos.

La Presidencia de la República se apresuró –el mismo día de conocerse el fallo- a garantizar que “Colombia honrará sus obligaciones internacionales y acatará con respeto la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

El fallo también ordena el pago de una indemnización de cerca de 1.426.000 dólares a las familias de las víctimas, algo más de 3.500 millones de pesos colombianos. Igualmente, condena al Estado a poner en marcha un plan de vivienda para los damnificados de ambas poblaciones y les garantice un plan de retorno seguro a quienes tuvieron que huir después de las masacres y se convirtieron en desplazados. La Corte también insta, entre otras cuestiones, al Estado “a pedir perdón público por lo ocurrido y a publicar el pronunciamiento en el diario oficial y en un periódico de circulación nacional”.

“Este es el conflicto más grande, más cruento y más antiguo de Occidente”, me explicaba estos días en Oviedo Javier Orozco Peñaranda, portavoz del Colectivo de Refugiados Colombianos en Asturias y que participaba en el Seminario regional de expertos sobre el “Proyecto de declaración universal del derecho humano a la paz”, organizado por la Asociación Española para el Desarrollo y la Aplicación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH).

Y subrayaba: “A pesar de las apariencias de un Estado formal, Colombia es un país en el que la Justicia no funciona y que padece una crisis generalizada de los derechos humanos, tal como lo han puesto de manifiesto personas tan cualificadas como Gabriel García Márquez. Este fallo, que no me sorprende, es buena prueba de ello, aunque se refiera a hechos sucedidos hace casi una década”.

Con esta sentencia parece que, una vez más, el Derecho Internacional cubre el hueco que, por diversos motivos, deja la inacción o desidia de la justicia nacional o interna, en este caso la colombiana. Un buen día, sin duda, para los Derechos Humanos y menos bueno para los que apuestan por el imperio de la impunidad.


eduardo caldarola de bello

Franky  
Lunes, 31 de Julio 2006
Artículo leído 1208 veces






 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros