Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Juicios de Residencia: ¿Avanzamos o retrocedemos?


Nota



Hernán Cortés lo padeció
Hernán Cortés lo padeció
Una de las mentiras mejor montadas por el poder es el concepto de progreso. Ellos dicen que la Humanidad ha avanzado constantemente, conquistando derechos, libertades y bienestar, y llaman a eso "progreso", pero basta echar un vistazo a la Historia de la Humanidad para descubrir que en muchos aspectos, en lugar de avanzar retrocedemos y perdemos derechos y libertades que hace siglos estaban vigentes. Condenan el feudalismo y el absolutismo, pero ocultan que los gobiernos nunca acapararon tanto poder y recursos como en el presente y que nunca antes se les exigió tan poco a los gobernantes.

Un ejemplo: los expertos creen que nunca antes a lo largo de la Historia el hombre pagó al gobierno tantos impuestos como en el presente. En algunos países, como en España, esos impuestos superan el 50 por ciento de los ingresos y la cifra final es muy superior si se suman las tasas, el IVa y otros muchos tributos indirectos que nos cobra el poder político. El hombre medieval pagaba una décima parte de sus ingresos a la Iglesia y otro tanto a su señor, mucho menos que en el presente.

Las libertades y derechos adquiridos en las ciudades medievales por los artesanos y burgueses eran muy superiores a las actuales. A la guerra se iba como voluntario sólamente, mientras que ahora vas o te fusilan y los tribunales gozaban de una independencia envidiable, comparados con los de ahora.

Si hablamos de las exigencias y controles al poder político, exceptuando la figura del rey, que era considerado absurdamente como un enviado de Dios, todos los demás poderes y señores estaban sometidos a leyes que no podían burlarse, leyes que defendian eficazmente a los débiles frente a los fuertes. Los que mandaban tenían que demostrar su valía y el camino hacia el poder, sin ser limpio e igualitario, era decenas de veces más decente que en la actualidad.

Los cargos políticos, en la democracia ateniense, duraban poco y eran todos voluntarios, Aristóteles aconsejaba que, para evitar la corrupción, los cargos durasen und dia o, como mucho, usa semana, salvo los de generales supremos de la flota y del ejército, puestos especializados destinados a estrategas consumados, que duraban un año.

En Roma, para hacer carrera política, aunque fueras hijo de senador o de cónsul, tenías que alistarte en las legiones y combatir. Después, tras haber probado tu valor en la batalla, podías iniciar la carrera hacia el poder (Cursus honorum), en la que eras sometido a exámenes exaustivos, por tribunales independientes, cada vez que ocupabas un cargo.

En el siglo XI (año 1072), Rodrigo Díaz de Vivar, un ciudadano que llegó a ser héroe con el nombre de Cid Campeador, obligó a Alfonso VI el Bravo, rey de León, a jurar que no había tomado parte en el asesinato de su propio hermano, el rey Sancho II de Castilla, quien fue asesinado ante los muros de la ciudad de Zamora, ciudad que se hallaba en manos de su hermana, la infanta Urraca de Zamora. ¿Alguien se imagina que un ciudadano de nuestros tiempos pueda obligar al rey Juan Carlos a que jure que no tuvo nada que ver con el golpe del 23 F o al ministro Pepiño Blanco, que no cobró comisiones ilegales y corruptas?

Pero quizás el ejemplo más notable de que en muchos aspectos retrocedemos y perdemos lo que fueron conquistas y derechos, hoy laminados por la actual clase política, que es, probablemente, la que menos controles ha padecido en toda la historia de la Humanidad, es la desaparición del llamado "Juicio de Residencia", un sistema férreo de control de políticos y funcionarios que seria providencial y urgente recuperar en estos tiempos de chorizos y sinvergüenzas en el poder para controlar a nuestros políticos actuales y evitar que los desalmados, delincuentes e ineptos lleguen al gobierno y tomen decisiones muchas veces corruptas y alocadas, como ha ocurrido en el presente reciente de España.

El juicio de residencia fue un procedimiento judicial del Derecho castellano e indiano, que consistía en que al término del desempeño de un funcionario público se sometían a revisión sus actuaciones y se escuchaban todos los cargos que hubiese en su contra. El funcionario no podía abandonar el lugar donde había ejercido el cargo, ni asumir otro hasta que concluyese este procedimiento. Generalmente el encargado de dirigir el proceso, llamado juez de residencia, era la persona ya nombrada para sucederle en el cargo. Las sanciones eran variables, aunque frecuentemente consistían en multas.

El juicio de residencia tuvo en la administración indiana una gran importancia, y comprendía a toda clase de funcionarios, desde Virreyes y Presidentes de Audiencia hasta alcaldes y alguaciles.

Todos los virreyes debían pasar su juicio de residencia antes de que tomara posesión del cargo su sucesor, pero en el siglo XVIII estos juicios se realizaban una vez que había regresado a España. En este largo proceso se analizaba el grado de cumplimiento de las instrucciones recibidas a lo largo de su mandato y durante seis meses se investigaba su labor, reuniendo numerosa información a través de diferentes testigos. Otra de las fórmulas empleadas por la Corona para controlar a sus funcionarios, incluido el virrey en su calidad de presidente de la audiencia, era a través de la inspección conocida con el nombre de visita. Efectuada por un visitador, nombrado para el caso por el rey, tenía como fin conocer los abusos cometidos por las autoridades, proponiendo las reformas necesarias.

Toda autoridad que termina de ejercer su cargo debe ser sometida a un juicio de residencia, es decir, las autoridades no se pueden mover de su lugar físico mientras dure una investigación en relación del desempeño. Este juicio es sumario y público. Terminado el juicio, si era positivo, la autoridad podía ascender en el cargo; en cambio, si había cometido cargos, errores o ilegalidades, podía ser sancionado con una multa o la prohibición de por vida de un cargo.

Desùés de conocer la saludable práctica del "Juicio de Residencia", del que los mequetrefes gobernantes actuales se han librado porque les parecía indigno para una "autoridad" elegida por el pueblo, democráticamente, ¿avanzamos o retrocedemos? Tipos como Zapatero nunca habrían llegado tan lejos con esos juicios vigentes y tal vez tampoco la mayoría de nuestros actuales dirigentes en el planeta.

Usted decide.

(Algunos datos sobre el Juicio de Residencia han sido tomados de Wikipedia. Pulsa AQUÍ para acceder).

- -
Domingo, 26 de Febrero 2012
Artículo leído 821 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 26/02/2012 12:41

El caracter divino de los reyes desapareció hace relativamente poco, pero eso no quiere decir que los reyes hicieran lo que quisieran. Estaban sometidos a las leyes como todos.

Hay una anécdota sobre Felipe II, el rey más poderoso de su tiempo yo diría que con más poder que el pressidente USA ahora. Resulta que tenía unas tierras en Aranjuez (creo) y tuvo un conflicto de aguas con un vecino y al final fueron a juicio. El juicio duró varios años. Lo que no sé es quién ganó. Pero el hecho que un ciudadano (panqadero, creo) le planteara un pleito al rey ya indica el grado de libertad de la gente y el sometimiento a las leyes de los poderosos.

Y ya que lo menciona, he pensado más de una vez que sería bueno que los que mandan juraran a petición de algún ciudadano y por supuesto que ese juramento fuera vinculante en el sentido que si se demostrara que han jurado en falso. perdieran la cabeza y no en sentido figurado. Porque a tales señores, tales honores.

Pero no sólo el juicio de residencia, es que han eliminado toda posibilidad de ser juzgados y esto ninguno de los que hay lo va a restaurar. Pero al menos hagamos que todo el mundo sepa estas cosas.

En cualquier caso que no vivan en la confianza absoluta, que se les puede juzgar y condenar. Porque eso de anular los juicios de hace cincuenta o tetenta o cien años es un brindis al sol, un darcarnaza a sus incondicionales.

Imagino que en Islandia los políticos estarían más o menos blindados y a pesar de eso fueron juzgados y condenados. Porque cuando se tiene voluntad de hacer algo, se hace y sobre todo en Derecho, con tantas leyes, muchas de ellas contradictorias.

2.Publicado por Carlos RH el 26/02/2012 13:32
Comenté el otro dia que el riesgo de totalitarismo para nuestra civilización no vendría dado por la crisis económica sino por la persistencia de la tribalidad, de las nuevas hordas de tarugos que son abrazados como héroes por la izquierda. Prueba de ello, es el recibimiento en las Cortes Valencianas al lider estudiantil del colegio LLuis Vives, que con la izquierda puesta en pie se le rindieron los honores correspondientes. Menos mal que la criatura no abrió la boca en sede parlamentaria pues lo único que ha conseguido articular en una frase de las suyas, sin sujeto, verbo ni predicado ha sido "Quemar valencia entera" "A sangre y fuego" y "Esperanza Aguirre deberia mirar los bajos de su coche".

Pues bien, este sujeto admirador del entorno abertzale hasta en la indumentaria es el nuevo héroe de la izquierda. al que se rinden en la Cámara de representación de los valencianos y al que el otro tarugo que dirige a la izquierda en Valencia, Sr. Alarte, no duda en convertirse en su fan número 1, encabezando la pancarta contra los recortes que su propio partido inauguró.

Fué Martin Luther King quien dijo "No le temo a los gritos de los violentos, no le temo a los corruptos, no le temo a los faltos de ética, le temo al silencio de los buenos”.

Y algo así parece suceder en nuestra sociedad, donde los tribalismos ocupan el debate y la razón permanece en silencio, sin rebelarse, sin tomar partido, dejando que las hordas de tarugos y tarados tomen la iniciativa y acaben manipulando a la mayoria. Resulta tan sencillo acudir al tribalismo como complicado hacer que la razón prevalezca.

Si es esto lo que esperamos como solución a la crisis es que nuestra sociedad está en plena descomposición y dispuesta a recibir al tirano en cualquiera de sus manifestaciones. Si por el contrario, lo que queremos es un cambio a mejor, una mayor participación, una democracia más exigente y una mayor implicación de los ciudadanos, solo hay una salida: movilizar a la razón y tomar la calle.

3.Publicado por Pilar el 27/02/2012 02:24
¿Sabeis por qué se callan "los buenos"? "Para no darles publicidad" a los malos. Manda huevos!!

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros