Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El grito patético de los ciudadanos de Europa


Nota



El grito patético de los ciudadanos de Europa
Aunque parezca increíble, el reciente Referendun de Holanda sobre la Constitución Europea era la primera vez que los holandeses votaban en un referendo nacional desde 1797, cuando Napoleón dominaba en Europa.

¿Cómo es posible que el Parlamento holandés vote y apruebe la nueva Constitución Europea por más del 80 por ciento de los votos y que esa misma Constitución, poco después, cuando se somete al criterio del pueblo, sea rechazada por más del 62 por ciento de los ciudadanos?

En Francia, los ciudadanos votan "No" mientras que los principales partidos políticos recomiendan el "Sí".

El mismo día, en el Parlamento de Letonia, donde los únicos que votan son los políticos, es ratificada la Constitución europea por amplia mayoría.

¿Son necesarias más pruebas para concluir que la democracia europea está enferma y que los ciudadanos y los políticos están profundamente divorciados?

Un día después de la votación, los ciudadanos de Holanda festejaban el triunfo del Sí" como si se tratara de una victoria contra el enemigo.

"Nunca nos han preguntado nada, nunca hemos podido decidir, ni sobre el euro ni nada. Por fin podemos opinar", comentó un votante en la ciudad céntrica de Utrecht. En el resto de las ciudadades holandesas, el grito patético de los ciudadanos era el mismo: "nunca nos habían preguntado nada".

Resulta evidente que los políticos se han equivocado, que se han ganado a pulso la repulsa de los ciudadanos, que hoy los contemplan, con razón, más como portunistas y usurpadores del poder que como representantes de la ciudadanía en un régimen democrático.

Los políticos se han pasado, se han equivocado, han cometido varios pecados en cadena, el primero el de la soberbia y el segundo el del abuso del poder. Nadie se explica cómo ha podido deteriorarse tanto una democracia avanzada, como teorícamente era la de Holanda, para que sus políticos hayan podido gobernar la nación, durante más de dos siglos, sin haber consultado ni una sóla vez a sus ciudadanos sobre asuntos de interés nacional. Nadie pueden creer hoy que este Referendum sobre la Constitución Europea sea la primera consulta sobre asuntos de interés colectivo que se hace a los ciudadanos holandeses desde la época de Napoleón.

La clave del desastre es evidente: los políticos han perdido el norte, han olvidado que la democracia no es un ritual sino una forma de vivir en comunidad y se han acostumbrado a ejercer el poder como un monopolio, sin los ciudadanos y reduciendo la democracia a un ritual repetitivo que consiste en abrir las urnas cada cuatro o cinco años.

Alguien está enfermo y todos sabemos que el enefermo es la democracia, decía hoy uno de los comentaristas de la televisión holandesa, al analizar el extraño rechazo de los ciudadanos al texto constitucional, festejado, increiblemente, como una victoria contra los políticos y celebrado como una especie de triunfo contra el mal.

Estos acontecimientos recientes en Europa, desde el "No" de Francia al "No" de Holanda, sin olvidar el "Sí" de los españoles, pronunciado sin debate y como reflejo del desproporcionado dominio de los partidos en ese país, constituyen una evidencia patente de que la democracia europea está enferma y que la enfermedad que padece tiene su origen en la altivez de los políticos y en el desencanto de unos ciudadanos que, aunque lo hayan olvidado los políticos, son los únicos dueños de la soberanía y los que tienen la capacidad para legitimar el sistema.

Es patético que la frase más repetida en Holanda, el día después, haya sido "Por fin nos piden nuestra opinión". Por supuesto que Holanda siempre ha tenido elecciones democráticas, a todos los niveles, y en los registros constan 114 referendos. Pero 113 de éstos eran locales, de pueblos o ciudades que pedían la opinión de sus vecinos sobre temas muy locales. No algo tan poco identificable, tan difuso en su amplitud como una Constitución europea.

El único antecedente de un referendo a nivel nacional era lejano, muy lejano, pero el resultado ya fue una premonición. Nadie en las calles del pequeño país lo puede relatar. Fue en 1797, cuando los Países Bajos eran la República Bátava. Dominaba Napoleón en Europa, y los revolucionarios franceses pedían a esos holandeses rebeldes que se pronunciaran sobre qué pensaban de una constitución para su país. Unos 28.000 de los bátavos estaban a favor, nada menos que 108.000 en contra, y pocos años después Napoleón acabó con esa república conflictiva al nombrar a su hermano rey de Holanda.

Hace muchos años que los expertos de todo el mundo vienen advirtiendo que el foso que separa a los ciudadanos de los políticos es cada día más grande. Lo ocurrido en Francia y en Holanda con la ratificación, vía referendum, de la nueva Constitución Europea, es una constatación de que esa separación, todo un cáncer para la democracia, es una realidad hiriente y preocupante.

Franky  
Sábado, 10 de Septiembre 2005
Artículo leído 1623 veces



Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros