Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

CHILE, LA EXCEPCION


Nota



CHILE, LA EXCEPCION
En un subcontinente –el latinoamericano- en el que las desigualdades más flagrantes, las corrupciones de todo tipo, las terribles estelas dejadas por la impunidad más aberrante, el nivel ínfimo de una clase política atenazada por imágenes y procedimientos de un pasado demasiado imperfecto, y la vuelta a vetustas fórmulas políticas en forma de “novedosos procesos revolucionarios”, son el pan de cada día, parece que un solo país configura la excepción a la regla general: me refiero a la República de Chile.

No quiero decir con esto que en Chile no estén presentes hoy, aunque en una proporción menor, algunas de las lacras antes mencionadas. Pero, lo que parece obvio es que los chilenos han decidido emprender un camino distinto al de sus convecinos latinoamericanos.

Con más de 16 millones y medio de habitantes, de los cuáles un 97 por ciento se encuentran alfabetizados y un 93 por ciento son mestizos, los chilenos tienen actualmente una esperanza de vida que llega a los casi 77 años y residen en un territorio de algo más de 760 mil kilómetros cuadrados.

Su excepción en el turbulento panorama latinoamericano es tan manifiesta como lo fue el proceso de la llegada al poder de la primera mujer en los 186 años de Chile como nación independiente. Michelle Bachelet, médico pediatra, madre de 3 hijos, divorciada y formada en la antigua República Democrática Alemana, es la primera víctima de la dictadura de Pinochet en llegar a La Moneda, el palacio presidencial chileno. Su padre, el general Alberto Bachelet, fue asesinado tras ser salvajemente torturado mientras se encontraba detenido tras el sangriento golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Como militar respetuoso con la Ley, no quiso sumarse al criminal e involucionista proyecto pinochetista. Ella, junto con su madre, también sufrió la detención, la tortura y el exilio.

Lo interesante de esta mujer, una especialista en temas de Defensa –fue ministra del ramo con éxito, a pesar de las reticencias iniciales que produjo su nombramiento-, es que a pesar de su agnosticismo reconocido, acaba de nombrar –como muy bien apunta el analista argentino Andrés Oppenheimer en el periódico “La Nación”- un gabinete en el que participan, mayoritariamente, socialistas y demócratas cristianos. Ha buscado a los mejores por encima de banderas partidarias, ideológicas e incluso de fe, al contrario de lo que sucede en muchos de los restantes países iberoamericanos, en los que las “bandas de amigos, amiguetes y amigos de los amiguetes”, sea cuál sea su calificación personal y profesional, ostentan unos cargos, poderes y privilegios absolutamente incompatibles con el funcionamiento de una democracia más o menos organizada y moderna.

No hay que olvidar que la sociedad chilena todavía está inmersa en el proceso de “daños colaterales” –y no tan colaterales- sufridos por la acción de la dictadura militar de Pinochet, y que buena parte de la misma, aunque minoritaria, todavía tiene su corazoncito cercano a los postulados que tanto enfatizó el criminal general junto a sus secuaces. Esta circunstancia hace más valiosa a los ojos de propios y extraños las primeras medidas tomadas por la presidenta chilena.

En su gabinete figuran personalidades como la de Alejandro Foxley, demócrata cristiano, ex ministro de Hacienda y que ahora será el nuevo Canciller (ministro de Asuntos Exteriores) del Gobierno. No obstante, uno de los detalles que llaman la atención es la alta calificación de los miembros de su equipo: un 70 por ciento o más hablan inglés y otras lenguas –de hecho Michelle Bachelet habla cuatro idiomas- y la mayoría ostentan doctorados en las universidades más importantes de Estados Unidos y Europa. En los países latinoamericanos esto no es lo habitual: según Oppenheimer, “menos del 10 por ciento de los ministros habla inglés, o alguna otra lengua extranjera”.

Muchos de los ministros de Bachelet vivieron en el exilio, en los Estados Unidos o en Europa, y lo que hicieron fue prepararse para el futuro “en lugar de lamentarse acerca de sus dramas personales”. Andrés Velasco, que será ministro de Hacienda, es profesor de la Universidad de Harvard y obtuvo su maestría en Yale y su doctorado en Economía en Columbia; Vivianne Blanlot, que será ministra de Defensa, obtuvo una maestría en Economía de American University en Washington; Karen Poniachik, que será ministra de Minería, una cartera clave, ha sido directora de programas de negocios del Consejo de las Américas en Nueva York; Edudardo Bitran, con un doctorado en Economía de la Universidad de Boston, será el nuevo ministro de Obras Públicas; Alvaro Rojas Marín, médico veterinario con un doctorado de la Universidad de Munich, será ministro de Agricultura.....y así hasta la veintena.

Patricio Navia, profesor chileno en la Universidad de Nueva York, también nos aporta otra clave: “muchos de los hombres y mujeres que ha elegido Bachelet se caracterizan por privilegiar la discusión, el debate de ideas por encima del dogmatismo”. Si esto es así, si Michelle Bachelet logra –tal como de una u otra manera ha hecho el ex presidente Ricardo Lagos, un ex miembro del gobierno de Salvador Allende que deja su cargo con un 70 por ciento de aprobación popular- continuar con esta senda de trabajar con los mejores “para que Chile tenga lo mejor”, sin duda habrá marcado otro hito en el devenir del país trasandino.

No pocos analistas de todo el mundo indican que el verdadero éxito económico chileno se basa en su incorporación a la economía global, a su política de acuerdos bilaterales –sin descuidar las posibilidades de integración regional, como el MERCOSUR-, y a su pragmatismo comercial –sus productos, por ejemplo, similares en muchos campos a los argentinos, es posible encontrarlo desde hace años en los hipermercados europeos, cosa que no ocurre con los de sus vecinos-. No obstante el verdadero éxito de los chilenos consistirá en globalizar en su propia sociedad conceptos como el de democracia, y valores como el de la igualdad, el respeto máximo por la Ley, y la defensa a ultranza de los derechos humanos.

La tarea es ímproba pero vale la pena. No obstante, Chile, una vez más en las últimas décadas, muestra que su apuesta de futuro es sólida y está bien encaminada. Muchos vecinos deberían mirarse en este espejo tan cercano.


Eduardo Caldarola de Bello

Franky  
Miércoles, 15 de Marzo 2006
Artículo leído 1246 veces




Comentarios:

1.Publicado por D. el 15/03/2006 16:10
Es realmente triste (no por ellos, sino por nosotros) que un país tan joven pueda dar a España lecciones sobre democracia, civismo y sentido común.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros